Miau

Los ga­tos to­man el man­do

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Yai­za Saiz

No hi­zo fal­ta que el kái­ser de la mo­da –co­mo se co­no­ce po­pu­lar­men­te al in­flu­yen­te im­pul­sor de ten­den­cias y di­se­ña­dor Karl La­ger­feld– pre­sen­ta­ra en so­cie­dad a su mas­co­ta Chou­pet­te pa­ra que los ga­tos se con­vir­tie­ran por sí so­los en el úl­ti­mo mau­lli­do. Mu­cho an­tes de que el mun­do de la mo­da se rin­die­ra a los fe­li­nos, lo hi­cie­ron las re­des so­cia­les. Bas­ta con bus­car la pa­la­bra cat por in­ter­net pa­ra que apa­rez­can en pan­ta­lla un sin­fín de re­sul­ta­dos. A sa­ber, ví­deos ga­tu­nos que acu­mu­lan cien­tos de mi­llo­nes de vi­si­tas en You­Tu­be; o me­mes gra­cio­sos que to­man a es­tos ani­ma­les de com­pa­ñía por pro­ta­go­nis­tas pa­ra arran­car una car­ca­ja­da al más pin­ta­do. Tam­bién se pue­den ver sel­fies ca­se­ras (au­to­fo­tos) en Ins­ta­gram, o in­clu­so, una de las úl­ti­mas ten­den­cias más vi­ra­les de la red, el meow– que con­sis­te en ves­tir a los ani­ma­les con pan­ti­me­dias pa­ra to­mar­les fo­to­gra­fías y col­gar­las en Tumblr – ; se ex­tien­den co­mo la pólvora. In­ter­net ha con­ver­ti­do en es­tre­llas a una lar­ga lis­ta de ga­ti­tos ¬Lil Bub, Ma­ru, Key­board Cat o Henry, en­tre otros–. Mi­ni­nos que dis­po­nen de mar­ca re­gis­tra­da y cuen­tas en Fa­ce­book o Twit­ter. In­clu­so Grumpy Cat, la ga­ti­ta que con­quis­tó al mun­do por su ca­ri­ta de en­fa­do, ha con­se­gui­do tras­pa­sar las fron­te­ras de la red con­so­li­dán­do­se co­mo per­so­na­je me­diá­ti­co tras ser entrevistada el pa­sa­do año por la re­vis­ta For­bes. Pe­ro más allá de la fa­ma de es­tos fe­li­nos, de los blogs de­di­ca­dos a ellos y del éxi­to de las re­des so­cia­les es­pe­cia­li­za­das en ga­tos co­mo Uni­ted Cats o Cat­mo­ji –que fun­cio­nan de un mo­do muy si­mi­lar a Pin­te­rest–, la ob­se­sión ga­tu­na se ha ex­ten­di­do a otros lu­ga­res, co­mo por ejem­plo, las li­bre­rías. Uno de los su­per­ven­tas del pa­sa­do año, el de­li­ran­te y có­mi­co li­bro Có­mo sa­ber si tu ga­to pla­nea ma­tar­te (Atis­be­rri) del es­ta­dou­ni­den­se Matt­hew In­man, bajo la mar­ca crea­ti­va The Oatmeal, des­ve­la­ba en una guía ilus­tra­da el la­do os­cu­ro de es­tos inofen­si­vos ani­ma­les. “Si tu ga­to te ma­sa­jea con sus pa­tas no es una mues­tra de afec­to, lo que ha­ce real­men­te es com­pro­bar po­si­bles de­bi­li­da­des de tus ór­ga­nos in­ter­nos”, bro­mea In­man en su obra. Tal es la fie­bre por los fe­li­nos que in­clu­so Has­bro, em­pre­sa pro­pie­ta­ria del clá­si­co jue­go de me­sa Mo­no­poly, ha re­suel­to sus­ti­tuir –tras so­me­ter la de­ci­sión a vo­ta­ción po­pu­lar– la tra­di­cio­nal fi­gu­ra de la plan­cha por un ga­to. Por no ha­blar de los emo­ti­co­nos del chat de Fa­ce­book, en los que triun­fa un di­ver­ti­do mi­nino lla­ma­do Pus­heen, the cat, o de apli­ca­cio­nes co­mo Cat Aca­demy, que tie­ne por ob­je­ti­vo la en­se­ñan­za de idio­mas a tra­vés de di­ver­ti­das y en­tra­ña­bles fo­to­gra­fías de ga­ti­tos. Pe­ro, ¿a qué se de­be tan­to éxi­to ga­tuno? Fe­li­nos, las mas­co­tas del fu­tu­ro “El ga­to es el gran des­co­no­ci­do”, ex­pli­ca San­tia­go Gar­cía Ca­ra­ba­llo, ve­te­ri­na­rio y au­tor del li­bro Ga­tos fe­li­ces, due­ños fe­li­ces (Ate­les). “Es­te ani­mal, a sim­ple vis­ta, pue­de pa­re­cer mu­cho más aris­co que el pe­rro; lo que re­per­cu­te en que ha­ya si­do mu­cho me­nos acep­ta­do so­cial­men­te a lo lar­go de la his­to­ria –aña­de el ve­te­ri­na­rio–. Pe­ro cuan­do se le co­no­ce y se com­pren­de su ca­rác­ter in­de­pen­dien­te, es el com­pa­ñe­ro per­fec­to”. Un 46 % de las fa­mi­lias es­pa­ño­las es po­see­do­ra de un ani­mal de com­pa­ñía, y den­tro de es­te por­cen­ta­je, un 36% eli­gió al ga­to co­mo mas­co­ta, se­gún da­tos de la Fun­da­ción Af­fi­nity. Ten­den­cia que con el trans­cur­so de los años es­tá

