RI­SAS DE NI­ÑOS

Se ríen (y son­ríen) más que los adul­tos. Y so­bre si­tua­cio­nes o as­pec­tos que los pa­dres no en­con­tra­rían tan di­ver­ti­dos. Los pe­que­ños tie­nen su pro­pio sen­ti­do del humor

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Los ni­ños se ríen has­ta diez ve­ces más que los adul­tos. Los nú­me­ros son im­pla­ca­bles. In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes han de­mos­tra­do que un pe­que­ño pue­de reír­se has­ta 400 ve­ces al día (con una me­dia de 300), mien­tras que el adul­to más ale­gre no su­pera las 100 ve­ces dia­rias (y su me­dia es­tá en 25). Sa­be­mos que los ni­ños son gra­cio­sos. Se ríen a me­nu­do y de co­sas de las que los ma­yo­res ya ha­ce tiem­po han de­ja­do de ver­le la gra­cia. Su humor se pre­sen­ta, en apa­rien­cia, co­mo al­go muy sim­ple, por­que de pe­que­ños aún no son ca­pa­ces de com­pren­der ni de re­pro­du­cir es­truc­tu­ras na­rra­ti­vas lar­gas y com­ple­jas. De he­cho, jun­to con el llan­to, la son­ri­sa es el pri­mer com­por­ta­mien­to so­cial del be­bé, a la es­pe­ra de que se desa­rro­lle el ha­bla. Las su­ti­le­zas de la iro­nía y del do­ble sen­ti­do es­tán al co­mien­zo fue­ra de sus po­si­bi­li­da­des. Su humor es ob­vio e imi­ta­ti­vo. ¿A par­tir de cuán­do se pue­de de­cir que los ni­ños desa­rro­llan un sen­ti­do del humor pro­pio? No hay con­sen­so. Louis Fran­zi­ni, au­tor del li­bro ¡ Ni­ños que se ríen! Có­mo desa­rro­llar el sen­ti­do del humor de su hi­jo ( Nor­ma), pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de San Die­go (EE.UU.), ha de­di­ca­do más de 25 años en es­tu­diar el

humor. Se­gún él, es una ha­bi­li­dad to­tal­men­te apren­di­da. “Si fue­ra ver­dad que ve­ni­mos con un sen­ti­do de humor de fá­bri­ca, en­ton­ces se­ría inú­til tra­tar de me­jo­rar­lo o de desa­rro­llar­lo”. Cas­par Addy­man, in­ves­ti­ga­dor de del Centro pa­ra el ce­re­bro y el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo de la Uni­ver­si­dad de Londres es uno de los má­xi­mos ex­per­tos en el te­ma de la cien­cia de la ri­sa in­fan­til. “No sa­be­mos cuán­do se desa­rro­lla el sen­ti­do del humor. La ma­yo­ría em­pie­za a reír­se a los dos o tres me­ses. Una mi­no­ría sig­ni­fi­ca­ti­va in­clu­so des­pués de los diez me­ses. Es un mis­te­rio. Una co­sa es cier­ta: los be­bés apren­den a reír mu­cho an­tes que ca­mi­nar o co­mu­ni­car de otras ma­ne­ras”. Así, el humor se­ría un lar­go apren­di­za­je que va por fa­ses. Has­ta los cua­tro o seis me­ses los be­bés se ríen cuan­do se les ha­cen cos­qui­llas. Pa­re­ce una ri­sa in­du­ci­da o cau­sa­da por mo­ti­vos fí­si­cos. Lue­go, po­co a po­co van asu­mien­do un pa­pel más ac­ti­vo. Se­gún al­gu­nas te­sis más re­cien­tes, el humor in­fan­til em­pie­za a desa­rro­llar­se co­mo tal a par­tir de los seis me­ses de edad. ¿Có­mo? Pri­me­ro, co­pian­do el de los pa­dres. Es­te fe­nó­meno se de­be al efec­to de imi­ta­ción ya que en es­te pe­río­do los be­bés es­tán pen­dien­tes de to­das las reac­cio­nes emo­cio­na­les de los pa­pás. Así, ha­cen mue­cas, imi­tan lo que le pa­re­ce chistoso, se ríen fuer­te­men­te y cuan­do ven que sus pa­dres ha­cen lo mis­mo. Buscan la acep­ta­ción so­cial. Por eso lo lla­man “humor pro so­cial”. Así, el ni­ño re­pi­te sin pa­rar al­go que una vez hi­zo sin que­rer y que a los adul­tos les pa­re­ció gra­cio­so, aun­que no en­tien­da el por­qué: es una for­ma de acer­car­se al otro. Un es­tu­dio de la Aso­cia­ción Bri­tá­ni­ca de Psi­co­lo­gía, se­ña­la que a los 6 me­ses los ni­ños to­da­vía no son ca­pa­ces de de­ci­dir si al­go les pa­re­ce di­ver­ti­do o no. Pe­ro buscan la reac­ción y el con­sen­so de sus pa­pás. Gi­na Mi­reault, del John­son Co­lle­ge State de EE.UU di­ce que “los be­bés ven a los pa­dres co­mo una fuen­te de in­for­ma­ción emo­cio­nal y ob­tie­nen ase­so­ra­mien­to. En eda­des tem­pra­nas, lo que le ha­ce gra­cia es la ca­pa­ci­dad de dar la vuel­ta a los es­que­mas es­ta­ble­ci­dos. A los seis u ocho me­ses se desa­rro­lla el sen­ti­do de per­ma­nen­cia de los ob­je­tos. Por eso, es­con­der el ros­tro de re­pen­te se con­si­de­ra co­mo al­go di­ver­ti­do. Si van apren­dien­do que un ele­men­to tie­ne cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, en­ton­ces no hay na­da más có­mi­co que rom­per­las: un pá­ja­ro que na­da, un ca­ba­llo que la­dra… En cam­bio, a los 12 me­ses, los be­bés ya pa­re­cen te­ner ya su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia vi­tal pa­ra to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes, al me­nos res­pec­to al humor, so­bre lo que es di­ver­ti­do y lo que no”. A par­tir de ahí, em­pie­zan su pro­pio ca­mino, si­guien­do unos pa­tro­nes evo­lu­ti­vos co­mu­nes a to­dos los ni­ños. Des­de que tie­ne el año, em­pie­za a ha­cer el payaso, con gestos fí­si­cos. Has­ta los tres cua­tro años, no do­mi­na to­tal­men­te la len­gua. Por ello, su humor en es­te tiem­po esen­cial­men­te ges­tual: con­tor­sio­nes, mo­vi­mien­tos exa­ge­ra­dos del cuer­po. Pe­ro ya tie­ne cier­to dis­cer­ni­mien­to… Se­gún Me­re­dith Gat­tis, psi­có­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Car­diff, “la edad crí­ti­ca pa­ra en­ten­der el humor se al­can­za a los dos años. Em­pie­zan a com­pren­der cuan­do uno ha­ce al­go equi­vo­ca­do con la in­ten­ción de ha­cer reír”. Con la en­tra­da en pri­ma­ria, con la asun­ción de las pri­me­ras re­glas, es pre­ci­sa­men­te la vio­la­ción de las mis­mas la que le pro­vo­ca una gran di­ver­sión. Addy­man cuen­ta una anéc­do­ta sig­ni­fi­ca­ti­va. “Yo lle­vé el pe­lo de co­lor azul du­ran­te cin­co años. Nin­gún be­bé lo en­con­tra­ba di­ver­ti­do, pe­ro los ni­ños de tres y cua­tro años, sí”, di­ce. Por­que la re­gla del co­lor ha­bi­tual

