¿Cuán­do em­pie­za el pro­ble­ma?

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

“Lo pri­me­ro que te di­cen es que es nor­mal, que no me preo­cu­pe. Pe­ro no es­toy del to­do tran­qui­lo. Y te­mo que me vuel­va a su­ce­der”, confiesa en voz ba­ja un ami­go pa­ra que na­die más le oi­ga. Es la se­gun­da vez que no ha po­di­do te­ner se­xo por­que la erec­ción de su pe­ne no ha si­do su­fi­cien­te­men­te fir­me. Tie­ne mie­do de que sea el prin­ci­pio de su de­cli­ve se­xual y du­da si to­mar al­gu­na pas­ti­lla pa­ra au­men­tar su vi­gor se­xual. Se pre­gun­ta si em­pie­za a su­frir im­po­ten­cia y si po­drá se­guir ha­cien­do el amor cuan­do cum­pla 70 años, por de­cir una edad. Los ex­per­tos con­sul­ta­dos ex­pli­can que es­te epi­so­dio no tie­ne por qué es­tar aso­cia­do con la im­po­ten­cia. En to­do ca­so pre­fie­ren ha­blar de dis­fun­ción eréc­til y no lo aso­cian con el en­ve­je­ci­mien­to, aun­que sí con las en­fer­me­da­des que pue­dan ir apa­re­cien­do con el pa­so de los años. La pa­la­bra im­po­ten­cia abar­ca ade­más los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la re­pro­duc­ción, ya sea por la ma­la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des, por fal­ta de de­seo se­xual... Mien­tras que la dis­fun­ción eréc­til con­sis­te en la di­fi­cul­tad pa­ra te­ner una erec­ción, o en el ca­so de te­ner­la, no re­sul­ta ser su­fi­cien­te­men­te con­sis­ten­te co­mo pa­ra la pe­ne­tra­ción, o in­clu­so efec­tuán­do­la es de­ma­sia­do bre­ve pa­ra man­te­ner­la du­ran­te to­da la re­la­ción se­xual. Y con to­do aún no pue­de con­si­de­rar­se que es­te ami­go su­fra es­ta pa­to­lo­gía a no ser que su­ce­da de ma­ne­ra reite­ra­da en el tiem­po. La fal­ta de con­sis­ten­cia no siem­pre sig­ni­fi­ca que se tra­te de un tras­torno. Hay va­rios pa­rá­me­tros re­la­cio­na­dos con el tiem­po, va­rias ma­ne­ras de va­lo­rar­lo. Fer­nan­do Mon­real, uró­lo­go del Centro Mé­di­co de As­tu­rias, con­si­de­ra que pue­de ha­ber tras­torno cuan­do la erec­ción no es su­fi­cien­te­men­te con­sis­ten­te en cua­tro oca­sio­nes con­se­cu­ti­vas. Pa­ra Fer­nan­da Pe­ra­za, an­dró­lo­ga del ser­vi­cio de An­dro­lo­gía de la Fun­da­ción Puig­vert, “no te­ner siem­pre una erec­ción es nor­mal”. Es­ta ex­per­ta acla­ra que la pri­me­ra vez que su­ce­de, o una se­gun­da, no pue­de con­si­de­rar­se que se su­fra nin­gún ti­po de en­fer­me­dad, ni una ter­ce­ra vez ni una cuar­ta. “Pe­ro pro­du­ce tan­ta an­gus­tia que ge­ne­ra adre­na­li­na, y la adre­na­li­na in­hi­be la erec­ción. To­do se con­vier­te en un exa­men que hay que su­pe­rar. Y mien­tras per­sis­ta es­ta an­gus­tia, más cre­ce la po­si­bi­li­dad de que se con­vier­ta en un tras­torno”. Pa­ra con­si­de­rar­lo pa­to­ló­gi­co, co­mo mí­ni­mo han de pa­sar tres me­ses, sal­vo en los ca­sos de trau­ma­tis­mo o tras una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. Pa­ra Jo­sé Ma­ría Pomerol, co­fun­da­dor del Ins­ti­tut d’An­dro­lo­gia i Me­di­ci­na Se­xual, la fal­ta de con­sis­ten­cia del miem­bro se ha de pro­du­cir al me­nos du­ran­tes seis me­ses. “Cuan­do es­to ocu­rre de ma­ne­ra es­po­rá­di­ca y des­pués se re­cu­pe­ra la erec­ción, no su­ce­de na­da”, di­ce el tam­bién pre­si­den­te de la Fun­da­ción de An­dro­lo­gía, Me­di­ci­na Se­xual y Reproductiva. Al me­nos a ni­vel or­gá­ni­co. Otros ex­per­tos apun­tan que mien­tras no su­pere la mi­tad