En jue­go

La Vanguardia - ES - - ED - ORIOL RIPOLL es@la­van­guar­dia.es Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Ha­lley, el co­me­ta que lle­va su nom­bre, en­tre dos y cua­tro ju­ga­do­res. Otra cen­te­llean­te pro­pues­ta lú­di­ca de Oriol Ripoll

A prin­ci­pios del si­glo XVIII el as­tró­no­mo in­glés Ed­mond Ha­lley anun­ció que en 1759 vol­ve­ría a ser vi­si­ble un co­me­ta que ya ha­bía si­do ob­ser­va­do por otros cien­tí­fi­cos a lo lar­go de la his­to­ria. Él no vi­vió pa­ra com­pro­bar­lo, mu­rió en 1742, pe­ro la lle­ga­da del co­me­ta que ha aca­ba­do lle­van­do su nom­bre pro­du­jo mu­cha ex­pec­ta­ción en­tre la po­bla­ción de la épo­ca. Por es­te mo­ti­vo un jue­go muy po­pu­lar co­no­ci­do co­mo manilla cam­bió de nom­bre y des­de 1773 ya apa­re­ce con el nom­bre de co­me­ta en el li­bro Aca­dé­mie uni­ver­se­lle des jeux . En el co­me­ta pue­den ju­gar de dos a cua­tro ju­ga­do­res. Se ne­ce­si­tan dos ba­ra­jas de pó­quer. Se sa­can los ases y los co­mo­di­nes y se for­man dos pi­las, una con to­das las car­tas ro­jas y la otra con las ne­gras. Una car­ta ne­gra con un 9 se de­ja en la pi­la de las ro­jas y una ro­ja

IM­PAC­TÓ TAN­TO LA PRE­DIC­CIÓN DE HA­LLEY QUE UN PO­PU­LAR JUE­GO PA­SÓ A LLA­MAR­SE

CO­ME­TA

con un 9 en la de las ne­gras. Se jue­ga só­lo con una de las pi­las (la otra pue­de que­dar­se pa­ra que jue­gue otro gru­po) que es­tá for­ma­da por 48 car­tas del mis­mo co­lor y un 9 de un co­lor di­fe­ren­te, el co­me­ta. Las car­tas es­tán or­de­na­dos de for­ma que la car­ta más va­lio­sa es el rey y la de me­nos va­lor el 2. El 9 de co­lor di­fe­ren­te es un co­mo­dín. Si par­ti­ci­pan dos ju­ga­do­res se re­par­ten 18 car­tas a ca­da uno, si hay tres ju­ga­do­res, ca­da uno re­ci­be do­ce, cua­tro ju­ga­do­res re­ci­ben diez car­tas ca­da uno y cin­co ju­ga­do­res re­ci­ben nue­ve car­tas. Las car­tas que han so­bra­do se de­jan bo­ca aba­jo. El ju­ga­dor que co­mien­za de­ja en el centro de la me­sa y bo­ca arri­ba una se­rie de car­tas con nú­me­ros con­se­cu­ti­vos y anun­cia los nú­me­ros que ha ju­ga­do en voz al­ta (por ejem­plo 5, 6 y 7). El si­guien­te ju­ga­dor es­tá obli­ga­do a con­ti­nuar la se­rie a par­tir del úl­ti­mo nú­me­ro, en nues­tro ca­so de­be­ría ti­rar un 8. Si no pue­de ha­cer­lo ten­drá que pa­sar y el si­guien­te ju­ga­dor vol­ve­rá a em­pe­zar una se­rie por el nú­me­ro que desee. Co­mo el rey es la car­ta más al­ta, el si­guien­te ju­ga­dor siem­pre es­ta­rá obli­ga­do a pa­sar. Si un ju­ga­dor tie­ne cua­tro car­tas del mis­mo nú­me­ro o tres 9, pue­de ti­rar­las si­mul­tá­nea­men­te co­mo si fue­ran la mis­ma car­ta. Es de­cir que un ju­ga­dor po­dría for­mar una se­rie con 2, 2, 2, 2, 3, 4. La par­ti­da ter­mi­na cuan­do un ju­ga­dor se ha des­he­cho de to­das las car­tas que te­nía. El ga­na­dor se apun­ta el to­tal de pun­tos que que­dan en la mano de sus opo­nen­tes: ca­da fi­gu­ra (J, Q, K) va­le 10 pun­tos y el res­to de car­tas tan­tos pun­tos co­mo su va­lor no­mi­nal. Si un ju­ga­dor se des­ha­ce de sus car­tas mien­tras un ju­ga­dor to­da­vía tie­ne el co­me­ta, do­bla la pun­tua­ción, si la úl­ti­ma car­ta que ti­ra el ju­ga­dor que ga­na es el co­me­ta tam­bién do­bla la pun­tua­ción y si lo ha­ce con un va­lor de 9 mul­ti­pli­ca por cua­tro los pun­tos con­se­gui­dos. Tam­bién se pue­de ju­gar apos­tan­do. La me­cá­ni­ca es la mis­ma pe­ro al ini­cio de la par­ti­da los ju­ga­do­res de­po­si­tan una fi­cha en el centro de la me­sa. El ju­ga­dor que jue­ga el co­me­ta re­ci­be dos fi­chas de los otros ju­ga­do­res y quien jue­ga un rey re­ci­be una fi­cha de ca­da uno de sus ad­ver­sa­rios. En es­ta ver­sión no se pun­túa, quien aca­be la par­ti­da se que­da to­das las fi­chas del centro de la me­sa y dos fi­chas de quien ten­ga el co­me­ta en las ma­nos y una de quien ten­ga un rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.