SU­PE­RAR EL VA­CÍO

Per­der a la pa­re­ja es un gol­pe emo­cio­nal te­rri­ble. Pe­ro, a pe­sar de la tris­te­za y los cambios que im­pli­ca la viu­dez, es po­si­ble cons­truir una nue­va vi­da en vez de des­plo­mar­se aními­ca­men­te

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez Lib

LA PÉR­DI­DA DE LA PA­RE­JA SA­CU­DE VI­TAL­MEN­TE AL CÓN­YU­GE LAS MU­JE­RES SUE­LEN ES­TAR ME­JOR PRE­PA­RA­DAS PA­RA LA VIU­DEZ

La au­sen­cia en el otro la­do de la ca­ma, los re­cuer­dos de una vi­da en co­mún, la cer­te­za de que ya no vol­ve­rá. Po­co a po­co, las per­so­nas viu­das tie­nen que rea­li­zar un pro­ce­so de due­lo pa­ra acep­tar que su vi­da no se­rá la mis­ma, que es­tá so­lo, que de­be adap­tar­se a vi­vir sin su pa­re­ja. Ade­más, hay viu­dos que ven mer­ma­da se­ria­men­te su eco­no­mía por­que fal­ta un suel­do o una pen­sión, tie­nen que vi­vir con los hi­jos o en un re­si­den­cia si no pue­den va­ler­se por sí mis­mos o de­ben li­diar con las pre­sio­nes so­cia­les y fa­mi­lia­res si, con el tiem­po, de­ci­den em­pa­re­jar­se de nue­vo. Adap­tar­se a los cambios que con­lle­va la viu­dez es un pro­ce­so do­lo­ro­so y com­ple­jo. Se­gún una en­cues­ta del Centro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas del 2013, el 7,1% de los es­pa­ño­les ma­yo­res de 18 años son viu­dos. Aun­que es­te ti­po de en­cues­tas no in­clu­yen a las per­so­nas que, sin es­tar ca­sa­das, han per­di­do a su pa­re­ja. Así que pa­ra ser viu­do ofi­cial­men­te hay que ha­ber es­ta­do ca­sa­do. Una for­ma de en­ten­der la viu­dez he­re­da­da de los tiem­pos en los que la in­men­sa ma­yo­ría de las pa­re­jas pa­sa­ban por el al­tar. Y un da­to que lla­ma la aten­ción: tres de ca­da cua­tro per­so­nas viu­das son mu­je­res. Je­roen Spij­ker, de­mó­gra­fo de la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go (Es­co­cia) e in­ves­ti­ga­dor en el Cen­tre d’Es­tu­dis De­mo­grà­fics de la Universitat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na en­tre el 2004 y el 2012, ex­pli­ca que “la mor­ta­li­dad mas­cu­li­na es ma­yor que la fe­me­ni­na en to­das las eda­des, ya sea en­tre los ca­sa­dos, lo que con­lle­va más viu­das que viu­dos, o en­tre las per­so­nas viu­das, lo que re­du­ce el nú­me­ro de hom­bres viu­dos en eda­des avan­za­das. Ade­más, los viu­dos se ca­san con más fre­cuen­cia que las viu­das”. Y de­jan de ser­lo. La ma­yor par­te de las per­so­nas que pier­den a su pa­re­ja tie­nen más de 65 años. “Y, en ge­ne­ral, cuan­to ma­yor es el viu­do más di­fí­cil le se­rá adap­tar­se a su nue­va vi­da”, se­ña­la Ma­ría Do­lo­res Or­tiz, psi­có­lo­ga clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en due­lo y ge­ron­to­lo­gía. Con­tar con el apo­yo de fa­mi­lia y ami­gos, te­ner pro­yec­tos y afi­cio­nes, no que­dar­se en­ce­rra­do en ca­sa… son fac­to­res que fa­ci­li­tan el pro­ce­so de due­lo. Y lo di­fi­cul­tan los acha­ques pro­pios de la edad en las per­so­nas ma­yo­res o las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas. El ries­go de que los viu­dos de edad avan­za­da que­den ais­la­dos so­cial­men­te es ma­yor que en los viu­dos jó­ve­nes o de me­dia­na edad, pues la gran ma­yo­ría de ellos no tra­ba­jan y al­gu­nos vi­ven en re­si­den­cias le­jos de la fa­mi­lia, o su sa­lud o su eco­no­mía no les per­mi­ten lle­var una vi­da so­cial ac­ti­va, via­jar... Asi­mis­mo, la pér­di­da de in­gre­sos sue­le ser más gra­ve pa­ra las viu­das de la ter­ce­ra edad. Mu­chas de ellas tie­nen pa­gas muy ba­jas aun­que se su­me la pen­sión de viu­de­dad a la pen­sión por ju­bi­la­ción, ya que es­ta úl­ti­ma se­rá muy ba­ja si ape­nas han co­ti­za­do. “Los viu­dos ma­yo­res tie­nen más mie­do a que­dar­se so­los, a no po­der cui­dar­se, a no po­der lle­var la vi­da que desean”, co­men­ta Begoña Elizalde, coor­di­na­do­ra del gru­po de tra­ba­jo de Due­lo y Pér­di­das del Col·le­gio Ofi­cial de Psi­có­lo­gos de Ca­ta­lu­ña. “Ade­más, en mu­chos ca­sos se han com­par­ti­do tan­tos años con la pa­re­ja que se pre­gun­tan: ‘¿Quién soy yo sin ella?’”, aña­de Ma­ría Do­lo­res Or­tiz.