de las oca­sio­nes en las que se quie­re te­ner una re­la­ción ín­ti­ma, en­tra den­tro de la nor­ma­li­dad. Sea du­ran­te tres o seis me­ses, en cua­tro oca­sio­nes se­gui­das o un par, el ca­so es que el hom­bre le preo­cu­pa por­que du­da de que sea nor­mal lo que le es­tá su­ce­dien­do. Pe­ro no es tan ra­ro. Los re­sul­ta­dos del Mas­sa­chu­setts Ma­le Aging Study rea­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos in­di­can que pue­den ha­ber su­fri­do pro­ble­mas de erec­ción en al­gu­na oca­sión el 52% de los hom­bres en­tre 40 y 70 años. La pro­por­ción dis­mi­nu­ye cuan­do se tra­ta de diag­nos­ti­car­los co­mo dis­fun­ción eréc­til. En Es­pa­ña no lle­ga en­ton­ces al 18%. Y si se am­plía el aba­ni­co a hom­bres en­tre 25 y 70 años, afec­ta apro­xi­ma­da­men­te al 12% se­gún el es­tu­dio EDEM (Epi­de­mio­lo­gía de la Dis­fun­ción Eréc­til Mas­cu­li­na) del que se ha­ce eco el do­cu­men­to de con­sen­so so­bre Dis­fun­ción Eréc­til ela­bo­ra­do por 12 en­ti­da­des cien­tí­fi­cas en Es­pa­ña. No to­do el mun­do con­sul­ta a un es­pe­cia­lis­ta. Se­gún es­te mis­mo do­cu­men­to só­lo acu­den a un mé­di­co el 16,5% de los afec­ta­dos. “Hay mie­do. En­tre los hom­bres ca­si es un ta­bú. Sien­ten ame­na­za­da su mas­cu­li­ni­dad”, apun­ta Em­ma Ri­bas, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis de la Se­xua­li­tat i la Pa­re­lla y de Som­dex Dr. San­tia­go De­xeus de la Clí­ni­ca Tres To­rres. Por si fue­ra po­co hay quie­nes con­fun­den ga­ti­lla­zo con dis­fun­ción eréc­til, y eso pro­du­ce más an­sie­dad. “El hom­bre no se per­mi­te fa­llar. Hay mu­cha au­to­exi­gen­cia y per­fec­cio­nis­mo en­torno a las re­la­cio­nes se­xua­les. Y hay mu­je­res que tam­bién creen que si el hom­bre no es­tá to­tal­men­te ex­ci­ta­do es por cul­pa de ellas, con lo que au­men­ta la au­to­exi­gen­cia pa­ra sa­tis­fa­cer­las. Eso mis­mo pro­du­ce ma­yor an­sie­dad. Es un pez que se muer­de la co­la”, re­sal­ta Em­ma Ri­bas. En es­te mis­mo sen­ti­do, Ma­riano Ros­se­lló, uró­lo­go, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Se­xual, ase­gu­ra que el tiem­po me­dio que se tar­da en asis­tir a la con­sul­ta por su­frir dis­fun­ción eréc­til es de 41 me­ses. Mu­cho tiem­po. El mo­ti­vo es “la ne­ga­ción, el mie­do, la ver­güen­za y la per­cep­ción de que no se con­si­de­ra vi­ril pe­dir ayu­da”. Más allá de mie­dos y otros as­pec­tos emo­cio­na­les, cuan­do se acu­de a la con­sul­ta, pri­me­ro es ne­ce­sa­rio des­car­tar cual­quier cau­sa fí­si­ca u or­gá­ni­ca. Se­gún ex­pli­ca Luis Ro­drí­guez, coor­di­na­dor del ser­vi­cio de Uro­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Mi­guel Ser­vet, en Za­ra­go­za, si se con­fir­ma la dis­fun­ción, tan­to pue­de ser con­se­cuen­cia de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, co­mo de ti­po neu­ro­ló­gi­co, des­com­pen­sa­cio­nes en el sis­te­ma hor­mo­nal o por los efec­tos se­cun­da­rios de los me­di­ca­men­tos. “Los pro­ble­mas vas­cu­la­res son muy co­mu­nes. Se pro­du­ce cuan­do lle­ga po­ca san­gre en el pe­ne o no se re­tie­ne ade­cua­da­men­te den­tro de los cuer­pos ca­ver­no­sos, lo que pro­du­ce un des­cen­so brus­co de la erec­ción”. Es­te ti­po de pro­ble­mas lo pue­den pro­vo­car la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión ar­te­rial, el au­men­to del co­les­te­rol o la ar­te­rios­cle­ro­sis. “En es­tos pa­cien­tes la dis­fun­ción eréc­til pue­de ser uno de los pri­me­ros sín­to­mas de la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar”. En cuan­to a las en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas afec­tan a la trans­mi­sión de ór­de­nes del ce­re­bro y la mé­du­la es­pi­nal al pe­ne a tra­vés del sis­te­ma ner­vio­so. Es­to lo pue­de pro­vo­car tam­bién la dia­be-

