So­pla­ré y so­pla­ré y...

En Los tres cer­di­tos la ca­sa de pa­ja se vie­ne aba­jo, pe­ro hoy es una al­ter­na­ti­va só­li­da y eco­ló­gi­ca al la­dri­llo

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Yai­za Saiz

Jor­di Pich lo tie­ne cla­ro. “Ni yo ni mi com­pa­ñe­ra que­re­mos hi­po­te­car­nos pa­ra to­da la vi­da”, ex­pli­ca. ¿La al­ter­na­ti­va? La au­to­cons­truc­ción de su ho­gar en Ca­ma­lle­ra (Gi­ro­na) a par­tir de ba­las de pa­ja. Ad­qui­rió a buen pre­cio una par­ce­la que, de­sola­da por la cri­sis, pre­sen­ta­ba el es­que­le­to de hor­mi­gón de una vi­vien­da pen­dien­te de con­cluir y de­ci­dió aca­bar­la con di­cho ma­te­rial. “Con pa­ja es po­si­ble cons­truir una ca­sa mu­cho más ais­lan­te, tan­to del frío co­mo del ca­lor, a un pre­cio más eco­nó­mi­co”, ilus­tra. El au­to­cons­truc­tor ase­gu­ra no sen­tir de­seo por po­seer una ca­sa que per­du­re eter­na­men­te, sino que sea sos­te­ni­ble y sim­ple­men­te cu­bra sus ne­ce­si­da­des por el tiem­po que le que­de de vi­da a él y a su fa­mi­lia. Y “si mis hi­jas u otras ge­ne­ra­cio­nes pue­den apro­ve­char al­go el día de ma­ña­na, pues mu­cho me­jor”, aña­de.

En tiem­pos de cri­sis, la búsqueda de al­ter­na­ti­vas al hor­mi­gón es­tá co­bran­do sen­ti­do. Ca­da vez más per­so­nas apues­tan por ma­te­ria­les re­no­va­les y eco­nó­mi­cos pa­ra edi­fi­car. Y la pa­ja es uno de ellos. “En es­tos úl­ti­mos tres años he­mos no­ta­do un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial del in­te­rés por la cons­truc­ción con ba­las o far­dos de es­te ma­te­rial, tan­to por par­te de ar­qui­tec­tos téc­ni­cos co­mo de per­so­nas sin for­ma­ción”, ex­pli­ca Ma­ren Te­rrens, pio­ne­ra en Es­pa­ña en es­te ti­po de edi­fi­ca­cio­nes y coau­to­ra jun­to a Rik­ki Nitz­kin del li­bro Ca­sas de pa­ja. Una guía pa­ra au­to­cons­truc­to­res (EcoHa­bi­tar).

Cons­truir con pa­ja Mu­cha gen­te cree que con far­dos de pa­ja só­lo es po­si­ble edi­fi­car ca­ba­ñi­tas o ca­sas de

es­ti­lo hippy. En reali­dad no es así. La pa­ja tam­bién se rin­de al di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, y la gran ma­yo­ría de los edi­fi­cios que se le­van­tan con es­te ma­te­rial si­guen las mis­mas di­rec­tri­ces en las fa­ses de cons­truc­ción que cual­quier otro edi­fi­cio. El pro­ce­so es el si­guien­te: pri­me­ro se pre­pa­ra el te­rreno ex­ca­van­do unos ci­mien­tos que se re­lle­nan con gra­va. Una vez es­tán lis­tos, las pa­re­des pue­den eri­gir­se en un tiem­po ré­cord, en com­pa­ra­ción con otros ma­te­ria­les de cons­truc­ción co­mo el la­dri­llo con­ven­cio­nal o in­clu­so la ma­de­ra. “Es­te ti­po de obras, ade­más de ser rá­pi­das, per­mi­ten par­ti­ci­par mu­cho más a las mu­je­res, a los ni­ños y a los an­cia­nos – ex­pli­ca Te­rrens –; por­que las ba­las o la­dri­llos de pa­ja com­pac­ta son muy fá­ci­les de ma­ni­pu­lar”.