Pe­ro, por otro la­do, las mu­je­res ma­yo­res sue­len

es­tar más pre­pa­ra­das pa­ra la viu­de­dad por­que ya han vis­to que sus ma­dres, tías, her­ma­nas o ami­gas han en­viu­da­do. En prin­ci­pio, una per­so­na viu­da de 30, 40 o 50 años ten­drá me­jor sa­lud, un tra­ba­jo que le ga­ran­ti­za­rá in­gre­sos y una ocu­pa­ción dia­ria, así co­mo una vi­da so­cial am­plia y más po­si­bi­li­da­des de en­con­trar una nue­va pa­re­ja. Y es más pro­ba­ble que ten­ga hi­jos a su car­go, lo que le ayu­da­rá a dar un sen­ti­do más pro­fun­do a su vi­da. Pe­ro el gol­pe emo­cio­nal pue­de ser más trau­má­ti­co, por­que ¿quién es­pe­ra en­viu­dar a esa edad? Asi­mis­mo, co­rre el ries­go de su­frir un due­lo in­hi­bi­do. “Que se vuel­que en los hi­jos, les ayu­de a pa­sar su due­lo, y no pue­da ini­ciar el su­yo has­ta dos o tres años des­pués de la muer­te de la pa­re­ja –se­ña­la Ma­nuel Nevado, psi­có­lo­go de la Fun­da­ción Ma­ria Wolff–. En cual­quier ca­so, aun­que el viu­do sea muy ma­yor o muy jo­ven o ten­ga o no hi­jos pue­de su­pe­rar el do­lor de la pér­di­da y adap­tar­se a su nue­va vi­da”. Los ex­per­tos se­ña­lan que el fac­tor que más in­flu­ye en la du­ra­ción y la pro­fun­di­dad del due­lo es la in­ten­si­dad del víncu­lo que se te­nía con la pa­re­ja. E in­ten­si­dad no siem­pre es si­nó­ni­mo de fe­li­ci­dad. Co­mo ex­pli­ca Begoña Elizalde, “si el viu­do era fe­liz con su pa­re­ja, el due­lo se­rá muy do­lo­ro­so. Pe­ro hay quien se sien­te li­be­ra­do tras la muer­te de és­ta por­que era muy in­fe­liz en la re­la­ción. Y el due­lo tam­bién pue­de ser do­lo­ro­so si el víncu­lo era in­ten­so y tor­men­to­so”. En es­te ca­so, las cuen­tas pen­dien­tes, lo que no se di­jo, la cul­pa­bi­li­dad… pue­den com­pli­car el due­lo. Un pro­ce­so que tam­bién se ve­rá mar­ca­do por la per­so­na­li­dad del viu­do, ya que las per­so­nas de­pen­dien­tes emo­cio­nal­men­te tie­nen más di­fi­cul­ta­des pa­ra su­pe­rar la pér­di­da. Y por las cau­sas del fa­lle­ci­mien­to. Si és­te se ha pro­du­ci­do por un ho­mi­ci­dio o un suicidio, el due­lo acos­tum­bra a ser más du­ro

