CIU­DAD CON SIE­TE VI­DAS

Ro­ma es be­llí­si­ma, pe­ro su tra­za­do es un caos: es el pre­cio de te­ner que evi­tar los mo­nu­men­tos que bro­tan por do­quier. Pe­ro in­clu­so en­tre tan­to aje­treo se ha­llan oa­sis de cal­ma don­de es po­si­ble oír la le­ve pi­sa­da de un ga­to

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

A Ro­ma le pa­sa un po­co co­mo a la re­cién os­ca­ri­za­da pe­lí­cu­la de Pao­lo So­rren­tino, La gran­de be­llez­za: se­du­ce de in­me­dia­to por su es­té­ti­ca, por su po­de­ro­so múscu­lo cul­tu­ral, pe­ro aca­ba re­cla­man­do una puer­ta de es­ca­pe cuan­do se abu­sa de ella. Los des­pla­za­mien­tos de una par­te a otra de la ciu­dad se ha­cen in­ma­ne­ja­bles, ya que la ur­be ha cre­ci­do a lo an­cho y no a lo al­to de­bi­do a un ri­co sub­sue­lo del que si­guen bro­tan­do sor­pre­sas, co­mo el des­cu­bri­mien­to de un muro de con­ten­ción en la ac­tual falda del Cam­pi­do­glio, en ple­na zo­na de los fo­ros, tal y co­mo ex­pli­ca­ba en ex­clu­si­va La Van­guar­dia en su edi­ción del pa­sa­do 2 de mar­zo. Su cons­truc­ción se re­mon­ta al si­glo IX a.C., con lo que la his­to­ria de Ro­ma em­pie­za 200 años an­tes de lo que se creía has­ta aho­ra. El sem­pi­terno y caó­ti­co trá­fi­co ro­mano se ha li­mi­ta­do ha­ce po­co en la Via dei Fo­ri Im­pe­ria­li, que une la Piaz­za Ve­ne­zia con el Co­li­seo. Por allí só­lo cir­cu­la ofi­cial­men­te el trans­por­te pú­bli­co por de­cre­to del al­cal­de Ig­na­zio Ma­rino, si bien abun­dan las ex­cep­cio­nes a la nor­ma, co­mo co­rres­pon­de al ca­rác­ter ro­mano. En to­do ca­so, la re­duc­ción del trá­fi­co pa­re­ce ale­grar a los nu­me­ro­sos ga­tos que ha­bi­tan el fo­ro, he­re­de­ros le­gí­ti­mos de Cé­sar. Y no les fal­ta mo­ti­vos pa­ra mo­ver con or­gu­llo la co­la, ya que los mi­ni­nos ro­ma­nos son con­si­de­ra­dos bie­nes bio­cul­tu­ra­les des­de el 2001 y, así, es­pe­cie pro­te­gi­da. Se cal­cu­la que en la ciu­dad vi­ven unos 300.000, de los cua­les hay 180.000 en li­ber­tad. Mal­tra­tar­los o des­pla­zar­los de sus há­bi­tats im­pli­ca san­cio­nes que van de los 18 me­ses de cár­cel a 15.000 eu­ros de mul­ta. Tam­bién es ver­dad que la ley obli­ga a las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas a es­te­ri­li­zar gra­tui­ta­men­te a los fe­li­nos que va­gan sin due­ño, pe­ro la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca ac­tual li­mi­ta los re­cur­sos. En el pa­sa­do el ga­to era ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar que los ra­to­nes ata­ca­ran obras de ar­te o do­cu­men­tos in­cu­na­bles. Lo mis­mo apli­ca a los fo­ros im­pe­ria­les, ya que los tú­ne­les de los roe­do­res de­bi­li­tan el apo­yo de co­lum­nas y mu­ros, pro­vo­can­do su caí­da. De ahí que no só­lo se los to­le­re, sino que se les con­ce­dan honores. Otro es­pa­cio don­de abun­dan los fe­li­nos es el ce­men­te­rio pro­tes­tan­te o Ci­mi­te­ro Acat­to­li­co, un pa­rén­te­sis de si­len­cio en el que re­po­sa John Keats, uno de los prin­ci­pa­les poe­tas ro­mán­ti­cos in­gle­ses, que mu­rió de tu­bercu­losis en su ca­sa de la pla­za de Es­pa­ña, al pie de la es­ce­no­grá­fi­ca es­ca­li­na­ta de Tri­ni­tà dei Mon­ti. El ce­men­te­rio y la pi­rá­mi­de de Caio Ces­tio que hay al la­do son un re­man­so de paz ro­ma­na po­co vi­si­ta­do, pe­ro si aún que­re­mos te­ner una sen­sa­ción más acu­sa­da de re­torno a la épo­ca clá­si­ca, te­ne­mos que to­mar el trans­por­te pú­bli­co pa­ra lle­gar has­ta la Vía Ap­pia

An­ti­ca, que a pe­sar de con­tar con un nom­bre so­no­ro y evo­ca­dor, ca­si nun­ca con­tem­pla el pa­so de un tu­ris­ta. La Via Ap­pia se em­pe­zó a cons­truir en el 312 a.C., ver­da­de­ra au­to­pis­ta que de­bía co­nec­tar Ro­ma con Ca­pua. Hoy es un par­que de 3.400 hec­tá­reas por el que trans­cu­rre un sen­de­ro de 16 km. El pun­to de arran­que más ha­bi­tual es la Por­ta de San Se­bas­tiano. En el otro ex­tre­mo nos es­pe­ra el ae­ro­puer­to de Ciam­pino. A la­do y la­do de la cal­za­da em­pe­dra­da, los ci­pre­ses y los pi­nos al­ter­nan con res­tos de acue­duc­tos, las rui­nas del cir­co de Mas­sen­zio o las ca­ta­cum­bas de San Ca­lix­to y de San Sebastián. Y tam­bién in­men­sas man­sio­nes se­ño­ria­les, cu­yo re­po­so só­lo se ve al­te­ra­do por los ba­li­dos de las ove­jas que pas­tan en los cam­pos in­ter­me­dios o por el ro­dar de los ci­clis­tas que cir­cu­lan por una pis­ta la­te­ral, ha­bi­li­ta­da es­pe­cial­men­te pa­ra ellos. Un pri­vi­le­gio, se mi­re co­mo se mi­re.

Ro­ma cre­ce en­tre las in­fluen­cias de di­fe­ren­tes cul­tu­ras y civilizaciones

1 La Via Sa­cra co­nec­ta las ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas del fo­ro ro­mano con el ma­jes­tuo­so Co­li­seo

2 Los es­cú­te­res vin­ta­ge, co­mo la Ves­pa, for­man par­te de la be­lle­za que en­ga­la­na a Ro­ma

3 Ro­ma mi­ma a sus ga­tos, la ley pro­te­ge a los mi­ni­nos que cam­pan a sus an­chas por la ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.