¿Es po­si­ble des­apa­re­cer?

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

No es im­po­si­ble, pe­ro las nue­vas tec­no­lo­gías lo po­nen muy di­fí­cil. Pe­ro si quie­re, ex­pli­ca­mos có­mo

Con­fíe­se­lo: us­ted tam­bién. Sí, us­ted tam­bién, co­mo to­dos (o ca­si to­dos), en al­gún mo­men­to, bajo pre­sión, es­trés o har­taz­go, ha so­ña­do, por un ins­tan­te, en cam­biar de vi­da. Po­ner un pun­to y apar­te. Y ha fan­ta­sea­do con de­jar atrás los pro­ble­mas dia­rios, des­apa­re­cer y em­pe­zar des­de la na­da en otro lu­gar. Co­mo vol­ver a na­cer. Po­si­ble­men­te con un bi­lle­te de la lo­te­ría en el bol­si­llo, es­con­di­do en una pla­ya ca­ri­be­ña, sin que na­die le pue­da en­con­trar. Es­te de­seo (no tan) in­con­fe­sa­ble po­día te­ner vi­gen­cia (o ra­zo­na­bles ex­pec­ta­ti­vas) tal vez dé­ca­das atrás. Pe­ro hoy en día pa­re­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. La tec­no­lo­gía lo ha cam­bia­do to­do. El ca­so del avión ma­la­sio que se es­tre­lló en el Océano Ín­di­co ha de­mos­tra­do que si bien un apa­ra­to pue­de es­fu­mar­se du­ran­te días del ma­pa, al fi­nal los sa­té­li­tes aca­ban en­con­tran­do pie­zas de ta­ma­ño di­mi­nu­to. Y

SI NO HAY DE­LI­TO O DE­NUN­CIA, CUAL­QUIE­RA ES LI­BRE DE IR­SE EL RAS­TRO DI­GI­TAL ES LO MÁS EFI­CAZ PA­RA HA­LLAR PER­SO­NAS

no só­lo eso: hay cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia di­se­mi­na­das en las ca­lles de las ciu­da­des, dro­nes ci­vi­les que nos vi­gi­lan des­de el cie­lo, transac­cio­nes elec­tró­ni­cas al­ma­ce­na­das en ba­ses de da­tos, te­lé­fo­nos mó­vi­les con co­ne­xión a in­ter­net que fa­ci­li­tan nues­tra ubi­ca­ción. De ahí la pre­gun­ta: ¿es po­si­ble que in­di­vi­duo hu­ya y se ha­ga in­vi­si­ble? “Una per­so­na pue­de des­apa­re­cer to­tal­men­te si cam­bia de for­ma de vi­da. No es com­pli­ca­do: hay que vi­vir co­mo se vi­vía ha­ce 20 años. Des­co­ne­xión to­tal. Cuan­do só­lo con­se­guías en­con­trar a al­guien hus­mean­do en los re­gis­tros de la pro­pie­dad o ha­blan­do con los ve­ci­nos”, afir­ma Ro­ber­to Gar­cía, miem­bro de la Adp­de, Asociacion Pro­fe­sio­nal de De­tec­ti­ves Pri­va­dos de Es­pa­ña y ex­per­to en de des­apa­ri­cio­nes de la agen­cia Sa­via De­tec­ti­ves. “Hoy en día si te vas a vi­vir de ga­na­de­ro en un pue­blo de Cas­ti­lla o si te alo­jas en una ca­ba­ña co­mo un hippy en el Pi­ri­neo, sin dis­po­ner cuen­ta co­rrien­te en un ban­co va a ser muy di­fí­cil que te en­cuen­tren”, re­co­no­ce. “Si en cam­bio no es­tás dis­pues­to a re­nun­ciar a tu es­ti­lo de vi­da y no quie­res que te pi­llen, en­ton­ces ten­drás que adop­tar otra per­so­na­li­dad. Es­to sig­ni­fi­ca mo­di­fi­car tu iden­ti­dad, afi­cio­nes, fre­cuen­ta­cio­nes, pa­sio­nes, in­tere­ses. Has­ta lle­gar el ex­tre­mo de fal­si­fi­car tu iden­ti­dad. En con­clu­sión, creo que si uno se lo pro­po­ne y tie­ne di­ne­ro, in­clu­so en un mun­do in­ter­co­nec­ta­do