em­pe­zan­do a cre­cer, so­bre to­do en los paí­ses ve­ci­nos. “Hay es­ta­dís­ti­cas que ad­vier­ten que des­de el 2003 en Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia el nú­me­ro de ga­tos en fa­mi­lias es su­pe­rior al de pe­rros”, ex­pli­ca Gar­cía Ca­ra­ba­llo. El es­pe­cia­lis­ta tam­bién afir­ma que es­tos ani­ma­les se con­ver­ti­rán en la mas­co­ta del fu­tu­ro por va­rias ra­zo­nes: “Se adap­tan me­jor a las cir­cuns­tan­cias mo­der­nas, a nues­tras ca­sas ca­da vez más pe­que­ñas y a la fal­ta de tiem­po del ser hu­mano pa­ra po­der sa­lir a pa­sear con la mas­co­ta”, afir­ma. Los ga­tos, sin du­da, son mu­cho más ur­ba­ni­tas. In­de­pen­dien­tes y so­li­ta­rios, no ne­ce­si­tan de gran­des es­pa­cios; ¿a ca­so su per­fil no en­ca­ja con el de mu­chos de los ha­bi­tan­tes de la gran ciu­dad? Due­ños in­de­pen­dien­tes Un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad Bri­tish Co­lum­bia, en Van­cou­ver (Ca­na­dá), afir­ma que las per­so­nas que pre­fie­ren los fe­li­nos sue­len dis­fru­tar más de su so­le­dad. Ade­más tie­nen un 30% más de pro­ba­bi­li­da­des de vi­vir so­los en un apar­ta­men­to, a di­fe­ren­cia de las per­so­nas que eli­gen al pe­rro co­mo acom­pa­ñan­te de vi­da, que con más fre­cuen­cia sue­len es­tar ca­sa­dos y dis­po­nen de fa­mi­lia con la que ha­bi­tar en ca­sas ajar­di­na­das. El es­tu­dio es­tá li­de­ra­do por el pro­fe­sor Stan­ley Co­ren, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía hu­ma­na y ani­mal y miem­bro de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Psi­co­lo­gía. No obs­tan­te, “si­gue sien­do di­fí­cil de­ter­mi­nar si es el per­fil de com­por­ta­mien­to o el es­ti­lo de vi­da de una per­so­na lo que la in­fluen­cia a de­can­tar­se más por una mas­co­ta u otra”, ex­pli­ca Jau­me Fat­jó, di­rec­tor de la Cá­te­dra Fun­da­ción Af­fi­nity Ani­ma­les y Sa­lud del De­par­ta­men­to de Psi­quia­tría de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na. “Ca­da per­so­na se aso­cia con un ani­mal de com­pa­ñía por mo­ti­vos di­fe­ren­tes y re­ci­be de él be­ne­fi­cios di­fe­ren­tes”. ¿Amo o ama? Lo que sí es cier­to es que des­de tiem­pos re­mo­tos los ga­tos han es­ta­do mu­cho más aso­cia­dos a la fi­gu­ra fe­me­ni­na. En la mi­to­lo­gía egip­cia, por ejem­plo, la dio­sa Bas­tet –sím­bo­lo de la fer­ti­li­dad– era re­pre­sen­ta­da co­mo una mu­jer con ca­be­za de ga­to. In­ter­pre­ta­da de igual ma­ne­ra, la dio­sa Sekh­met era el sím­bo­lo de la fuer­za, el po­der, de la gue­rra y de la ven­gan­za. Ex­tre­ma­da­men­te opues­tas en su ca­rác­ter, la for­ma fe­li­na de am­bas re­pre­sen­ta­ba a la mu­jer más pa­sio­nal y tier­na o la más ven­ga­ti­va e ira­cun­da. Du­ran­te la Edad Me­dia se de­cía que las bru­jas y he­chi­ce­ras te­nían el po­der de trans­for­mar­se en ga­to (so­bre to­do, en ga­to ne­gro, sím­bo­lo de su­pers­ti­ción) y, co­mo con­se­cuen­cia, los fe­li­nos fue­ron per­se­gui­dos y que­ma­dos jun­to a ellas en las ho­gue­ras. Con­si­de­ra­do des­de el me­die­vo co­mo ani­mal ma­lé­fi­co –sím­bo­lo de lo os­cu­ro, má­gi­co e irra­cio­nal–, la he­ren­cia de esa vi­sión ha per­du­ra­do ca­si has­ta nues­tros días. Mu­cho an­tes de que se con­vir­tie­ran en mas­co­ta de cul­to pa­ra fas­hio­nis­tas y hips­ters, los ga­tos tam­bién se re­la­cio­na­ban con ser la com­pa­ñía per­fec­ta de la tí­pi­ca mu­jer sol­te­ro­na. ¿O aca­so no han es­cu­cha­do al­gu­na vez aque­llo de “me que­da­ré sol­te­ra e iré a vi­vir con un cua­tro ga­tos”? Un per-

