Crear

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es Ilus­tra­ción Raúl

Ven­cer el mie­do, ser va­lien­tes, con­se­jos de Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

Aca­bo de pu­bli­car un li­bro so­bre el mie­do y el apren­di­za­je de la va­len­tía. El mie­do es la emo­ción que de­tec­ta el pe­li­gro y pre­pa­ra al or­ga­nis­mo pa­ra afron­tar­lo. En los ani­ma­les sus­ci­ta cua­tro res­pues­tas: hui­da, ataque, in­mo­vi­li­dad y su­mi­sión. Los hu­ma­nos com­par­ti­mos esas reac­cio­nes y te­ne­mos otra ex­clu­si­va­men­te nues­tra: la va­len­tía. Es­ta no sig­ni­fi­ca au­sen­cia de mie­do, sino per­se­ve­ran­cia en una me­ta a pe­sar del mie­do. Hoy, me in­tere­sa ha­blar so­bre la va­len­tía co­ti­dia­na, que no só­lo se en­fren­ta al pe­li­gro, sino tam­bién a la di­fi­cul­tad, al es­fuer­zo, al can­san­cio, a la des­di­cha. Uno de los re­pro­ches más fre­cuen­tes es: ‘¿Por qué no me atre­ví?’ To­dos hu­bié­ra­mos que­ri­do ser más va­lien­tes, más de­ci­di­dos. Pe­ro nos dio mie­do. Vi­ve­re ri­so­lu­ta­men­te, vi­vir re­suel­ta­men­te, era el le­ma del Re­na­ci­mien­to, que to­dos lle­va­mos en nues­tro co­ra­zón con nos­tal­gia. Se­ría ma­ra­vi­llo­so

DE­BE­MOS DE­CLA­RAR­LE LA GUE­RRA AL MIE­DO, TO­DA­VÍA PO­DE­MOS APREN­DER

A SER VA­LIEN­TES

vi­vir sin en­re­dar­nos, sin em­pan­ta­nar­nos, ági­les y au­da­ces. Por eso, nos gus­ta­ría que nues­tros hi­jos fue­ran va­lien­tes, que dis­fru­ta­ran de una in­te­li­gen­cia re­suel­ta, que es aque­lla que sa­be re­sol­ver pro­ble­mas y mar­cha con de­ter­mi­na­ción. Pe­ro, ¿es po­si­ble apren­der al­go tan di­fí­cil? ¿Po­de­mos apren­der­la los adul­tos? Creo que sí, y esa es la con­clu­sión de mi tra­ba­jo. Apren­de­mos el mie­do y nos con­ven­dría apren­der la va­len­tía. To­dos los da­tos de la neu­ro­cien­cia im­pul­san un op­ti­mis­mo edu­ca­ti­vo. La edu­ca­ción es un per­ma­nen­te re­di­se­ño de nues­tro ce­re­bro, que afec­ta in­clu­so a sus es­truc­tu­ras más bá­si­cas, a aque­llas de don­de emer­gen nues­tras emo­cio­nes. El apren­di­za­je de la va­len­tía res­pon­de a una fór­mu­la sen­ci­lla: dis­mi­nuir la sen­sa­ción de pe­li­gro y/o au­men­tar el sen­ti­mien­to de la pro­pia efi­ca­cia pa­ra en­fren­tar­se a él. El te­mor de­pen­de de ex­pe­rien­cias an­ti­guas, de creen­cias que dis­tor­sio­nan la reali­dad. ¿Por qué te­ne­mos mie­do a la opi­nión de los de­más? ¿Por qué nos cues­ta en­fren­tar­nos, o de­cir que no, o ir a con­tra­co­rrien­te? ¿En qué mo­men­to ce­di­mos an­te la ti­mi­dez? Una vez los mie­dos se ins­ta­lan en nues­tro ce­re­bro, hay mé­to­dos pa­ra li­be­rar­se de ellos: in­sen­si­bi­li­za­ción, cam­bio de creen­cias, cam­bio de mo­de­los, sis­te­ma de pre­mios pa­ra las con­duc­tas li­be­ra­do­ras o ejer­ci­cios de re­la­ja­ción. Pe­ro lo ideal se­ría que los ni­ños no ad­qui­rie­ran el há­bi­to del te­mor. Ese es mi gran ob­je­ti­vo. Re­cuer­do una fra­se del Dr. Jo­nas Salk, des­cu­bri­dor de la va­cu­na con­tra la po­lio­mie­li­tis: “Si fue­ra un cien­tí­fi­co jo­ven, se­gui­ría de­di­cán­do­me a la in­mu­no­lo­gía. Pe­ro en lu­gar de in­mu­ni­zar a los ni­ños só­lo fí­si­ca­men­te, in­ten­ta­ría in­mu­ni­zar­les tam­bién psi­co­ló­gi­ca­men­te con­tra el mie­do, la de­pre­sión y el desáni­mo”. El se­gun­do fac­tor que in­flu­ye en la va­len­tía es el au­men­to de la pro­pia for­ta­le­za, que su­po­ne re­sis­ten­cia al es­fuer­zo, con­fian­za en la pro­pia ca­pa­ci­dad, en­tre­na­mien­to en la per­se­ve­ran­cia y fir­me­za en el com­pro­mi­so. La va­len­tía es un há­bi­to y, co­mo to­dos, se ad­quie­re por la re­pe­ti­ción de ac­tos pe­que­ños. De­be­mos de­cla­rar­le la gue­rra a un mie­do que con­si­gue que nos iden­ti­fi­que­mos con él y aca­be­mos pen­san­do que so­mos nues­tro mie­do. Sus gran­des alia­dos son la inac­ción y el si­len­cio. Ac­tuar y ha­blar de nues­tros te­mo­res son dos buenos an­tí­do­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.