co­mo hoy lo pue­de con­se­guir”, ilus­tra Ro­ber­to Gar­cía. Las des­apa­ri­cio­nes vo­lun­ta­rias (o más bien no for­za­das) pue­den obe­de­cer a va­rios mo­ti­vos: per­so­nas que se sien­ten ame­na­za­das y buscan pro­te­ger­se, gen­te que es­tá har­ta de la vi­da que lle­va, de­pri­mi­dos... Se­gún la ley, si no hay una de­nun­cia y no se ha co­me­ti­do nin­gún de­li­to, el des­apa­re­ci­do pue­de ha­cer lo que quie­ra con su vi­da. Por mu­cho que al­gún fa­mi­liar quie­ra ir en su búsqueda. “Si al­guien ma­yor de edad ha des­apa­re­ci­do de for­ma vo­lun­ta­ria, no hay de­nun­cia o he­chos de re­le­van­cia pe­nal y la po­li­cía le de­tie­ne, no tie­ne ni obli­ga­ción de se­ña­lar­lo o co­mu­ni­car­lo”, ex­pli­ca An­to­nio Na­va­rro, ins­pec­tor por­ta­voz de la Je­fa­tu­ra Su­pe­rior de Po­li­cía de Ca­ta­lun­ya. Aho­ra bien, si us­ted ha de­ci­di­do que ne­ce­si­ta un cam­bio de ai­re y de­ci­de lar­gar­se (y es­con­der­se), sa­ca el di­ne­ro de la cuen­ta y de­ja a su fa­mi­lia y sus hi­jos, en­ton­ces las co­sas cam­bian. Al in­ter­po­ner una de­nun­cia po­li­cial de des­apa­ri­ción, en­ton­ces se va a ac­ti­var un pro­to­co­lo, unas in­ves­ti­ga­cio­nes y un se­gui­mien­to. “El su­je­to pue­de in­cu­rrir en de­li­to de aban­dono se­di­cio­so de do­mi­ci­lio apro­pia­ción in­de­bi­da de di­ne­ro”, aña­de Na­va­rro. Y en­ton­ces sí que la po­li­cía irá de­trás de él. Los cuer­pos de se­gu­ri­dad dis­po­nen de una am­plia ba­se de da­tos y de co­ne­xio­nes muy po­de­ro­sas pa­ra en­con­trar su pa­ra­de­ro. Y hoy, a di­fe­ren­cia del pa­sa­do, las ba­ses de da­tos se cru­zan. Hay mu­cha más co­la­bo­ra­ción trans­fron­te­ri­za en­tre los dis­tin­tos paí­ses. “Pa­ra las mu­je­res víc­ti­mas de gé­ne­ro, hoy en día es me­jor que pi­dan una or­den de ale­ja­mien­to o que avi­sen la po­li­cía en lu­gar de in­ten­tar des­apa­re­cer”, re­co­mien­da el ins­pec­tor An­to­nio Na­va­rro. Si en cam­bio us­ted de­ja una no­ta a sus fa­mi­lia­res ex­pli­can­do que se va por de­ci­sión pro­pia y no for­za­da por las cir­cuns­tan­cias, re­co­ge sus co­sas y sus per­te­nen­cias por­que quie­re mon­tar­se otra vi­da, en­ton­ces la po­li­cía no le per­se­gui­rá, a no ser que ha­ya de­ja­do a su fa­mi­lia sin di­ne­ro, ten­ga hi­jos me­no­res, se ha­ya apro­pia­do de los aho­rros de la cuen­ta co­rrien­te que com­par­te con su pa­re­ja o ha­ya co­me­ti­do al­gún de­li­to. Por mu­cho que los fa­mi­lia­res la­men­ten la de­ci­sión. En la ac­tua­li­dad, con la cri­sis, han au­men­ta­do los en­car­gos a los de­tec­ti­ves pri­va­dos pa­ra lo­ca­li­zar a per­so­nas en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. “Nor­mal­men­te sue­len con­tra­tar a un de­tec­ti­ve deu­do­res o per­so­nas que ne­ce­si­tan no­ti­fi­car al­go a al­guien. Ca­si siem­pre, ese al­guien de­be di­ne­ro y se quie­re ci­tar­le en un jui­cio pa­ra co­no­cer la en­ti­dad de sus bie­nes”, ex­pli­ca En­ri­que