LOS GOL­PES DE LA VI­DA

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, soy Ser­gio y ten­go vein­ti­cin­co años. Te es­cri­bo por­que mi mun­do se ha ve­ni­do aba­jo y he per­di­do el rumbo. Po­co an­tes de ca­sar­me, mi no­via se ha enamo­ra­do de otro y me ha de­ja­do. Lle­vá­ba­mos sie­te años jun­tos, in­clu­so ya te­nía­mos el pi­so com­pra­do y pro­yec­ta­ba to­da mi vi­da con ella, es­toy muy enamo­ra­do. No lo­gro re­po­ner­me y vi­vo an­gus­tia­do y sin sa­ber qué ha­cer. Ten­go trastornos de sue­ño, me cues­ta co­mer y te­mo es­tar fa­llan­do en mi tra­ba­jo, que an­tes me lle­na­ba. Mi ma­dre se ob­se­sio­na en ayu­dar­me, pe­ro se frus­tra al no con­se­guir­lo. Co­mo mis ami­gos, de los que me he ale­ja­do, por lo que los fi­nes de se­ma­na se me ha­cen ho­rri­ble­men­te lar­gos y no de­jo de pen­sar en ella. Da­ría lo que fue­ra por te­ner­la, pe­ro a la vez sien­to ren­cor. Ella me ha di­cho que nun­ca qui­so ha­cer­me da­ño, pe­ro que uno no man­da so­bre sus sen­ti­mien-

ES­TAR BIEN CON UNO MIS­MO PER­MI­TE SU­PE­RAR CUAL­QUIER DES­MÁN, TAM­BIÉN EN EL AMOR

tos. ¿Se­ré ca­paz de so­bre­po­ner­me? ¿Vuel­ve uno a re­cu­pe­rar la ale­gría de vi­vir? ¿Po­dré con­fiar en otra mu­jer? Mu­chas gra­cias y re­ci­be mi afec­to más sin­ce­ro y pro­fun­do.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Ser­gio, tie­nes que evi­tar te­ner­te pe­na o re­crear­te in­cons­cien­te­men­te en la au­to­com­pa­sión. He co­no­ci­do mu­chos ca­sos co­mo el tu­yo y cuan­do he te­ni­do la oca­sión de mi­rar a los ojos de es­tas per­so­nas les he pre­gun­ta­do di­rec­ta­men­te: ¿Por qué te ha­ces es­to? No hay que ren­dir­se a la au­to­com­pa­sión, pe­ro sí ser un po­co caritativo con uno mis­mo. Te ha­ces un da­ño atroz e in­ne­ce­sa­rio. Re­fle­xio­na so­bre un cuen­to orien­tal que di­ce: dos jó­ve­nes muy ami­gos se enamo­ran lo­ca­men­te de una gi­ta­na cu­ya ca­ra­va­na pa­sa por su pue­blo. La jo­ven se que­da con ellos y vi­ven una gran his­to­ria de amor. Me­ses des­pués, la gi­ta­na si­gue con su via­je y se des­pi­de de los jó­ve­nes. Pa­san unos días y un ami­go le di­ce al otro: “Es­toy muy mal. Le echo enor­me­men­te de me­nos. Su­fro mu­cho. Y tú, ¿có­mo te en­cuen­tras?”. El ami­go res­pon­de: “Per­fec­ta­men­te. An­tes de que lle­ga­ra es­ta­ba muy bien con­mi­go mis­mo. Vino, dis­fru­té con ella, se ha ido y me he que­da­do co­mo an­tes de que lle­ga­ra: muy bien con­mi­go mis­mo”. A to­da per­so­na le afec­ta una rup­tu­ra sen­ti­men­tal, pe­ro lo ha­ce en ma­yor o me­nor gra­do se­gún se en­cuen­tre con­si­go mis­mo, ten­ga más o me­nos ca­ren­cias emo­cio­na­les o ca­pa­ci­dad pa­ra ser in­de­pen­dien­te. Si no acep­tas lo inevi­ta­ble, su­fri­rás mu­cho y acu­mu­la­rás do­lor y amar­ga frus­tra­ción. No pue­des ser un al­ma en pe­na día tras día, un men­di­go del amor. Eso no arre­gla na­da y te per­ju­di­ca en to­dos los as­pec­tos, in­clui­do el tra­ba­jo. Re­to­ma la re­la­ción con tus ami­gos. Cier­ta­men­te, na­die pue­de man­dar en sus sen­ti­mien­tos. Es en ta­les ca­sos el mo­men­to de po­ner alas de li­ber­tad a la otra per­so­na y, si la ama­mos, prac­ti­car el amor cons­cien­te y desear­le que sea fe­liz. Cla­ro que re­cu­pe­ra­rás la ale­gría, pe­ro tie­nes que co­la­bo­rar un po­co. Por su­pues­to, ha­lla­rás a otra mu­jer en la que con­fiar. Al prin­ci­pio, pa­re­ce que uno no po­drá re­cu­pe­rar­se, pe­ro las he­ri­das del amor tam­bién se cie­rran. No te ape­gues a tu su­fri­mien­to; no aña­das do­lor al do­lor. Re­cuer­da el her­mo­so y sa­bio ada­gio de Ta­go­re: “Si llo­ras por­que se ha ido el sol, las lá­gri­mas te im­pe­di­rán con­tem­plar las es­tre­llas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.