El len­gua­je de la mu­jer; el len­gua­je del hom­bre

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Hom­bres y mu­je­res di­fie­ren no­ta­ble­men­te en cuan­to a es­ti­lo de co­mu­ni­ca­ción y ca­pa­ci­dad ver­bal. Nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes es­ta­ble­cen una ba­se cien­tí­fi­ca a los que siem­pre se con­si­de­ra­ron tó­pi­cos En un epi­so­dio de la se­rie Friends, Ross de­ci­de por fin be­sar a su ve­ci­na Ra­chel. El día des­pués, ella lo comunica a sus dos ami­gas, más ex­ci­ta­das que nun­ca. “Que­re­mos oír­lo to­do”, di­ce una. La otra co­ge el vino, de­sen­chu­fa el te­lé­fono. Ini­cia el in­te­rro­ga­to­rio, se­gui­do de una am­plia se­rie de de­ta­lles. “¿Có­mo fue? ¿Es­ta­ba su­je­tán­do­te? ¿Te­nía las ma­nos en tu es­pal­da?” y así du­ran­te un buen ra­to. En la es­ce­na si­guien­te, te­ne­mos la ver­sión mas­cu­li­na del re­la­to. Ross es­tá de pie en la cocina con sus ami­go­tes, co­mien­do una piz­za con las ma­nos. “Y lue­go la be­sé”, cuen­ta. “¿Con len­gua?”, pre­gun­ta uno. “Sí”. “Guay”. Fin de la con­ver­sa­ción. Los guio­nis­tas qui­sie­ron bro­mear so­bre un tó­pi­co que des­de siem­pre arras­tran con­si­go hom­bres y mu­je­res: la ca­pa­ci­dad de len­gua­je. En par­ti­cu­lar, se di­ce que ellas dis­po­nen de ha­bi­li­da­des lin­güís­ti­cas su­pe­rio­res a las de ellos. Allan y Bar­ba­ra Pea­se, los es­tu­dio­sos nor­te­ame­ri­ca­nos que ha­ce más de una dé­ca­da pu­bli­ca­ron un cé­le­bre li­bro ti­tu­la­do Por qué los hom­bres no es­cu­chan y las mu­je­res no en­tien­den los ma­pas, aca­ban de pu­bli­car otra obra El li­bro de las pre­gun­tas cla­ve so­bre tu re­la­ción (Amat) en el que vuel­ven a plan­tear la eter­na dis­cu­sión. “La mu­jer pue­de pro­nun­ciar sin es­fuer­zo un me­dia de en­tre 6.000 y 8.000 pa­la­bras dia­rias. Uti­li­za adi­cio­nal­men­te en­tre 2.000 y 3.000 so­ni­dos pa­ra co­mu­ni­car, ade­más de has­ta 10.000 gestos y ex­pre­sio­nes fa­cia­les. Un to­tal de más de 20.000 uni­da­des de co­mu­ni­ca­ción pa­ra trans­mi­tir un de­ter­mi­na­do men­sa­je. El hom­bre, en cam­bio, em­plea só­lo en­tre 2.000 y 4.000 pa­la­bras, en­tre 1.000 y 2.000 so­ni­dos y emi­te co­mo mu­cho 3.000 se­ña­les de len­gua­je cor­po­ral. Es de­cir que su me­dia dia­ria as­cien­de a cer­ca de 7.000 uni­da­des de co­mu­ni­ca­ción. Un ter­cio de lo que emi­ten las mu­je­res”, ex­pli­can.

