En jue­go

Co­sa se­ria. Oriol Ripoll pre­sen­ta los Se­rious ga­mes

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Los Se­rious ga­mes son jue­gos que si­mu­lan si­tua­cio­nes del mun­do real, y que en­se­ñan con­cep­tos que se pue­den apli­car en el día a día. Es­tos pasatiempos sa­lie­ron a la luz en los se­ten­ta, vin­cu­la­dos a los vi­deo­jue­gos. Sin em­bar­go, al­gu­nos son más se­rios que jue­gos. Otros, di­se­ña­dos úni­ca­men­te pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to, tie­nen un con­te­ni­do que sir­ve pa­ra pen­sar y re­fle­xio­nar. Pla­gue Inc. (Nde­mic­crea­tions.com) es del se­gun­do gru­po, que, a prio­ri, es po­co edu­ca­ti­vo. Fun­cio­na así, el ju­ga­dor con­tro­la una pla­ga y tie­ne la mi­sión de ex­ter­mi­nar a to­da la hu­ma­ni­dad. En las pri­me­ras par­ti­das, crea­rá la pan­de­mia a par­tir de una bac­te­ria. Si lo ha­ce bien, con­se­gui­rá un vi­rus, hon­gos o ar­mas bio­ló­gi­cas. Se tra­ta de un jue­go de es­tra­te­gia don­de el usua­rio to­ma de­ci­sio­nes con­ti­nua­men­te. La pri­me­ra mar­ca­rá la

PLA­GUE INC. COM­BI­NA LOS DA­TOS REALES DE CA­DA PAÍS CON EL VI­RUS QUE SE CREA EN EL JUE­GO

evo­lu­ción de la par­ti­da, ¿en qué país em­pie­za? Si eli­ge un país con un sis­te­ma sa­ni­ta­rio fuer­te, pue­de que la pla­ga que­de erra­di­ca­da. Si se­lec­cio­na una is­la, ha­rá que la ex­ten­sión de la en­fer­me­dad que­de li­mi­ta­da. Si es un país muy frío o cá­li­do, el bro­te ini­cial re­que­ri­rá cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Una vez la pan­de­mia se ex­tien­de, dis­po­ne de una se­rie de in­gre­dien­tes que per­mi­ten equi­li­brar la en­fer­me­dad. Pa­ra ad­qui­rir di­chos in­gre­dien­tes, hay que acu­mu­lar pun­tos de ADN ad­qui­ri­dos por la trans­mi­sión del vi­rus. Con es­tos pun­tos pue­de regular la mu­ta­ción de la en­fer­me­dad pa­ra ace­le­rar su trans­mi­sión, ya sea vía san­gre, agua, ai­re o, in­clu­so, a tra­vés de los pá­ja­ros. Tam­bién po­drá regular cuá­les son los sín­to­mas que pro­vo­ca la pla­ga, que in­flui­rá en el mo­do de ex­pan­dir­se y en el ín­di­ce de mor­ta­li­dad que pro­vo­que. Es de­cir, si cau­sa tos, per­mi­te que se mue­va me­jor por el ai­re. Por úl­ti­mo, po­drá me­dir la ha­bi­li­dad de la en­fer­me­dad pa­ra re­sis­tir a los me­di­ca­men­tos, al frío y al ca­lor.

Co­mo jue­go de es­tra­te­gia, en Pla­gue Inc. de­be me­dir ca­da pa­so. Por ejem­plo, si lle­ga al fi­nal de la par­ti­da con una mor­ta­li­dad al­ta pe­ro con una trans­mi­sión ba­ja, ha­brán muer­to to­dos los in­fec­ta­dos pe­ro el res­to de la gen­te es­ta­rá sa­na, y ha­brá per­di­do. Y si la mor­ta­li­dad es al­ta cuan­do em­pie­za el jue­go, la hu­ma­ni­dad desa­rro­lla­rá pres­ta­men­te un re­me­dio que sa­na­rá a los en­fer­mos, per­dien­do us­ted de nue­vo.Es­te pa­sa­tiem­po es­tá dis­po­ni­ble pa­ra te­lé­fono in­te­li­gen­te o ta­ble­ta con iOS o An­droid. Des­de el pa­sa­do 20 de fe­bre­ro, tam­bién pue­de en­con­trar­lo pa­ra PC vía Steam (Steam­po­we­red.com).

Del jue­go des­ta­ca una in­tere­san­te ver­tien­te pe­da­gó­gi­ca. Dis­po­ne de da­tos in­tere­san­tes de to­dos los paí­ses del mun­do, el cli­ma, los re­cur­sos mé­di­cos, el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co… Es­tas par­ti­das per­mi­ten en­ten­der, y ver con otros ojos, al­gu­nas de las no­ti­cias que en­con­tra­rá en el pe­rió­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.