De­por­te pa­ra dos

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Ha­ce unos me­ses unas fo­tos que Ge­rard Pi­qué y Sha­ki­ra col­ga­ron en las re­des so­cia­les ha­cien­do de­por­te jun­tos (iban en bi­ci­cle­ta por un ca­mino fo­res­tal) se ga­na­ron 400.000 me gus­ta en me­nos de 24 ho­ras. La fo­to de los fa­mo­sos ejer­ci­tán­do­se en pa­re­ja im­pac­tó pe­ro no son los úni­cos que lo ha­cen: Ca­me­ron Díaz ha­cía surf con Kelly Sla­ter mien­tras du­ró su re­la­ción, Ra­fa Na­dal y su no­via Xis­ca sue­len na­dar en el mar cuan­do dis­po­nen de tiem­po li­bre en­tre tor­neo y tor­neo y Nao­mi Watts sa­le a me­nu­do con to­da la fa­mi­lia en bi­ci­cle­ta. Tam­bién los ac­to­res es­pa­ño­les Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre y Blan­ca Suá­rez se de­ja­ban ver en mo­no­pa­tín por las ca­lles ma­dri­le­ñas y Fer­nan­do Ver­das­co con­quis­tó a Ana Bo­yer ju­gan­do con ella a te­nis. Ha­cer de­por­te en pa­re­ja no es una ex­clu­si­va de los fa­mo­sos. Es una opor­tu­ni­dad, cuen­tan los ex­per­tos, pa­ra me­jo­rar la re­la­ción. Lo di­ce, por ejem­plo, el psi­co­te­ra­peu­ta y neu­ro­psi­có­lo­go Ál­va­ro Bil­bao, au­tor de Cui­da tu ce­re­bro (Pla­ta­for­ma). “Cuan­do ha­ce­mos de­por­te cul­ti­va­mos la ca­pa­ci­dad de apa­ci­guar el en­fa­do y ca­na­li­zar la frus­tra­ción”, ex­pli­ca Bil­bao aun­que ase­gu­ra que “lo más im­por­tan­te es que ayu­da a ge­ne­rar se­ro­to­ni­na, la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad. No ne­ce­si­ta­re­mos que nues­tra pa­re­ja nos ha­ga fe­li­ces, sino que ten­dre­mos más au­to­no­mía emo­cio­nal, un buen pun­to de par­ti­da pa­ra una re­la­ción sa­lu­da­ble”. Es­te es­pe­cia­lis­ta re­cuer­da que “el de­por­te es una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas te­ra­péu­ti­cas: hay in­nu­me­ra­bles evi­den­cias cien­tí­fi­cas que así lo ava­lan. Po­dría­mos de­cir que el ce­re­bro hu­mano es­tá di­se­ña­do pa­ra el es­fuer­zo men­tal y fí­si­co y si ca­re­ce de cual­quie­ra de las dos se apa­ga y de­ja de fun­cio­nar con la mis­ma agi­li­dad”. Pe­ro si ade­más esa he­rra­mien­ta –que “es tam­bién un alia­do im­pres­cin­di­ble en la pre­ven­ción de trastornos co­mo Mu­chos fa­mo­sos afian­zan, re­cu­pe­ran o ini­cian sus re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les ha­cien­do de­por­te. Pe­ro po­ner­se en for­ma no es só­lo co­sa de los ha­bi­tua­les del pa­pel couché, es una prác­ti­ca que los es­pe­cia­lis­tas en pa­re­ja im­pul­san y re­co­mien­dan

la an­sie­dad, de­pre­sión o el alz­hei­mer por ci­tar só­lo al­gu­nos”– se ha­ce con la pa­re­ja “pue­de ayu­dar a afian­zar la re­la­ción por­que apor­ta es­ta­bi­li­dad y au­to­no­mía emo­cio­nal a ca­da miem­bro y les pue­de per­mi­tir cre­cer co­mo pa­re­ja des­de unas ba­ses muy sa­lu­da­bles des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co”. Ade­más, con­si­de­ra que pue­de ayu­dar a que am­bos res­pe­ten los es­pa­cios de ca­da uno y fo­men­ten unos há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles que pos­te­rior­men­te trans­mi­ten a los hi­jos. Pe­ro, ¿có­mo?, ¿qué de­por­te?, ¿cuán­do? Eso es lo más com­pli­ca­do. “Las re­la­cio­nes sue­len ba­sar­se en las afi­ni­da­des pe­ro tam­bién en las