Crear

El man­tra que nos in­va­de úl­ti­ma­men­te es que “pa­ra triun­far an­tes hay que fra­ca­sar”. Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na se po­ne se­rio y ana­li­za su con­te­ni­do

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Ilus­tra­ción Raúl

A na­die le gus­ta fra­ca­sar, pe­ro un ex­ce­si­vo mie­do al fra­ca­so con­du­ce a la pa­ra­li­za­ción. Mi­chael Jor­dan, el ge­nial ju­ga­dor de ba­lon­ces­to, di­jo en una oca­sión: “He fa­lla­do más de 9.000 ti­ros en mi ca­rre­ra. He per­di­do ca­si 300 par­ti­dos. En 26 oca­sio­nes se me ha con­fia­do el úl­ti­mo ti­ro de un jue­go y he fa­lla­do. He fra­ca­sa­do una, y otra, y otra vez en mi vi­da. Y por eso... tu­ve éxi­to”. Aca­bo de par­ti­ci­par en unas jor­na­das or­ga­ni­za­das por la Fun­da­ción Prín­ci­pe de Gi­ro­na so­bre la ne­ce­si­dad de fo­men­tar el de­seo de em­pren­der en nues­tros alum­nos. No es lo mis­mo em­pren­der que ser em­pre­sa­rio. Es­to úl­ti­mo es una de las po­si­bles con­cre­cio­nes de una ac­ti­tud vi­tal más am­plia, ca­rac­te­ri­za­da por to­mar la ini­cia­ti­va, en­fren­tar­se a los pro­ble­mas, re­sis­tir. Es una de­mos­tra­ción de in­te­li­gen­cia re­suel­ta. Me gus­ta es­ta pa­la­bra que sig­ni­fi­ca re­sol­ver pro­ble­mas y an­dar

EN PI­XAR, AN­TE DOS CAN­DI­DA­TOS IGUAL DE PRE­PA­RA­DOS, ES­CO­GE­RÁN AL QUE HA­YA FRA­CA­SA­DO AL­GU­NA VEZ

con de­ter­mi­na­ción. Lo opues­to de em­pren­der es de­pen­den­cia, pa­si­vi­dad, ru­ti­na, su­mi­sión, aver­sión al ries­go, in­mo­vi­lis­mo, ne­ce­si­tar que otros re­suel­van los pro­ble­mas. Fac­to­res to­dos ellos que con­du­cen a una vi­da de­pri­mi­da y en re­ti­ra­da per­ma­nen­te.

Pa­ra un 66% de los jó­ve­nes es­pa­ño­les, el mie­do al fra­ca­so es con­si­de­ra­do el se­gun­do gran obs­tácu­lo pa­ra ini­ciar pro­yec­tos em­pren­de­do­res, tras la fal­ta de ayu­da eco­nó­mi­cas. En nues­tro país, el 45% de las per­so­nas con­si­de­ra el mie­do al fra­ca­so co­mo un obs­tácu­lo pa­ra em­pren­der, mien­tras que en No­rue­ga es só­lo un 25% y en EE.UU. un 27%. En otros paí­ses, el fra­ca­so es en­ten­di­do co­mo un pa­so más pa­ra el éxi­to. En Es­ta­dos Uni­dos se ha cal­cu­la­do que an­tes de lle­gar a un triun­fo ca­da em­pren­de­dor tie­ne 3,75 fra­ca­sos de me­dia. Con­tar con al­gún que otro fra­ca­so a lo lar­go de la ca­rre­ra es­tá bien vis­to. No es que el fra­ca­so ten­ga va­lor en sí mis­mo, pe­ro in­di­ca que esa per­so­na es ac­ti­va y re­sis­ten­te. En los cu­rrícu­los y en­tre­vis­tas de tra­ba­jo es por tan­to apro­pia­do que apa­rez­can los fra­ca­sos. La po­lí­ti­ca de con­tra­ta­ción de los es­tu­dios Pi­xar se­ña­la que an­te dos po­si­bles can­di­da­tos igual­men­te pre­pa­ra­dos, se de­can­ta­rán por el que ha­ya fra­ca­sa­do al­gu­na vez, por­que eso de­mues­tra que sa­be afron­tar y so­bre­po­ner­se a las ad­ver­si­da­des. In­clu­so se po­dría de­cir que exis­te un lu­gar en el mun­do don­de se ha­ce ga­la del fra­ca­so: Si­li­con Va­lley. Pa­re­ce ser que, an­tes de de­ci­dir dón­de po­nen su di­ne­ro, los in­ver­so­res se in­te­re­san por el re­gis­tro de ba­ta­ca­zos pre­vios. Y ese da­to es po­si­ti­vo. El le­ma de los em­pren­de­do­res de in­ter­net es “Fra­ca­sa cuan­to an­tes”. No­so­tros con­ver­ti­mos a quien fra­ca­sa una vez en un fra­ca­sa­do. Es­tu­pi­dez sui­ci­da.

En su obra El éxi­to a tra­vés del fra­ca­so (Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca) el ingeniero Henry Pe­tros­ki es­tu­dia esa co­ne­xión. No sa­ber apren­der de los erro­res es una cla­ra de­mos­tra­ción de po­ca in­te­li­gen­cia. La in­no­va­ción se aden­tra siem­pre en te­rreno arries­ga­do, y quien pre­ten­de no fra­ca­sar nun­ca, se en­ce­rra­rá en ru­ti­nas ya com­pro­ba­das y no pro­gre­sa­rá. Aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño, de­be­mos po­ner en prác­ti­ca una pe­da­go­gía del fra­ca­so, que ha­ga a nues­tros jó­ve­nes más re­sis­ten­tes a la frus­tra­ción. O, por de­cir­lo con una fea pa­la­bra que se ha pues­to de mo­da, más re­si­lien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.