Los far­dos de pa­ja son su­je­ta­dos en­tre sí con cu­ñas de bam­bú u otras téc­ni­cas de sen­ci­llez si­mi­lar y, una vez la es­truc­tu­ra se ha fi­na­li­za­do, las pa­re­des son re­cu­bier­tas con re­des si­mi­la­res a las de la pes­ca. El úl­ti­mo pa­so tam­po­co re­vis­te di­fi­cul­tad, ni re­tra­sa la ra­pi­dez del mé­to­do de cons­truc­ción. Se apli­ca so­bre la red una ca­pa de es­tu­co tan ba­ra­to, re­sis­ten­te y lo­cal co­mo las pro­pias ba­las de pa­ja. Y he aquí la nue­va vi­vien­da. ¿So­bre cuán­to pue­de os­ci­lar el pre­cio de es­te ti­po de cons­truc­cio­nes? “De­pen­de mu­chí­si­mo del di­se­ño, de los aca­ba­dos, de si se de­ci­de po­ner un sue­lo de ma­de­ra o de már­mol… pe­ro a lo me­jor por 500 eu­ros por me­tro cua­dra­do pue­des cons­truir, sin in­cluir el pre­cio del te­rreno”. Eso sí, ha­cién­do­lo con tus pro­pias ma­nos, por­que al de­jar­lo en ma­nos de ter­ce­ros el cos­te pue­de al­can­zar el pre­cio de cual­quier obra con­ven­cio­nal.

Ase­qui­bles, re­sis­ten­tes y ver­des Más allá de la idea di­fun­di­da por el cuen­to de los tres cer­di­tos, en el que el lo­bo so­pla y so­pla has­ta que la ca­sa de pa­ja se vie­ne aba­jo, una edi­fi­ca­ción que em­plea es­te ma­te­rial co­mo muro de car­ga pue­de man­te­ner­se en pie por más de 100 años. “El hor­mi­gón ar­ma­do sue­le per­du­rar apro­xi­ma­da­men­te unos 80 años, sin re­for­mas, así que la pa­ja no es una ma­la al­ter­na­ti­va ¿no?”, aña­de Te­rrens. La si­guien­te du­da que sue­le asal­tar al que no es­tá in­tro­du­ci­do en es­te ti­po de cons­truc­cio­nes es si son re­sis­ten­tes al fue­go. La res­pues­ta es sí. La pa­ja es un ma­te­rial in­fla­ma­ble cuan­do se en­cuen­tra suel­ta, pe­ro cuan­do es­tá fuer­te­men­te com­pac­ta­da (co­mo en el ca­so de las ba­las o far­dos con los que se cons­tru­ye) no pue­de ar­der con fa­ci­li­dad. No obs­tan­te, pa­ra evi­tar sustos e in­ci­den­tes, el muro de car­ga se re­cu­bre de mor­te­ros de di­fe­ren­tes ma­te­ria­les que ayu­dan a re­tar­dan mu­chí­si­mo la pro­pa­ga­ción del fue­go en ca­so de que ha­ya un in­cen­dio.

Apa­ren­te­men­te frá­gil, la pa­ja po­see ade­más un gran va­lor tér­mi­co. “No exis­te nin­gún ma­te­rial en el mer­ca­do que igua­le en ca­pa­ci­dad ais­lan­te al muro de pa­ja”, afir­ma el ar­qui­tec­to bio­cli­má­ti­co Iña­ki Ur­kia, quien ase­gu­ra que es­tas ca­sas dis­po­nen de las mis­mas ga­ran­tías de ha­bi­ta­bi­li­dad que las con­ven­cio­na­les, con la di­fe­ren­cia de que la pa­ja re­sul­ta in­fi­ni­ta­men­te más ba­ra­ta y no da­ña el en­torno. “Al pre­cio de tres eu­ros por me­tro cua­dra­do tie­nes un ais­lan­te de 50 cen­tí­me­tros, es de­cir, 5 ve­ces más de lo que pi­de la nor­ma­ti­va del có­di­go téc­ni­co so­bre ais­la­mien­tos tér­mi­cos”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to. Lo que se tra­du­ce, se­gún Ur­kia, en “una ca­sa que va a con­su­mir cin­co ve­ces me­nos ener­gía que las con­ven­cio­na­les”.

