LA CAMISA DE RO­MAIN PUÉR­TO­LAS

Ha si­do aza­fa­to, lim­pia­dor de tra­ga­pe­rras, pin­cha­dis­cos, ins­pec­tor de po­li­cía y aho­ra es un es­cri­tor que ha ba­ti­do ré­cords de ven­tas con su ópe­ra pri­ma

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Fe­lip Vi­van­co Fo­tos Pe­dro Madueño

El 20 de agos­to pa­sa­do, el ins­pec­tor de po­li­cía Ro­main Puér­to­las no ha­bía ven­di­do en Fran­cia ni un so­lo li­bro de su ope­ra pri­ma –bá­si­ca­men­te por­que sa­lía a la venta al día si­guien­te– y sin em­bar­go ya ha­bía fir­ma­do los de­re­chos pa­ra pu­bli­car­la en 33 paí­ses. Sus edi­to­res no re­cor­da­ban que eso no ha­bía su­ce­di­do nun­ca en la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa. Nue­ve me­ses des­pués, Puér­to­las, un es­cri­tor vo­ca­cio­nal al que an­tes le ha­bían re­cha­za­do otros sie­te pro­yec­tos, es ins­pec­tor en ex­ce­den­cia. La cul­pa es de Dh­ja­mal Mek­ham Doo­yeg­has (pro­nun­cia­do Llá­ma­me cuan­do lle­gues), el pro­ta­go­nis­ta de El in­creí­ble via­je del fa­quir que se que­dó atra­pa­do en un ar­ma­rio de Ikea (Gri­jal­bo/Ro­sa dels Vents), una no­ve­la ha arra­sa-

EN OCHO ME­SES LAS AVENTURAS DEL FA­QUIR SE HAN PU­BLI­CA­DO EN 36 PAÍ­SES EL AU­TOR TIE­NE SIE­TE OBRAS AN­TE­RIO­RES RE­CHA­ZA­DAS POR LAS EDI­TO­RIA­LES

do en su país. El pro­ta­go­nis­ta de la des­ter­ni­llan­te his­to­ria, que re­cuer­da a El abue­lo de cien años que sal­tó por la ven­ta­na, de Jo­nas Jo­nas­son, se co­me cla­vos. El au­tor, un fran­co­es­pa­ñol que ha ejer­ci­do mil ofi­cios (bueno, cua­tro o cin­co), ha da­do en el cla­vo con una his­to­ria que só­lo en Fran­cia ha ven­di­do ca­si 300.000 ejem­pla­res (y no cua­tro ni cin­co) en es­tos me­ses. Los de­re­chos pa­ra el ci­ne ya es­tán ven­di­dos. “Yo ya me ha­bía da­do por ven­ci­do, pe­ro un día no lle­gó la car­ta en la que re­cha­za­ban una de mis no­ve­las”, re­cuer­da el au­tor que mues­tra una camisa muy es­pe­cial: la que lle­va los dos pri­me­ros epi­so­dios no de su his­to­ria, sino de “la no­ve­la que el fa­quir es­cri­be a cie­gas en la bo­de­ga de un vue­lo den­tro de un baúl Vuit­ton que per­te­ne­ce a una ac­triz lla­ma­da Sop­hie Mor­ceux (So­fía Mor­dis­cos, tra­sun­to de la ac­triz fran­ce­sa Sop­hie Mar­ceau)”. Co­mo no tie­ne pa­pel, pe­ro sí un lá­piz de Ikea, el ra­jas­ta­ní va es­cri­bien­do en su camisa blan­ca y eso le cam­bia­rá la vi­da igual que al au­tor le ha cam­bió la su­ya al es­cri­bir las pe­ri­pe­cias del co­me­cla­vos-tra­ga­sa­bles. Puér­to­las na­ció en Mont­pe­llier, pe­ro ha vi­vi­do en mu­chos si­tios, ha si­do lim­pia­dor de tra­ga­pe­rras en Brigh­ton, aza­fa­to en el ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na y disc-joc­key. En el 2009 se pre­sen­tó a las opo­si­cio­nes de ins­pec­tor de po­li­cía en Fran­cia y las apro­bó. Su co­me­ti­do to­do ese tiem­po fue “des­man­te­lar las re­des de in­mi­gra­ción ile­gal”. De to­dos sus ofi­cios se pue­de ver al­go en El fa­quir…, una aven­tu­ra hi­la­ran­te que tam­bién tie­ne pa­sa­jes du­ros en los que se cue­la la mi­se­ria y las tri­bu­la­cio­nes de los in­mi­gran­tes que se jue­gan la vi­da más que nun­ca pa­ra lle­gar a Eu­ro­pa, un dra­ma que es­tá a la or­den del día. ¿Qué fue de las pri­me­ras sie­te no­ve­las que le re­cha­za­ron? “Ahí se que­dan”, ad­mi­te Puér­to­las, que ya tie­ne lis­ta otra que sal­drá el año que vie­ne , mien­tras es­tá “es­cri­bien­do cin­co historias a la vez”. Hay que ser un po­co fa­quir pa­ra eso, ¿no creen?

Pi­ca­res­ca La no­ve­la de Puér­to­las re­co­ge no só­lo ex­pe­rien­cias pro­pias de sus múl­ti­ples ofi­cios sino que aú­na, sin pre­ten­sio­nes, la tra­di­ción aven­tu­re­ra de las me­jo­res historias de Ju­les Ver­ne, al que el au­tor de­vo­ró de pe­que­ño, y la pi­ca­res­ca es­pa­ño­la que siem­pre le ha enamo­ra­do de la mano del Quijote, del La­za­ri­llo de Tor­mes y tam­bién de uno de sus fa­vo­ri­tos, el bar­ce­lo­nés Eduar­do Men­do­za. Al es­cri­tor le in­tere­sa ha­cer reír en sus obras, al­go de lo que bue­na par­te de la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa rehú­ye.

INS­PEC­TOR PUÉR­TO­LAS

“Es ver­dad que soy ins­pec­tor”, di­ce el es­cri­tor fran­co­es­pa­ñol (lle­va el ape­lli­do de su ma­dre, y es­tá ca­sa­do con una gra­na­di­na, Pa­tri­cia Sie­rra, que ha co­tra­du­ci­do el li­bro). Y mues­tra su acre­di­ta­ción. Aho­ra es­tá en ex­ce­den­cia. “De­bo ser el úni­co es­cri­tor po­li­cía al que no le gus­tan las no­ve­las po­li­cia­cas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.