que en ca­so de ac­ci­den­te. Y, en ge­ne­ral, es­tos tres ti­pos de muer­te com­pli­can más el due­lo. Por otro la­do, los psi­có­lo­gos ha­blan de “due­lo an­ti­ci­pa­do” pa­ra re­fe­rir­se a aque­llos ca­sos en los que la pa­re­ja ha su­fri­do una lar­ga en­fer­me­dad, lo que ha per­mi­ti­do al viu­do em­pe­zar a acep­tar la pér­di­da an­tes del fa­lle­ci­mien­to. “De­pen­de de la per­so­na, pe­ro mu­chas ve­ces el do­lor tras la muer­te no es tan in­ten­so en es­tos ca­sos”, se­ña­la Ma­ría Do­lo­res Or­tiz. Aun­que po­co a po­co la tris­te­za va que­dan­do atrás, son nor­ma­les los ba­ches en las fe­chas se­ña­la­das. El cum­plea­ños de la pa­re­ja, la Na­vi­dad, el aniver­sa­rio de bo­da… des­pier­tan vie­jos re­cuer­dos, sen­ti­mien­tos e imá­ge­nes. “No su­po­nen un re­tro­ce­so en el due­lo –afir­ma Ma­nuel Nevado–. Mu­cha gen­te acon­se­ja al viu­do que ol­vi­de. Pe­ro, du­ran­te los pri­me­ros me­ses, to­do re­cuer­da a la per­so­na fa­lle­ci­da, no se pue­de evi­tar”. Lo que más cues­ta es la pri­me­ra son­ri­sa y vol­ver a dis­fru­tar de nue­vo de la vi­da. “Des­cu­brir­se rien­do, aun­que el ma­ri­do ha­ya muer­to ha­ce unos me­ses, y sin sen­tir cul­pa­bi­li­dad”, aña­de Or­tiz. Hay quien se sien­te cul­pa­ble por dis­fru­tar de la vi­da, por ha­ber so­bre­vi­vi­do a la pa­re­ja, por creer que no ha he­cho lo su­fi­cien­te pa­ra ayu­dar­la. “Se pue­de tar­dar en­tre uno y cua­tro años en su­pe­rar el due­lo”, ex­pli­ca Ma­ría Do­lo­res Or­tiz. En asu­mir que la pa­re­ja ya no vol­ve­rá, que hay que cons­truir una nue­va vi­da sin ella, que las co­sas han cam­bia­do. Por­que la viu­dez su­me a la per­so­na en la tris­te­za, pe­ro tam­bién sa­cu­de sus pi­la­res emo­cio­na­les, so­cia­les y eco­nó­mi­cos. “Los viu­dos tien­den a re­la­cio­nar­se con per­so­nas sol­te­ras y es fre­cuen­te que pier­dan con­tac­to con al­gu­nos ami­gos que tie­nen pa­re­ja”, apun­ta Luis Ayuso, pro­fe­sor de so­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga. Y de­ben plan­tear­se si quie­ren y pue­den, por sa­lud o in­gre­sos, vi­vir so­los. Aun­que ca­da vez más viu­dos eli­gen ga­ran­ti­zar­se la in­de­pen­den­cia que no ten­drían en ca­sa de sus hi­jos o en una re­si­den­cia. So­bre to­do las viu­das: tres de ca­da diez mu­je­res ma­yo­res vi­ven so­las, por uno de ca­da diez hom­bres ma­yo­res. El tra­di­cio­nal de­sin­te­rés de al­gu­nos hom­bres ha­cia las ta­reas do­més­ti­cas di­fi­cul­ta mu­cho su vi­da cuan­do pier­den a quien les co­ci­na­ba, plan­cha­ba o re­cor­da­ba cuán­do to­mar la pas­ti­lla. “Las per­so­nas ma­yo­res sue­len te­ner los pa­pe­les muy de­fi­ni­dos. Así que es fre­cuen­te que les cues­te asu­mir las ta­reas que desem­pe­ña­ba la pa­re­ja, y pier­den ca­li­dad de vi­da. Por eso ellos sue­len lle­var peor la viu­dez, por­que les cues­ta más el te­ma do­més­ti­co”, con­si­de­ra Begoña Elizalde. Es­te fac­tor ex­pli­ca, en par­te, que ha­ya me­nos viu­dos ma­yo­res que vi­ven so­los y que ellos ten­gan más in­te­rés en ini­ciar una nue­va re­la­ción. “Las viu­das fun­cio­nan me­jor so­las –co­men­ta Je­roen Spij­ker–, por lo que qui­zás tie­nen me­nos ne­ce­si­dad de em­pa­re­jar­se de nue­vo y se lo pien­san mu­cho más an­tes de re­nun­ciar a su in­de­pen­den­cia y asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des de una re­la­ción”. Ade­más, el he­cho de que ha­ya mu­chas más mu­je­res viu­das que viu­dos ha­ce que ellas ten­gan me­nos don­de ele­gir. Y, en­tre las viu­das