Los neu­ro­cien­tí­fi­cos des­de ha­ce tiem­po ven con re­ce­lo la te­sis de un ce­re­bro fe­me­nino y otro mas­cu­lino. Ma­ría Jo­sé Ba­rral, pro­fe­so­ra ti­tu­lar de Anato­mía y Em­brio­lo­gía Hu­ma­nas de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za es una del gru­po de aca­dé­mi­cos que más se ha opues­to a es­ta dis­tin­ción de gé­ne­ro . “El ce­re­bro es­tá so­me­ti­do a una com­bi­na­ción de va­rios fac­to­res: la ge­né­ti­ca, la hor­mo­nal y los con­di­cio­nan­tes del am­bien­te y de la so­cie­dad”, ex­pli­ca. Y el ser hu­mano –ase­gu­ra– na­ce con un ce­re­bro muy in­ma­du­ro, fá­cil­men­te mol­dea­ble se­gún las cir­cuns­tan­cias. En su opi­nión, cier­tas di­fe­ren­tes ca­pa­ci­da­des del ha­bla que se de­tec­tan en eda­des tem­pra­nas en­tre ni­ñas y ni­ños sim­ple­men­te pue­den dar­se por el he­cho de que los pa­dres tien­den a re­la­cio­nar­se con ellas y ellos de for­ma di­fe­ren­te. Se­gún Ba­rral, nin­gún es­tu­dio en­tre los que se sue­len ci­tar so­bre el te­ma pue­de pro­por­cio­nar da­tos fia­bles que in­di­quen una ho­mo­ge­nei­dad en­tre los gé­ne­ros. “Sí que se ha de­tec­ta­do un área del len­gua­je que tie­ne un pe­so di­fe­ren­te en­tre los se­xos, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que no po­da­mos en­con­trar­nos con hom­bre par­lan­chín y una mu­jer más bien ca­lla­da. Por­que, se di­ga lo que se di­ga, no exis­te nin­gún ce­re­bro igual a otro”. Sin em­bar­go, a ni­vel em­pí­ri­co exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes que con­fir­man la pre­sen­cia de ras­gos co­mu­nes den­tro del mis­mo se­xo –por lo me­nos en lo que se re­fie­re al len­gua­je–, de­bi­do pre­ci­sa­men­te a la ac­tua­ción de las hor­mo­nas y los con­di­cio­na­mien­tos cul­tu­ra­les. Por ejem­plo, una prue­ba lle­va­da a ca­bo por los psi­quia­tras del Mauds­ley Hos­pi­tal de Londres com­pro­bó, gra­cias a la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, que la cor­te­za ce­re­bral de las mu­je­res se en­cen­día, tras re­ci­bir es­tí­mu­los ver­ba­les, cuan­do se tra­ta­ba de ex­pre­sar emo­cio­nes, mien­tras que la de los va­ro­nes se ac­ti­va­ba só­lo cuan­do de­bían eje­cu­tar una ac­ción o tan só­lo ima­gi­nar­la. ¿Qué hay de cier­to? Al­ber­to Fe­rrús, pro­fe­sor de In­ves­ti­ga­ción del Ins­ti­tu­to Ca­jal del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes

Cien­tí­fi­cas (CSIC) con­fir­ma que sí hay di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les. “Hay que huir de ex­pli­ca­cio­nes ro­mán­ti­cas y ba­sar­se en da­tos fun­da­dos en el ori­gen ce­lu­lar y mo­le­cu­lar”, ex­pli­ca. El pri­mer he­cho di­fe­ren­cial es ge­né­ti­co. “A par­tir de ahí se pro­du­ce una cas­ca­da de di­fe­ren­cias. Las tor­men­tas hor­mo­na­les, que son di­fe­ren­tes en ellos y ellas, tam­bién in­flu­yen en el com­por­ta­mien­to. Y lue­go