Acom­pa­ñar, ver­da­de­ra­men­te, en el sen­ti­mien­to

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

“A ve­ces, a los fa­mi­lia­res les cues­ta res­pe­tar el rit­mo del due­lo del viu­do –se­ña­la Ma­nuel Nevado–. En ge­ne­ral, los hi­jos o los her­ma­nos del fa­lle­ci­do tar­dan me­nos en su­pe­rar el due­lo y quie­ren que el viu­do se re­cu­pe­re pron­to”. Acom­pa­ñar a una per­so­na viu­da en su lar­go y do­lo­ro­so pro­ce­so de due­lo no es una ta­rea fá­cil. Exi­ge gran­des do­sis de pa­cien­cia y com­pren­sión. “En cam­bio, mu­chas per­so­nas le di­cen al viu­do: ‘Ven­ga, aní­ma­te’, –co­men­ta Begoña Elizalde–. Co­mo si fue­ra tan fá­cil. El do­lor ajeno in­co­mo­da”. ¿Qué ha­cer cuan­do el viu­do no quie­re sa­lir de ca­sa?, ¿qué de­cir cuan­do no de­ja de llo­rar?, ¿có­mo dar­le un po­co de con­sue­lo? “Acom­pa­ñán­do­lo, en el sen­ti­do más pro­fun­do de es­ta pa­la­bra –acon­se­ja Begoña Elizalde–. Sin juz­gar, sin pro­po­ner co­sas ab­sur­das co­mo que son­ría, es­tan­do con la per­so­na mien­tras llo­ra”. Hay que res­pe­tar sus al­ti­ba­jos emo­cio­na­les. “Acom­pa­ñar en el due­lo es la­var los pla­tos con el viu­do sin ne­ce­si­dad de ha­blar si no quie­re ha­blar. Y es fun­da­men­tal pre­gun­tar­le qué quie­re ha­cer. Ya sea en fe­chas se­ña­la­das co­mo las Na­vi­da­des o en el día a día. Si quie­re ce­le­brar las fies­tas, si quie­re ir de vacaciones o que­dar­se en ca­sa, si quie­re dar un pa­seo o no. El viu­do es quien tie­ne que mar­car los tiem­pos de su pro­ce­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.