TO­DO VA­LE

An­ti­guos có­di­gos que cri­ti­ca­ban cier­tas com­bi­na­cio­nes de co­lo­res, te­ji­dos o es­tam­pa­dos han que­da­do su­pe­ra­dos. Un repaso de los diez man­da­mien­tos más cu­rio­sos que un día ri­gie­ron la mo­da, pe­ro ya no

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Hu­bo un tiem­po, an­tes de la au­tén­ti­ca glo­ba­li­za­ción de la mo­da, en que las má­xi­mas del buen gus­to te­nían co­mo mí­ni­mo una de­ce­na de no lle­va­rás. Era el tiem­po en que en ca­si to­dos los co­le­gios asu­mían el uni­for­me, en los tra­ba­jos ha­bía có­di­gos a se­guir y en la ca­lle se ves­tía con la uni­for­mi­dad que da­ban las po­cas op­cio­nes co­mer­cia­les del sec­tor. La aún re­cien­te lle­ga­da de fir­mas co­mo Za­ra o Man­go per­mi­tie­ron a mu­chos in­tere­sar­se por la mo­da. Y la ten­den­cia se plan­tó en los ar­ma­rios de ca­si to­dos. Los cam­bian­tes dic­ta­dos de la mo­da y la fa­ci­li­dad con la que aho­ra pue­den adap­tar­se a los es­ti­lis­mos de to­dos aca­ba­ron con el de­cá­lo­go bá­si­co del no lle­va­rás… Ma­rrón y azul Era im­pen­sa­ble la com­bi­na­ción de aque­llos dos to­nos. Pa­re­cía una afren­ta des­ca­ra­da a los dic­ta­dos de la es­té­ti­ca. Pe­ro aho­ra es una fór­mu­la que no só­lo com­bi­na bien sino que ade­más es del to­do acep­ta­da. “Tam­bién es­ta­ba asu­mi­do que el ro­jo y el ro­sa no pe­ga­ban. Y mu­cho me­nos el azul y el ver­de, “se muer­den”, se de­cía. Ni el na­ran­ja y el ro­sa. Ni el ne­gro y el azul ma­rino. Ni el ne­gro y el ma­rrón. Pe­ro pa­ra el des­con­cier­to de mu­chos lle­gó el co­lor block, con es­pe­cial in­ten­si­dad en el verano de ha­ce tres temporadas, y las com­bi­na­cio­nes im­pen­sa­bles se con­vir­tie­ron ca­si por ar­te de ma­gia, en una fór­mu­la im­pres­cin­di­ble pa­ra es­tar al día”, ex­pli­ca la es­ti­lis­ta Ro­sa Ho­jas, con ex­pe­rien­cia de más de 40 años vis­tien­do se­ño­ras des­de su ex­clu­si­va tien­da de Bar­ce­lo­na. Es­tam­pa­do + es­tam­pa­do Aho­ra le lla­man print mix. An­tes era só­lo otra mues­tra de mal gus­to. Se tra­ta de mez­clar en un mis­mo estilismo dos es­tam­pa­dos. Flo­res con flo­res, ra­yas con cua­dros, geo­mé­tri­cos con lu­na­res…. “Aho­ra to­do va­le si se lle­va con de­ci­sión. In­clu­so la mez­cla de te­ji­dos muy di­ver­sos”, ex­pli­ca Cus­to Dal­mau, el di­se­ña­dor de Cus­to Bar­ce­lo­na. To­do va­que­ro Mu­chos (los que ro­zan o ya lle­ga­ron a los 40) re­cor­da­rán que an­tes los va­que­ros (o el de­nim, tam­bién ese nom­bre se ha adap­ta­do al es­pe­cia­li­za­do vo­ca­bu­la­rio de la mo­da) eran só­lo pa­ra el fin de se­ma­na. Y pa­ra el verano. Sin em­bar­go ya ha­ce mu­cho que es­te te­ji­do es un re­cur­so per­fec­to pa­ra el día a día, con en­tra­da en las es­cue­las y tam­bién en el tra­ba­jo. Se usa en in­vierno y en verano y, ade­más, el otro gran no lle­va­rás que ha pa­sa­do a la his­to­ria re­fe­ri­do a su uso, el del to­tal look en de­nim, tam­bién es acep­ta­do. “Un mo­men­to im­pac­tan­te fue cuan­do mu­chas fir­mas uti­li­za­ron el te­ji­do va­que­ro pa­ra

