EL MURO Y EL MAR

Los bal­nea­rios y los pa­seos a la ori­lla del mar se unen bajo la ele­gan­cia cán­ta­bra. Con las es­pal­das cu­bier­tas por el par­que de Pe­ña Ca­bar­ga, San­tan­der y al­re­de­do­res ofre­cen pla­ya y mon­ta­ña en un es­pa­cio de po­cos ki­ló­me­tros

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Los tra­ta­mien­tos ter­ma­les siem­pre han go­za­do de bue­na pren­sa, bien sea por sus ver­da­de­ras vir­tu­des cu­ra­ti­vas, o bien por el efec­to pla­ce­bo que, por un es­pa­cio de tiem­po li­mi­ta­do, nos ha­ce sen­tir co­mo si es­tu­vié­ra­mos de vuel­ta en el vien­tre de nues­tra ma­dre. En la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, mu­chas de las ins­ta­la­cio­nes más añe­jas del sec­tor se en­cuen­tran en el nor­te, don­de el vien­to del Can­tá­bri­co o del Atlán­ti­co nos gol­pea en la ca­ra. Es allí don­de en el pe­río­do de la Res­tau­ra­ción, ha­cia fi­na­les del si­glo XIX, los bal­nea­rios se con­vir­tie­ron en los gran­des cen­tros de ocio de la bien con­so­li­da­da bur­gue­sía lo­cal. Y jun­to a ellos, se cons­tru­ye­ron tam­bién los pri­me­ros gran­des ho­te­les, siem­pre ve­ci­nos a un ma­nan­tial cé­le­bre por sus pro­pie­da­des. La sen­sa­ción de lu­jo era to­tal, pues­to que en aque­lla épo­ca era ra­ro go­zar de cuar­to de ba­ño con agua co­rrien­te en ca­sa. Hoy, mu­chos de aque­llos es­ta­ble­ci­mien­tos han per­di­do el brillo, mien­tras otros van re­cu­pe­rán­do­lo, co­mo el muy clá­si­co Gran Ho­tel Bal­nea­rio de So­la­res, si­tua­do a po­ca dis­tan­cia de San­tan­der y du­ran­te mu­cho tiem­po re­fe­ren­cia inex­cu­sa­ble en la ma­te­ria. El es­ta­ble­ci­mien­to be­be las aguas del ma­nan­tial de Fuen­ca­lien­te, que de­be su cau­dal al ma­ci­zo de Pe­ña Ca­bar­ga y su par­que na­tu­ral. La reserva cons­ti­tu­ye un fan­tás­ti­co mi­ra­dor so­bre la bahía de San­tan­der, a pe­sar de que su pun­to más al­to só­lo al­can­za los 568 me­tros. El ca­mino más sen­ci­llo ha­cia la cumbre pa­sa a tra­vés de la lo­ca­li­dad de He­ras. Lue­go, a só­lo 15 mi­nu­tos ha­cia el su­r­oes­te, sa­lien­do del par­que se en­cuen­tra Puen­te Vies­go. La po­bla­ción tam­bién es bien co­no­ci­da por su bal­nea­rio, ade­más de por su cue­va del Cas­ti­llo, una oque­dad en las pa­re­des de pie­dra ca­li­za que la ro­dean don­de el hom­bre pa­leo­lí­ti­co de­jó su ras­tro en for­ma de pin­tu­ras. Puen­te Vies­go sir­ve de puer­ta de en­tra­da al va­lle del Pas, uno de aque­llos es­pa­cios an­cla­dos en el tiem­po don­de to­da­vía se prac­ti­ca la tras­hu­man­cia. Si en lu­gar de re­cias ca­so­nas que­re­mos ver ani­ma­les de los cin­co con­ti­nen­tes en se­mi­li­ber­tad, es­ta­mos de suer­te, por­que en la ca­ra sur de Pe­ña Ca­bar­ga se ubi­ca el par­que de la na­tu­ra­le­za de Ca­bár­ceno. Con­ce­bi­do co­mo un pro­yec­to de re­cu­pe­ra­ción me­dioam­bien­tal que pre­ten­día bo­rrar la hue­lla de si­glos de ex­trac­ción de mi­ne­ral de hie­rro en la re­gión, hoy es una cu­rio­sa mez­cla de zoo­ló­gi­co y reserva, don­de los ani­ma­les va­gan a sus an­chas. Aquí no fal­tan el ca­ba­llo español, el oso pardo o el lo­bo ibé­ri­co, pe­ro tam­bién la cebra Grevy, la ji­ra­fa o el ele­fan­te afri­cano. Y ya que es­tá a só­lo 17 km de San­tan­der, tal vez nos ape­tez­ca con­cluir la jor­na­da de un mo­do más ur­bano, qui­zá dan­do una vuel­ta por el pa­seo de Pe­re­da –don­de

se reúnen al­gu­nos de los edi­fi­cios de in­dia­nos más ele­gan­tes de la ciu­dad– o acer­cán­do­nos a la ca­te­dral del si­glo XV, uno de los po­cos edi­fi­cios que es­ca­pa­ron a los gran­des in­cen­dios que de­vas­ta­ron San­tan­der a fi­na­les del si­glo XIX y en 1941. En to­do ca­so, el fue­go se­ría la ex­cu­sa pa­ra ha­cer­la re­su­ci­tar con aires más mo­der­nos, pe­ro siem­pre se­ño­ria­les. Y si des­de Pe­ña Ca­bar­ga ya ha­bía­mos otea­do la bahía en el ho­ri­zon­te, aho­ra lle­ga el mo­men­to de dis­fru­tar­la en un lar­go pa­seo que trans­cu­rra jun­to a la fa­mo­sa pla­ya del Sar­di­ne­ro y la ave­ni­da de la Rei­na Vic­to­ria has­ta la pe­nín­su­la de la Mag­da­le­na. Así se lle­ga al an­ti­guo puer­to pes­que­ro, Puer­to Chi­co, hoy trans­for­ma­do en mue­lle de­por­ti­vo. De es­ta for­ma, se per­ci­be con na­tu­ra­li­dad que es­ta par­te de Can­ta­bria que pi­vo­ta al­re­de­dor de San­tan­der es mar y es mon­ta­ña, es ciu­dad y es na­tu­ra­le­za, am­bas uni­das en una es­tre­cha fran­ja de tie­rra.

Arri­ba, el mar can­tá­bri­co ori­lla en So­to de la Ma­ri­na, cer­ca de San­tan­der

1 En la Cos­ta Que­bra­da, en el área de San­tan­der, pa­re­cen en­fren­tar­se el mar y la tie­rra

2 El par­que na­tu­ral Ma­ci­zo de Pe­ña Ca­bar­ga se al­za y se ex­tien­de so­bre las es­pal­das de San­tan­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.