Arranz, pre­si­den­te del Il·lus­tre Col·le­gi Ofi­cial de De­tec­tius Pri­vats de Ca­ta­lun­ya. “En es­te ca­so es ra­ro que no se lo­ca­li­ce a na­die”, ase­gu­ra. Aun­que no dis­pon­gan de ac­ce­so a mu­chos da­tos, los de­tec­ti­ves con sus téc­ni­cas sue­len en­con­trar a me­nu­do a los morosos. No obs­tan­te, al­gu­nos fu­gi­ti­vos sí con­si­guen el desea­do ano­ni­ma­to. Y si no pre­gún­te­lo a Frank Ahern. Es­te ex­per­to en se­gu­ri­dad es­ta­dou­ni­den­se afin­ca­do en Ma­drid ha mon­ta­do un ne­go­cio pe­cu­liar: ayu­da las per­so­nas… a des­apa­re­cer. Cuan­do era in­ves­ti­ga­dor, su cu­rrí­cu­lum de bus­ca­dor dio buenos fru­tos: lo­ca­li­zó las cuen­tas ban­ca­rias de O. J. Sim­pson y el pa­ra­de­ro de Mo­ni­ca Le­winsky. Aho­ra ha­ce al re­vés: ase­so­ra a quien quie­re huir y con­ver­tir­se en un mis­te­rio. “Se­gún mi ex­pe­rien­cia, la ma­yo­ría de la gen­te que quie­re des­apa­re­cer lo ha­ce por dos mo­ti­vos: di­ne­ro y vio­len­cia. Por ejem­plo, pue­den ser per­so­nas ho­nes­tas, pe­ro que hi­cie­ron ne­go­cios con per­so­nas equi­vo­ca­das y quie­ren pa­sar pá­gi­na o evi­tar re­pre­sa­lias pe­li­gro­sas. O víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro, que­ma­das por la si­tua­ción. Mis clien­tes sue­len ser ciu­da­da­nos eu­ro­peos, con cier­ta ca­pa­ci­dad de gas­to, que ne­ce­si­tan do­tar­se de cier­ta pri­va­ci­dad y se­gu­ri­dad”. ¿Có­mo se con­si­gue des­apa­re­cer sin de­jar ras­tro? “Lo pri­me­ro que no hay que ha­cer es ir­se así co­mo así, de­jan­do tu or­de­na­dor. Por­que la ex­pe­rien­cia me di­ce que las per­so­nas que quie­ren des­apa­re­cer buscan sus lu­ga­res de en­sue­ño en la ta­ble­ta o en el PC de ca­sa y de la ofi­ci­na. Los hay que in­clu­so con­sul­tan Goo­gle Earth pa­ra bus­car el área geo­grá­fi­ca don­de se quie­ren ins­ta­lar, cuan­do es­ta es la ma­yor hue­lla di­gi­tal que uno pue­de de­jar de­trás de sí. Mu­chas ve­ces me he vis­to obli­ga­do a acon­se­jar a mi clien­te que cam­bie de des­tino”, ex­pli­ca Ahern. A me­nu­do, uno de los ma­yo­res erro­res de los que quie­ren des­apa­re­cer es no pen­sar en el lar­go pla­zo. “Pue­do en­ten­der que al­guien ten­ga la ne­ce­si­dad de ale­jar­se de su en­torno de for­ma ur­gen­te… pe­ro ¿se han pa­ra­do a pen­sar en có­mo van a ha­cer di­ne­ro? ¿Có­mo y de qué van a vi­vir? Los so­ña­do­res nor­mal­men­te no sue­len pen­sar en es­tas co­sas. Se creen que van a pa­sar­se el res­to de su vi­da tum­ba­dos en la pla­ya. Pa­ra em­pe­zar, se ne­ce­si­ta una pla­ni­fi­ca­ción pre­via, por lo me­nos con tres me­ses de an­te­la­ción”, ase­gu­ra es­te ex­per­to. Lue­go es­tá el pro­ble­ma de apren­der a vi­vir al mar­gen de las po­si­bles co­ne­xio­nes con el mun­do real. Ahern po­ne un ejem­plo: se han da­do ca­sos de que la per­so­na en cues­tión que­ría ha­cer­se con un mó­vil de pre­pa­go pa­ra que no lo iden­ti­fi­ca­ran en las lla­ma­das. Has­ta aquí bien, pe­ro