di­fe­ren­cias, así que a ve­ces lo más di­fí­cil es en­con­trar un de­por­te, un ho­ra­rio y unos há­bi­tos que am­bos pue­dan com­par­tir más allá de su día a día”, ex­pli­ca Ál­va­ro Bil­bao. Pa­ra po­der com­pa­ti­bi­li­zar en es­te te­rreno “la me­jor so­lu­ción, se­ría bus­car una ac­ti­vi­dad fí­si­ca, en la que los miem­bros de la pa­re­ja es­tén más o me­nos igua­la­dos de ni­vel. Así se con­se­gui­rá una prác­ti­ca más be­ne­fi­cio­sa. Si no, a la lar­ga, po­dría ha­ber des­mo­ti­va­ción de uno de los miem­bros, y lle­gar al aban­dono”, ex­pli­ca el li­cen­cia­do en INEF, Jo­sé Alar­cón. Es­te téc­ni­co de DiR y pro­fe­sor de su es­cue­la de for­ma­ción Ak­de­mia, ex­pli­ca que cual­quier ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre co­mo el golf, di­ri­gi­da, de ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca co­mo ae­ró­bic, steps, zum­ba, se­sio­nes de tra­ba­jo mus­cu­lar co­mo to­ni­fi­ca­ción, clases es­pe­cí­fi­cas de tra­ba­jo de ab­do­mi­na­les y glú­teos o se­sio­nes mix­tas, en don­de se tra­ba­ja a ni­vel mus­cu­lar y de ca­pa­ci­dad, pue­den ser un buen co­mien­zo. Pe­ro hay más don­de es­co­ger pues­to que tam­bién se pue­den ha­cer esas mis­mas se­sio­nes en pis­ci­na, en bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca o in­clu­so hay prác­ti­cas de yo­ga es­pe­cí­fi­cas pa­ra pa­re­ja. Por su­pues­to tam­bién el bo­xeo es una bue­na op­ción igual que los bai­les de sa­lón, el padd­le, el run­ning… Hay op­cio­nes pa­ra to­dos. Lo que es­tá cla­ro es que, cuan­do am­bos se lo to­man en se­rio y lo adop­tan co­mo una ru­ti­na im­pres­cin­di­ble en su plan dia­rio o se­ma­nal, los re­sul­ta­dos son evi­den­tes muy rá­pi­da­men­te. “En­tre­nar­se jun­tos no só­lo da la opor­tu­ni­dad de pa­rar un mo­men­to, de­jar el es­trés de la­do y ha­cer de­por­te, sino de com­par­tir uno de los momentos más gra­ti­fi­can­tes e im­pres­cin­di­bles del día. Pe­ro si se ha­ce jun­to a la per­so­na que más te ins­pi­ra per­mi­te que ha­ga me­nos pe­re­za po­ner­se en for­ma me­dian­te el ejer­ci­cio fí­si­co”, ex­pli­ca Alar­cón que aña­de que “me­jo­ra el es­ta­do aními­co, rom­pe la ru­ti­na, que pue­de ser la res­pon­sa­ble de los con­flic­tos en pa­re­ja y ha­ce que to­do fun­cio­ne más y me­jor. ¿Se pue­de pe­dir más?” Du­ran­te la prác­ti­ca de­por­ti­va el ce­re­bro tie­ne una me­jor irri­ga­ción y un me­jor fun­cio­na­mien­to. Es de­cir, la men­te es­tá más cla­ra y re­sul­ta tam­bién “el mo­men­to ideal pa­ra te­ner con­ver­sa­cio­nes sin­ce­ras, ale­ja­das del re­sen­ti­mien­to y del es­trés que pue­den oca­sio­nar la ru­ti­na”, di­ce Alar­cón. “En es­tas con­di­cio­nes, te­mas que po­drían pa­re­cer in­su­pe­ra­bles o de­fi­ni­ti­va­men­te es­tan­ca­dos pue­den re­ci­bir una so­lu­ción ines­pe­ra­da”, aña­de Ál­va­ro Bil­bao. Lo más im­por­tan­te es pla­ni­fi­car bien las co­sas. Y te­ner siem­pre en cuen­ta la for­ma fí­si­ca y las li­mi­ta­cio­nes de ca­da uno. Bus­car las ho­ras que van me­jor a am­bos y me­jor en­con­trar dis­ci­pli­nas que pue­dan prac­ti­car­se en co­mún y que se pue­dan adap­tar a las con­di­cio­nes per­so­na­les. “Si al fi­nal se es­co­ge ir a co­rrer y no se tie­ne la mis­ma re­sis­ten­cia se pue­den adap­tar los tiem­pos pa­ra