DÚO EN PO­PA A TO­DO DEL­TA

La prác­ti­ca de ve­la en pa­re­ja fo­men­ta la com­pe­ne­tra­ción con una sim­ple mi­ra­da. Si ade­más sir­ve pa­ra des­cu­brir en­tor­nos pri­vi­le­gia­dos co­mo el del­ta del Ebro, me­jor

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Po­cas sen­sa­cio­nes de li­ber­tad son más in­ten­sas que las de sen­tir el vien­to en la ca­ra mien­tras se ten­san las velas. Una li­ber­tad que –de­jan­do a un la­do a los aven­tu­re­ros so­li­ta­rios que se lan­zan a re­ga­tear al­re­de­dor del mun­do– se dis­fru­ta más y me­jor en com­pa­ñía. Los ma­ri­nos sue­len ser los deportes que me­jor se pres­tan a ser prac­ti­ca­dos a dúo, tan­to por una cues­tió de se­gu­ri­dad co­mo de com­pe­ne­tra­ción. Una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra co­no­cer­se me­jor. Pe­ro tam­bién es ver­dad que no vi­vi­re­mos ri­ñas más in­ten­sas que las que se desa­rro­llan so­bre la cu­bier­ta de un bar­co, don­de ha de im­pe­rar una má­xi­ma: uno da las ór­de­nes y el otro las eje­cu­ta, ya que si no la em­bar­ca­ción va dan­do tum­bos. Pe­ro,

¿quién de­be man­dar? Ahí es don­de en­tra en jue­go el buen ha­cer de la re­la­ción, por­que una co­sa es de­ci­dir y otra ti­ra­ni­zar. ¡Ah! Y tam­bién se pue­den ir tur­nan­do los pa­pe­les. Otro buen ejem­plo de de­por­te pa­ra prac­ti­car en pa­re­ja es el ka­yak, y tan­to és­te co­mo la na­ve­ga­ción a ve­la li­ge­ra tie­nen un es­ce­na­rio pri­vi­le­gia­do pa­ra apren­der­los en la bahía de los Al­facs, fren­te a Sant Car­les de la Rà­pi­ta, en la co­mar­ca ta­rra­co­nen­se del Montsià. La gran ven­ta­ja de es­ta bahía es que que­da cir­cuns­cri­ta a los lí­mi­tes que mar­ca la Punta de la Ban­ya y el Tra­bu­ca­dor, es de­cir, que­da muy pro­te­gi­da del olea­je pe­ro el vien­to lle­ga has­ta ella sin pro­ble­ma. En con­jun­to for­ma un es­pa­cio na­tu­ral de 5.894 hec­tá­reas con una pro­fun­di­dad me­dia de cua­tro me­tros que la con­vier­ten en unos de los puer­tos na­tu­ra­les más des­ta­ca­dos de Eu­ro­pa, si bien es cier­to que si­gue en cons­tan­te evo­lu­ción. El del­ta del Ebro, que es el ilus­tre ve­cino de Sant Car­les de la Rà­pi­ta, no ha te­ni­do siem­pre la mis­ma for­ma, ya que es el re­sul­ta­do de un diá­lo­go en­tre río y mar, con la ac­ción aña­di­da del hom­bre. Los geó­gra­fos ára­bes ya se­ña­la­ron en el si­glo XII la exis­ten­cia de un del­ta más discreto que el ac­tual en la cos­ta ca­ta­la­na, pe­ro fue a par­tir del si­glo XIV que su cre­ci­mien­to se ace­le­ró de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria de­bi­do a la de­fo­res­ta­ción ex­ce­si­va de la cuen­ca del Ebro. Sin tra­bas, el agua arras­tró li­mos ha­cia el Me­di­te­rrá­neo, crean­do un há­bi­tat de la­gu­nas y ma­ris­mas que se con­ver­ti­rían en arrozales, a la vez que atraían a mu­chos pá­ja­ros ami­gos de los sa­lo­bra­les. A su vez, el ex­ce­so de ma­te­ria­les obli­gó al río a bus­car nue­vas sa­li­das por los pun­tos de me­nor re­sis­ten­cia. Por eso el Ebro te­nía va­rias desem­bo­ca­du­ras en el si­glo XV: la del nor­te, la de le­van­te y la de mig­jorn. Es­ta úl­ti­ma es el ori­gen de la Punta de la Ban­ya y coin­ci­de con la ac­tual Plat­jo­la. La Ba­rra del Tra­bu­ca­dor, una len­gua de are­na de 8 km que une la pe­nín­su­la de la Ban­ya con la tie­rra fir­me ha des­apa­re­ci­do más de una vez por la ac­ción de las olas, pe­ro con­ti­núa sien­do uno de

los pai­sa­jes más fas­ci­nan­tes del Del­ta, al que se ac­ce­de a pie. El pa­no­ra­ma al­re­de­dor es llano, sin re­lie­ves que ayu­den a cal­cu­lar dis­tan­cias ex­cep­to la si­lue­ta de un fa­ro. Y cuan­do al atar­de­cer apa­re­cen las ban­da­das de fla­men­cos ro­sa­dos, co­mo cam­pos de al­men­dros flo­ri­dos que vue­lan por el ai­re, la sen­sa­ción de irrea­li­dad es ab­so­lu­ta. A pe­sar de to­do, si en al­gún mo­men­to su­fre de un ex­ce­so de are­na y sa­lo­bre o de avis­ta­mien­to de aves, o bien sien­te la año­ran­za de un re­lie­ve más in­ten­so y abrup­to, siem­pre se pue­de lan­zar a des­cu­brir el ve­cino ma­ci­zo del Montsià y el fan­tás­ti­co mi­ra­dor na­tu­ral de La Fo­ra­da­da, que si­tua­do a 700 me­tros por en­ci­ma del ni­vel del mar, co­mo so­bre­vo­lan­do el en­ci­nar del Bur­gar, ob­ser­va al Ebro que ser­pen­tea tran­qui­lo an­tes de fun­dir­se con el Me­di­te­rrá­neo.

VI­CE­NÇ LLURBA

Arri­ba, al­gu­nas ma­ris­mas y la­gu­nas del Del­ta han aca­ba­do con­vir­tién­do­se en zo­nas de cul­ti­vo

XA­VI JURIO

A la iz­quier­da, los se­di­men­tos que arras­tra el cau­dal del Ebro per­fi­lan la textura del del­ta

Arri­ba, el em­ble­má­ti­co fa­ro del del­ta del Ebro in­te­rrum­pe la ex­ten­sión de la di­la­ta­da ex­pla­na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.