Ca­lien­tes en in­vierno y fres­cas en verano, ade­más de aho­rrar un gran cos­te en ca­le­fac­ción y re­fri­ge­ra-

ción al bol­si­llo del pro­pie­ta­rio, es­tas ca­sas em­plean ma­te­ria­les re­no­va­bles de la bios­fe­ra y no obli­gan a ero­sio­nar el te­rreno a la ho­ra de cons­truir. Y en los tiem­pos que co­rren es­to es vi­tal. “Si que­re­mos se­guir man­te­nien­do el mis­mo ni­vel de bie­nes­tar y re­du­cir de for­ma ex­po­nen­cial el im­pac­to me­dioam­bien­tal de tó­xi­cos, re­si­duos, ener­gía, et­cé­te­ra, no po­de­mos se­guir cons­tru­yen­do co­mo lo hi­ci­mos has­ta aho­ra, de­be­mos re­cu­rrir a otro ti­po de ma­te­ria­les”, afir­ma la ar­qui­tec­ta Va­len­ti­na Mai­ni, pre­si­den­ta de BioAr­qui­tec­tu­ra Me­di­te­rrá­nea (BAM) y por­ta­voz de la Red Es­pa­ño­la de Cons­truc­ción con Pa­ja. Se­gún Mai­ni, “la cons­truc­ción con pa­ja tie­ne el mis­mo im­pac­to am­bien­tal que la agri­cul­tu­ra (de­ri­va­do del uso de fer­ti­li­zan­tes), pe­ro por lo me­nos no es el de la in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca”. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que la pa­ja y la ma­de­ra, ma­te­rial que tam­bién se sue­le uti­li­za en es­te ti­po de cons­truc­cio­nes pa­ra le­van­tar la es­truc­tu­ra de la edi­fi­ca­ción, son re­cur­sos trans­pi­ra­bles y vi­vos que ab­sor­ben el CO .

Una téc­ni­ca an­ces­tral Cons­truir con el ta­llo se­co de cier­tos ce­rea­les (co­mo el tri­go, la ave­na, el cen­teno o el arroz) no es al­go nue­vo. Al con­tra­rio. La pa­ja es uno de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción más an­ti­guos del mun­do y, com­bi­na­da con el ba­rro, se ha em­plea­do du­ran­te mi­les de años atrás pa­ra edi­fi­car. En Ale­ma­nia o In­gla­te­rra, por ejem­plo, es po­si­ble en­con­trar aún ha­bi­ta­das al­gu­nas de es­tas vi­vien­das con más de 500 años de an­ti­güe­dad. Lo que sí es ac­tual­men­te in­no­va­dor es la cons­truc­ción con ba­las o far­dos de es­te ma­te­rial, re­sul­ta­do de la pre­fa­bri­ca­ción in­dus­trial. “Gra­cias a la tec­no­lo­gía de las em­pa­ca­do­ras o em­ba­la­do­ras (las má­qui­nas que com­pri­men la pa­ja) po­de­mos tra­ba­jar con es­tas ba­las, su­per­pues­tas unas en­ci­mas de otras, pa­ra con­fi­gu­rar el muro de car­ga”, ex­pli­ca Mai­ni.

En paí­ses co­mo Ho­lan­da, Ale­ma­nia o Aus­tria es­ta ti­po­lo­gía de cons­truc­ción es­tá mu­cho más ex­ten­di­da que en Es­pa­ña; y al otro la­do del char­co, en EE.UU., “lle­van más de 100 años edi­fi­can­do así. Allí no es nin­gu­na no­ve­dad”, aña­de Ur­kia. La pri­me­ra ca­sa de far­dos de pa­ja se cons­tru­yó en Ne­bras­ka en 1896. En esa re­gión no ha­bía ni ma­de­ra ni pie­dra con que cons­truir y se ne­ce­si­ta­ba dar so­lu­ción rá­pi­da a una se­rie de vi­vien­das de uso pro­vi­sio­nal, pe­ro rá­pi­da­men­te la idea se pro­pa­go por el con­ti­nen­te al ver que era un ma­te­rial re­sis­ten­te y fá­cil de ma­ni­pu­lar, y lo que era tem­po­ral se con­vir­tió en per­du­ra­ble.

