Tiem­pos des­con­fia­dos

En ple­na era de la tec­no­lo­gía, ¿nos he­mos vuel­to ca­da vez más rea­cios a creer. Con­fiar no es fá­cil, pe­ro pro­te­ger­nos con una co­ra­za tam­po­co es la so­lu­ción

La Vanguardia - ES - - DE LIBRO - Tex­to Ire­ne Or­ce, coach

La con­fian­za es la ba­se de to­da re­la­ción pro­fun­da, sa­tis­fac­to­ria y au­tén­ti­ca. Es la cua­li­dad que nos per­mi­te abrir­nos a otra per­so­na, mos­trar­nos vul­ne­ra­bles y com­par­tir nues­tras más in­con­fe­sa­bles in­quie­tu­des. Las gran­des ex­pe­rien­cias de la vi­da, co­mo la amis­tad y el amor, es­tán ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­das a es­ta pa­la­bra. En nues­tro en­torno más cer­cano la da­mos por sen­ta­da, pe­ro de vez en cuan­do ca­be re­cor­dar que se tra­ta de un pri­vi­le­gio y no de un de­re­cho. La con­fian­za ne­ce­si­ta de tiem­po, cui­da­dos y de­di­ca­ción pa­ra ir cre­cien­do. Pe­ro una vez ro­bus­ta, a ve­ces, bas­ta una

du­da pa­ra que se de­rrum­be cual cas­ti­llo de nai­pes. La úl­ti­ma dé­ca­da ha obra­do un cam­bio pro­fun­do en nues­tra re­la­ción con la con­fian­za. La era de la in­for­ma­ción nos brin­da un ac­ce­so ca­si ili­mi­ta­do a la in­ti­mi­dad aje­na. Cuan­do co­no­ce­mos a al­guien, a me­nu­do acu­di­mos a la red pa­ra ve­ri­fi­car su iden­ti­dad, sus in­quie­tu­des, su pa­sa­do y su pre­sen­te. Las re­des so­cia­les son cóm­pli­ces de la epi­de­mia de des­con­fian­za que aso­la a nues­tra ge­ne­ra­ción. A me­nu­do, an­te cual­quier du­da, pre­fe­ri­mos re­sol­ver­la vía Twit­ter, Fa­ce­book, Lin­ke­din o Word­press que acu­dir a la per­so­na en cues­tión y pre­gun­tar­le a la ca­ra so­bre lo que nos in­quie­ta. Nos fia­mos más de la pan­ta­lla que lo que re­fle­jan los ojos y el len­gua­je cor­po­ral de esa per­so­na. Es­te ac­ce­so a la in­for­ma­ción in­me­dia­ta y ca­si in­fi­ni­ta ha con­tri­bui­do la pér­di­da tem­pra­na de la inocen­cia y nos ha con­ver­ti­do en más des­con­fia­dos. De un mo­do u otro, to­dos con­tri­bui­mos a que se per­pe­túe es­ta si­tua­ción, pues no es­ta­mos dis­pues­tos a po­ner en cues­tión nues­tro pro­pio es­cep­ti­cis­mo.

