LOS CON­SE­JOS

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Me in­tere­sa mu­cho la in­ter­ac­ción con mis lec­to­res o con mis es­cu­chan­tes, por­que me per­mi­te per­ca­tar­me de as­pec­tos en los que no ha­bía re­pa­ra­do. Ha­ce unos días, mi ami­ga Pe­pa Fer­nán­dez me in­vi­tó a su pro­gra­ma pa­ra ha­blar de los con­se­jos y del pa­pel en nues­tra vi­da. To­dos los te­mas son co­mo un car­tu­cho de fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Pa­re­cen po­ca co­sa has­ta que acer­cas una ce­ri­lla. Cual­quier asun­to es­ta­lla cuan­do ac­ti­va­mos la me­mo­ria. Lo que ad­mi­ro en las per­so­nas crea­ti­vas es que pa­re­cen pro­vis­tas de un inago­ta­ble ce­ri­lle­ro. Vol­vien­do a los con­se­jos, la pa­la­bra pro­ce­de del la­tín con­si­lium, que de­sig­na­ba el lu­gar don­de va­rias per­so­nas se reunían pa­ra de­li­be­rar. Se pen­sa­ba que cua­tro ojos ven más que dos, que las de­ci­sio­nes to­ma­das por va­rias per­so­nas se­rían más sen­sa­tas. Por eso man­te­ne­mos los con­se­jos de mi­nis­tros, los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción

LA ACEP­CIÓN CLÁ­SI­CA DE SA­BIO NO DE­SIG­NA AL CIEN­TÍ­FI­CO, SINO AL PO­SEE­DOR DEL TA­LEN­TO PRÁC­TI­CO

o el Con­se­jo de Es­ta­do. Sin em­bar­go, no siem­pre las de­ci­sio­nes to­ma­das cor­po­ra­ti­va­men­te son más acer­ta­das que las in­di­vi­dua­les. Ir­ving Ja­nis es­tu­dió lo que de­no­mi­nó “pen­sa­mien­to de gru­po” (Groupt­hin­king), un me­ca­nis­mo que fa­vo­re­ce la to­ma equi­vo­ca­da de de­ci­sio­nes en gru­po. Co­mo las de­li­be­ra­cio­nes que lle­va­ron a la in­va­sión de bahía de Co­chi­nos, a la gue­rra de Viet­nam, o a la in­va­sión de Irán. De ser una de­li­be­ra­ción co­lec­ti­va, con­se­jo pa­só a sig­ni­fi­car una advertencia ma­du­ra y pru­den­te. Pe­dir con­se­jo ha si­do siem­pre un mo­do de li­brar­se de las li­mi­ta­cio­nes per­so­na­les, de la con­fu­sión o la du­da, apro­ve­chan­do la sa­bi­du­ría aje­na. La acep­ción clá­si­ca de sa­bio no de­sig­na­ba al cien­tí­fi­co, sino al po­see­dor de in­te­li­gen­cia prác­ti­ca, de la di­ri­gi­da a la ac­ción. Era el ta­len­to de apli­car los prin­ci­pios ge­ne­ra­les a los ca­sos par­ti­cu­la­res. El con­se­jo siem­pre ver­sa so­bre los me­dios pa­ra con­se­guir un fin. Los gran­des maes­tros die­ron siem­pre mu­chos con­se­jos. Sé­ne­ca adop­ta en sus Car­tas a Lu­ci­lio el pa­pel de un di­rec­tor es­pi­ri­tual. En los evan­ge­lios en­con­tra­mos man­da­mien­tos y tam­bién con­se­jos evan­gé­li­cos. La teo­lo­gía cris­tia­na va­lo­ra tan­to el con­se­jo, que lo con­vir­tió en uno de los do­nes del Es­pí­ri­tu San­to. En es­te mo­men­to, la reali­dad se ha vuel­to muy com­ple­ja y ne­ce­si­ta­mos es­tar con­ti­nua­men­te acom­pa­ña­dos de ex­per­tos, ase­so­res, con­se­je­ros. En EE.UU., el coun­se­lling es una pro­fe­sión muy va­lo­ra­da, que se es­pe­cia­li­za en dis­tin­tos do­mi­nios: edu­ca­ti­vo, ma­tri­mo­nial, eco­nó­mi­co, so­cial. To­do es­to me pa­re­cía evi­den­te. Por eso me sor­pren­dió que los oyentes se mos­tra­ran muy re­ti­cen­tes ha­cia los con­se­jos en ge­ne­ral. Mi ol­fa­to de de­tec­ti­ve me hi­zo sos­pe­char al­gu­na ra­zón ocul­ta. Creo que mu­chos par­ti­ci­pan­tes pen­sa­ban que los con­se­jos per­te­ne­cen a un cul­tu­ra anacró­ni­ca, por­que im­pli­can una re­la­ción asi­mé­tri­ca. El que da con­se­jos pa­re­ce adop­tar una postura de su­pe­rio­ri­dad que aho­ra no se acep­ta. Me re­sul­tó cu­rio­so que va­rios oyentes fue­ran par­ti­da­rios del ase­so­ra­mien­to, pe­ro no del con­se­jo. En el ase­so­ra­mien­to, apro­ve­cho el co­no­ci­mien­to de un ex­per­to pa­ra to­mar yo la de­ci­sión. En cam­bio, el con­se­jo se in­ter­pre­ta co­mo una di­rec­ción es­pi­ri­tual, una re­la­ción fun­da­da en la su­mi­sión, una in­je­ren­cia pa­ter­na­lis­ta. Es es­ta re­la­ción, no jus­ti­fi­ca­da, la que pro­vo­ca­ba en los oyentes el re­cha­zo a los con­se­jos.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.