Sí pue­des

¿Mal humor? Us­ted tam­bién. Ra­mi­ro Ca­lle da pis­tas pa­ra des­te­rrar­lo

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, soy Ge­rar­do y ten­go un ca­rác­ter hos­co, que in­clu­so se ha­ce más adus­to con mi fa­mi­lia, que es en­can­ta­do­ra. Ten­go buenos sen­ti­mien­tos y soy una per­so­na que­ri­da; sin em­bar­go, co­mo di­ce mi mu­jer, pue­do lle­gar a ser in­so­por­ta­ble: to­do me pa­re­ce mal. Soy cons­cien­te de que a me­nu­do me en­fu­rru­ño y tien­do a cri­ti­car y que­jar­me de­ma­sia­do. A ve­ces, has­ta yo me har­to de mi ca­rác­ter. De mi in­fan­cia, re­cuer­do ser un ni­ño ta­ci­turno y so­li­ta­rio. A mis 50 años, ¿pue­do so­lu­cio­nar­lo? Un sa­lu­do aten­to, le es­toy muy agra­de­ci­do.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Ge­rar­do, mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me, por tu con­fian­za y fran­que­za. Em­pie­zo ha­cien­do re­fe­ren­cia a lo que de­cían dos per­so­nas muy des­ta­ca­das. La pri­me­ra, el maes­tro Vi­ve­ka­nan­da, ase­gu­ra­ba: “No me di­gáis nun­ca que

MO­DI­FI­CAR LA AC­TI­TUD Y LA MA­NE­RA DE VER LAS CO­SAS ES EL PRI­MER PA­SO PA­RA APREN­DER A

CAM­BIAR

un ser hu­mano no pue­de cam­biar. Es un con­jun­to de há­bi­tos psí­qui­cos, y si los cam­bia ya ha cam­bia­do”. La otra, el gran cien­tí­fi­co Ra­món y Ca­jal, afir­ma­ba que so­mos los ar­qui­tec­tos de nues­tro ce­re­bro.

Una per­so­na es­tá en in­ce­san­te apren­di­za­je. Co­mo apren­di­mos a ha­blar, leer y ca­mi­nar, po­de­mos apren­der a afir­mar en no­so­tros lo me­jor que te­ne­mos y de­bi­li­tar lo peor. Po­de­mos re­edu­car la vo­lun­tad y es­ti­mu­lar la mo­ti­va­ción pa­ra con­se­guir mu­tar nues­tra psi­co­lo­gía e ir lo­gran­do su­pe­rar emo­cio­nes no­ci­vas co­mo la ira, la ra­bia, el ren­cor, la al­ti­vez, el des­po­tis­mo, la en­vi­dia y tan­tas otras. Pe­ro, sí, hay que tra­ba­jar so­bre uno mis­mo pa­ra que nues­tro ca­rác­ter pue­da ser dul­ci­fi­ca­do y po­da­mos com­par­tir con los de­más nues­tro la­do ama­ble. Co­mo lle­va­mos mu­chos años re­tro­ali­men­tan­do las emo­cio­nes no­ci­vas y tó­xi­cas de nues­tro ca­rác­ter, no es fá­cil va­riar nues­tra ac­ti­tud y no per­pe­tuar con­duc­tas psi­co­ló­gi­cas in­de­sea­das.

An­te to­do, es im­pres­cin­di­ble que­rer evo­lu­cio­nar por be­ne­fi­cio pro­pio y de los de­más. Te­ne­mos que des­po­jar­nos del far­do de nues­tro pus in­te­rior pa­ra evi­tar ha­cer­nos da­ño, tam­bién a los otros. Si, al me­nos en apa­rien­cia, cues­ta más ser en­tra­ña­bles y ca­ri­ño­sos que ser des­a­bri­dos y hos­cos, ¿por qué no po­ner nues­tro em­pe­ño en lo pri­me­ro? Me­dian­te la ob­ser­va­ción so­bre uno mis­mo y el au­to­exa­men, te­ne­mos que ir co­no­cien­do nues­tro la­do os­cu­ro o neu­ró­ti­co con la fir­me re­so­lu­ción de em­pe­zar a re­sol­ver­lo. To­dos aca­rrea­mos frus­tra­cio­nes, con­flic­tos y com­ple­jos que mu­chas ve­ces sa­can nues­tro la­do más di­fí­cil. Pe­ro no te­ne­mos que re­sig­nar­nos fa­tal­men­te a nues­tras ca­ren­cias emo­cio­na­les ni a los ras­gos ne­ga­ti­vos de nues­tro ca­rác­ter. Es de­tes­ta­ble la fra­se: “Soy co­mo soy”. ¡No! Uno pue­de ha­cer mu­cho pa­ra me­jo­rar.

Pien­sa en los que te ro­dean y sír­ve­te de la ener­gía del amor que les tie­nes pa­ra su­pe­rar las reac­cio­nes ne­ga­ti­vas. Cul­ti­va otro mo­do de ver las co­sas. To­do de­pen­de del en­fo­que y, por eso, lo que a unos al­te­ra a otros de­ja in­di­fe­ren­tes. Si es­tás har­to de tu ca­rác­ter, mo­di­fí­ca­lo. Ofre­ce a los de­más el ros­tro más ama­ble de tu al­ma. Un an­ti­guo ada­gio re­za: “Si lo quie­res, no es un sue­ño”. Es bueno te­ner­lo pre­sen­te.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.