El ba­ña­dor de Ona

La gran na­da­do­ra de sin­cro Ona Carbonell mues­tra un ba­ña­dor fe­ti­che

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Mané Es­pi­no­sa

Ona Carbonell (Bar­ce­lo­na, 1990) nun­ca hu­bie­ra pen­sa­do que al­gún día aca­ba­ría can­tan­do ópe­ra jun­to a Mon­tse­rrat Ca­ba­llé. Y así fue. Acu­dió a ca­sa de la so­prano a pe­dir­le con­se­jo. Ha­bía de­ci­di­do in­ter­pre­tar y co­reo­gra­fiar el te­ma Bar­ce­lo­na – que in­mor­ta­li­zó con Fred­die Mer­cury pa­ra los Jue­gos del 92– en su so­lo en los Mun­dia­les de Natación del año pa­sa­do. Que es­co­gie­ra aquel te­ma fue una su­ge­ren­cia de su en­tre­na­do­ra ja­po­ne­sa Ma­yu Fu­yi­ki. “Sien­do una can­ción im­por­tan­te y es­pe­cial pa­ra la ciu­dad, con­si­de­ré que era muy di­fí­cil es­tar a la al­tu­ra de Bar­ce­lo­na y qui­se co­no­cer a Ca­ba­llé pa­ra po­der ex­pri­mir­me al má­xi­mo y dar lo me­jor de mí mis­ma”, cuen­ta la na­da­do­ra.

Ona Carbonell es­tu­vo vien­do el ví­deo del so­lo que ha­bía pre­pa­ra­do con la so­prano, que acon­se­jó al­gu­nos cambios en los mo­vi­mien­tos de los bra­zos pa­ra trans­mi­tir más emo­ción. Y lue­go, la hi­zo can­tar. Así, jun­to a ella. “Bueno can­tar… –ríe ale­gre Carbonell–. Yo más bien ha­cía lo que po­día. Fue un mo­men­to muy es­pe­cial”. Esa no fue la úni­ca ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal de es­ta bar­ce­lo­ne­sa en aquel Mun­dial. La ca­pi­ta­na del equi­po español de sin­cro­ni­za­da bai­ló y bai­ló en el agua. Me­da­lla de bron­ce... y lu­cien­do un ba­ña­dor que ha­bía di­se­ña­do ella mis­ma. Por­que a pe­sar de en­tre­nar du­ro en­tre ocho y diez ho­ras al día, a Carbonell aún le que­dan fuer­zas pa­ra ir a la uni­ver­si­dad y es­tu­diar di­se­ño de mo­da.

“Di­se­ñé los dos ba­ña­do­res míos del so­lo y los del equi­po jun­to a gen­te de la uni­ver­si­dad. Yo apor­ta­ba có­mo te­nía que ser un ba­ña­dor téc­ni­ca­men­te pa­ra que fue­ra co­rrec­to, có­mo­do den­tro del agua y que per­mi­tie­ra mo­ver­se lo me­jor po­si­ble, tam­bién les con­ta­ba có­mo me sen­tía en ca­da una de las co­reo­gra­fías. Y ellos co­mo di­se­ña­do­res apor­ta­ban su ex­pe­rien­cia y sa­ber ha­cer”, cuen­ta la na­da­do­ra. Y es­ta co­la­bo­ra­ción no se aca­ba aquí. Es­te año re­pe­ti­rán. De he­cho, ya tra­ba­jan en la con­fec­ción de los pró­xi­mos ba­ña­do­res. “Pa­ra mí es una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta, que me per­mi­te au­nar mis dos pa­sio­nes”, confiesa.

Te­nía só­lo 13 años cuan­do An­na Ta­rrés, en­ton­ces se­lec­cio­na­do­ra del equi­po español de natación sin­cro­ni­za­da, la fue a co­no­cer y le pre­gun­tó si que­ría en­trar en el CAR de Sant Cu­gat. “Nun­ca an­tes ha­bía en­tra­do na­die tan jo­ven y si lo ha­cía, iba a ser com­pa­ñe­ra de Gem­ma Men­gual y el res­to de na­da­do­ras que eran mu­cho más ma­yo­res que yo”, re­cuer­da. Y di­jo que sí. Des­de en­ton­ces, es­fuer­zo y más es­fuer­zo.

“Es cier­to que diez ho­ras es du­ro, aun­que no lo es tan­to por­que sien­to una enor­me pa­sión por es­te de­por­te. ¡Me en­can­ta! Y lo mis­mo me ocu­rre con los es­tu­dios. Es un sa­cri­fi­cio, pe­ro co­mo me gus­ta tan­to no se me ha­ce tan pe­sa­do”, confiesa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.