hay di­fe­ren­cias his­to­ló­gi­cas y neu­ro­ana­tó­mi­cas en­tre los ce­re­bros”. Efec­ti­va­men­te, ex­pli­ca Fe­rrús, en las zo­nas re­la­cio­na­das con el ha­bla, la pre­sen­cia si­náp­sis, unión in­ter­ce­lu­lar en­tre neu­ro­nas, es no­ta­ble­men­te más al­to en las mu­je­res que en los hom­bres, en al­gu­nos ca­sos has­ta el do­ble. No son di­fe­ren­cias cons­tan­tes y os­ci­lan se­gún la edad y el ci­clo re­pro­duc­ti­vo. Aún así es po­si­ble ex­traer al­gu­nos da­tos: la per­cep­ción es­pa­cial y la ca­pa­ci­dad de va­lo­rar las ro­ta­cio­nes en tres di­men­sio­nes, de me­dia, fa­vo­re­ce a los hom­bres, aun­que la dis­tri­bu­ción es bas­tan­te re­par­ti­da en­tre se­xos. En cam­bio, en lo que se re­fie­re a flui­dez ver­bal, la me­dia fa­vo­re­ce a las mu­je­res y, en es­te ca­so, la di­fe­ren­cia en­tre se­xos es más mar­ca­da. Tam­bién se ha es­tu­dia­do có­mo reac­cio­na­ba el ce­re­bro de hom­bres y mu­je­res cuan­do veían fo­tos de su pa­re­ja: el área del pro­ce­sa­mien­to de las emo­cio­nes se ac­ti­va­ba más en ellas que en ellos. Es­to ex­pli­ca­ría, de al­gu­na ma­ne­ra, por qué las mu­je­res tie­nen una ca­pa­ci­dad su­pe­rior pa­ra la ges­tión de las emo­cio­nes. Louann Bri­zen­di­ne, neu­ro­bió­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­fro­nia, au­to­ra del li­bro El ce­re­bro fe­me­nino (RBA), res­pal­da es­ta te­sis y sos­tie­ne que pa­ra el len­gua­je y la es­cu­cha ellas tie­nen un 11% más de neu­ro­nas de­di­ca­das a la ta­rea que ellos. Tam­bién el hi­po­cam­po (de­di­ca­do a la me­mo­ria) y la zo­na ce­re­bral de­di­ca­da a dis­tin­guir la emo­ción en los ros­tros de otras per­so­nas son ma­yo­res en el se­xo fe­me­nino. “Si us­ted se pe­lea con su es­po­sa, den­tro de diez años ni si­quie­ra se acor­da­rá de la dis­cu­sión. Pe­ro ella no la ol­vi­da­rá nun­ca. Que­da­rá fir­me­men­te re­gis­tra­da en su hi­po­cam­po, que es co­mo su dis­co du­ro. Hom­bres y mu­je­res te­ne­mos un hard­wa­re di­fe­ren­te. Asi­mis­mo, el ce­re­bro de las mu­je­res es su­pe­rior en cuan­to a nú­me­ro de neu­ro­nas es­pe­jo, que son cla­ves pa­ra la em­pa­tía. Es­to ex­pli­ca­ría por­que ellas son más há­bi­les en po­ner­se en la piel de las otras per­so­nas. Tal vez por­que han apren­di­do en el curso de mi­llo­nes de años a in­ter­pre­tar las emo­cio­nes del be­bé que no ha­bla y a leer los ma­ti­ces emo­cio­na­les en la ex­pre­sión no ver­bal del re­cién na­ci­do”. “La re­so­nan­cia mag­né­ti­ca ha evi­den­cia­do que cuan­do la mu­jer se comunica ca­ra a ca­ra, po­see en­tre ca­tor­ce y die­ci­séis zo­nas cla­ve en am­bos he­mis­fe­rios ce­re­bra­les, que se usan pa­ra de­co­di­fi­car pa­la­bras, cambios en el tono de voz y se­ña­les del len­gua­je cor­po­ral (al­gu­nos erró­nea­men­te la han iden­ti­fi­ca­do co­mo in­tui­ción fe­me­ni­na). En cam­bio, el hom­bre