Tur­quía: pul­pa y se­mi­llas

Fan­tás­ti­ca gas­tro­no­mía y par­te de la cul­pa es del to­ma­te

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Si nos ol­vi­da­mos de Chi­na y de Es­ta­dos Uni­dos, que se lle­van la pal­ma por sus di­men­sio­nes, Tur­quía es uno de los ma­yo­res ex­por­ta­do­res de to­ma­te del mun­do. Ade­más, su mer­ca­do no pa­ra de cre­cer, ya que en la ac­tua­li­dad ex­por­ta un 70% más que ha­ce cin­co años. Sus clien­tes son, so­bre to­do, Ru­sia, Iraq y Ale­ma­nia, com­bi­na­ción que de­mues­tra que a la ho­ra de co­mer­ciar y de co­mer, po­co im­por­tan las ba­rre­ras po­lí­ti­cas. Tan im­por­tan­te cre­ci­mien­to só­lo se ex­pli­ca por la ex­ten­sión del uso de in­ver­na­de­ros. En ellos se cultivan hortalizas, pe­ro se cal­cu­la que un 5% lo ocu­pan los cla­ve­les y las ro­sas. El mar de plás­ti­co es evi­den­te cer­ca de De­niz­li, po­bla­ción del in­te­rior de Ana­to­lia per­te­ne­cien­te a la cuen­ca del Egeo, pa­ra ir­se di­fu­mi­nan­do ha­cia el es­te, en di­rec­ción a Kon­ya. Pe­ro no va­mos a lle­gar tan le­jos, por­que la abun­dan­cia de agua nos de­tie­ne an­tes de lle­gar, en la Re­gión de los La­gos, una am­plia re­gión fér­til don­de de­ja­ron hue­lla los sel­yú­ci­das, in­va­so­res ori­gi­na­rios del mar de Aral, que fun­da­ron un gran im­pe­rio en­tre los si­glos XI y XIII. Se enamo­ra­ron de Is­par­ta, ciu­dad fa­mo­sa por sus al­fom­bras y por la fa­bri­ca­ción de agua de ro­sas. Pe­ro lo que atrae a los jó­ve­nes que se ven por las ca­lles es la uni­ver­si­dad Su­ley­man De­mi­rel, aun­que al­gu­nos se sal­tan las clases pa­ra dis­fru­tar de los par­ques que ro­dean los la­gos Ko­va­da y Ki­zil­dag, lu­ga­res es­pe­cia­les don- de se abren pe­que­ñas bahías y pla­yas som­brea­das por bos­ques de ce­dros.

Una dis­tan­cia dis­cre­ta, de me­nos de 30 km, se­pa­ra Is­par­ta de Egir­dir, que fue eta­pa obli­ga­da en la Vía Real que unía las mí­ti­cas Éfe­so y Ba­bi­lo­nia. El en­can­to de es­ta ciu­dad que cre­ció a los pies del mon­te Da­vraz ra­di­ca en el la­go y en sus dos is­las, uni­das a tie­rra fir­me por una ca­rre­te­ra, co­mo en un fal­so ist­mo. La Is­la de la Vi­da es la más pe­que­ña y la ma­yor es la Is­la Ver­de, don­de ha­bi­tó una co­mu­ni­dad grie­ga has­ta los años vein­te. Sus edi­fi­cios es­tán un po­co de­caí­dos, pe­ro las vis­tas no tie­nen pa­ran­gón. En un re­co­rri­do com­ple­to por la zo­na no pue­da fal­tar Bur­dur. Aquí tam­bién hay un la­go, tan ex­ten­so que al­can­za los 250.000 km2, pe­ro con una pro­fun­di­dad que no lle­ga al me­tro. Es­tas con­di­cio­nes lo con­vier­ten en una zo­na ideal pa­ra el des­can­so y la anida­da de de­ce­nas de aves. Por eso, es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo Ram­sar o zo­na de es­pe­cial pro­tec­ción or­ni­to­ló­gi­ca.

Des­de Bur­dur, te­ne­mos dos op­cio­nes que nos lle­va­rán el mis­mo tiem­po de via­je más o me­nos: ir al oes­te, ha­cia Pamukkale, o ha­cia el sur, a An­ta­lia. Pamukkale, la for­ta­le­za de al­go­dón, es la al­ter­na­ti­va más co­no­ci­da, gra­cias a sus aguas ter­ma­les y al tra­ba­jo de ero­sión que han eje­cu­ta­do so­bre la

pie­dra de tra­ver­tino del lu­gar (la mis­ma de la que es­tán he­chos mu­chos edi­fi­cios de Ro­ma). Sus pis­ci­nas na­tu­ra­les de for­mas ca­pri­cho­sas son una go­za­da, pe­ro lo más cu­rio­so es su­mer­gir­se en ellas y des­cu­brir una co­lum­na o una fi­gu­ra su­mer­gi­da, re­cuer­do ca­si oní­ri­co de an­ti­guas civilizaciones des­apa­re­ci­das. En cuan­to a An­ta­lia, ya a ori­llas del Me­di­te­rrá­neo, fue acla­ma­da por el rey At­ta­los II de Pér­ga­mo, fun­da­dor de la ciu­dad, co­mo el cie­lo en la tie­rra. Las in­me­dia­cio­nes es­tán lle­nas de pe­que­ñas pla­yas es­con­di­das, ale­ja­das de la ur­be, pe­ro las más cer­ca­nas a la ciu­dad es­tán in­va­di­das de ca­si­nos y mi­llo­na­rios ru­sos que son un tan­to rui­do­sos. Pa­ra com­pen­sar es­te as­pec­to ca­rac­te­rís­ti­co, en me­dio de una de las ave­ni­das más tran­si­ta­das de An­ta­lia se en­cuen­tra la Puer­ta de Adriano, un ar­co de már­mol que con­me­mo­ra la vi­si­ta del re­fi­na­do em­pe­ra­dor ro­mano en el año 130 d.C.

En la pá­gi­na an­te­rior, las te­rra­zas de tra­ver­tino de Pamukkale, una atrac­ción que se­du­ce a los vi­si­tan­tes Arri­ba, los ár­bo­les del la­go Bur­dur so­bre­sa­len de la su­per­fi­cie, su pro­fun­di­dad no lle­ga al me­tro

Arri­ba, una pla­ya de An­ta­lia; las más cer­ca­nas a la ciu­dad es­tán re­ple­tas de mi­llo­na­rios ru­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.