BAÑOS DE SA­LUD

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mayte Rius

cuá­les son sus con­tra­in­di­ca­cio­nes; pe­ro en el spa es dis­tin­to, por­que lo que se bus­ca es un ocio lú­di­co y a ve­ces no se tie­ne en cuen­ta que los con­tras­tes tér­mi­cos del agua o el he­cho de te­ner al­gu­na en­fer­me­dad de la piel exi­gen un con­trol”, aler­ta Pé­rez. Y lla­ma la aten­ción so­bre el he­cho de que mu­chos usua­rios uti­li­zan el cir­cui­to de spa a su an­to­jo, en fun­ción de sus pre­fe­ren­cias o de las sen­sa­cio­nes que les re­sul­tan más pla­cen­te­ras, y no tie­nen en cuen­ta las in­di­ca­cio­nes que ha­ce el centro pa­ra que la es­tan­cia re­sul­te be­ne­fi­cio­sa. “El cir­cui­to de un spa es­tá pen­sa­do pa­ra apro­ve­char las ven­ta­jas del agua cuan­do se em­plean bien el con­tras­te de tem­pe­ra­tu­ras, la pre­sión de los cho­rros, la du­ra­ción de las du­chas… Y es im­por­tan­te que se ha­ga de for­ma con­tro­la­da”, co­men­ta. Los mé­di­cos ad­vier­ten que las per­so­nas con pa­to­lo­gías car­dia­cas y re­na­les han de te­ner cui­da­do con el agua ca­lien­te o con los cambios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra que se pro­du­cen cuan­do se al­ter­nan pis­ci­nas o du­chas a di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras. “En el agua el me­ta­bo­lis­mo se ace­le­ra, el co­ra­zón se di­la­ta y tie­ne que tra­ba­jar más, lo mis­mo que el ri­ñón”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ce­ba­llos. Tam­po­co se acon­se­ja uti­li­zar un spa o un bal­nea­rio en los seis me­ses si­guien­tes a su­frir un ic­tus o ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar, cuan­do se tie­ne fie­bre, gri­pe u otra en­fer­me­dad agu­da, bron­qui­tis crónica o se es­tá en tra­ta­mien­to por cán­cer. “A ve­ces se reserva el tra­ta­mien­to con mu­cha an­te­la­ción y el día en cues­tión la per­so­na tie­ne fie­bre pe­ro, pa­ra no per­der la reserva, si­gue ade­lan­te con su plan de ter­ma­lis­mo, y eso no es bueno; co­mo tam­po­co lo es si se es­tá en tra­ta­mien­to con qui­mio­te­ra­pia o ra­dio­te­ra­pia, por­que la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta del or­ga­nis­mo es me­nor y la sen­sa­ción de can­san­cio ge­ne­ral se va a agu­di­zar”, ad­vier­te San Jo­sé. Y agre­ga que cuan­do se eli­ge un tra­ta­mien­to termal pa­ra re­la­jar­se lo más efec­ti­vo sue­len ser las téc­ni­cas ca­lien­tes, y mu­chas per­so­nas re­cu­rren a la sau­na o las es­tu­fas hú­me­das que hay en mu­chos bal­nea­rios, pe­ro de­be­rían abs­te­ner­se de ellas aque­llas per­so­nas que ten­gan la ten­sión ar­te­rial des­equi­li­bra­da. En cam­bio, ase­gu­ra que, a pe­sar de la creen­cia po­pu­lar, es­tos baños de va­por no es­tán des­acon­se­ja­dos pa­ra quie­nes tie­nen va­ri­ces sal­vo que ten­gan tam­bién ede­mas en las pier­nas, si bien en es­te úl­ti­mo ca­so pue­den rea­li­zar otros tra­ta­mien­tos ter­ma­les co­mo du­chas lum­ba­res, cer­vi­ca­les, baños de lo­do… De ahí que tan­to Ce­ba­llos co­mo San Jo­sé en­fa­ti­cen la ven­ta­ja de acu­dir a bal­nea­rios don­de se pa­se un pe­que­ño con­trol mé­di­co an­tes de cual­quier ac­ti­vi­dad termal pa­ra ase­gu­rar­se de que no es­tá con­tra­in­di­ca­da o co­no­cer las op­cio­nes más in­di­ca­das pa­ra ca­da per­so­na. “Aun­que uno va­ya con la úni­ca in­ten­ción de pa­sar un fin de se­ma­na de re­lax no de­be to­mar­se mal la exi­gen­cia de pa­sar por la vi­si­ta del mé­di­co an­tes de ba­jar a las ter­mas, por­que así po­drá sa­ber qué baños se pue­de dar, con qué du­ra­ción, a qué tem­pe­ra­tu­ra o si las aguas son o no idó­neas da­das sus cir­cuns­tan­cias con­cre­tas”, ex­pli­ca Ce­ba­llos. Y po­ne co­mo ejem­plo las per­so­nas reu­má­ti­cas o con pro­ble­mas de piel, que a me­nu­do acu­den con­ven­ci­das de que su do­len­cia se ve­rá ali­via­da por las aguas ter­ma­les, pe­ro eso só­lo es así