tes, así co­mo el par­kin­son, la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, en­fer­me­da­des de la mé­du­la y las ci­ru­gías rea­li­za­das por cán­cer de prós­ta­ta, ve­ji­ga y rec­to si se pro­du­ce una le­sión de los ner­vios erec­to­res. En cuan­to a las hor­mo­nas, cuan­do el or­ga­nis­mo se­gre­ga me­nos tes­tos­te­ro­na de la que pre­ci­sa, no só­lo dis­mi­nu­ye el de­seo se­xual, tam­bién in­ter­fie­re en la erec­ción. Y la des­com­pen­sa­ción de la hor­mo­na ti­roi­dea pue­de in­ci­dir. Por si fue­ra po­co, los me­di­ca­men­tos pa­san fac­tu­ra, al me­nos al­gu­nos. Unos dos­cien­tos se­gún el es­tu­dio EDEM (Epi­de­mio­lo­gía de la Dis­fun­ción Eréc­til Mas­cu­li­na). Tan­to los que se to­man pa­ra con­tro­lar la hi­per­ten­sión, co­mo los an­tihis­ta­mí­ni­cos, los an­ti­de­pre­si­vos o los an­ti­psi­có­ti­cos, ade­más de los que se in­gie­ren pa­ra com­pen­sar des­equi­li­brios hor­mo­na­les. Tam­bién pue­de ha­ber mo­ti­vos con­cre­tos co­mo el al­cohol, las dro­gas o un ex­ce­so de can­san­cio, pa­sa­dos los cua­les, se pue­de re­cu­pe­rar la to­ni­ci­dad. Ade­más de los fac­to­res men­cio­na­dos, exis­te una com­po­nen­te psi­co­ló­gi­ca. Pa­ra des­car­tar cau­sas fí­si­cas u or­gá­ni­cas, só­lo hay que ob­ser­var si se tie­nen erec­cio­nes noc­tur­nas o al des­per­tar­se por la ma­ña­na, ex­pli­can los ex­per­tos. Si es así, hay una gran pro­ba­bi­li­dad de des­car­tar cau­sas es­tric­ta­men­te fí­si­cas. Jo­sé Ma­ría Pomerol co­men­ta que los jó­ve­nes que tie­nen pro­ble­mas de erec­ción sue­le es­tar más li­ga­do a un pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co, a las pri­me­ras ex­pe­rien­cias se­xua­les. “En cam­bio, en el ca­so de los hom­bres de edad más avan­za­da la dis­fun­ción eréc­til pue­de ser un sín­to­ma de en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes o la hi­per­ten­sión”. Pe­ro sea más jo­ven o ma­yor el com­po­nen­te psi­co­ló­gi­co es­tá siem­pre pre­sen­te, ase­gu­ra es­te ex­per­to. Tam­bién coin­ci­de Fer­nan­da Pe­ra­za: “No hay dis­fun­ción eréc­til or­gá­ni­ca pu­ra”. La com­po­nen­te emo­cio­nal siem­pre en­tra en jue­go. Afec­ta a la per­so­na, ha­ya cau­sa or­gá­ni­ca o no la ha­ya, in­sis­te es­ta ex­per­ta. Un es­ta­do de áni­mo de­pre­si­vo, una si­tua­ción es­tre­san­te o la an­sie­dad, son los tres fac­to­res men­ta­les prin­ci­pa­les que afec­tan en la con­sis­ten­cia de una erec­ción. En es­te sen­ti­do, Em­ma Ri­bas des­ta­ca la pre­sión del hom­bre so­bre sí mis­mo, la au­to­exi­gen­cia des­me­di­da, la pre­sión tam­bién de las mu­je­res ha­cia el hom­bre. “Hay mu­je­res que du­dan so­bre su ca­pa­ci­dad de atrac­ción si el hom­bre no tie­ne una erec­ción su­fi­cien­te­men­te con­sis­ten­te. Ellas se sien­ten res­pon­sa­bles. Y los hom­bres tam­bién se sien­ten res­pon­sa­bles. Po­de­mos crear un pro­ble­ma don­de no lo hay”. Son per­so­nas exi­gen­tes. Jo­sé Ma­ría Pomerol cuen­ta que “cuan­do ya se ha fra­ca­sa­do an­te­rior­men­te o se su­fre una si­tua­ción de es­trés por es­te