fa­bri­car perfectos sas­tres con los que, si se quie­re, se pue­de ir per­fec­ta­men­te de fies­ta pe­ro tam­bién a la ópe­ra”, ase­gu­ra Nuria Sar­dà, de la fir­ma de len­ce­ría An­drés Sar­dà. Las za­pa­ti­llas de­por­ti­vas, pa­ra ha­cer de­por­te Tam­po­co eso va­le. Es más las snea­kers (otra pa­la­bra pa­ra de­fi­nir lo que pa­ra mu­chos siem­pre fue­ron las bam­bas o las pla­ye­ras) son un com­ple­men­to per­fec­to so­bre cual­quier su­per­fi­cie, sea de­por­ti­va, cam­pes­tre o ur­ba­na. Pue­den ser el re­ma­te fi­nal, en mono co­lor o en tri­to­nos de ins­pi­ra­ción re­tro, del me­jor look, con o sin cor­ba­ta... In­clu­so que­da vie­jo lo de “con chan­clas y ta­co­nes, arre­glá pe­ro in­for­mal…” que can­ta­ba Mar­ti­rio co­mo oda al mal gus­to. “Ya no lo es tan­to. “Al me­nos des­de el día en que los es­ti­lis­tas y los di­se­ña­do­res de­ci­die­ron esa com­bi­na­ción y sa­car el chan­da­lis­mo a la ca­lle. Ma­don­na fue una de las pri­me­ras que no tu­vo re­pa­ro en com­bi­nar za­pa­tos no de­por­ti­vos con el chán­dal y en uti­li­zar su­da­de­ras co­mo una pren­da usual en el día a día”, ha­ce me­mo­ria el es­ti­lis­ta Jo­sep Pons. Aho­ra son to­das las mar­cas las que han he­cho de la su­da­de­ra una pren­da im­pres­cin­di­ble, tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra ellas. “Y las com­bi­nan in­clu­so con las fal­das (¡y es­tas a su vez con za­pa­ti­llas de­por­ti­vas!). Es más, aho­ra se ha­cen in­clu­so de neopreno”, aña­de el fo­tó­gra­fo de mo­da Ma­rio Krm­po­tic. Cal­ce­ti­nes blan­cos Fue el ho­rror es­té­ti­co con que Mi­chael Jack­son hi­zo tem­blar en su día a es­ti­lis­tas de to­do el mun­do. ¡Mo­ca­si­nes ne­gros con cal­ce­ti­nes blan­cos!, en­ton­ces era di­fí­cil ima­gi­nar una com­bi­na­ción me­nos acer­ta­da. Pe­ro ha pa­sa­do el tiem­po y los cal­ce­ti­nes blan­cos va­len, in­clu­so con za­pa­tos ne­gros, en los des­fi­les de mo­da. Y lo que to­da­vía al­gu­nos aun no aca­ban de en­ca­jar: ¡tam­bién pue­den lu­cir­se za­pa­tos de cuero sin cal­ce­ti­nes! “O cal­ce­ti­nes de es­tam­pa­dos y co­lo­res ca­si in­fan­ti­les pa­ra ani­mar es­ti­lis­mos muy se­rios”, di­ce Na­cho Ma­let, res­pon­sa­ble de Happy Socks, una fir­ma de cal­ce­ti­nes ra­di­cal. Con chan­clas Ha cam­bia­do to­do tan­to que las chan­clas y los cal­ce­ti­nes blan­cos subidos has­ta la ro­di­lla que de­la­ta­ban en los ochen­ta a los tu­ris­tas ame­ri­ca­nos tam­bién han de­ja­do de ser pe­ca­do (es­tí­lís­ti­co, se en­tien­de). Pe­ro, cui­da­do, por­que ese in­ven­to ni es ame­ri­cano ni de los di­se­ña­do­res que han re­cu­pe­ra­do ese cli­ché pa­ra con­ver­tir­lo pre­ci­sa­men­te en un icono de mo­der­ni­dad. En el mu­seo Pe­trie de Ar­queo­lo­gía Egip­cia de Londres hay una pie­za que da­ta de

