PA­DRES E HI­JOS

La Vanguardia - ES - - SIPUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, me lla­mo Leticia y ten­go 25 años. Des­cu­brí que mi ma­dre sa­le con otro hom­bre des­de ha­ce me­ses, por eso no­ta­ba que úl­ti­ma­men­te se arre­gla­ba más de lo ha­bi­tual y te­nía un ca­rác­ter más jo­vial. Fue un trau­ma pa­ra mí. Des­pués de me­ses de re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial, se­gu­ra­men­te al sa­ber­se des­cu­bier­ta, mi ma­dre se lo con­tó a mi pa­dre. Des­de en­ton­ces, unas ve­ces dis­cu­ten y otras se abra­zan. Así su­ce­si­va­men­te. Lle­van ca­sa­dos ca­si cua­ren­ta años, pe­ro mi ma­dre si­gue sa­lien­do con su ami­go en cuan­to tie­ne oca­sión. No se com­por­ta co­mo una adul­ta y eso me de­ses­pe­ra y de­silu­sio­na, me cau­sa an­gus­tia y tris­te­za. He ha­bla­do con ella, pe­ro cuan­do tra­to de ha­cer­le ver que su com­por­ta­mien­to es inade­cua­do, se sien­te pre­sio­na­da, mo­les­ta y juz­ga­da, y se re­sien­te. No he ha­bla­do con mi pa­dre ni sé si de­bo ha­cer­lo. En ca­sa se res­pi­ra un am­bien­te de

LOS HI­JOS NO SE DE­BEN IN­MIS­CUIR EN LA VI­DA AMO­RO­SA DE SUS PA­DRES, POR DO­LO­RO­SO QUE SEA

me­lan­co­lía y ten­sión. Aho­ra he em­pe­za­do a tra­ba­jar en otro país y es­toy fue­ra de ca­sa. ¿Qué pue­do o de­bo ha­cer? Te va­lo­ro mu­cho y a ve­ces prac­ti­co yo­ga to­man­do tus li­bros co­mo re­fe­ren­cia. Abra­zos, gra­cias.

RES­PUES­TA | Que­ri­da Leticia, sien­to mu­cho que es­tés pa­san­do por es­to y sé cuán­to te tie­ne que es­tar afec­tan­do, pe­ro es una oca­sión pa­ra man­te­ner­se ecuá­ni­me y com­pren­si­va, tra­tan­do de no aña­dir más su­fri­mien­to al que ya hay. Los hi­jos idea­li­zan a sus pa­dres y pa­ra ellos es muy do­lo­ro­so cuan­do no en­ca­jan en ese mo­de­lo idea­li­za­do. Cla­ro que te ha te­ni­do que trau­ma­ti­zar lo de tu ma­dre, pe­ro tie­nes que ac­ti­var tus po­ten­cia­les de to­le­ran­cia y, so­bre to­do, de com­pren­sión y amor. Los hi­jos mu­chas ve­ces no com­pren­den que los pa­dres tie­nen sus vi­das, co­mo mu­chas ve­ces los pa­dres no com­pren­den que sus hi­jos tam­bién las ten­gan. Es­to te pue­de lla­mar la aten­ción: no te in­vo­lu­cres, no te in­mis­cu­yas. Es­te te­ma só­lo con­cier­ne a tu pa­dre y a tu ma­dre y ellos ten­drán que re­sol­ver­lo de la me­jor ma­ne­ra. Lo que ha su­ce­di­do pue­de pa­sar al ini­cio o al fi­nal de una re­la­ción, o en cual­quier mo­men­to de la vi­da ma­tri­mo­nial. Co­mo ya has sa­li­do del ho­gar pa­terno, con ma­yor ra­zón tie­nes que man­te­ner­te al mar­gen. ¿Per­mi­ti­rías que tus pa­dres se in­mis­cu­ye­ran en tu vi­da amo­ro­sa? Tú ya has ha­bla­do con tu ma­dre y no ha cam­bia­do; su­ya es la de­ci­sión. Tu pa­dre ya lo sa­be y ten­drá que ac­tuar en con­se­cuen­cia. Son tus pa­dres los que de­ben ges­tio­nar su si­tua­ción, por do­lo­ro­sa que re­sul­te siem­pre a los hi­jos. Si tu pa­dre no ha ha­bla­do con­ti­go es por­que no lo con­si­de­ra opor­tuno y es me­jor que te abs­ten­gas de ha­cer­lo sal­vo que te pi­da tu opi­nión, ayu­da o que in­ter­fie­ras. Di­ces que tu ma­dre no se com­por­ta co­mo una adul­ta, pe­ro pue­de que ha­ya so­pe­sa­do que por qué tie­ne que vi­vir en ba­se a los de­seos y sue­ños de los de­más y ha­ya asu­mi­do los su­yos pro­pios. Nun­ca se sa­be qué hay en la tras­tien­da de un ma­tri­mo­nio. Bas­tan­te tie­ne uno con di­se­ñar su vi­da co­mo pa­ra ha­cer­lo con y por los de­más. No nos em­pe­ñe­mos en con­tro­lar vi­das aje­nas, co­mo no nos gus­ta­ría que con­tro­la­sen la nues­tra. Tra­ta de es­tar tran­qui­la y ver con cal­ma el trans­cur­so de los acon­te­ci­mien­tos. Mu­chas gra­cias por tu con­fian­za, Leticia, y re­cu­rre al néc­tar de la indulgencia. Abra­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.