so­na­je icó­ni­co de la aplau­di­da se­rie Los Sim­pson, Elea­nor Aber­nathy (más co­no­ci­da co­mo “la lo­ca de los ga­tos”), ejem­pli­fi­ca a la per­fec­ción es­ta si­tua­ción: el per­so­na­je en­car­na a una abo­ga­da de éxi­to que se vuel­ve de­men­te y se re­ti­ra en so­le­dad a un en­torno fe­lino. Gra­cias al ac­tual furor es­ta ima­gen va cambiando len­ta­men­te y aho­ra es­te ani­mal de com­pa­ñía es aso­cia­do mu­cho más a la fi­gu­ra de la mu­jer in­de­pen­dien­te del si­glo XXI. “En por­cen­ta­je, la ma­yo­ría de los due­ños de ga­tos son chi­cas jó­ve­nes que vi­ven so­las y dis­fru­tan su li­ber­tad”, ex­pli­ca el ve­te­ri­na­rio Gar­cía Ca­ra­ba­llo. ¿Pe­ro a qué pue­de de­ber­se es­ta re­la­ción? Pa­ra la te­ra­peu­ta fe­li­na Lau­ra Tri­llo, “a un ni­vel in­cons­cien­te, las mu­je­res es­ta­mos mu­cho más co­nec­ta­das con el ga­to por nues­tra esen­cia fe­me­ni­na, a los hom­bres a ve­ces les cues­ta más con­vi­vir con el ga­to por­que son más au­to­ri­ta­rios, mien­tras que la mu­jer es más per­mi­si­va y to­le­ran­te y su ca­rác­ter en­ca­ja me­jor con el de es­te ani­mal”. Pa­sa­re­las fe­li­nas Que los ga­ti­tos sean tan atrac­ti­vos pa­ra la mu­jer y que ha­yan con­se­gui­do pro­pa­gar­se co­mo la es­pu­ma en in­ter­net, tam­bién ha te­ni­do su re­per­cu­sión en el mun­do de la mo­da. “Las gran­des fir­mas sa­ben ha­cer­se eco de lo que pa­sa en las re­des so­cia­les –ex­pli­ca Pi­lar Blaz­quez, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Co­ol­hun­ting– por eso mu­chas de ellas lo adop­tan co­mo re­cur­so, por ejem­plo, co­mo print pa­ra ca­mis­tas”. Es fá­cil ob­ser­var que la mo­da ac­tual­men­te es­tá vi­vien­do un mo­men­to ga­tuno. Di­se­ña­do­res co­mo Miuc­cia Pra­da, Dia­ne Von Furs­ten­berg o el pro­pio La­ger­feld, en­tre otros, se han ins­pi­ra­do en los fe­li­nos pa­ra ilus­trar las pren­das de sus co­lec­cio­nes de la pró­xi­ma tem­po­ra­da pri­ma­ve­ra/verano 2014. Go­rros con ore­ji­tas de ga­to, ga­fas de ras­gos fe­li­nos, ca­mi­se­tas es­tam­pa­das, bol­sos que re­mar­can la for­ma y fi­gu­ra mi­ni­na, fun­das pa­ra ta­ble­ta… cual­quier pren­da o ac­ce­so­rio rin­de ho­me­na­je al ani­mal. “Los ga­tos pue­den ser muy con­mo­ve­do­res y di­ver­ti­dos, por lo que las fir­mas los uti­li­zan pa­ra ju­gar con la emo­ción de sus clien­tes y así di­fe­ren­ciar­se de la com­pe­ten­cia”, ex­pli­ca la bus­ca­do­ra de ten­den­cias Pi­lar Bláz­quez. La fir­ma neo­yor­qui­na Uni­ted Bam­boo ha sa­bi­do in­clu­so apro­ve­char el gran ni­cho de mer­ca­do di­se­ñan­do mo­da pa­ra los pro­pios fe­li­nos: su co­fun­da­dor, Miho Ao­ki, per­ge­ñó 33 lu­jo­sas pie­zas pa­ra ves­tir a los mo­de­los de su ca­len­da­rio ga­tuno 2014 y, en po­cas ho­ras, to­das ellas que­da­ron ago­ta­das. Ca­fe­te­rías pa­ra ga­tos “Has­ta ha­ce po­co los aman­tes de los ga­tos se re­fu­gia­ban ca­si ocul­tos en la red, pe­ro aho­ra dis­po­nen de pun­tos de en­cuen­tro fí­si­co don­de re­la­cio­nar­se con otras per­so­nas que com­par­ten su mis­ma pa­sión”, ase­gu­ra Eva Aznar, ge­ren­te de La