ac­tual­men­te en cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to hay vi­deo­cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, con lo cual el ras­tro es evi­den­te. Pe­se a ello, no hay ga­ran­tía ab­so­lu­ta de con­ver­tir­se en in­vi­si­ble. Se­gún él, las po­si­bi­li­da­des de ser en­con­tra­dos au­men­tan cuan­do el Es­ta­do o una per­so­na con mu­chos re­cur­sos eco­nó­mi­cos per­si­guen al in­di­vi­duo. Lle­ga­dos a es­te pun­to, si no se quie­re de­jar hue­lla, es di­fí­cil no dar el pa­so ha­cia de­ci­sio­nes arries­ga­das o in­clu­so ile­ga­les. Una co­sa es ce­rrar

CON­TAC­TAR CON LOS ALLE­GA­DOS SUE­LE DE­LA­TAR A MU­CHOS SÓ­LO VI­VIR CO­MO UN ER­MI­TA­ÑO GA­RAN­TI­ZA EL ANO­NI­MA­TO

an­ti­guas cuen­tas ban­ca­rias. Otra es men­tir des­ca­ra­da­men­te pa­ra des­orien­tar la búsqueda, con com­pras fic­ti­cias (al­qui­le­res fan­tas­mas, bi­lle­tes de avión sin usar) o la cons­ti­tu­ción de so­cie­da­des pan­ta­lla que ope­ren con el di­ne­ro en paraísos fis­ca­les. De he­cho, exis­ten las lla­ma­das IBC, si­glas de In­ter­na­tio­nal Business Com­pany, em­pre­sas le­ga­les en al­gu­nos paí­ses. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es que ni sus ac­cio­nes ni sus da­tos se­rán pú­bli­cos y per­ma­ne­ce­rán en la más es­tric­ta con­fi­den­cia­li­dad. Por lo tan­to, no ha­brá ne­ce­si­dad de di­vul­gar el nom­bre del be­ne­fi­cia­rio fi­nal y los da­tos no exis­ti­rán en nin­gún re­gis­tro pú­bli­co. Con o sin la ayu­da de es­tas ar­ti­ma­ñas, la his­to­ria cuen­ta con va­rios ca­sos de des­apa­ri­ción que fue­ron un éxi­to. Co­mo la del ge­nial fí­si­co Et­to­re Ma­jo­ra­na, co­la­bo­ra­dor del pre­mio No­bel En­ri­co Fer­mi, que dio lu­gar a pe­lí­cu­las, li­bros y una lar­ga se­rie es­pe­cu­la­cio­nes. De­jó una car­ta enig­má­ti­ca, se mar­chó y nun­ca le en­con­tra­ron. O el ca­so de Jac­ques Ver­gès, abo­ga­do de­fen­sor de gran­des cri­mi­na­les, pro­ta­go­nis­ta del do­cu­men­tal El abo­ga­do del te­rror. En­tre el 1970 y el 1979 des­apa­re­ció sin dar nin­gu­na ex­pli­ca­ción. De­jó a su mu­jer, cor­tó con to­das sus re­la­cio­nes y se sos­pe­chó que pu­do ha­ber muer­to. Al fi­nal Ver­gès re­apa­re­ció en la es­ce­na pú­bli­ca sin re­ve­lar don­de es­tu­vo to­do es­te tiem­po. A es­tos ejem­plos hay que aña­dir hui­das de cé­le­bres cri­mi­na­les. Ron­nie Biggs, el atra­ca­dor del tren de Glas­gow lo­gró es­ca­par du­ran­te 31 años, pa­san­do des­de Aus­tra­lia has­ta Bra­sil has­ta que al fi­nal con­fe­só que echa­ba de me­nos la cer­ve­za de los pubs y vol­vió a In­gla­te­rra pa­ra ser arres­ta­do. Erich Prieb­ke, mi­li­tar na­zi res­pon­sa­ble de ma­tan­zas en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, an­tes de que ser en­con­tra­do por un equi­po de pe­rio­dis­tas, con­si­guió es­ca­par sus res­pon­sa­bi­li­da­des du­ran­te ca­si 50 años al ins­ta­lar­se en Ba­ri­lo­che, en los An­des ar­gen­ti­nos. Pri­me­ro abrió un