Eso no sig­ni­fi­ca que aban­do­ne­mos la pru­den­cia y nues­tro cri­te­rio, sim­ple­men­te por­que nos abra­mos a la po­si­bi­li­dad de ir más allá de nues­tros te­mo­res y ex­pec­ta­ti­vas ne­ga­ti­vas. Lo cier­to es que siem­pre en­con­tra­re­mos ra­zo­nes pa­ra des­con­fiar de los de­más. De ahí la im­por­tan­cia de cues­tio­nar­nos ¿de dón­de na­ce es­ta iner­cia? y, so­bre to­do, ¿qué re­sul­ta­dos da en nues­tro día a día? La pa­ra­do­ja ra­di­ca en que to­das las per­so­nas desea­ría­mos que los de­más con­fia­ran en no­so­tros, y cuan­do lo ha­cen, so­le­mos res­pon­der dan­do lo me­jor. La con­fian­za de los de­más nos ha­ce cre­cer. Nos me­jo­ra la au­to­es­ti­ma y nos in­flu­ye en la ma­ne­ra de ac­tuar. Nun­ca res­ta, só­lo su­ma. ¿Por qué so­mos tan re­ti­cen­tes a com­par­tir la nues­tra? El per­fil de la des­con­fian­za Exis­ten dis­tin­tos per­fi­les de per­so­nas que ba­san sus in­ter­ac­cio­nes so­cia­les en la des­con­fian­za. Y en es­te sen­ti­do, la bio­gra­fía re­sul­ta de­ter­mi­nan­te. El pri­me­ro es quien en un mo­men­to u otro ha vi­vi­do al­gún ti­po de de­sen­ga­ño, lo que ha re­du­ci­do su ca­pa­ci­dad pa­ra en­tre­gar­se por mie­do a vol­ver a su­frir una si­tua­ción si­mi­lar. Es­te per­fil de trai­cio­na­do es, tal vez el más co­mún. El se­gun­do per­fil reúne a aque­llos que no son pre­ci­sa­men­te ho­nes­tas, y sue­len men­tir con la mis­ma fa­ci­li­dad con la que otros res­pi­ran. Su des­con­fian­za na­ce de la creen­cia de que to­do el mun­do ac­túa igual que ellos, y re­sul­ta prác­ti­ca­men­te in­sal­va­ble a cau­sa de su au­to­en­ga­ño. El ter­cer per­fil es el del per­fec­cio­nis­ta. Su ele­va­do ni­vel de exi­gen­cia no le per­mi­te con­fiar en que na­die pue­da ha­cer lo que él ha­ce con el mis­mo ni­vel de ex­ce­len­cia, lo que le con­vier­te en al­guien in­ca­paz de de­le­gar. El cuar­to per­fil es el de quien cree que brin­dar su con­fian­za a otra per­so­na su­po­ne una pér­di­da de con­trol, y te­me que si se per­mi­te mos­trar su vul­ne­ra­bi­li­dad y ba­jar sus de­fen­sas, le pue­dan ha­cer da­ño. Por úl­ti­mo, el quin­to per­fil es el de quien no con­fía por­que te­me que si se mues­tra a los de­más có­mo es, tal vez a los de­más no les gus­te lo que van a en­con­trar. Así que op­ta por la más­ca­ra. Se­gún el es­tu­dio Va­lues and World­views II so­bre es­ti­los de vi­da, va­lo­res y creen­cias rea­li­za­do por la Fun­da­ción BBVA, un tra­ba­jo que to­mó co­mo ba­se 15.000 en­cues­tas rea­li­za­das a ciu­da­da­nos de 10 paí­ses miem­bros de la UE, los es­pa­ño­les y los fran­ce­ses apa­re­cen co­mo los eu­ro­peos con ma­yor ni­vel de des­con­fian­za in­ter­per­so­nal. Con un re­sul­ta­do de 4,7 pun­tos, tan só­lo uno por en­ci­ma de los fran­ce­ses, los es­pa­ño­les no só­lo se co­lo­can por de­ba­jo del res­to de los paí­ses ana­li­za­dos –Ale­ma­nia, Di­na­mar­ca, Ita­lia, Paí­ses Ba­jos, Po­lo­nia, Reino Uni­do, Re­pú­bli­ca Che­ca y Sue­cia–, sino que ni si­quie­ra se acer­can a la me­dia, si­tua­da en 5,5. Se­gún es­te in­for­me, los es­pa­ño­les no creen que se pue­da con­fiar en otras per­so­nas, ex­cep­tuan­do las que for­man par­te de su círcu­lo más cer­cano de fa­mi­lia­res y ami­gos. Y aún así, se mues­tran pre­ca­vi­dos. Pe­ro ¿cuán­do y por qué ha sur­gi­do es­ta ac­ti­tud? Los ex­per­tos coin­ci­den en que es muy di­fí­cil dar una res­pues­ta cien­tí­fi­ca a es­tas cues­tio­nes. Pe­ro hay al­gu­nas teo­rías so­cia­les que pue­den dar al­gu­nas pis­tas so­bre es­ta ten­den­cia cre­cien­te. El au­ge de la in­di­vi­dua­li­dad po­dría re­sul­tar