BOU­LE­VARD

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

BCURIOSIDADES

Re­ti­ro ga­tuno Los ga­tos no só­lo son bien­ve­ni­dos en Ro­ma, sino que cuen­tan con su pro­pia ca­sa de re­ti­ro en To­rre Ar­gen­ti­na. La ges­tio­nan vo­lun­ta­rios con el capital que pro­vie­ne de las do­na­cio­nes de quie­nes los vi­si­tan y de los tours que ofre­cen a los tu­ris­tas. Una de sus cé­le­bres vo­lun­ta­rias fue la gran­dí­si­ma ac­triz An­na Mag­na­ni, que se acer­ca­ba a ali­men­tar a los ga­tos cuan­do ac­tua­ba en un tea­tro ve­cino. Bru­to ase­si­nó a Cé­sar prác­ti­ca­men­te al la­do. En­tra­da en Lar­go di To­rre Ar­gen­ti­na, es­qui­na con Vía Flo­ri­da. Tel. | +39-06-454-25240

ALO­JA­MIEN­TO

Una bue­na si­tua­ción En pleno centro de Ro­ma, muy cer­ca de la Piaz­za di Spag­na pe­ro con­ve­nien­te­men­te re­ti­ra­do den­tro de la Vía Mar­gut­ta, abre sus puer­tas el ho­tel Man­fre­di. Con cier­ta ten­den­cia al ba­rro­quis­mo, de de­co­ra­ción clá­si­ca pe­ro sin pa­re­cer an­ti­cua­do en nin­gún mo­men­to, com­bi­na con­fort y lu­jo a par­tes igua­les. Via Mar­gut­ta, 61, Ro­ma. Tel. | +39-06-320-7676 Mu­cho ar­te Ca­si en la mis­ma po­si­ción, pe­ro unos me­tros más allá y unos eu­ros más aba­jo en la es­ca­la de ta­ri­fas, re­sul­ta igual de con­ve­nien­te y más mo­derno el ho­tel Art. En al­gu­nas guías lo cla­si­fi­can en­tre los bed & break­fast, con no­to­ria fal­ta de vi­sión. Los co­lo­res y la luz jue­gan con el hués­ped, que no se es­pe­ra se­me­jan­te des­plie­gue cuan­do ac­ce­de por una puer­ta ca­mu­fla­da en­tre ga­le­rías de ar­te. Via Mar­gut­ta 56, Ro­ma. Tel. | +39-06-328711

HIS­TO­RIA

Pie­dras que ha­blan El nue­vo des­cu­bri­mien­to que re­tra­sa la fun­da­ción de Ro­ma un par de si­glos ha te­ni­do lu­gar en la zo­na de los fo­ros im­pe­ria­les co­no­ci­dos co­mo La­pis Ní­ger. Se cal­cu­la que po­drá vi­si­tar­se por el pú­bli­co den­tro de un año, pe­ro mien­tras po­de­mos cu­rio­sear por los al­re­de­do­res sin pro­ble­mas, ya que se en­cuen­tra jus­to al la­do del

ar­co de Sep­ti­mio Se­ve­ro y de la igle­sia de los San­tos Lu­cas y Mar­ti­na.

