Ele­men­tos a te­ner en cuen­ta

La Vanguardia - ES - - SIPUEDES -

Con­se­cuen­cias le­ga­les

Fin­gir la muer­te o un se­cues­tro vul­ne­ra la ley. Si al fi­nal le en­con­tra­ran, po­dría ser impu­tado o te­ner que cos­tear los gas­tos de la búsqueda.

La so­le­dad

Si su sue­ño es des­apa­re­cer jun­to a su aman­te, se du­pli­ca­rá la búsqueda. Si se va con un me­nor, pue­de ser acu­sa­do de un de­li­to gra­ve

Pien­se en quién le pue­de bus­car

La po­li­cía tie­ne mu­chos ins­tru­men­tos. Los par­ti­cu­la­res con di­ne­ro tie­nen mu­chos me­dios

El pe­so de los re­cuer­dos

Las fo­tos, el co­che y las tar­je­tas di­cen mu­cho de al­guien. Me­jor no lle­var re­cuer­dos con­si­go: po­drían in­du­cir­le a vol­ver o a trai­cio­nar­se

In­ter­net no ol­vi­da

Por mu­cho que bo­rre per­fi­les y aun­que de­ci­da for­ma­tear el or­de­na­dor o eli­mi­nar­lo, pue­den per­ma­ne­cer hue­llas di­gi­ta­les en ser­vi­do­res

El ban­co to­do lo ve

La tar­je­ta de cré­di­to fa­ci­li­ta el pa­ra­de­ro, el cash no. Cui­da­do: de­jar a los fa­mi­lia­res sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos pue­de in­frin­gir la ley

Ano­ni­ma­to

En el lu­gar de des­tino, uti­li­ce trans­por­te pú­bli­co. Así no se­rá ne­ce­sa­rio sa­car­se un car­net de con­du­cir pa­ra vehícu­lo pro­pio

Dis­cre­ción

Me­jor no co­men­tar el pro­yec­to con na­die. No obs­tan­te, los cri­mi­na­les sí que cuen­tan con una ba­se de fie­les que les pro­te­gen

Pre­vi­sión

Or­ga­ni­zar con an­te­la­ción y pen­sar en el lar­go pla­zo. ¿Se ha pre­gun­ta­do de qué va a vi­vir una vez se ha­ya ins­ta­la­do en el lu­gar de des­tino?

Ojo con las mul­tas

Se han da­do ca­so de per­so­nas fu­gi­ti­vas que han si­do lo­ca­li­za­dos por una mul­ta de trá­fi­co, que da pis­tas so­bre pa­ra­de­ro e iden­ti­dad

Siem­pre el DNI

En Es­pa­ña so­li­ci­tan un DNI pa­ra mu­chos trá­mi­tes. En al­gu­nos paí­ses, sin em­bar­go, no exis­te es­te do­cu­men­to ni lo pi­den

Co­mu­ni­car­se

Cual­quier lla­ma­da te­le­fó­ni­ca pue­de ser de­tec­ta­da gra­cias a los re­pe­ti­do­res. Ca­da vez que co­ge el te­lé­fono, el co­rreo elec­tró­ni­co, el GPS...

Há­bi­tos

Los de­lin­cuen­tes op­tan por cam­biar su es­ti­lo de vi­da: pei­na­do, for­ma de ves­tir, há­bi­tos, cos­tum­bres y afi­cio­nes. Co­mo si fue­ran otra per­so­na

Alo­jar­se

Ins­ta­lar­se en un ho­tel o al­qui­lar un pi­so exi­gi­rá dar in­for­ma­ción per­so­nal. Com­prar un co­che, tam­bién. A no ser que quie­ra ser un er­mi­ta­ño...

Caer en la ten­ta­ción

Una des­apa­ri­ción con éxi­to es la que es pa­ra siem­pre. Al­gu­nas hui­das ter­mi­na­ron por­que el bus­ca­do no pu­do re­sis­tir y lla­mó a ca­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.