en­tre el 250 y el 420 des­pués de Cris­to. Son se­gu­ra­men­te los pri­me­ros cal­ce­ti­nes de los que se tie­ne cons­tan­cia ma­te­rial. Y es ca­si tam­bién se­gu­ro que se lle­va­ban con chan­clas. He­mos re­cu­pe­ra­do pues una mo­da 18 si­glos des­pués pa­ra con­ver­tir­la en la an­ti ten­den­cia que es ten­den­cia. Pa­ra aca­bar de com­pli­car las co­sas ha­ce un tiem­po hay tam­bién la po­si­bi­li­dad lle­var las can­gre­je­ras (esos za­pa­tos de plás­ti­co pa­ra la pla­ya) con cal­ce­ti­nes. Pue­de que si­ga sien­do un error es­té­ti­co, pe­ro hay quien in­ten­ta que sea mo­da. Ca­rre­ras en las me­dias Du­ran­te dé­ca­das ha­cer­se una ca­rre­ra en las me­dias po­día su­po­ner la peor de las an­gus­tias pa­ra las chi­cas has­ta que lle­gó el mo­men­to en que al­guien se atre­vió a pro­mo­cio­nar jus­ta­men­te el sen­ti­mien­to con­tra­rio. ¡Y a ven­der me­dias que ya ve­nían agu­je­rea­das en el más pu­ro es­ti­lo punk! Tam- bién va­le aho­ra ir con fal­das (cor­tas) y cal­ce­ti­nes. Al pu­ro es­ti­lo co­le­gial. La raíz del ca­be­llo sin te­ñir Ir a la pe­lu­que­ría al me­nos una vez al mes era de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra dar una ima­gen ade­cua­da. Aho­ra tam­bién. Pe­ro “lu­cir la raíz del co­lor na­tu­ral en con­tras­te con el tin­te pue­de ser ten­den­cia… Un ajus­te es­té­ti­co he­cho a pro­pó­si­to”, di­ce el es­ti­lis­ta Jo­sep Pons. Las ra­yas engordan Fue una creen­cia to­tal du­ran­te mu­cho tiem­po. Más si eran ho­ri­zon­ta­les. Pa­re­cía al­go prohi­bi­do en el ar­ma­rio fe­me­nino y só­lo se acep­ta­ban las ver­ti­ca­les por­que adel­ga­zan… Pues no. Un es­tu­dio de per­cep­ción he­cho por el cien­tí­fi­co Pe­ter Thom­pson en el 2008 di­ce que es al con­tra­rio. Que son las ho­ri­zon­ta­les las que adel­ga­zan. Y lue­go, en el 2012 lle­gó otro cien­tí­fi­co, Val Wat­ham, dis­cí­pu­lo del an­te­rior, que vol­vió a ins­ti­tu­cio­na­li­zar que las ver­ti­ca­les son las que adel­ga­zan. Sea co­mo sea, de­be de­pen­der de ca­da mor­fo­lo­gía y la mo­da las trae, ver­ti­ca­les y ho­ri­zon­ta­les, año tras año. Mi­ni­fal­da pa­ra to­do Esa pren­da y los shorts es­ta­ban re­ser­va­dos pa­ra am­bien­tes (y eda­des) de se­duc­ción o de­por­te pe­ro no a los des­pa­chos ni las clases. Aho­ra se lle­va a to­das par­tes (en in­vierno y en verano) y hu­bo un mo­men­to real­men­te des­con­cer­tan­te en que los shorts (va­que­ros y con los bol­si­llos aso­man­do por de­ba­jo pa­ra más se­ñas) tre­pa­ron has­ta la in­gle y se com­bi­na­ron con me­dias tu­pi­das. ¡O con na­da!

Cal­ce­ti­nes blan­cos Fue el ho­rror es­té­ti­co con que Mi­chael Jack­son hi­zo tem­blar en su día hi­zo a es­ti­lis­tas de to­do el mun­do. ¡Mo­ca­si­nes ne­gros con cal­ce­ti­nes blan­cos!, en­ton­ces era di­fí­cil ima­gi­nar una com­bi­na­ción me­nos acer­ta­da. Pe­ro ha pa­sa­do el tiem­po y los cal­ce­ti­nes

PA­RE­CÍA IM­PO­SI­BLE SA­CAR LAS CHAN­CLAS DE LA PLA­YA Y YA ES ASÍ

IN­CLU­SO SE ACA­BÓ EL VIE­JO TRAU­MA DEL “Y YO CON ES­TOS PE­LOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.