VI­SI­TAS

El me­jor mi­ra­dor Pa­ra ob­te­ner una ex­ce­len­te pa­no­rá­mi­ca de los fo­ros im­pe­ria­les, con­vie­ne su­bir la es­ca­li­na­ta que que­da a la de­re­cha de la má­qui­na de es­cri­bir, el mus­so­li­niano al­tar de la pa­tria en Piaz­za Ve­ne­zia. La subida se com­pen­sa por par­ti­da do­ble, ya que en lo al­to nos es­pe­ra el Cam­pi­do­glio, la be­llí­si­ma pla­za di­se­ña­da por Mi­guel Án­gel. Jus­to por de­trás de la al­cal­día y los mu­seos ca­pi­to­li­nos, es­tá el bal­cón. Na­tu­ra­le­za ur­ba­na Il Par­co Re­gio­na­le dell’Ap­pia An­ti­ca pro­po­ne al vi­si­tan­te cin­co re­co­rri­dos pa­ra co­no­cer to­dos sus as­pec­tos cul­tu­ra­les y na­tu­ra­les. Re­co­men­da­mos ac­ce­der al lu­gar to­man­do el au­to­bús 118 que par­te del Cir­co Mas­si­mo, ba­jan­do en Por­ta S. Se­bas­tiano, don­de se en­cuen­tra el in­tere­san­te Mu­seo de­lle Mu­ra. La puer­ta se abre en las an­ti­guas mu­ra­llas Au­re­lia­nas (si­glo III d. C.), las mis­mas que lle­ga­ban has­ta la pi­rá­mi­de Ces­tia. Ofi­ci­nas en Via Ap­pia An­ti­ca, 42, Ro­ma. Tel. | +39-06 512-6314 Di­plo­ma­cia La fa­mo­sa es­tam­pa de la Piaz­za di Spag­na se cen­tra en la es­ca­le­ra más lar­ga y an­cha en Eu­ro­pa, que lle­va has­ta lo al­to de la igle­sia de Tri­ni­ta dei Mon­ti. El nom­bre por el que se la co­no­ce en la ac­tua­li­dad de­ri­va de una ca­sua­li­dad, ya que es­ta ubi­ca­ción se pro­pu­so pri­me­ro a los fran­ce­ses, sien­do fi­nal­men­te la em­ba­ja­da es­pa­ño­la la que se tras­la­dó a es­ta pri­vi­le­gia­da po­si­ción.

BO­CA­DOS

Pa­ra char­lar En Ro­ma, el ape­ri­ti­vo es ins­ti­tu­ción. Por eso, el vi­si­tan­te de­be pro­bar es­ta ac­ti­vi­dad cu­li­na­ria. Pa­ra to­mar­lo co­mo man­dan los cá­no­nes, hay que ir a Via Sa­bo­tino, a lo­ca­les co­mo An­to­ni­ni, don­de se sir­ven las tí­pi­cas tar­ti­ne –equi­va­len­tes a nues­tros pin­chos–, acom­pa­ña­das de pro­sec­co. Ojo, a pe­sar del nom­bre se tra­ta de bo­ca­dos sa­la­dos, mu­chas ve­ces a ba­se de fru­tos del mar. Lar­ga ca­rre­ra Si de­ci­di­mos visitar la Vía Ap­pia An­ti­ca, se­gu­ro que nos ape­te­ce­rá apro­ve­char la ex­cur­sión pa­ra dis­fru­tar del res­tau­ran­te So­ra Ro­sa. Ins­ta­la­do en un edi­fi­cio co­lo­ra­do, muy cer­ca de los res­tos his­tó­ri­cos y ro­dea­do de un jar­dín que re­sul­ta de lo más ape­te­ci­ble cuan­do lle­ga el buen tiem­po, el So­ra Ro­sa lle­va sir­vien­do cocina ro­ma­na tra­di­cio­nal des­de el 1900. Ex­ce­len­te. Vía Tor Car­bo­ne, 74, Ro­ma. Tel. | +39-06-718-8453 Prue­ba de amor­ti­gua­ción

Las ca­lles de Ro­ma es­tán em­pe­dra­das con sam­pie­tri­ni,

ado­qui­nes que de­ben su nom­bre a que pro­ve­nían

de la mis­ma can­te­ra que los ma­te­ria­les pa­ra la ba­sí­li­ca de San Pe­dro en el Vaticano

