LAS BA­RRE­RAS MEN­TA­LES

La Vanguardia - ES - - DE LIBRO -

Cuen­ta una le­yen­da orien­tal que hu­bo un rey al que le re­ga­la­ron dos crías de hal­cón. Pa­sa­ron di­rec­ta­men­te al car­go del maes­tro do­ma­dor, quien al ca­bo de un tiem­po vi­si­tó al rey y le in­for­mó de que uno de los hal­co­nes es­ta­ba per­fec­ta­men­te en­tre­na­do, pe­ro que el otro no vo­la­ba y él no sa­bía lo que le su­ce­día. Se pa­sa­ba to­dos los días en la ra­ma en la que lo ha­bían de­ja­do tras lle­gar al pa­la­cio, y no se mo­vía de allí. El rey man­dó lla­mar a cu­ran­de­ros y sa­na­do­res de to­do ti­po, pe­ro na­die pu­do ha­cer vo­lar al ave. En­car­gó en­ton­ces la mi­sión a miem­bros de la cor­te, pe­ro na­da su­ce­dió. Por la ven­ta­na de sus apo­sen­tos, el mo­nar­ca po­día ver que el pá­ja­ro con­ti­nua­ba in­mó­vil. Fi­nal­men­te, ofre­ció una ge­ne­ro­sa re­com­pen­sa a cual­quie­ra que lo­gra­se so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Y un día, se pre­sen­tó un hu­mil­de pai­sano en la cor­te y lo lo­gró. “¿Có­mo lo has he­cho?¿Aca­so eres ma­go?”, pre­gun­tó el mo­nar­ca. El hom­bre le con­tes­tó: “Fue muy fá­cil ma­jes­tad, só­lo le cor­té la ra­ma en la que se apo­ya­ba. El pá­ja­ro se dio cuen­ta de que te­nía alas y en­ton­ces con­fió en que po­día vo­lar. Y así lo hi­zo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.