col­ma­do y al tiem­po se con­vir­tió en di­rec­tor de una es­cue­la lo­cal. Teó­ri­ca­men­te, la per­so­na que ha­ya si­do da­do por muer­ta es aque­lla que lo­gra des­apa­re­cer con éxi­to, ya que las au­to­ri­da­des de­jan de bus­car­la. El Es­ta­do en Es­pa­ña em­pie­za a bo­rrar a al­guien de sus ar­chi­vos só­lo al ca­bo de un tiem­po (se pue­de so­li­ci­tar la de­cla­ra­ción de fa­lle­ci­mien­to de una per­so­na a los diez años en ca­so de au­sen­cia sin cau­sa). Pe­ro fin­gir la muer­te de uno es de­li­to. La po­li­cía po­dría ac­tuar en el ca­so de te­ner sos­pe­chas de ello. Por lo ge­ne­ral, to­dos los des­apa­re­ci­dos tie­nen al­gún pun­to dé­bil que pue­de de­la­tar­les. “El más clá­si­co es el cum­plea­ños de la ma­dre”, re­cuer­da Gar­cía. En efec­to, la ten­ta­ción de vol­ver a co­nec­tar­se con la an­te­rior vi­da y los fa­mi­lia­res es muy fuer­te. Es un fe­nó­meno tan co­mún que ha lle­na­do pá­gi­nas de li- te­ra­tu­ra. Por ejem­plo en la no­ve­la Los hom­bres que no ama­ban a las mu­je­res de Stieg Lars­son (Des­tino), Ha­rriet, des­apa­re­ci­da des­de ha­ce años con otra vi­da en Aus­tra­lia, man­da ca­da año una flor a su tío Hen­rik Van­ger en re­cuer­do de su cum­plea­ños. Es­ta pis­ta da­rá co­mien­zo a una lar­ga búsqueda. “¿De ver­dad no vas a te­ner la ten­ta­ción de con­tac­tar con al­guien? Na­die es una is­la. ¿Vas a es­tar en­ce­rra­do en tu ca­sa? ¿Y si al­guien te ha­ce una fo­to? ¿Y se te en­cuen­tras con al­gún co­no­ci­do en la ca­lle? Al fi­nal ten­drás que con­tra­tar a al­guien que te pro­por­cio­ne ayu­da en el país don­de quie­ras huir”, di­ce Da­vid San Mar­tín, de Has De­tec­ti­ves de Bar­ce­lo­na. No es una ca­sua­li­dad de que los gran­des cri­mi­na­les siem­pre han con­ta­do con un círcu­lo de fie­les y de pro­tec­ción. No bas­ta só­lo con vi­vir co­mo un er­mi­ta­ño pa­ra des­apa­re­cer. Osa­ma Bin La­den es­tu­vo es­con­di­do en las monta­ñas de Pa­kis­tán, pe­ro con­tó con la ayu­da de los ta­li­ba­nes; el ex­lí­der de los ser­bios de Bos­nia, Ra­do­van Ka­rad­zic, des­apa­re­ció du­ran­te 13 años, gra­cias tam­bién a que sus se­cua­ces le con­si­de­ra­ban un hé­roe de gue­rra y así pu­do asu­mir la iden­ti­dad fal­sa de un cu­ran­de­ro. Por­que una co­sa es la teo­ría y otra es la prác­ti­ca. Des­apa­re­cer así co­mo así del ma­pa no es tan evi­den­te. “Ha­bría que prac­ti­car una des­co­ne­xión com­ple­ta de la ac­tual vi­da 2.0. No es muy di­fí­cil, pe­ro cues­ta. Sin in­frin­gir la ley es ca­si im­po­si­ble. A no ser que te va­yas a una is­la, al fi­nal de­be­rás su­plan­tar una iden­ti­dad y caer en la ile­ga­li­dad. Pien­sen que siem­pre hay con­trol fron­te­ri­zo en la en­tra­da en cual­quier país”, ex­pli­ca En­ri­que Arranz. Da­vid San Mar­tín re­cuer­da que la ma­yo­ría de de­lin­cuen­tes sue­len adop­tar mu­chas precauciones “ope­ran en efec­ti­vo, cam­bian con­ti­nua­men­te de mó­vil, de do­mi­ci­lio, de po­bla­ción. En