po­see só­lo en­tre cua­tro y sie­te de es­tas zo­nas”, con­fir­man Allan y Bar­ba­ra Pea­se. De he­cho, es un he­cho que ellas re­cuer­dan me­jor lis­tas de pa­la­bras o fra­ses. Hom­bres y mu­je­res es­tán des­ti­na­dos…¿a no en­ten­der­se nun­ca? De­pen­de­rá tam­bién de las hor­mo­nas. Una de las ra­zo­nes por las cua­les las mu­je­res se­rían más ha­bla- do­ras que los hom­bres re­si­di­ría en una pro­teí­na, la lla­ma­da FOXP2, que fa­ci­li­ta que la co­mu­ni­ca­ción sea flui­da y abun­dan­te. Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Mary­land (EE.UU.) coor­di­na­dos por Mar­ga­tet McCarthy han de­ter­mi­na­do, tras es­tu­diar un gru­po de ni­ños y ni­ñas de en­tre tres y cin­co años, que es­ta sus­tan­cia, co­no­ci­da co­mo la pro­teí­na del len­gua­je, es­tá pre­sen­te en ellas un 30% más. Es­to ex­pli­ca­ría por­que las pe­que­ñas em­pie­zan a ha­blar an­tes, tie­nen un vo­ca­bu­la­rio mu­cho más am­plio y una va­rie­dad de fra­ses he­chas mu­cho ma­yor que los chi­cos de su mis­ma edad. Con an­te­rio­ri­dad ya se ha­bía com­pro­ba­do que si se in­yec­ta­ba la FOXP2 en los ra­to­nes, las crías de hem­bras se vol­vían más rui­do­sas que sus her­ma­nos ma­chos. So­bre un he­cho po­cos es­tán dis­pues­tos a dis­cu­tir: sea co­mo sea, mu­je­res y hom­bres ha­blan di­fe­ren­te. “Ellos se que­jan de que ellas ha­blan mu­cho, que siem­pre exa­ge­ran, que nun­ca van al grano, que siem­pre quie­ren co­no­cer to­do has­ta el mí­ni­mo de­ta­lle. Ellas no so­por­tan que ellos sean tan di­rec­tos, que siem­pre se les tie­ne que sa­car las co­sas con cal­za­dor, que se que­dan a me­nu­do en si­len­cio, que siem­pre dan con­se­jos sin que na­die se los pi­da”, di­cen Allan y Bar­ba­ra Pea­se, que sub­ra­yan co­mo el mun­do mas­cu­lino y fe­me­nino pa­re­cen si­tuar­se en on­das com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. “En el mo­men­to de co­mu­ni­car, ellas pien­san en voz al­ta y con­si­de­ran es­te ti­po de com­por­ta­mien­to co­mo un ges­to de amis­tad, pues ha­blan­do per­mi­ten que los de­más com­par­tan sus pen­sa­mien­tos. Ade­más, li­be­ran sus sen­ti­mien­tos pa­ra así po­der afron­tar­los me­jor. Sin em­bar­go, los hom­bres no sue­len com­pren­der es­ta ac­ti­tud y lo en­tien­den co­mo que la mu­jer es­tá pa­sán­do­les una lis­ta de pro­ble­mas pa­ra so­lu­cio­nar lo an­tes po­si­ble. Pe­ro ellas no es­pe­ran res­pues­tas, sino dis­po­ner de al­guien que las es­cu­che con aten­ción o que con­fir­me lo que ellas di­cen”. De­bo­rah Tan­ned, au­to­ra de Wo­men and men in con­ver­sa­tion ( Mu­je­res y hom­bres en la con­ver­sa­ción), se­ña­la que: “Pa­ra los hom­bres, la con­ver­sa­ción es la ma­ne­ra de ne­go­ciar su es­ta­tus en el gru­po y evi­tar que la gen­te em­pu­je a su al­re­de­dor. El va­rón uti­li­za la char­la pa­ra pre­ser­var su in­de­pen­den­cia. Las mu­je­res, en cam­bio, usan la con­ver­sa­ción pa­ra ne­go­ciar la cer­ca­nía y la in­ti­mi­dad; de he­cho, ha­blar es la esen­cia de la in­ti­mi­dad, por lo que ser me­jo­res ami­gos sig­ni­fi­ca sen­tar­se y ha­blar. Pa­ra los chi­cos, en cam­bio, las ac­ti­vi­da­des, el ha­cer co­sas jun­tos, son cen­tra­les. Sim­ple­men­te sen­tar­se y ha­blar no es una