un fac­tor in­flu­yen­te, pues al es­tar ca­da vez más des­co­nec­ta­dos de nues­tra co­mu­ni­dad ten­de­mos a ver a los de­más co­mo ex­tra­ños y nues­tros pre­jui­cios se mul­ti­pli­can. El au­men­to de la co­rrup­ción y la fal­ta de asun­ción de res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién po­drían ser un ele­men­to im­por­tan­te en es­ta iner­cia ge­ne­ra­li­za­da. Pe­ro más allá del por qué, tal vez val­dría la pe­na cen­trar­nos en có­mo afec­ta es­ta reali­dad en nues­tro día a día. Lo cier­to es que la des­con­fian­za sis­te­má­ti­ca tan só­lo con­tri­bu­ye a que ca­da vez cons­tru­ya­mos pro­tec­cio­nes in­ter­nas más di­fí­ci­les de de­rri­bar. Nos ale­ja de las emo­cio­nes y nos dis­tan­cia de los de­más en to­dos los sen­ti­dos po­si­bles. Eso nos con­du­ce a vi­vir la vi­da con re­ce­lo, y así nos con­ver­ti­mos en víc­ti­mas de nues­tra des­con­fian­za. Si nos atre­ve­mos a ir más allá, ve­re­mos que to­dos los per­fi­les de des­con­fia­dos des­cri­tos con an­te­rio­ri­dad com­par­ten un ras­go ca­rac­te­rís­ti­co. El mie­do a sol­tar­se, a en­tre­gar­se, a mos­trar­se. El mie­do a su­frir, a que les ha­gan da­ño. Y la des­con­fian­za no es más que el re­sul­ta­do de esos te­mo­res. Pe­ro res­guar­dar­nos en ella pa­ra sen­tir­nos pro­te­gi­dos ter­mi­na por pa­sar­nos fac­tu­ra. Derribando mu­ros Exis­ten, a gran­des ras­gos, dos ti­pos de con­fian­za. La que de­po­si­ta­mos en nues­tras re­la­cio­nes y la que cul­ti­va­mos en no­so­tros mis­mos. Y to­das las per­so­nas des­con­fia­das sue­len te­ner un dé­fi­cit de am­bas. En úl­ti­ma ins­tan­cia, la úni­ca ma­ne­ra de em­pe­zar a con­fiar en los de­más es con­fian­do en no­so­tros pri­me­ro. La cruda reali­dad es que no es­ta­re­mos más se­gu­ros cuan­ta me­nos gen­te cuen­te con nues­tra con­fian­za. Eso no es ga­ran­tía de na­da. Sin em­bar­go, tra­ba­jar so­bre la con­fian­za que te­ne­mos en no­so­tros mis­mos sí ge­ne­ra cambios en nues­tra per­cep­ción de nues­tras re­la­cio­nes. Por­que cuan­do con­fia­mos en nues­tro cri­te­rio, nues­tras con­duc­tas y nues­tra ma­ne­ra de co­mu­ni­car­nos, no sen­ti­mos que te­ne­mos al­go que per­der al com­par­tir­lo. Y eso cam­bia las re­glas del jue­go. Ca­be re­cor­dar que no exis­te amor sin con­fian­za, ni tam­po­co amis­tad. Y des­de lue­go, no hay lu­gar pa­ra la li­ber­tad. No hay na­da que sea más va­lo­ra­do y ad­mi­ra­do en nues­tra so­cie­dad que una per­so­na se­gu­ra de sí mis­ma, que con­fía en ella sin do­ble­ces. Esa cer­te­za na­ce de asu­mir ries­gos, no de evi­tar­los. Apren­der a con­fiar es co­mo sal­tar en pa­ra­caí­das. A mu­chos les asus­ta el pe­li­gro, y buscan re­des de se­gu­ri­dad don­de no las hay. Lle­ga­dos a es­te pun­to, va­le la pe­na re­cor­dar que el me­ro he­cho de es­tar vi­vos con­lle­va ries­go de muer­te. Y vi­vir sin con­fian­za equi­va­le a hi­ber­nar. Así que an­tes de sal­tar, po­de­mos pa­rar­nos un mo­men­to y pre­gun­tar­nos: ¿Qué es lo peor que pue­de pa­sar? ¿Y lo me­jor? Es­tá en nues­tras ma­nos pa­sar de ser la ge­ne­ra­ción des­con­fia­da a con­ver­tir­nos en la ge­ne­ra­ción sin mie­do. Po­de­mos vi­vir es­pe­ran­do lo peor o lo me­jor de las per­so­nas que nos en­con­tra­mos en el ca­mino, y esa sim­ple pre­dis­po­si­ción pue­de mar­car una di­fe­ren­cia de­ter­mi­nan­te en nues­tra ma­ne­ra de ex­pe­ri­men­tar la vi­da.

ES­PA­ÑO­LES Y FRAN­CE­SES SON LOS EU­RO­PEOS QUE ME­NOS SE FÍAN DEL PRÓ­JI­MO EL PER­FIL CO­MÚN DEL DECONFIADO ES EL DE AQUEL QUE HA SI­DO TRAI­CIO­NA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.