del pe­lo se ha­bía ro­to. El humor es una for­ma de es­ta­ble­cer víncu­los con su nue­vo mun­do es­co­lar y de con­sa­grar, de al­gu­na ma­ne­ra, su sa­li­da del ho­gar fa­mi­liar. En es­te pe­río­do los ni­ños se ríen en­tre ellos de las mis­mas co­sas: pa­ra ellos sig­ni­fi­ca que per­te­ne­cen al mis­mo gru­po so­cial. Mien­tras van cre­cien­do, in­cor­po­ran pau­la­ti­na­men­te ele­men­tos de so­fis­ti­ca­ción. Aun­que el pro­ce­so tie­ne lu­gar de for­ma pro­gre­si­va. “Por lo ge­ne­ral, el humor de jue­gos de pa­la­bra se desa­rro­lla muy len­ta­men­te. Has­ta los cin­co o seis años los ni­ños no en­tien­den real­men­te el con­cep­to. Cuan­do son pe­que­ños, sus chis­tes son su­rrea­lis­tas, sin con­gruen­cia. Ni si­quie­ra si­guen las ló­gi­cas in­trín­se­cas del chis­te”, in­di­ca. Es lo que pa­sa con las bro­mas que rom­pen los pri­me­ros ta­búes se­xua­les. Ocu­rre a me­nu­do que, cuan­do los ni­ños se dan cuen­ta de que al­gún chis­te que han oí­do es fuer­te, pue­den te­ner la pre­cau­ción de guar­dar­lo pa­ra com­par­tir­lo só­lo en­tre ellos. En otras oca­sio­nes, lo cuen­tan a los pa­dres pa­ra pro­bar el efec­to, aun­que mu­chas ve­ces no co­no­cen el al­can­ce de lo que han oí­do, in­tu­yen al­go y tie­nen la ten­ta­ción de con­tar­lo pa­ra ver qué pa­sa. Y es que su in­ten­ción hu­mo­rís­ti­ca no siem­pre es vo­lun­ta­ria. Los ra­zo­na­mien­tos ab­sur­dos que lle­van a ca­bo pue­den ser, a sus ojos, muy ló­gi­cos. O has­ta se­rios. Mien­tras que a los adul­tos le pa­re­cen muy di­ver­ti­dos. Por ejem­plo, si un ni­ño que se sube la pri­me­ra vez a un avión di­ce: “quie­ro ba­jar la ven­ta­ni­lla pa­ra to­car las nu­bes”, es pro­ba­ble que lo pien­se en se­rio. Otra co­sa es que los pa­dres es­ta­llen en una car­ca­ja­da. Tal vez se de­be­ría con­tes­tar a una pre­gun­ta pre­via y esen­cial: ¿por qué lo ni­ños son tan di­ver­ti­dos? “Una bue­na ac­tua­ción de un có­mi­co es­tá he­cha un 20% por chis­tes y do­ble sen­ti­dos y el 80% por ca­ris­ma y co­ne­xión con la au­dien­cia”, di­ce Addy­man. “Los có­mi­cos en el es­ce­na­rio se ga­nan el pú­bli­co con su char­me, cuan­do nos in­vi­tan a com­par­tir con ellos la vi­sión del mun­do que nos tie­nen pre­pa­ra­das. Los ni­ños ha­cen lo mis­mo. Les sa­le na­tu­ral. No­so­tros con nues­tro amor so­mos una au­dien­cia re­cep­ti­va a sus pa­ya­das. Ade­más ellos son ex­ce­len­tes ob­ser­va­do­res. Pa­ra ellos el día es una se­rie de momentos de sor­pre­sa, de des­cu­bri­mien­to y tie­nen la ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­se. Dis­fru­tan de ello. Y, así, ¡se ríen! Los pe­que­ños son ca­pa­ces de reír­se só­lo por­que es­tán de buen humor. Los adul­tos, en cam­bio sien­ten que pue­de ex­pre­sar­lo en una oca­sión con­cre­ta, por ejem­plo con un chis­te”, ase­gu­ra es­te ex­per­to. Es evi­den­te que pa­dres e hi­jos no siem­pre coin­ci­den en cuan­to a humor. A me­nu­do pue­den pro­du­cir­se divergencias. “Los pa­dres nun­ca tie­nen que des­ani­mar a sus hi­jos o cas­ti­gar­los en sus es­fuer­zos pa­ra re­sul­tar di­ver­ti­dos. Es más: de­be­rían pre­miar sus in­ten­tos de ser gra­cio­sos, in­clu­so cuan­do lo in­ten­tan con acer­ti­jos, pro­po­si­cio­nes curiosas, gestos tea­tra­les o men­sa­jes de va­rio ti­po”, ase­gu­ra Fran­zi­ni. “El pro­ble­ma es que cier­tos adul­tos con­si­de­ran mu­chas de es­tas ocu­rren­cias co­mo in­fan­ti­les, con po­co va­lor hu­mo­rís­ti­co o has­ta es­tú­pi­das, sim­ple­men­te por­que los ma­yo­res apre­cian más el humor que pre­sen­ta un ge­nuino fac­tor sor­pre­sa o un con­te­ni­do de­cla­ra­da­men­te se­xual o agre­si­vo”, aña­de. ¿Se pue­de edu­car el sen­ti­do del humor a los más pe­que­ños? Por su­pues­to. A me­di­da que cre­cen, los pe­que­ños pier­den al­go de es­pon­ta­nei­dad, de­bi­do a su pro­gre­si­va in­tro­duc­ción en el mun­do de los adul­tos. Y su sen­ti­do de humor aca­ba re­sin­tién­do-

