LOS CAM­POS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Ilus­tra­ción Raúl

Es­cri­bo en el AVE, ca­mino de Sevilla, mien­tras atra­vie­so ma­ra­vi­llo­sos olivares. Re­cuer­do el poe­ma de Ma­cha­do: “Por el oli­var/ se vio a la le­chu­za/ vo­lar y vo­lar./ Cam­po, cam­po, cam­po/ y en­tre los oli­vos/ un cortijo blan­co”. Mi mi­ra­da res­ba­la pe­re­zo­sa y encantada por las lo­mas que el ver­de gri­sá­ceo de los ár­bo­les sua­vi­za. Ape­nas sien­to el mo­vi­mien­to del tren, lo que ha­ce que sea el pai­sa­je el que se mue­ve, se ex­pan­de, se con­trae, cam­bia. Hay mu­chas for­mas de mi­rar. Hay una mi­ra­da que con­tem­pla y otra que bus­ca. Con­tem­plar es de­jar­se lle­var por el ob­je­to con­tem­pla­do y su­po­ne una cier­ta pa­si­vi­dad, una su­mi­sión an­te su po­ten­cia. Se con­tem­pla una obra de ar­te y los mís­ti­cos con­tem­plan a Dios. Di­cen que tras una du­ra as­ce­sis, el Ab­so­lu­to im­po­ne su pre­sen­cia, que no es só­lo vi­sual, por­que no son los sen­ti­dos los que per­ci­ben, sino el al­ma en­te­ra. En el mo­nas­te­rio

EL SER HU­MANO VI­VE EN UNA CONS­TAN­TE BÚSQUEDA IM­PRE­CI­SA, CO­MO LA DE LA FE­LI­CI­DAD

na­va­rro de Ley­re co­no­cí la his­to­ria del abad Vi­ri­la. En una oca­sión, es­cu­chó des­de su cel­da el can­to ma­ra­vi­llo­so de un pá­ja­ro. El pá­ja­ro echó a vo­lar y de­seo­so de se­guir es­cu­chán­do­le el mon­je le si­guió por la es­pe­su­ra has­ta lle­gar a una fuen­te, jun­to a la cual el pá­ja­ro se ha­bía de­te­ni­do. Allí se de­tu­vo es­cu­chán­do­le. Tras lo que él con­si­de­ró un ins­tan­te, vol­vió al mo­nas­te­rio. La puer­ta es­ta­ba ce­rra­da. Lla­mó. Le abrió un fraile des­co­no­ci­do que le pre­gun­tó qué que­ría. Vi­ri­la le di­jo que era el abad. El fraile le con­tes­tó que nun­ca le ha­bía vis­to. Lla­mó al ver­da­de­ro abad que tam­po­co le re­co­no­ció. Un fraile muy an­ciano re­cor­dó que cuan­do era jo­ven oyó con­tar la his­to­ria de un abad que ha­bía des­apa­re­ci­do en el mon­te. El ins­tan­te de con­tem­pla­ción ha­bía du­ra­do cien años. Pe­ro en es­te mo­men­to mi ac­ti­tud no es con­tem­pla­ti­va. Es­toy bus­can­do. Quie­ro en­con­trar un te­ma so­bre el que es­cri­bir. Aho­ra me doy cuen­ta de que lo te­nía de­lan­te de mis na­ri­ces men­ta­les. Voy a es­cri­bir so­bre la ac­ti­vi­dad de bus­car. ¿Qué ha­go cuan­do bus­co? La res­pues­ta es sen­ci­lla: quie­ro en­con­trar al­go de lo que ten­go una ima­gen men­tal más o me­nos cla­ra. A ve­ces, sé con pre­ci­sión lo que bus­co: las ga­fas o una ciu­dad en el ma­pa. Mi mi­ra­da in­ten­ta re­co­no­cer en­tre los es­tí­mu­los al­go que se les ase­me­je. De he­cho, si me equi­vo­co y bus­co un li­bro que creo re­cor­dar con pas­tas ver­des, y re­sul­ta que tie­ne las pas­tas blan­cas, no lo en­cuen­tro. Pe­ro más in­tere­san­te re­sul­ta la búsqueda de al­go que só­lo co­noz­co con im­pre­ci­sión: el ar­gu­men­to de una no­ve­la, un ne­go­cio con el que ga­nar di­ne­ro o el sen­ti­do de la vi­da. Po­de­mos de­fi­nir al ser hu­mano co­mo un per­pe­tuo bus­ca­dor de co­sas gran­des e im­pre­ci­sas. El co­no­ci­mien­to, por ejem­plo. En­ton­ces lo llamamos in­ves­ti­gar. Karl Pop­per ti­tu­ló su au­to­bio­gra­fía: Búsqueda sin tér­mino. O la fe­li­ci­dad, que es el col­mo de la búsqueda te­naz y con­fu­sa. La in­sa­tis­fac­ción con lo en­con­tra­do, el afán de ir más allá, es sin du­da una ca­rac­te­rís­ti­ca esen­cial de nues­tra in­te­li­gen­cia, que sien­do li­mi­ta­da pa­re­ce sen­tir una per­ma­nen­te nos­tal­gia de lo ili­mi­ta­do. No es de ex­tra­ñar que pa­ra San Agustín y pa­ra mu­chos teó­lo­gos esa búsqueda re­ve­le la in­quie­tud del al­ma has­ta al­can­zar a Dios, al que se di­ri­ge si­cut cer­vus ad fon­tem, co­mo el cier­vo a la fuen­te. Es­te ar­tícu­lo se mue­ve en círcu­lo, por­que aho­ra ten­dría­mos que ha­blar de nue­vo de con­tem­pla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.