EL BLOC DE CH­RIS LAN­DRETH

El ga­na­dor de un Os­car al me­jor cor­to ani­ma­do di­bu­ja ros­tros hu­ma­nos que re­fle­jan nues­tros sen­ti­mien­tos

La Vanguardia - ES - - SIPUEDES - Tex­to Ál­va­ro Palomo Fo­tos Maite Cruz

Ch­ris Lan­dreth, es­pe­cia­lis­ta en ani­ma­ción por or­de­na­dor, tra­za sus ideas en el sket­chbook o bloc de di­bu­jo. Lo ha­ce en for­ma de ros­tros que ex­plo­ran la fuer­za de los sen­ti­mien­tos. Ejem­plo es el de la fo­to­gra­fía. “Di­bu­jar ca­ras es di­bu­jar la vi­da, y de és­tas sur­gen gran­des ideas”, afir­ma. Unas ideas que adap­ta a sus cor­to­me­tra­jes, des­de The End (1995) has­ta Sub­cons­cious Pass­word (2013), el más re­cien­te. Aun así, “to­do em­pie­za en las pá­gi­nas, na­da por or­de­na­dor”, ex­pli­ca. Una mi­na, una hoja en blan­co e infinitas po­si­bi­li­da­des. En­tien­de las ca­ras a mo­do de vál­vu­las por las que se es­ca­pan los sen­ti­mien­tos, co­mo el “la­do en la som­bra que to­dos te­ne­mos”, co­men­ta el ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se. Uti­li­za la in­tros­pec­ción pa­ra su­mer­gir­se en es­ta ca­ra B, lo hi­zo en Ryan (2004) y le va­lió el Os­car de la Aca­de­mia. Pa­ra con­se­guir­lo en el bloc, se ob­ce­ca en “di­bu­jar con más rea­lis­mo las ex­pre­sio­nes hu­ma­nas”. A es­te rea­lis­mo le aña­de psi­co­de­lia y de la mez­cla apa­re­ce el psi­co­rea­lis­mo, la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de su obra. Es­ta cua­li­dad le per­mi­te na­rrar las vi­ci­si­tu­des del in­cons­cien­te, tan in­son­da­ble que a me­nu­do re­quie­re la ayu­da del es­cri­tor. “Hay co­sas que pue­des ex­pre­sar me­jor di­bu­jan­do que es­cri­bien­do y vi­ce­ver­sa”, ar­gu­men­ta. El binomio Lan­dreth-cua­derno na­ció cuan­do el ani­ma­dor te­nía cin­co años. Des­de en­ton­ces, nun­ca se ha se­pa­ra­do de uno. “Pre­fie­ro di­bu­jar a ha­cer un cor­to”, confiesa, aun­que la­men­ta de­di­car­le po­co tiem­po, só­lo los in­ter­lu­dios en­tre pe­lí­cu­las. Se con­si­de­ra un ar­tis­ta con­tra­cul­tu­ral, igual que sus in­fluen­cias en el cam­po li­te­ra­rio, la Beat Ge­ne­ra­tion con Wi­lliam Bu­rroughs a la ca­be­za. A su jui­cio, ser ar­tis­ta es con­vi­vir con la am­bi­va­len­cia. “Es lo me­jor y lo peor que pue­des ser”, sos­tie­ne. Sin em­bar­go, rein­ven­ta su acep­ción. “Ar­tis­ta es to­do aquel va­lien­te que to­me par­te de su tiem­po pa­ra di­bu­jar”, opi­na. Un sig­ni­fi­ca­do que abra­za a to­dos los que uti­li­zan el di­bu­jo co­mo fuen­te inago­ta­ble de crea­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.