CA­TA­PUL­TA­DOS A LA FA­MA

Acro­bá­ti­cos, mú­si­cos, ha­bi­li­do­sos, tier­nos… fe­li­nos fa­mo­sos los hay pa­ra to­dos los gus­tos, pe­ro si al­go tie­nen en co­mún es el po­der de al­can­zar el éxi­to gra­cias a la red BOU­LE­VARD

LOS GA­TOS SE ADAP­TAN MÁS A LA VI­DA UR­BA­NA Y MO­DER­NA LA PA­SIÓN ES TAL QUE YA EXIS­TEN CA­FE­TE­RÍAS PA­RA GA­TOS

Ga­to­te­ca, el pri­mer cat ca­fé español que abrió sus puer­tas en Ma­drid el pa­sa­do mes de oc­tu­bre. Es­te con­cep­to de ca­fe­te­ría, en la que es po­si­ble in­ter­ac­tuar con los ga­ti­tos a la vez que se to­ma un ca­fé o se lee plá­ci­da­men­te un li­bro, fue ex­por­ta­do de Tai­wán, don­de na­ció en 1998. La idea se ex­pan­dió rá­pi­da­men­te por Asia, sien­do Ja­pón el país que ac­tual­men­te cuan­ta con más Ne­ko Ca­fés – ne­ko es ga­to en ja­po­nés– del mun­do. Vie­na y Pa­rís fue­ron las ciu­da­des eu­ro­peas que an­tes se apun­ta­ron a la mo­da de los cat ca­fés – en el 2012 y el 2013, res­pec­ti­va­men­te –. Y aun­que la ten­den­cia aca­ba de ate­rri­zar en Ma­drid, La Ga­to­te­ca no tie­ne pre­ten­sión de ser una sim­ple ca­fe­te­ría en la que po­der dis­fru­tar de la com­pa­ñía de es­tos ani­ma­les. “Dis­po­ne­mos tam­bién de un pro­gra­ma de adop­cio­nes pa­ra tra­tar de dar re­fu­gio a los ga­tos sin ho­gar – acla­ra su ge­ren­te –; aquí los usua­rios tie­nen la po­si­bi­li­dad de co­no­cer­los y enamo­rar­se, co­sa que no sue­le pa­sar con una sim­ple fo­to­gra­fía en in­ter­net”. La “te­ra­pia del ron­ro­neo”, be­ne­fi­cios sa­lu­da­bles Vis­to y com­pro­ba­do es­tá por va­rios es­tu­dios cien­tí­fi­cos que “cuan­do las per­so­nas aca­ri­cian a un ani­mal de com­pa­ñía se disparan los me­ca­nis­mos ce­re­bra­les re­la­cio­na­dos con el pla­cer, ayu­dan­do así a dis­mi­nuir los ni­ve­les de es­trés”, re­cuer­da Jau­me Fat­jó. Es­to be­ne­fi­cia al or­ga­nis­mo hu­mano, re­du­cien­do la pre­sión ar­te­rial y pre­vi­nien­do la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Pues bien, el ron­ro­neo de los ga­tos ade­más des­pier­ta en la psi­que me­ca­nis­mos que tran­qui­li­zan nues­tro