EL AGUA DEL BAL­NEA­RIO ES MI­NE­RO­ME­DI­CI­NAL; LA DEL SPA, DEL GRIFO

si no es­tán en una fa­se agu­da de la en­fer­me­dad y en fun­ción del ti­po de agua que ten­ga el bal­nea­rio. “Si al­guien es­tá en mi­tad de un pro­ce­so de ec­ze­ma o pso­ria­sis, el ca­lor aún irri­ta­rá más ese pro­ce­so”, ad­vier­te Ma­ra­ver. Por­que cuan­do se tie­nen do­len­cias con­cre­tas es fun­da­men­tal in­for­mar­se del ti­po de agua más apro­pia­do pa­ra ellas (véa­se in­for­ma­ción de apo­yo) y ele­gir un bal­nea­rio vin­cu­la­do a un ma­nan­tial de ese ti­po. Ce­ba­llos apun­ta que pa­ra las per­so­nas con afec­cio­nes vas­cu­la­res son me­jor las aguas car­bo­ga­seo­sas, mien­tras que quie­nes tie­nen pso­ria­sis me­jo­ran más con las aguas sul­fu­ra­das, que con­tie­nen azu­fre. Y el doc­tor San Jo­sé des­ta­ca que las aguas clo­ru­ra­das y cál­ci­cas tie­nen ma­yor ac­ción se­dan­te so­bre el do­lor ar­ti­cu­lar reu­má­ti­co. De to­dos mo­dos, los ex­per­tos ex­pli­can que cuan­do se tra­ta de tra­ta­mien­tos ter­ma­les ba­sa­dos en baños o du­chas la com­po­si­ción de las aguas cuen­ta me­nos que cuan­do se ad­mi­nis­tran por vía oral o via at­miá­tri­ca (por las vías res­pi­ra­to­rias), por­que gran par­te de los be­ne­fi­cios de los baños se de­ri­van de los efec­tos me­cá­ni­cos de la flo­ta­ción y de la tem­pe­ra­tu­ra. Al flo­tar la per­so­na ali­ge­ra su pe­so y ga­na li­ber­tad de mo­vi­mien­to con me­nos es­fuer­zo y do­lor, al tiem­po que la pre­sión hi­dros­tá­ti­ca fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción san­guí­nea de re­torno, mien­tras que la po­ten­cia de los cho­rros per­mi­te des­con­trac­tu­rar la mus­cu­la­tu­ra o ac­ti­var la cir­cu­la­ción. Y la tem­pe­ra­tu­ra, si es ele­va­da, pro­vo­ca efec­tos va­so­di­la­ta­do­res, anal­gé­si­cos, se­dan­tes y re­la­jan­tes; mien­tras que si es ba­ja pro­du­ce va­so­cons­tric­ción y sen­sa­ción de es­tí­mu­lo. “Lo be­ne­fi­cio­so del agua es tra­ba­jar con la tem­pe­ra­tu­ra, con la pre­sión a la que se apli­ca y con el tiem­po du­ran­te el cual se apli­ca la téc­ni­ca”, re­su­me la doc­to­ra Ce­ba­llos. Y en­fa­ti­za que prác­ti­ca­men­te cual­quier ti­po de agua termal, bien apli­ca­da, ayu­da mu­chí­si­mo en do­len­cias de ti­po neu­ro­ló­gi­co, co­mo el Par­kin­son, he­mi­ple­jías (una vez su­pe­ra­da la fa­se agu­da del ic­tus y trans­cu­rri­do un mí­ni­mo de seis me­ses), se­cue­las de la po­lio­mie­li­tis o mio­pa­tías (en­fer­me­da­des de los múscu­los). Pe­ro los be­ne­fi­cios in­dis­cu­ti­bles de las aguas ter­ma­les no im­pi­den que al­gu­nas per­so­nas re­ce­len del uso de bal­nea­rios y spas por te­mor al con­ta­gio de en­fer­me­da­des. Las con­di­cio­nes de hu­me­dad, al­tas tem­pe­ra­tu­ras y sus­tra­tos que se dan en es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos ha­cen que se vean co­mo lu­ga­res pro­cli­ves a los mi­cro­or­ga­nis­mos. Sin em­bar­go, los mé­di­cos ase­gu­ran que es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos es­tán muy con­tro­la­dos, dis­po­nen de pla­nes de pre­ven­ción de le­gio­ne­la y las aguas de las pis­ci­nas co­lec­ti­vas es­tán de­sin­fec­ta­das. El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Well­ness Spa pre­ci­sa que la se­gu­ri­dad sa­ni­ta­ria es muy al­ta por­que a las me­di­das ac­ti­vas de clo­ra­ción, de­pu­ra­ción y de­sin­fec­ción de las ins­ta­la­cio­nes se aña­den en mu­chos cen­tros otras me­di­das pa­si­vas de pro­tec­ción, co­mo exi­gir el uso de go­rro y de chan­clas o pa­tu­cos es­pe­cí­fi­cos y úni­cos pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to u obli­gar a pa­sar por la ducha an­tes de en­trar a los baños. “El por­cen­ta­je de con­ta­gio es real­men­te in­sig­ni­fi­can­te si el centro si­gue las nor­mas es­ta­ble­ci­das”, con­clu­ye Pé­rez.

NEUS CA­RRE­RAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.