par­te esen­cial de la amis­tad. Se­gún Tan­ned, “pa­ra las mu­je­res, ha­blar de pro­ble­mas cons­ti­tu­ye la esen­cia de la co­ne­xión. Le di­go mis pro­ble­mas, él me di­ce sus pro­ble­mas, y así es­ta­mos cer­ca. Los hom­bres, sin em­bar­go, cuan­do es­cu­chan los pro­ble­mas, lo in­ter­pre­tan co­mo una so­li­ci­tud de ase­so­ra­mien­to, por lo que res­pon­den con una so­lu­ción”. “En el fon­do, los hom­bres si­guen sien­do solucionadores de pro­ble­mas y las mu­je­res son cons­truc­to­ras de ni­dos”, sos­tie­nen Bar­ba­ra y Allan Pea­se, que pro­por­cio­nan una ex­pli­ca­ción an­tro­po­ló­gi­ca. “Los hom­bres evo­lu­cio­na­ron co­mo ca­za­do­res de ali­men­tos, no co­mo co­mu­ni­ca­do­res. En cam­bio, las mu­je­res so­lían pa­sar sus días en com­pa­ñía de otras mu­je­res y ni­ños del gru­po y por ello desa­rro­lla­ron la ha­bi­li­dad de co­mu­ni­car­se con éxi­to pa­ra po­der man­te­ner re­la­cio­nes. Re­sul­ta­do: cuan­do hoy dos hom­bres sa­len jun­tos a pes­car, pue­den pa­sar­se ho­ras sen­ta­dos sin ape­nas cru­zar pa­la­bra. Se lo pa­san en gran­de dis­fru­tan­do de la mu­tua com­pa­ñía. Pe­ro si las mu­je­res pa­sa­ran un tiem­po jun­tas y sin ha­blar, se­ría in­di­ca­ti­vo de la exis­ten­cia de un pro­ble­ma im­por­tan­te”. En la pe­lí­cu­la Se­ño­ras y se­ño­res (1966) de Pie­tro Ger­mi, ga­na­do­ra en Can­nes, obra maes­tra de la com­me­dia all’ ita­lia­na, uno de los pro­ta­go­nis­tas se po­ne au­dí­fo­nos pa­ra no es­cu­char a su mu­jer, que ha­bla con­ti­nua­men­te re­pro­chán­do­le fal­ta de am­bi­ción. La ima­gen, gro­tes­ca, hi­zo his­to­ria, en cla­ve de ca­ri­ca­tu­ra. Pues bien: un re­cien­te es­tu­dio de la uni­ver­si­dad in­gle­sa de Shef­field, di­ri­gi­do por el pro­fe­sor Mi­chael Hun­ter ha desata­do cier­to re­vul­si­vo al pro­por­cio­nar ba­se cien­tí­fi­ca a es­ta es­ce­na ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. En su opi­nión, el tono de la voz fe­me­ni­na po­see so­ni­dos más com­ple­jos que la mas­cu­li­na de­bi­do a la for­ma de sus cuer­das vo­ca­les y de su laringe. Cuan­do ella ha­bla, el so­ni­do, al ser pro­ce­sa­do, ocu­pa to­da el área au­di­ti­va del ce­re­bro de ellos. Con lo que, a par­tir de un cier­to tiem­po, se pro­du­ce una des­co­ne­xión. De cier­ta ma­ne­ra, él se ago­ta. “Ellos, por ra­zo­nes fi­sio­ló­gi­cas, no pue­den aten­der du­ran­te mu­cho tiem­po la con­ver­sa­ción fe­me­ni­na”, sos­tie­ne. Se­gún es­ta te­sis, la ca­pa­ci­dad del va­rón pa­ra ges­tio­nar