En Eu­ro­pa la cons­truc­ción con ba­las de pa­ja es al­go re­la­ti­va­men­te re­cien­te, pe­ro nues­tros ve­ci­nos cen­troeu­ro­peos del mar­co co­mu­ni­ta­rio ya nos sa­can unos trein­ta o cua­ren­ta años de ade­lan­to. Ha­ce unos 15 años que tan­to el go­bierno aus­tria­co co­mo el alemán co­men­za­ron a apos­tar e in­ver­tir, jun­to a sus uni­ver­si­da­des, en la in­ves­ti­ga­ción de las po­si­bi­li­da­des que pue­de brin­dar es­te ma­te­rial. “Es una cues­tión de cul­tu­ra y de con­cien­cia. En Es­pa­ña siem­pre ha im­pe­ra­do la cul­tu­ra del la­dri­llo y has­ta aho­ra na­die se ha preo­cu­pa­do por abrir nue­vas vías”, sos­tie­ne el ar­qui­tec­to bio­cli­má­ti­co Iña­ki Ur­kia. Y si mi­ra­mos a po­cos ki­ló­me­tros de nues­tras fron­te­ras, “la red fran­ce­sa de cons­truc­ción con pa­ja, que na­ció al mis­mo tiem­po que la es­pa­ño­la, ha asi­mi­la­do mu­cho más rá­pi­do los con­cep­tos téc­ni­cos. Allí exis­ten aho­ra más de 700 ca­sas de pa­ja y se es­tán cons­tru­yen­do blo­ques de sie­te pi­sos des­ti­na­dos a vi­vien­da so­cial”, ase­gu­ra Ma­ren Te­rrens.

El ca­so de Mon­go­lia, en Asia, tam­bién es digno de se­ña­lar. An­te la gra­ve pro­ble­má­ti­ca de emi­sión de hu­mos y con­ta­mi­na­ción a la que se en­fren­ta el país, con­se­cuen­cia del al­to uso del car­bón que se ha­ce en los ho­ga­res, el go­bierno mon­gol ha de­ci­do pro­mo­ver e in­cen­ti­var la cons­truc­ción con pa­ja co­mo sis­te­ma de aho­rro ener­gé­ti­co.

¿Y en nú­cleos ur­ba­nos? En Es­pa­ña ca­si to­das las edi­fi­ca­cio­nes de pa­ja se pro­yec­tan en zo­nas rús­ti­cas o en ur­ba­ni­za­cio­nes de vi­vien­da uni­fa­mi­liar. Pe­ro, ¿es po­si­ble cons­truir con un ma­te­rial bio­eco­ló­gi­co de es­te ti­po den­tro la ciu­dad? “Sí, in­clu­so po­dría dar so­lu­ción a to­das esas vi­vien­das que, co­mo he­ren­cia de la cri­sis, han que­da­do a me­dio cons­truir – ex­pli­ca Va­len­ti­na Mai­ni –; o a reha­bi­li­ta­cio­nes de edi­fi­cios an­ti­guos”. Es­tá com­pro­ba­do que la pa­ja se pue­de tra­ba­jar jun­to a una es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ya exis­ten­te, aun­que es ver­dad que hay que con­tro­lar más los pro­ble­mas téc­ni­cos que pue­dan sur­gir del cam­bio de ma­te­rial. Pe­ro en paí­ses co­mo Ale­ma­nia o Ho­lan­da exis­ten mu­chas reha­bi­li­ta­cio­nes de es­te ti­po en el centro de las gran­des ciu­da­des. Le­van­tar blo­ques de pi­sos con pa­ja tam­bién es fac­ti­ble. “Co­mo muro de car­ga la pa­ja per­mi­te cons­truir una ca­si­ta pe­que­ña de dos al­tu­ras, pe­ro si le me­tes ma­de­ra a la es­truc­tu­ra pue­des su­bir to­do lo que ne­ce­si­tes”, ase­gu­ra Iña­ki Ur­kia. La cons­truc­ción con pa­ja pue­de cum­plir los mis­mos re­qui­si­tos le­ga­les que la de vi­vien­das con­ven­cio­na­les, tan­to fue­ra co­mo den­tro de las ciu­da­des. De­mos­tra­do es­to, ¿cuál es el si­guien­te pa­so?

“Nos fal­ta que se re­dac­te una nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca de la cons­truc­ción con ba­las de pa­ja, en otros paí­ses sí la hay –con­clu­ye Ma­ren Te­rrens–; el día que lo­gre­mos eso se­gu­ro que mu­cha gen­te se ani­ma”.

UN MURO DE PA­JA REVESTIDO AGUAN­TA 100 AÑOS, EL DE HOR­MI­GÓN UNOS 80 ALE­MA­NIA O IN­GLA­TE­RRA PRE­SU­MEN DE CA­SAS DE PA­JA DE HAS­TA 500 AÑOS

En las fo­tos de es­tas dos pá­gi­nas se pue­de ob­ser­var, arri­ba, una ca­sa de pa­ja si­ta en Vall­gor­gui­na (Va­llès Orien­tal), y bajo es­tas lí­neas, di­fe­ren­tes fa­ses de la cons­truc­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.