po­der tra­ba­jar con­jun­ta­men­te. Así, por ejem­plo si uno de los dos es un co­rre­dor ex­pe­ri­men­ta­do y el otro no, has­ta que no se adap­te se pue­de apro­ve­char la fa­se de ca­len­ta­mien­to y la de vuel­ta a la cal­ma y es­ti­ra­mien­tos pa­ra coin­ci­dir”, ex­pli­ca el téc­ni­co de DiR. Eso mis­mo se pue­de ha­cer con las sa­li­das en bi­ci­cle­ta al ai­re li­bre o la natación… Pe­ro el lu­gar más fá­cil de coor­di­nar­se es la sa­la de pe­sas (ca­da uno tie­ne su cir­cui­to per­so­na­li­za­do y no por ello de­jan de en­tre­nar­se jun­tos) y las clases di­ri­gi­das. Tam­bién es in­tere­san­te es­te en­tre­na­mien­to en co­mún por­que ayu­da, al mis­mo tiem­po, a coor­di­nar un te­ma igual­men­te im­pres­cin­di­ble pa­ra la sa­lud. El de la die­ta sa­lu­da­ble. “Una vez nos de­ci­di­mos a cui­dar nues­tra for­ma fí­si­ca, tam­bién ve­mos la ne­ce­si­dad de mi­mar nues­tra ali­men­ta­ción y de lle­var esas nue­vas ne­ce­si­da­des a ca­sa”, ex­pli­ca la doc­to­ra nu­tri­cio­nis­ta y die­tis­ta Mon­tse Folch. “To­do es más gra­ti­fi­can­te. Las di­ges­tio­nes me­nos pe­sa­das ayu­dan a ren­dir y los re­sul­ta­dos de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca son más evi­den­tes más de­pri­sa”. Cla­ro es­tá que, de la mis­ma ma­ne­ra que ha­cer de­por­te con la pa­re­ja es una idea mo­ti­va­do­ra, pa­ra al­gu­nos es el ca­so con­tra­rio. En­con­trar pa­re­ja en los en­tor­nos de­por­ti­vos es al­go usual. No es nin­gún se­cre­to que mu­chas de las re­la­cio­nes sur­gen jus­ta­men­te en esas cir­cuns­tan­cias por­que es ahí don­de se en­cuen­tran per­so­nas que va­lo­ran esa for­ma sa­na de en­fo­car la vi­da, esos ob­je­ti­vos por cum­plir y el he­cho de con­si­de­rar el de­por­te co­mo una par­te im­pres­cin­di­ble de la ru­ti­na dia­ria. Es por es­ta ra­zón que, más que nun­ca, los ex­per­tos re­co­mien­dan in­ten­tar com­pa­ti­bi­li­zar esas afi­cio­nes en las pa­re­jas con pro­ble­mas. Y tam­bién re­co­mien­dan que la prác­ti­ca de­por­ti­va de­be ser siem­pre ra­cio­nal. Es de­cir, que “no de­be con­ver­tir­se en una ob­se­sión que pue­da po­ner la re­la­ción en ja­que. Hay per­so­nas real­men­te ob­se­sio­na­das con su as­pec­to fí­si­co o la ne­ce­si­dad de ha­cer de­por­te, y cuan­do se con­vier­te en lo úni­co e in­ter­fie­re en la vi­da de pa­re­ja po­de­mos es­tar fren­te a un pro­ble­ma de sa­lud men­tal. La pa­re­ja pue­de sen­tir­se de­ja­da de la­do y muy im­po­ten­te por no sa­ber co­mo ayu­dar. Lo me­jor es de­tec­tar los pri­me­ros sín­to­mas y ayu­dar a que la per­so­na se mo­de­re ha­blan­do con ella, ex­pli­can­do nues­tras ne­ce­si­da­des y bus­can­do jun­tos otras fuen­tes de gra­ti­fi­ca­ción”, ex­pli­ca el au­tor de Cui­da tu ce­re­bro.

Be­ne­fi­cios El de­por­te en pa­re­ja qui­zás sea una de las ac­ti­vi­da­des más pla­cen­te­ras que se pue­den rea­li­zar. Hay un es­tu­dio en el que se de­mues­tra que las mu­je­res con­si­guen per­der has­ta un ter­cio más de pe­so mu­cho an­tes si rea­li­zan de­por­te con su pa­re­ja.

Y alar­ga la vi­da El de­por­te ayu­da a vi­vir más y me­jor. Pe­ro vi­vir en pa­re­ja tam­bién. Así que la com­bi­na­ción de am­bos fac­to­res no pue­de ser más sa­tis­fac­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.