la ga­ma de so­ni­dos ten­dría cier­tas li­mi­ta­cio­nes. ¿Cuán­to de es­tas di­fe­ren­cias no son otra co­sa que tó­pi­cos de gé­ne­ro? Por ejem­plo se di­ce que las mu­je­res ha­blan en for­ma cir­cu­lar, mien­tras que los hom­bres son más di­rec­tos y sim­ples a la ho­ra de ma­ni­fes­tar sus pen­sa­mien­tos. Es­te pun­to tam­bién pa­re­ce de­mos­tra­do. Así lo ex­pli­ca la pro­fe­so­ra de Psi­quia­tría Emi­lia Cos­ta, de la Uni­ver­si­dad de la Sa­pien­za de Ro­ma, que ha de­di­ca­do 30 años al ar­gu­men­to. “El pen­sa­mien­to fe­me­nino pre­fie­re una mo­da­li­dad analó­gi­ca, cir­cu­lar, cur­vi­lí­nea y on­du­la­to­ria de dis­po­ner los con­te­ni­dos de la re­pre­sen­ta­ción, mien­tras que el mas­cu­lino op­ta por una ló­gi­ca se­cuen­cial, li­near, an­gu­lar”. En la prác­ti­ca ¿qué sig­ni­fi­ca? “La mu­jer pien­sa de un ob­je­to a otro, de una si­tua­ción a otra, mien­tras que el pen­sa­mien­to mas­cu­lino va di­rec­ta­men­te de un pun­to a otro, si­gue un ob­je­ti­vo pre­ci­so en sus ac­cio­nes, una es­tra­te­gia. Así, en la era prehis­tó­ri­ca sa­lía de la cue­va pa­ra ir a ca­zar. La mu­jer, en cam­bio, co­mo se de­di­ca­ba al cul­ti­vo y al ho­gar, ha ido desa­rro­llan­do a lo lar­go de la evo­lu­ción un pen­sa­mien­to que jun­ta va­rios com­po­nen­tes: sa­bo­res, co­lo­res, mo­de­los, una se­rie de fun­cio­nes con mo­da­li­dad on­du­la­to­ria”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra Cos­ta. Y no só­lo la ex­pre­sión oral es di­fe­ren­te, sino tam­bién el con­te­ni­do de la mis­ma. Un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, Ja­mes W. Pen­ne­ba­ker, en el 2008 ana­li­zó 14.000 tex­tos es­cri­tos por hom­bres y mu­je­res con la ayu­da de un pro­gra­ma in­for­má­ti­co pa­ra in­ves­ti­gar si ha­bía di­fe­ren­cia de gé­ne­ro en la pa­la­bra es­cri­ta. Des­cu­brió que en las re­dac­cio­nes de ellas, se em­plea­ban a me­nu­do ex­pre­sio­nes co­mo pien­so y sien­to. Asi­mis­mo, com­pro­bó que se usa­ban en gran can­ti­dad ver­bos co­mu­ni­ca­ti­vos co­mo ha­blar o es­cu­char y que los te­mas prin­ci­pa­les se cen­tra­ban en ex­pre­sio­nes de du­das o sen­ti­mien­tos. Los hom­bres, en cam­bio, “se li­mi­ta­ban a con­tar he­chos, se fi­ja­ban en even­tos ex­ter­nos, can­ti­dad y lo­ca­li­za­ción de ob­je­tos y pro­ce­di­mien­tos”. ¿La con­vi­ven­cia es im­po­si­ble? Se­gún el psi­có­lo­go John Gray, au­tor del su­per­ven­tas Los hom­bres vie­nen de Mar­te y las mu­je­res, de Ve­nus (Gri­jal­bo), “hom­bres y mu­je­res ha­blan len­guas dis­tin­tas, por lo que com­por­ta­mien­tos si­mi­la­res asu­men pa­ra unos y otros sig­ni­fi­ca­dos opues­tos. En­ten­der­se pue­de lle­gar a con­ver­tir­se has­ta en un jue­go, en el mo­men­to en que se es cons­cien­te de las di­ver­si­da­des”. ¿Quie­ren ha­blar del te­ma?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.