Sa­lir de ca­sa Una de las gi­te fuo­ri por­ta o es­ca­pa­das fa­vo­ri­tas de los ro­ma­nos en fin de se­ma­na es la que lle­va al la­go Brac­ciano. Al­re­de­dor

se dis­po­nen pue­blos pin­to­res­cos co­mo el de Tre­vig­nano. En verano, in­clu­yen la ten­ta­ción del ba­ño No pica El clá­si­co res­tau­ran­te L’Or­ti­ca de Via del Van­tag­gio con Fla­mi­nia ha cam­bia­do de ubi­ca­ción. Aho­ra se lla­ma Ta­le Qua­le co­me L’Or­ti­ca, pa­ra que no ha­ya du­da, y se en­cuen­tra in­mer­so en el co­ra­zón del ex­clu­si­vo ba­rrio de Pa­rio­li. Al en­trar, uno cree que se ha me­ti­do en una tien­da de an­ti­cua­rio, im­pre­sión que des­apa­re­ce al dar un vistazo a la car­ta. Via Ar­chi­me­de, 80, Ro­ma. Tel. | +39-06-333-8709

ARO­MAS

Hue­le que ali­men­ta Cuan­do uno se plan­ta an­te la puer­ta de Cas­tro­ni, ve que un car­tel de cor­te añe­jo anun­cia drog­he co­lo­nia­li. Efec­ti­va­men­te, Cas­tro­ni se­ría el equi­va­len­te a nues­tros ul­tra­ma­ri­nos con so­le­ra, aque­llas tien­das don­de uno va a bus­car sa­bo­res, tex­tu­ras y aro­mas au­tén­ti­cos. En la ac­tua­li­dad dis­po­ne de tres lo­ca­les, pe­ro re­co­men­da­mos visitar el de Via Co­la di Rien­zo, 196, Ro­ma. Tel. | +39-06-687-4383 Fra­gan­cia de Ro­ma Y aho­ra ha­bla­mos de otros olo­res: co­mo si se tra­ta­ra de al­qui­mis­tas mo­der­nos, los pro­pie­ta­rios de Pro­fu­mum Ro­ma han crea­do to­da una lí­nea de per­fu­mes úni­cos que se ven­den só­lo en sus cua­tro tien­das de la Ciu­dad Eter­na y en co­mer­cios muy se­lec­cio­na­dos de otros paí­ses. Los pre­cios son acor­des con su ex­clu­si­vi­dad. Una de las tien­das más cén­tri­cas es la de Via Di Ri­pet­ta, 10. Tel. | +39-06-320-0306

MER­CA­DOS

Día de mer­ca­do El tu­ris­ta tien­de a pen­sar que en Ro­ma la gen­te vi­ve del ai­re, pe­ro lo cier­to es que sus ha­bi­tan­tes tam­bién ha­cen la com­pra y co­ci­nan en ca­sa. Aun­que tu­rís­ti­co, el mer­ca­do de Cam­po dei Fio­ri aco­ge las pa­ra­das de fru­tas y verduras que los agri­cul­to­res de los al­re­de­do­res de Ro­ma traen ca­da día. La va­rie­dad de verduras que aquí ni si­quie­ra co­no­ce­mos es espectacular. Eso sí, lle­nar la ces­ta sal­drá ca­ro.

CI­NES

De pe­lí­cu­la En es­te ar­tícu­lo he­mos he­cho va­rias re­fe­ren­cias al ci­ne, al­go que pa­re­ce inevi­ta­ble cuan­do ha­bla­mos de una ciu­dad tan fo­to­gé­ni­ca co­mo Ro­ma. De to­dos mo­dos, si lo que que­re­mos es dis­fru­tar de una se­sión en un lo­cal del es­ti­lo Ci­ne­ma Pa­ra­di­so, na­da co­mo el Eden en Piaz­za Co­la di Rien­zo, 74. Otro clá­si­co de la ciu­dad es el Far­ne­se Per­sol, en Piaz­za Cam­po dei Fio­ri, 56.

Pao­lo So­rren­tino

La gran­de be­llez­za

Una pe­lí­cu­la que se ama o se odia, pe­ro que no de­ja in­di­fe­ren­te. En ella, un vie­jo es­cri­tor pa­sea su mi­ra­da es­cép­ti­ca por la ciu­dad, en bus­ca de la be­lle­za esen­cial. Por momentos

re­cuer­da la obra de Fe­lli­ni con unas go­tas

de Gree­na­way Ita­lia, 2013 142 Mi­nu­tos Co­me­dia dra­má­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.