ed

Nos mi­ran co­mo súb­di­tos

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Álex Ro­drí­guez Di­rec­tor Es-

To­do tie­ne su his­to­ria, y los ga­tos tam­bién. En la mi­to­lo­gía egip­cia, por ejem­plo, la dio­sa Bas­tet, sím­bo­lo de la fer­ti­li­dad, era re­pre­sen­ta­da co­mo una mu­jer con ca­be­za de ga­to. La dio­sa Sekh­met, in­ter­pre­ta­da de igual ma­ne­ra, era el sím­bo­lo de la fuer­za, del po­der, la gue­rra y la ven­gan­za. La for­ma fe­li­na de am­bas re­pre­sen­ta­ba a la mu­jer más pa­sio­nal y tier­na o la más ven­ga­ti­va e ira­cun­da. A nues­tros días ha lle­ga­do la he­ren­cia del me­die­vo, cuan­do fue con­si­de­ra­do co­mo un ani­mal ma­lé­fi­co. Una­muno di­jo que su ga­to siem­pre es­ta­ba ra­zo­nan­do y Wins­ton Chur­chill, que los ga­tos siem­pre mi­ran a los hu­ma­nos co­mo si fue­ran sus súb­di­tos. Sea co­mo fue­re, hoy es­tán de mo­da. El ga­to se es­tá con­vir­tien­do en la mas­co­ta de la vi­da mo­der­na, por­que se adap­ta me­jor a las cir­cuns­tan­cias: pi­sos más pe­que­ños y fal­ta de tiem­po pa­ra sa­car a pa­sear al ani­mal de com­pa­ñía. Y la mo­da tam­bién es­tá vi­vien­do su mo­men­to ga­tuno: di­se­ña­do­res co­mo Miuc­cia Pra­da, Dia­ne Von Furs­ten­berg o Karl La­ger­feld ilus­tran co­lec­cio­nes con mo­ti­vos fe­li­nos. Yai­za Saiz ex­pli­ca en es­te ejem­plar por qué el ga­to es­tá de mo­da. Pa­se y conózcalo. Es in­de­pen­dien­te, pe­ro no tan dis­tan­te co­mo pa­re­ce. Aun­que en el pa­sa­do fue­ran ado­ra­dos co­mo dio­ses y nos vean co­mo súb­di­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.