Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Ese mal humor... Ra­mi­ro Ca­lle da con­se­jos so­bre co­mo mo do­mar­lo y có­mo evi­tar los sen­ti­mien­tos tó­xi­cos

PRE­GUN­TA | Me lla­mo Al­ber­to y ten­go 56 años, con un buen tra­ba­jo y una fa­mi­lia en­tra­ña­ble. Pe­ro ten­go un pro­ble­ma, soy una per­so­na irri­ta­ble e ira­cun­da, qui­zá por mi sus­cep­ti­bi­li­dad. A ve­ces me pue­do con­tro­lar; otras, es mi mu­jer, mis hi­jos y las per­so­nas más cer­ca­nas las que pa­gan los pla­tos ro­tos. Lue­go me arre­pien­to y me sien­to aver­gon­za­do. Yo creo que ya es al­go cró­ni­co. Mi mu­jer me ha di­cho que le con­sul­te y me he ani­ma­do a ello, en es­tos ca­sos siem­pre vie­ne bien la ayu­da de al­guien pa­ra orien­tar­nos. Ten­go un buen co­ra­zón y ayu­do a los de­más en cuan­to me lo pi­den, pe­ro ten­go mal ge­nio, so­bre to­do cuan­do sien­to que me lle­van la con­tra­ria, me des­pre­cian o des­con­si­de­ran. ¿Tie­ne arreglo? Us­ted, con tan­ta ex­pe­rien­cia, se ha­brá en­con­tra­do con ca­sos así, ¿ver­dad? Gra­cias por su aten­ción, es­pe­ro su res­pues­ta con im­pa­cien­cia. Sa­lu­dos cor­dia­les.

LA MA­DU­REZ DEL ADUL­TO RE­SI­DE EN NO DE­JAR­SE LLE­VAR POR LAS EMO­CIO­NES TÓ­XI­CAS Y VE­NE­NO­SAS

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Al­ber­to, no es que va­ya a echar­te una ca­ri­ño­sa re­ga­ñi­na, pe­ro te di­ré al­gu­nas co­sas con cla­ri­dad pa­ra que te pue­dan ayu­dar, pues es lo que pre­ten­de es­ta sec­ción. Es una ayu­da pa­ra to­dos los lec­to­res, por­que to­dos com­par­ti­mos mu­chos es­pa­cios psi­co­ló­gi­cos. Va­mos a ver, no de­be­ría­mos ser co­mo los ni­ños que se sien­ten agra­via­dos u ofen­di­dos y se de­jan ga­nar por la ira cuan­do al­guien les lle­va la con­tra­ria. El adul­to de­be apren­der a no es­tar tan pen­dien­te de si nos con­si­de­ran o nos des­con­si­de­ran, si nos dan la ra­zón o nos lle­van la con­tra­ria, si nos aprue­ban o nos desaprue­ban. Te­ne­mos que ma­du­rar, su­pe­rar ca­ren­cias emo­cio­na­les y no es­tar tan pen­dien­tes de esas co­sas. En su­ma, no de­be­mos sen­tir­nos tan im­por­tan­tes co­mo pa­ra ofen­der­nos por to­do y reac­cio­nar con irri­ta­bi­li­dad o ira. Sí, las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas ter­mi­nan por ha­cer­se cró­ni­cas y con­di­cio­nar la per­so­na­li­dad. Si una per­so­na ali­men­ta los ce­los, su per­so­na­li­dad se tor­na ce­lo­sa; otra en­vi­dio­sa o irascible, et­cé­te­ra. Es­tas emo­cio­nes no­ci­vas ter­mi­nan por im­preg­nar los pen­sa­mien­tos, las pa­la­bras y los ac­tos, y por eso re­sul­tan su­ma­men­te tó­xi­cas o ve­ne­no­sas. ¡Qué po­co ca­ri­ta­ti­vos so­mos con no­so­tros mis­mos! Es co­mo si an­te no­so­tros hu­bie­ra ali­men­tos sa­nos y ve­ne­no­sos, e in­gi­rié­ra­mos ne­cia­men­te es­tos úl­ti­mos. Tra­ta de re­edu­car­te pa­ra no reac­cio­nar con irri­ta­bi­li­dad e ira. Es­ta­te aten­to y vi­gí­la­te. Cuan­do no­tes que al­go te des­pier­ta una emo­ción ne­ga­ti­va, tra­ta de se­pa­rar­te in­te­rior­men­te de ella y de­jar­la pa­sar, co­mo al que le lan­zan un cu­chi­llo y lo es­qui­va. No te de­jes iden­ti­fi­car y atra­par por tu reac­ción, que ya se ha vuel­to tan me­cá­ni­ca que te to­ma a tu pe­sar. Aho­ra, con aten­ción y es­fuer­zo, ves des­pro­gra­mán­do­la. Has apren­di­do una con­duc­ta de ira y aho­ra tie­nes que des­apren­der­la. No es fá­cil, pe­ro des­de lue­go sí es po­si­ble. Tam­bién te­ne­mos que apren­der a com­ba­tir la ira me­dian­te sus an­tí­do­tos, que son la com­pren­sión, la to­le­ran­cia, la ecua­ni­mi­dad y la com­pa­sión. De­be­mos es­for­zar­nos pa­ra no per­mi­tir­nos emo­cio­nes tó­xi­cas que nos en­ve­ne­nan a no­so­tros y a los de­más, y que ade­más ter­mi­nan por mi­nar las re­la­cio­nes hu­ma­nas. La ira es fea, in­clu­so nos da­ña fí­si­ca­men­te y nos des­ar­mo­ni­za. Apren­de a ver ve­nir esa ola y a de­jar­la pa­sar sin que te arro­lle.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.