Ac­tua­li­za­cio­nes siem­pre a la úl­ti­ma

Hay que lle­var el or­de­na­dor (y de­más gad­gets) siem­pre a la úl­ti­ma. No es cues­tión de mo­da ni de ca­pri­cho, sino una de­ci­sión im­por­tan­te pa­ra que los apa­ra­tos fun­cio­nen bien y de­tec­ten po­si­bles vi­rus

La Vanguardia - ES - - SIPUEDES - Mi­guel Cahue in­fo@in­ter­ne­ten­ca­sa.net

¿Ac­tua­li­zar o no ac­tua­li­zar? El fun­cio­na­mien­to de nues­tros or­de­na­do­res de­pen­de en bue­na me­su­ra de las ver­sio­nes de soft­wa­re que des­car­gue­mos pa­ra re­no­var la ini­cial con la que el apa­ra­to ve­nía de se­rie. A con­ti­nua­ción una guía pa­ra sa­ber cuán­do hay que ha­cer­lo y cuán­do no. Or­de­na­do­res Ca­da vez con más fre­cuen­cia, ad­ver­ti­mos que cuan­do se cie­rra el or­de­na­dor el soft­wa­re nos mues­tra una pan­ta­lla que nos ad­vier­te de que es­tá ins­ta­lan­do ac­tua­li­za­cio­nes: la ma­yo­ría de pro­gra­mas re­quie­ren que lo ha­ga­mos. Hay que em­pe­zar ex­pli­can­do qué son las ac­tua­li­za­cio­nes, pa­ra qué sir­ven y, lo más im­por­tan­te, por qué hay que des­car­gar­las e ins­ta­lar­las. De ini­cio, evi­den­te­men­te, hay que te­ner una co­ne­xión a in­ter­net, y cuan­to me­jor sea es­ta, mas rá­pi­da­men­te se des­car­ga­rá. Un or­de­na­dor que no dis­pon­ga de in­ter­net se que­da vie­jo al mo­men­to por nue­vo que sea, ya que no ten­drá ac­ce­so a las ac­tua­li­za­cio­nes y eso le ha­ce vul­ne­ra­ble a un ataque de vi­rus si no dis­po­ne de un an­ti­vi­rus que es­té al día (el vi­rus po­dría pe­ne­trar por otras vías co­mo una me­mo­ria USB). Una ac­tua­li­za­ción no es más que, co­mo su nom­bre in­di­ca, una me­jo­ra del pro­gra­ma que ha desa­rro­lla­do el fa­bri­can­te y que aho­ra es­tá dis­po­ni­ble. No só­lo sir­ven pa­ra me­jo­rar la apli­ca­ción o apli­ca­cio­nes que de­pen­den de ella, sino que hay que ins­ta­lar­las por­que ha­rá que nues­tro equi­po y su sis­te­ma ope­ra­ti­vo en ge­ne­ral ten­gan un ma­yor ren­di­mien­to. En el ca­so de los an­ti­vi­rus, la ra­zón es ob­via: cuan­to más nue­va sea la ver­sión de la va­cu­na con­tra los nue­vos vi­rus, más fá­cil se­rá de­tec­tar­los y eli­mi­nar­los, y más pro­te­gi­do es­ta­rá el dis­po­si­ti­vo.

Win­dows tie­ne unas ac­tua­li­za­cio­nes que pue­den con­si­de­rar­se crí­ti­cas y otras que se con­si­de­ran más bien re­co­men­da­bles. Las pri­me­ras son im­pres­cin­di­bles; se des­car­gan y cuan­do el pro­ce­so ya se ha com­ple­ta­do, se­gún co­mo es­té con­fi­gu­ra­do el or­de­na­dor, se pre­gun­ta al usua­rio o se ins­ta­lan au­to­má­ti­ca­men­te. Las re­co­men­da­bles so­lo se ins­ta­lan si el usua­rio quie­re, es­tas úl­ti­mas son só­lo op­ta­ti­vas. Nor­mal­men­te lo que ocu­rre en cual­quier PC es que las ac­tua­li­za­cio­nes tie­nen pro­gra­ma­da una ho­ra de des­car­ga, y cuan­do lle­ga esa ho­ra se des­car­gan y una vez aca­ba el­pro­ce­so es­pe­ran a ser ins­ta­la­das. Si es­to úl­ti­mo no su­ce­de es cuan­do po­de­mos te­ner di­ver­sos pro­ble­mas, en­tre ellos que el equi­po pier­da re­cur­sos y em­pie­ce a ir más len­to de lo nor­mal. Tam­bien pue­de su­ce­der que si de­ja­mos de ha­cer ac­tua­li­za­cio­nes co­mo por ejem­plo la de ja­va no po­da­mos na­ve­gar co­rrec­ta­men­te por al­gu­nas pá­gi­nas web. En el te­ma de ac­tua­li­za­cio­nes lo me­jor se­ría que to­das es­tu­vie­sen con­fi­gu­ra­das de for­ma au­to­má­ti­ca ya que así el usua­rio no se ten­dría que de­ci­dir en­tre ins­ta­lar­las o no, y con­se­gui­ría, sin du­da al­gu­na, un ma­yor ren­di­mien­to del equi­po.

