SA­LUD SE­XUAL

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

El Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Se­xual pro­po­ne una se­rie de pun­tos pa­ra te­ner pre­sen­te si se quie­re fo­men­tar una sa­na sa­lud se­xual que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de­fi­ne co­mo “un es­ta­do de bie­nes­tar fí­si­co, emo­cio­nal, men­tal y so­cial re­la­cio­na­do con la se­xua­li­dad; la cual no es so­la­men­te la au­sen­cia de en­fer­me­dad, dis­fun­ción o in­ca­pa­ci­dad”.

Vi­da sa­na Es im­por­tan­te se­guir há­bi­tos sa­lu­da­bles pa­ra dis­fru­tar de una sa­lud se­xual óp­ti­ma. Nor­mas bá­si­cas, co­mo se­guir una die­ta equi­li­bra­da, dor­mir 7-8 ho­ras y ha­cer ejer­ci­cio 30 mi­nu­tos ca­da día, re­dun­da­rán po­si­ti­va­men­te en la pre­dis­po­si­ción y ca­pa­ci­dad se­xual. Seis de ca­da diez hom­bres con dis­fun­ción eréc­til tie­nen ex­ce­so de pe­so. Ade­más de las pa­to­lo­gías aso­cia­das, el so­bre­pe­so a me­nu­do pro­vo­ca que la per­so­na se sien­ta me­nos desea­ble y me­nos pre­dis­pues­ta a un en­cuen­tro se­xual.

No es cues­tión de edad Exis­te la fal­sa creen­cia de que el se­xo lo prac­ti­ca só­lo la gen­te jo­ven y que los pro­ble­mas de sa­lud se­xual son “co­sas de la edad”. Sin em­bar­go, dis­fru­tar del se­xo no tie­ne edad.

La pa­re­ja, el me­jor con­fi­den­te El pri­mer apo­yo al bus­car so­lu­ción a un pro--

ble­ma de sa­lud se­xual se en­cuen­tra en la pa­re­ja. Jun­tos pue­den afron­tar­lo me­jor. Con­sul­tar el pro­ble­ma Mu­chas di­fi­cul­ta­des se­xua­les per­ma­ne­cen años sin diag­nos­ti­car por el des­co­no­ci­mien­to de quién las su­fre o por una ac­ti­tud pa­si­va an­te los sín­to­mas. Los in­di­cios pue­den es­tar li­ga­dos a otros pro­ble­mas de sa­lud que han po­di­do pa­sar des­aper­ci­bi­dos.

El se­xó­lo­go y el an­dró­lo­go pue­den ayu­dar Al­gu­nas mu­je­res acu­den a su gi­ne­có­lo­go pa­ra con­sul­tar un pro­ble­ma de sa­lud se­xual y el hom­bre, al uró­lo­go, sin em­bar­go, no siem­pre en­cuen­tran res­pues­ta. Hoy en día exis­ten mé­di­cos es­pe­cia­li­za­dos en sa­lud se­xual. Los an­dró­lo­gos son aque­llos que se de­di­can al es­tu­dio de la fun­ción se­xual y reproductiva del hom­bre y los se­xó­lo­gos es­tán es­pe­cia­li­za­dos en di­fi­cul­ta­des se­xua­les del hom­bre, de la mu­jer y de la pa­re­ja.

No a la ver­güen­za Los pro­ble­mas de sa­lud se­xual pue­den te­ner cau­sas tan­to or­gá­ni­cas co­mo psi­co­ló­gi­cas, y en oca­sio­nes exis­ten­cia­les: de­ben ser tra­ta­dos del mis­mo mo­do que cual­quier otra pa­to­lo­gía que afec­te a la sa­lud. Con diag­nós­ti­co, hay so­lu­ción Un diag­nós­ti­co es la ba­se pa­ra ata­car la raíz del pro­ble­ma. Hoy en día exis­ten tra­ta­mien­tos con­duc­tua­les, se­xo­ló­gi­cos con y sin apo­yos far­ma­co­ló­gi­cos.

Vi­da se­xual ac­ti­va La au­sen­cia de dis­fun­ción se­xual no es su­fi­cien­te pa­ra una sa­lud se­xual ple­na. Hay que cul­ti­var el au­to­co­no­ci­mien­to del cuer­po, el de­seo y la in­ti­mi­dad. Bus­car hue­cos en la agen­da, an­ti­ci­par y pla­ni­fi­car esos en­cuen­tros con an­te­la­ción, si la ru­ti­na y el es­trés em­pie­zan a ha­cer me­lla.

Vi­da se­xual se­gu­ra En­tre las pa­to­lo­gías más fre­cuen­tes re­la­cio­na­das con la sa­lud se­xual se en­cuen­tran las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual (ETS) que, en mu­chos ca­sos, pue­den evi­tar­se lle­van­do una vi­da se­xual se­gu­ra, res­pe­tan­do las me­di­das hi­gié­ni­cas y só­lo man­te­nien­do se­xo sin pro­tec­ción en pa­re­ja mo­nó­ga­ma, cuan­do am­bos ha­yan des­car­ta­do su­frir al­gu­na in­fec­ción. Un há­bi­to que pue­de con­tri­buir a pro­te­ger­nos contras las in­fec­cio­nes, es ori­nar des­pués de man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les.

In­ter­net no siem­pre es la me­jor fuen­te Huir de webs que ofre­cen pro­duc­tos mi­la­gro­sos a gol­pe de clic y de pa­go con tar­je­ta de cré­di­to. Con­sul­tar en cen­tros acre­di­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.