EL HUMOR ES APREN­DI­DO, Y HAY FA­SES CO­MU­NES A TO­DOS LOS PE­QUE­ÑOS

se. “Pri­me­ro se em­pie­za a ju­gar, lue­go se va al co­le. Mo­men­to cla­ve: a par­tir de es­te día, aban­do­nan la anar­quía y se em­pie­za a im­po­ner­les un con­trol de sus ac­tos a mu­chos ni­ve­les. A con­tro­lar sus emo­cio­nes po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas”, re­cuer­da Addy­man. “Se nos en­se­ña a no reír­se de las per­so­nas, de que la vi­da es se­ria, de que si ríes no pue­des tra­ba­jar o es­tu­diar, de que el po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to no per­mi­te de­ma­sia­do la bro­ma, de que los hom­bres de ne­go­cios nun­ca se ríen… y mu­chos otros mitos que al fi­nal aca­ban su­pri­mien­do la ri­sa en los adul­tos que, así, es­ta­llan en ri­sas in­con­tro­la­das en lu­ga­res inapro­pia­dos co­mo igle­sias, bo­das, fu­ne­ra­les…”, acu­sa Fran­zi­ni, que ha­ce un lla­ma­mien­to pa­ra que los pa­dres no se ob­se­sio­nen con re­pri­mir. “Su de­ber es ex­pli­car a los hi­jos que exis­te un humor que pue­de ser cruel y que de­be­ría evi­tar­se, si se usa pa­ra he­rir a las per­so­nas. Yo les re­co­mien­do que ha­gan jun­tos en fa­mi­lia co­sas di­ver­ti­das: com­par­tir ob­ser­va­cio­nes so­bre las ac­ti­vi­da­des del día, un pro­gra­ma de la te­le. Y que dis­fru­ten ellos mis­mos del humor”. Por­qué al fi­nal si ma­má y pa­pá se ríen, se­gu­ro que ellos tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.