CON­FIAR EN UNO MIS­MO

La Vanguardia - ES - - DE LIBRO -

Éra­se una vez un hom­bre que vi­vía muy cer­ca de un im­por­tan­te cru­ce de ca­mi­nos. To­dos los días, a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, lle­ga­ba has­ta allí e ins­ta­la­ba un pues­to am­bu­lan­te en el que ven­día bo­ca­di­llos que él mis­mo hor­nea­ba. Era sor­do –así que no es­cu­cha­ba la ra­dio– y tam­po­co veía muy bien. Por es­te mo­ti­vo, ni un so­lo día veía la te­le­vi­sión ni leía las re­vis­tas, pe­ro eso sí, ven­día ex­qui­si­tos bo­ca­di­llos. Me­ses des­pués al­qui­ló un te­rreno, le­van­tó un gran car­tel de co­lo­res y per­so­nal­men­te se­guía pre­go­nan­do su mer­can­cía, gri­tan­do a to­do pul­món: “¡Com­pre de­li­cio­sos bo­ca­di­llos ca­lien­tes!”. Y la gen­te com­pra­ba ca­da día más y más. Así que al­qui­ló un te­rreno más gran­de y me­jor ubi­ca­do, y sus ven­tas in­cre­men­ta­ron día a día. Su fa­ma au­men­ta­ba y su tra­ba­jo era tan­to que de­ci­dió lla­mar a su hi­jo, un im­por­tan­te em­pre­sa­rio de la gran ciu­dad, pa­ra que le ayu­da­ra a lle­var el ne­go­cio. Al re­ci­bir su lla­ma­da, su hi­jo res­pon­dió: –Pe­ro pa­pá, ¿No escuchas la ra­dio ni ves la te­le­vi­sión? No te pue­des fiar de có­mo te van las co­sas aho­ra mis­mo, es­ta­mos pa­san­do una gra­ve cri­sis y la si­tua­ción va a ir a peor–, le di­jo. El pa­dre pen­só: “Mi hi­jo tra­ba­ja en una gran ciu­dad, tie­ne con­tac­tos im­por­tan­tes y es­tá muy bien in­for­ma­do… ¡De­be sa­ber de lo que ha­bla!”. Así que re­vi­só sus cos­tes, com­pró me­nos pan y dis­mi­nu­yó la com­pra de ca­da uno de los in­gre­dien­tes, de­jan­do de pro­mo­cio­nar sus ex­qui­si­tos bo­ca­di­llos. Su fa­ma y sus ven­tas co­men­za­ron a caer, y po­co tiem­po des­pués tu­vo que de­vol­ver el te­rreno. Aque­lla ma­ña­na lla­mó a su hi­jo y le di­jo: “Te­nías mu­cha ra­zón, ver­da­de­ra­men­te es­ta­mos atra­ve­san­do una gran cri­sis!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.