Es­pa­ña es com­pli­ca­do: en al­gún mo­men­to ten­drás que en­se­ñar o re­no­var tu DNI. Y pa­ra mu­chos trá­mi­tes ne­ce­si­tas una do­cu­men­ta­ción. Bas­ta te­ner una cuen­ta co­rrien­te o un car­net de bi­blio­te­ca pa­ra ser iden­ti­fi­ca­do. Por ello, ha­bría que mar­char­se a otro país don­de no exis­te el DNI”. ¿Cuá­les? “Po­drías ir­te al Ca­ri­be, a Centro Amé­ri­ca o in­clu­so a Es­ta­dos Uni­dos, don­de pue­des vi­vir con un car­net de con­du­cir que con­si­gas ahí y pre­sen­tan­do pa­ra acre­di­tar tu iden­ti­dad un par­ti­da de na­ci­mien­to, que por cier­to, no tie­ne fo­to”, aña­de es­te ex­per­to. De he­cho, se dan mu­chos ro­bos de iden­ti­dad en EE.UU. Se cal­cu­la que si se pre­gun­ta por un nom­bre en el Cre­dit Bu­reau, la agen­cia con la in­for­ma­ción cre­di­ti­cia de los ciu­da­da­nos, el 20% de los da­tos pue­de per­te­ne­cer a otra per­so­na. Aun­que pa­ra en­trar en Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta­rá pa­sa­por­te, ade­más de un vi­sa­do… Pa­ra en­con­trar la pis­ta al des­apa­re­ci­do, los in­ves­ti­ga­do­res uti­li­zan va­rias es­tra­te­gias. “Lo pri­me­ro

que se em­pie­za a mi­rar es el en­torno la­bo­ral, las amis­ta­des, el círcu­lo fi­nan­cie­ro. Se in­ten­ta, en to­do ca­so, iden­ti­fi­car la cau­sa de su po­si­ble mar­cha del in­di­vi­duo. A par­tir de ahí, se pue­de ex­ten­der el al­can­ce de las in­ves­ti­ga­cio­nes, siem­pre bajo au­to­ri­za­ción ju­di­cial cuan­do se re­quie­ra: mi­rar hos­pi­ta­les, ho­te­les, em­pre­sas de co­ches de al­qui­ler, nom­bre de­trás de las ma­trí­cu­las, mul­tas, lis­ta de pa­sa­je­ros de avión, pi­sos de al­qui­ler y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. Esen­cial es iden­ti­fi­car el área don­de pue­da en­con­trar­se pa­ra avi­sar las co­mi­sa­rías del lu­gar o, si es el ex­tran­je­ro, a los en­car­ga­dos de In­te­rior de las em­ba­ja­das”, se­ña­la el ins­pec­tor An­to­nio Na­va­rro. “Lo pri­me­ro con­sis­te en en­trar en su vi­da pri­va­da. Com­pren­der el mo­men­to emo­cio­nal que le lle­vó a des­apa­re­cer. Po­ner­se en su lu­gar pa­ra en­ten­der qué es lo que pue­de ha­ber pa­sa­do por su ca­be­za. Lue­go de­pen­de­rá del ca­so. Ha­llar una hi­ja que uno no ve des­de ha­ce 20 años es una co­sa. Pue­de in­clu­so que ella es­té lle­van­do con el tiem­po una vi­da nor­mal. Pe­ro un mo­ro­so es otra his­to­ria: por­que es­te úl­ti­mo pue­de te­ner áni­mo de es­con­der­se”, pre­ci­sa Gar­cía. Ya ven: el Gran Her­mano de Geor­ge Or­well al fi­nal exis­te. Si pe­se a ello ha de­ci­di­do ha­cer la ma­le­ta pa­ra des­apa­re­cer del ma­pa, ya sa­be: pa­ra que su hui­da ten­ga éxi­to, me­jor ol­vi­dar­se del cum­plea­ños de ma­má. Mon­tar­se una nue­va vi­da tie­ne su pre­cio.

Un avión pue­de es­fu­mar­se du­ran­te días, pe­ro el ras­tro al fi­nal se aca­ba en­con­tran­do. ¿Y una per­so­na? ¿Pue­de des­apa­re­cer?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.