cuer­po. Así lo ex­pli­ca el ve­te­ri­na­rio fran­cés Jean Yves Gau­chet en su es­tu­dio de­no­mi­na­do “te­ra­pia del ron­ro­neo”. En él ex­po­ne que las vi­bra­cio­nes so­no­ras que emi­ten los fe­li­nos tie­nen un efec­to cer­te­ro so­bre el es­trés, el in­som­nio o la an­sie­dad; al­go muy pa­re­ci­do a lo que su­ce­de cuan­do es­cu­cha­mos mú­si­ca. Cuan­do la amíg­da­la hi­po­cam­po del ce­le­bro es es­ti­mu­la­da por el ron­ro­neo de un fe­lino, és­ta pro­du­ce se­ro­to­ni­na –un neu­ro­trans­mi­sor del sis­te­ma ner­vio­so vin­cu­la­do a la in­hi­bi­ción de sen­ti­mien­tos re­la­cio­na­dos con la ira, la agre­sión, el humor o el sue­ño–, lo que ayu­da a cal­mar el cuer­po. Si la te­ra­pia del ron­ro­neo es mu­cho más eco­nó­mi­ca y sa­lu­da­ble que los tran­qui­li­zan­tes, ¿qué hay de ma­lo en­ton­ces en de­jar­se ro­dear por fe­li­nos?

Hola, es­toy aquí Su mau­lli­do es fuer­te y de­ci­di­do: desea lla­mar la aten­ción.

Im­pa­cien­te Sus­pi­ra pro­fun­da­men­te: es­tá a pun­to de per­der la pa­cien­cia

“Me gus­tas” Fro­ta su ca­be­za sob­so­bre al­guien, eso sig­ni­fi­ca:sig­ni­fi “Me gus­tas”

Em­pie­za un mo­vi­mien­to am­plio de la co­la co­mo di­cien­do “¡sal de mi ca­mino!” Es cier­to que si ron­ro­nea es por­que es­tá fe­liz. Pe­ro tam­bién pue­de que lo ha­ga pa­ra cu­rar­se des­pués de ha­ber re­ci­bi­do un gol­pe

PE­QUE­ÑO DIC­CIO­NA­RIO

ILUS­TRA­CIO­NES ORIOL MA­LET

El ga­to nos ha­bla con su cuer­po. Es­te verano se ha crea­do en Es­ta­dos Uni­dos la es­cue­la Meow Mix Aca­demy, que ha ela­bo­ra­do un de­cá­lo­go de com­por­ta­mien­to

Su mau­lli­do es pro­gre­si­vo: ¡es­tá muy con­ten­to!

Los ge­nes son los ge­nes: si tie­ne el pe­lo lar­go, es pro­ba­ble que sea pe­re­zo­so. Si lo tie­ne cor­to, que sea más bien ju­gue­tón

Co­la cris­pa­da Su co­la se cris­pa o se mue­ve ner­vio­sa­men­te: es­tá enfadado… o ca­zan­do

Al ace­cho Emi­te un gor­jeo o al­go pa­re­ci­do a un chi­rri­do: es­tá pen­dien­te de la pre­sen­cia de otros ani­ma­les

Sa­cu­de sus pa­tas: hay al­go que le dis­gus­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.