mo­ti­vo, o se es­tá muy pen­dien­te de lo que su­ce­de­rá o no su­ce­de­rá la pró­xi­ma vez que in­ten­te te­ner ac­ti­vi­dad se­xual, el ce­re­bro li­be­ra una se­rie de neu­ro­trans­mi­so­res, al­gu­nos de los cua­les in­hi­ben la fun­ción se­xual”. El hom­bre no siem­pre es­tá dis­pues­to pa­ra el se­xo, al con­tra­rio de lo que se ha he­cho creer. Es un mi­to que ha­ce más mal que bien. In­clu­so la con­sis­ten­cia tam­bién pue­de va­riar du­ran­te el jue­go se­xual y eso no sig­ni­fi­ca su­frir una pa­to­lo­gía. Y el pa­so de los años pue­de ha­cer­lo más evi­den­te. “Es ob­vio que con la edad dis­mi­nu­ye la con­sis­ten­cia de la erec­ción”, co­men­ta Fer­nan­da Pe­ra­za. Tam­bién pue­de re­que­rir más tiem­po pa­ra ex­ci­tar­se y pa­ra eya­cu­lar. Los ex­per­tos no con­si­de­ran pa­to­ló­gi­cos es­tos cambios. “Pe­ro si con­si­de­ras que tie­nes un pro­ble­ma, ya lo es­tás te­nien­do por la in­cer­ti­dum­bre que te pro­du­ce. En­ton­ces me­jor ir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra sa­lir de du­das”, acla­ra Ri­bas. Por otra par­te, Iraia Le­kue, fi­sio­te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­da en fi­sio­se­xo­lo­gía, ex­pli­ca que la mus­cu­la­tu­ra se va de­bi­li­tan­do con el pa­so de los años. “Se pue­den rea­li­zar unos ejer­ci­cios con el sue­lo pél­vi­co en el que se tra­ba­jan prin­ci­pal­men­te dos múscu­los que in­ter­vie­nen en la fuer­za de la erec­ción. Aun­que no se re­cu­pe­re el 100% de la to­ni­ci­dad, los mo­vi­mien­tos pél­vi­cos ejer­ci­ta­rán la mus­cu­la­tu­ra y au­men­ta­rá el flu­jo san­guí­neo en la zo­na ge­ni­tal”. Es ló­gi­co no re­cu­pe­rar el vi­gor de un jo­ven de 20 años. En es­te sen­ti­do, una de las apues­tas de Em­ma Ri­bas es des­mi­ti­fi­car mu­chos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el dis­fru­te de la se­xua­li­dad y el en­ve­je­ci­mien­to aso­cia­dos a la erec­ción. “La edad es una opor­tu­ni­dad pa­ra ex­plo­rar y ex­pre­sar mu­chas otras ma­ne­ras de fo­men­tar el go­ce. Tan­to el hom­bre co­mo la mu­jer de­be­rían des­mi­ti­fi­car la pe­ne­tra­ción co­mo fuen­te úni­ca de pla­cer. Ayu­da­rá a re­ba­jar la an­gus­tia y la an­sie­dad cuan­do ha­ya momentos en que no pue­da rea­li­zar­se el coi­to. No pa­sa na­da por­que es­to su­ce­da en al­gu­nas oca­sio­nes La se­xua­li­dad tie­ne una di­men­sión mu­cho más ri­ca”. Se­gún el es­tu­dio EDEM (Epi­de­mio­lo­gía de la Dis­fun­ción Eréc­til Mas­cu­li­na), ca­si el 70% de los va­ro­nes en­tre 60 y 70 años no tie­nen pro­ble­mas de erec­ción. No hay pa­to­lo­gía. Pe­ro que no ha­ya pa­to­lo­gía no sig­ni­fi­ca que el cuer­po es­té siem­pre a pun­to. “El en­ve­je­ci­mien­to na­tu­ral ha­ce que cam­bie la res­pues­ta se­xual en el va­rón”. En es­te ca­so, tal vez me­jor no preo­cu­par­se tan­to si no se es­tá tan vi­go­ro­so. Una ac­ti­tud fle­xi­ble tam­bién es un va­lor va­ro­nil.

LA AN­SIE­DAD PRO­DU­CE ADRE­NA­LI­NA Y ES­TA IN­HI­BE LA RES­PUES­TA SE­XUAL PRO­BLE­MAS VAS­CU­LA­RES, DEL SIS­TE­MA NER­VIO­SO O CIER­TOS FÁR­MA­COS IN­FLU­YEN

Tex­to Jor­di Jar­que

Po­cas co­sas pue­den ero­sio­nar la au­to­es­ti­ma mas­cu­li­na co­mo las di­fi­cul­ta­des con la erec­ción. Pe­ro hay que dis­tin­guir en­tre cuan­do es un he­cho más o me­nos pun­tual o cuán­do exis­te un pro­ble­ma. Los es­pe­cia­lis­tas dis­tin­guen en­tre am­bos ca­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.