LA FAL­TA DE HÁ­BI­TO EN LAS TA­REAS DE CA­SA NO AYU­DA EN LA ADAP­TA­CIÓN DEL VIU­DO LOS HI­JOS NO SUE­LEN APO­YAR QUE SU PA­DRE O MA­DRE SE VUEL­VA A EM­PA­RE­JAR

que se em­bar­can en una aven­tu­ra sen­ti­men­tal, es­tá ga­nan­do adep­tas la op­ción de que ca­da cual vi­va en su ca­sa. Otra di­fe­ren­cia en­tre viu­dos y viu­das es que “los hom­bres sue­len in­ten­si­fi­car más las re­la­cio­nes con los ami­gos, mien­tras que las mu­je­res se vuel­can más en la fa­mi­lia”, ex­pli­ca Luis Ayuso. “Aun­que to­do es­to es­tá cambiando mu­cho”, afir­ma es­te so­ció­lo­go. Los ro­les tra­di­cio­na­les de hom­bres y mu­je­res se es­tán di­fu­mi­nan­do. Ellos co­ci­nan más, ellas tra­ba­jan más fue­ra de ca­sa. Y la viu­dez tam­bién es­tá cambiando: ya no hay que ves­tir de ne­gro to­da la vi­da y ya no hay que re­nun­ciar al se­xo o el amor. Los ma­yo­res son más au­tó­no­mos y quie­ren via­jar, vi­vir su vi­da, dis­fru­tar mien­tras pue­dan. Has­ta no ha­ce mu­cho, que­dar­se viu­do su­po­nía prác­ti­ca­men­te una muer­te en vi­da pa­ra mu­chas per­so­nas. En es­pe­cial pa­ra las mu­je­res, mu­cho más es­tig­ma­ti­za­das que los hom­bres por su con­di­ción de viu­das y ca­si obli­ga­das a re­cluir­se en ca­sa o la re­si­den­cia. Hoy día, pue­den ele­gir con mu­cha más li­ber­tad qué ha­cer con su vi­da. “Y se pro­du­ci­rá un nue­vo cam­bio cuan­do em­pie­cen a en­viu­dar las mu­je­res na­ci­das en la dé­ca­da de 1950 –ase­gu­ra Luis Ayuso–. Ellas fue­ron las pri­me­ras en em­plear mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos y te­ner más de una pa­re­ja. Han te­ni­do buenos tra­ba­jos y, por tan­to, dis­fru­ta­rán de me­jo­res pen­sio­nes y se­rán más au­tó­no­mas. En cam­bio, du­ran­te el pri­mer ter­cio del si­glo XX, to­da­vía era obli­ga­to­rio que las mu­je­res vis­tie­ran de ne­gro du­ran­te un año. Si una viu­da re­to­ma­ba su vi­da a los po­cos me­ses de la muer­te de su ma­ri­do, era fre­cuen­te que los ve­ci­nos la cri­ti­ca­ran: ‘Mira ésa, ya es­tá sa­lien­do de ca­sa’. Por suer­te, las viu­das ca­da vez tie­nen que en­fren­tar­se a me­nos pre­jui­cios”. Pe­ro ha­ber­los hay­los. Por ejem­plo, si una viu­da de­ci­de em­pa­re­jar­se de nue­vo. En opi­nión de Je­roen Spij­ker, “siem­pre ha ha­bi­do una ma­yor com­pren­sión so­cial ha­cia las ne­ce­si­da­des de los hom­bres cuan­do se tra­ta de em­pren­der un nue­vo pro­yec­to vi­tal, en­con­trar pa­re­ja o man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. Ellos tam­bién su­fren pre­sio­nes, pe­ro me­nos”. Pre­sio­nes que se disparan so­bre to­do si la viu­da tie­ne cier­ta edad. Co­mo ex­pli­ca Ma­nuel Nevado, “si una mu­jer de 30 años en­viu­da, la so­cie­dad acep­ta que reha­rá su vi­da sen­ti­men­tal. Aun­que, en el ca­so de una mu­jer de 75 años, no es ex­tra­ño oír que ‘pa­ra qué que­rrá otro hom­bre, si ya es ma­yor’”. En es­te ca­so, a los pre­jui­cios ha­cia la viu­dez se su­man los pre­jui­cios ha­cia las per­so­nas ma­yo­res. “No gus­ta que se em­pa­re­jen de nue­vo o se se­pa­ren. No gus­ta que ha­gan rui­do”, con­si­de­ra Begoña Elizalde. Y es­ta pre­sión sue­le ve­nir de per­so­nas muy cer­ca­nas. “No es ra­ro que los hi­jos quie­ran de­ci­dir por ellos dón­de de­ben vi­vir o si pue­den em­pa­re­jar­se de nue­vo”, ase­gu­ra Ma­nuel Nevado. Aun­que los viu­dos de la ter­ce­ra edad tam­bién tie­nen de­seos, el ries­go es­tá en que in­terio­ri­cen es­tos pre­jui­cios, que se sien­tan cul­pa­bles por que­rer vi­vir a su ma­ne­ra, por enamo­rar­se. Y que re­pri­man sus de­seos. Pe­ro la ne­ce­si­dad de dis­fru­tar de la vi­da y el amor no en­ve­je­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.