FUER­ZAS TE­LÚ­RI­CAS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - LUIS RA­CIO­NE­RO

La reserva es­pi­ri­tual de Oc­ci­den­te es In­dia, pe­ro, en cier­to as­pec­to, Chi­na ha pro­fun­di­za­do y pre­ser­va­do me­jor las sen­si­bi­li­da­des del hom­bre an­ti­guo. No to­do es pro­gre­so en la his­to­ria y, al la­do de lo que se me­jo­ra, se pier­den otras co­sas su­ma­men­te úti­les. En la gran­dio­sa obra del bió­lo­go in­glés Jo­seph Need­ham, Scien­ce and ci­vi­li­za­tion in Chi­na, te­ne­mos el com­pen­dio ex­haus­ti­vo de to­dos los co­no­ci­mien­tos y tec­no­lo­gías que ha for­ja­do esa in­men­sa ci­vi­li­za­ción. Uno de ellos es el feng shui, com­ple­ta­men­te des­apa­re­ci­do en Oc­ci­den­te tras el ad­ve­ni­mien­to de la fí­si­ca me­ca­ni­cis­ta. Feng shui quie­re de­cir vien­to-agua y es la cien­cia de la fuer­za te­lú­ri­ca o ener­gía de la tie­rra. Que los lu­ga­res pue­den ema­nar ener­gía es al­go con­sa­bi­do pa­ra los hom­bres de la an­ti­güe­dad gre­co­la­ti­na, los lla­ma­dos ge­nius lo­ci o es­pí­ri­tus de lu­gar, pe­ro es una abe­rra­ción su­pers­ti­cio­sa pa­ra los cien­tí­fi­cos ac­tua­les. ¡Qué le va­mos ha­cer!, las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas exis­tían a pe­sar de que Ga­li­leo Ga­li­lei e Isaac New­ton no las hu­bie­sen des­cri­to; al­go pa­re­ci­do po­dría pa­sar con las fuer­zas te­lú­ri­cas, que no exis­ti­rán ofi­cial­men­te has­ta que los fí­si­cos in­ven­ten un ins­tru­men­to ca­paz de de­tec­tar­las. Los chi­nos po­seen ese ins­tru­men­to ha­ce si­glos: se lla­ma brú­ju­la en Oc­ci­den­te, don­de se sim­pli­fi­có de tal ma­ne­ra que só­lo se usa pa­ra se­ña­lar el nor­te. El com­ple­jo cua­dran­te chino sir­ve pa­ra me­dir la in­ten­si­dad de la fuer­za te­lú­ri­ca en to­das di­rec­cio­nes –no só­lo ha­cia el nor­te– y se ha uti­li­za­do, to­da­vía se usa, pa­ra tra­zar ca­mi­nos, asen­tar pue­blos, cons­truir ca­sas y di­se­ñar pai­sa­jes y jar­di­nes. Pa­ra los chi­nos, la tie­rra, co­mo los se­res

vi­vos, tie­nen me­ri­dia­nos de chi o al­ma –pa­ra dar­le un tér­mino oc­ci­den­tal, po­dría tra­du­cir­se co­mo fuer­za vi­tal eté­rea– que lla­man las lí­neas del dra­gón; del mis­mo mo­do que la acu­pun­tu­ra me­jo­ra la cir­cu­la­ción del chi por el cuer­po hu­mano, el feng shui re­gu­la­ri­za la re­la­ción en­tre el chi de la tie­rra y el hom­bre. En es­te sen­ti­do, los men­hi­res de los an­ti­guos se­rían una acu­pun­tu­ra de la tie­rra y los hom­bres prehis­tó­ri­cos se­gu­ra­men­te co­no­cie­ron –por su sen­si­bi­li­dad más na­tu­ral– las ener­gías te­lú­ri­cas. Te­ne­mos un in­di­cio de ello en las ro­me­rías. Pri­me­ro, las er­mi­tas, en vez de es­tar en el pue­blo, que es don­de de­be­rían, apa­re­cen en el quin­to pino, obli­gan­do a la po­bla­ción a des­pla­zar­se has­ta ellas, co­mo si lo im­por­tan­te fue­se el lu­gar don­de es­tán si­tua­das. Tan­to es así que, cuan­do apa­re­cen las vír­ge­nes ne­gras, des­cu­bier­tas por pas­to­res o cam­pe­si­nos y es­tos tra­tan de lle­var­las al pue­blo, la ima­gen se ha­ce pe­sa­da y no hay ma­ne­ra hu­ma­na de des­pla­zar­la. La ima­gen es­tá mar­can­do un si­tio y a él ha de des­pla­zar­se la gen­te: de eso tra­ta la ro­me­ría tal y co­mo la co­no­ce­mos. Una vez en el si­tio de po­der se to­ca la pie­dra –co­mo en el Pi­lar– y se dan­za. Con la dan­za el pie gol­pea el sue­lo, to­ma su ener­gía y po­ne el cuer­po en

ALCIENTÍFICO AC­TUAL LE ABE­RRA EL FENG SHUI: QUÉ LE VA­MOS A HA­CER OC­CI­DEN­TE SIM­PLI­FI­CÓ LA BRÚ­JU­LA DE TAL MO­DO QUE MAR­CA SÓLOELNORTE

un rit­mo que, an­ti­gua­men­te, era el ar­mó­ni­co con la ener­gía te­lú­ri­ca que se desea­ba cap­tar. Creo que es­ta ex­pli­ca­ción es una hi­pó­te­sis de tra­ba­jo plau­si­ble pa­ra ex­pli­car el por qué de la an­ces­tral cos­tum­bre de la ro­me­ría. Va­ga­men­te en el in­cons­cien­te al­go im­pul­sa a la gen­te a visitar cier­tos lu­ga­res sa­gra­dos que, si só­lo lo fue­ran por el tem­plo que hay en ellos, no ten­drían por­que es­tar tan le­jos. Los tem­plos se cons­tru­yen con te­na­ci­dad so­bre tem­plos an­te­rio­res y es­tos so­bre me­ga­li­tos prehis­tó­ri­cos. Los en­ten­di­dos di­cen que se pue­de cap­tar la fuer­za te­lú­ri­ca en ca­te­dra­les co­mo las de Char­tres o San­tia­go. Sea co­mo fue­re, lo que pa­ra no­so­tros son aho­ra va­gas hi­pó­te­sis, pa­ra los chi­nos si­gue sien­do una evi­den­cia con una cien­cia y una tec­no­lo­gía mi­le­na­rias que la res­pal­dan y uti­li­zan.

Ilus­tra­ción Mon­tse Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.