Di­cho es­to, pa­re­ce­rá que so­la­men­te aque­lla per­so­na que tie­ne un or­de­na­dor es­tá afec­ta­do por las ac­tua­li­za­cio­nes, pe­ro hoy en día no es así: des­de mó­vi­les pa­san­do por ta­ble­tas, GPS, con­so­las, te­le­vi­so­res, DVD lo re­quie­ren, y ca­da vez más apa­ra­tos ne­ce­si­ta­rán de in­ter­net en el fu­tu­ro pa­ra ac­tua­li­zar­se. Ha­ce años es­to era im­pen­sa­ble, pe­ro hay que pen­sar que ac­tual­men­te ya exis­ten in­clu­so elec­tro­do­més­ti­cos in­te­li­gen­tes que co­nec­ta­dos a in­ter­net se ac­tua­li­zan. ¿Pa­ra qué sir­ven es­tas ac­tua­li­za­cio­nes? Es muy sen­ci­llo. Hay que ir por par­tes, dis­po­si­ti­vo a dis­po­si­ti­vo. Hay que te­ner en cuen­ta que a ve­ces los usua­rios no de­tec­ta­mos la me­jo­ra de di­cha ac­tua­li­za­ción ya lo que se ha me­jo­ra­do con una nue­va ver­sión de soft­wa­re sim­ple­men­te no se uti­li­za. Mó­vi­les y ta­ble­tas Es­tos apa­ra­tos tie­nen va­rios ti­pos de ac­tua­li­za­cio­nes, por­que, al ser co­mo un mi­ni­or­de­na­dor, cuen­tan con un sis­te­ma que ha­ce fun­cio­nar el apa­ra­to y una se­rie de apli­ca­cio­nes. Por tan­to, tie­nen las ac­tua­li­za­cio­nes de firm­wa­re (pro­gra­ma que con­tro­la el hard­wa­re) y las ac­tua­li­za­cio­nes de las pro­pias apli­ca­cio­nes. Aquí to­das son igual de im­por­tan­tes y de­ben ins­ta­lar­se, por­que, en ca­so con­tra­rio, co­rre­mos el ries­go de que el dis­po­si­ti­vo no nos dé to­das las pres­ta­cio­nes que po­dría pro­por­cio­nar. GPS Ya sean los in­cor­po­ra­dos a nues­tro co­che o los que po­de­mos com­prar por se­pa­ra­do, los GPS tie­nen tam­bién dos ti­pos de ac­tua­li­za­cio­nes. En los pri­me­ros, se­rá la ca­sa don­de ven­die­ron el co­che quie­nes se en­car­guen de la ac­tua­li­za­ción. En el se­gun­do ca­so, la re­vi­sión se pue­de efec­tuar por in­ter­net. Allí po­de­mos en­con­trar des­de ver­sio­nes de firm­wa­re has­ta ver­sio­nes de ma­pas, por no ha­blar de ra­da­res y pun­tos de in­te­rés co­mo ga­so­li­ne­ras, et­cé­te­ra. Un in­for­má­ti­co ex­per­to o al­guien que in­ves­ti­gue bien po­dría con­tar con un GPS muy ac­tua­li­za­do ca­paz de sa­car el ma­yor par­ti­do. Las ac­tua­li­za­cio­nes de ma­pas son im­por­tan­tes ya que ca­da año hay ca­rre­te­ras nue­vas o cambios de nom­bre. Si no ac­tua­li­za­mos el GPS en vez de ser una ayu­da pue­de aca­bar sien­do un pro­ble­ma. Con­so­las Tie­nen unas de sis­te­ma o firm­wa­re. En la ma­yo­ría no hay ac­tua­li­za­cio­nes pro­pia­men­te di­chas sino par­tes del jue­go que só­lo se ac­ti­van si la con­so­la es­tá co­nec­ta­da a in­ter­net y el jue­go es ori­gi­nal. Te­le­vi­sio­nes y DVD En lo que res­pec­ta a las te­le­vi­sio­nes y a los DVD, las ac­tua­li­za­cio­nes son al­go muy nue­vo, y es­tán so­bre to­do di­ri­gi­das al firm­wa­re. Co­rri­gen fa­llos y per­mi­ten ver for­ma­tos de pe­lí­cu­las y ví­deos que an­tes no po­día­mos ver. Mac El or­de­na­dor de Ap­ple bus­ca y des­car­ga ac­tua­li­za­cio­nes au­to­má­ti­ca­men­te, sean de se­gu­ri­dad, apli­ca­cio­nes o pa­ra ins­ta­lar ar­chi­vos de da­tos del sis­te­ma. Mac per­mi­te la in­ter­co­ne­xión de apps con otros Mac, de ma­ne­ra que las com­pra­das en uno de sus or­de­na­do­res son des­car­ga­bles en otros de la mis­ma com­pa­ñía. Pa­ra ello, el usua­rio de­be ini­ciar se­sión con una cuen­ta de ad­mi­nis­tra­dor. To­das es­tas op­cio­nes es­tán dis­po­ni­bles ac­ti­van­do las ca­si­llas co­rres­pon­dien­tes. Ap­ple tam­bién pro­por­cio­na ac­tua­li­za­cio­nes de iPho­ne OS a tra­vés de iTu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.