PU­CHE­ROS DE ÁFRI­CA

Zan­zí­bar es un oa­sis de paz en la cos­ta orien­tal afri­ca­na, ideal pa­ra des­can­sar del mun­do, don­de la son­ri­sa for­ma par­te del pai­sa­je y la fe­li­ci­dad sa­be a mil es­pe­cias

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La ma­rea ba­ja di­bu­ja un mo­sai­co tornasol de azu­les y tur­que­sas al­re­de­dor del jetty, el mue­lle del ho­tel The Re­si­den­ce de Zan­zí­bar. Una ma­rea de la que no hay que fiar­se, ya que cuan­do suba lo ha­rá en cues­tión de se­gun­dos. Mien­tras, los can­gre­jos co­rren por la are­na y el vien­to se em­pe­ña en ju­gar con las es­pe­cias que el chef De­nis Jean-Jac­ques dis­po­ne so­bre la me­sa y que con su aro­ma nos ha­blan de Orien­te y de an­ti­guas ru­tas de na­ve­gan­tes. Zan­zí­bar es una re­gión se­mi­au­tó­no­ma que tras in­de­pen­di­zar­se en el año 1963 se unió a Tan­ga­ni­ca pa­ra for­mar Tan­za­nia; di­cha re­gión en­glo­ba la is­la de Un­gu­ja y la de Pem­ba, que jun­to con la de Ma­fia re­ci­ben el nom­bre de is­las de las es­pe­cias, ade­re­zos

que por cier­to ya es­tán tos­tán­do­se en una sar­tén. El cla­vo, la pi­mien­ta, la ca­ne­la, el ci­lan­tro… to­dos po­ten­cian su fra­gan­cia con es­te sim­ple tru­co, pa­so pre­vio al mo­li­do. Pe­ro es­ta inusual cla­se de cocina exó­ti­ca no ha em­pe­za­do aquí, sino en el pue­blo de pes­ca­do­res de Kizimkazi o en el mer­ca­do de Sto­ne Town, la Ciu­dad de Pie­dra. Pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad des­de el año 2000, el nom­bre de­sig­na la par­te an­ti­gua de Zan­zi­bar City, la capital, un lu­gar úni­co don­de se dan la mano las cul­tu­ras sua­ji­li, ára­be, per­sa e hin­dú, ade­re­za­das con unas go­tas de in­fluen­cia bri­tá­ni­ca. La ma­yor par­te de los edi­fi­cios son del si­glo XIX, cons­trui­dos en pie­dra de co­ral, que les pres­ta un ca­rac­te­rís­ti­co co­lor ro­sá­ceo. Las an­ti­guas cho­zas de pes­ca­do­res fue­ron re­em­pla­za­das en 1840, cuan­do Said bin Sul­tan de­ci­dió tras­la­dar su se­de des­de Omán a Zan­zí­bar. El tra­za­do de las ca­lles es caó­ti­co, sen­sa­ción que se acre­cien­ta con el trá­fi­co cons­tan­te de mo­to­ci­cle­tas y ca­rros car­ga­dos con to­do ti­po de pro­duc­tos pa­ra ven­der, que ape­nas ca­ben en al­gu­nas vías. Pa­ra re­vi­vir el es­plen­dor del sul­ta­na­to hay que echar­le un po­co de ima­gi­na­ción, ya que por des­gra­cia bue­na par­te de la ur­be pre­sen­ta un as­pec­to de­ca­den­te, es­ca­so de man­te­ni­mien­to. Sin em­bar­go, la sim­pa­tía y las ga­nas de reír de sus gen­tes com­pen­san es­ta im­pre­sión. Lo mis­mo se po­dría de­cir del mer­ca­do cu­bier­to de Da­ra­ja­ni, don­de se ven­de el pes­ca­do que hay que ad­qui­rir ri­gu­ro­sa­men­te por la ma­ña­na, an­tes de que las mos­cas se apo­de­ren del lu­gar. Su co­lo­ris­mo no le de­be ten­tar a usar de­ma­sia­do la cá­ma­ra, ya que es un país mu­sul­mán y la fo­to­gra­fía no siem­pre es bien­ve­ni­da, en es­pe­cial en el ca­so de las mu­je­res. Si uno vi­ve en la ciu­dad, tal vez de­ba com­prar la fru­ta en las tien­das, pe­ro en el cam­po bas­ta aga­char­se pa­ra re­co­ger­la: to­do lo que cae de los ár­bo­les es gra­tis, se­gún una ley no es­cri­ta. En es­pe­cial los man­gos, tan abun­dan­tes que for­man ver­da­de­ros tú­ne­les so­bre la ca­rre­te­ra prin­ci­pal que co­rre ha­cia el su­r­oes­te, ha­cia Mkun­gu­ni. Sin

em­bar­go, el tu­ris­ta que lle­ga a Zan­zí­bar tie­ne más in­te­rés en su cos­ta que en lle­nar el ces­to de fru­ta, cla­ro es­tá. Al es­te hay pla­yas de are­na más ex­ten­sas, pe­ro siem­pre ba­rri­das por el vien­to, por lo que qui­zá le con­ven­gan más las del oes­te, bien gua­re­ci­das. Aquí al­ter­nan las len­guas de are­na con ro­cas de me­dia­na al­tu­ra ero­sio­na­das por la ba­se, for­man­do cor­ni­sas na­tu­ra­les que se apre­cian me­jor na­ve­gan­do al atar­de­cer en un dhow, las na­ves tra­di­cio­na­les de la is­la. Con es­tas mis­mas em­bar­ca­cio­nes se prac­ti­ca­ba si­glos atrás el co­mer­cio de es­cla­vos –otra de las gran­des ri­que­zas de Zan­zí­bar ade­más de las es­pe­cias–, tris­te eta­pa su­pe­ra­da con es­fuer­zo y san­gre. Co­mo di­ce el pro­ver­bio lo­cal, wi­lling is a good man, but able is a bet­ter one: que­rer al­go es un buen hom­bre, pe­ro ser ca­paz, uno me­jor.

A la iz­quier­da, pes­ca­do­res zan­zi­ba­re­ños re­gre­san en sus dhows y nga­la­was con la cap­tu­ra del día

A la de­re­cha, el tra­za­do si­nuo­so de Sto­ne Town con­vi­ve con los vie­jos edi­fi­cios de pie­dra de co­ral

Arri­ba, dos pa­ra­das del mer­ca­do de Da­ra­ja­ni, en Sto­ne Town, la par­te an­ti­gua de Zan­zí­bar City

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.