El fin del mun­do (en pe­que­ño)

La Vanguardia - ES - - ED - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

Ha­ce po­co más de dos me­ses, ES lle­va­ba a su por­ta­da un nue­va pa­la­bra que ha­ce ya un cier­to tiem­po que co­rre por in­ter­net y las re­des so­cia­les: FOMO, que pro­vie­ne del in­glés Fear of Mis­sing Out, mie­do a per­der­se al­go. Es­to es, el te­mor a per­der el con­tac­to con amis­ta­des, com­pa­ñe­ros o fa­mi­lia­res a con­se­cuen­cia de un pro­ble­ma que im­pi­da el fun­cio­na­mien­to de los gad­gets. De en­tre to­dos, el gran de­to­nan­te de es­te sín­dro­me, el ele­men­to que dis­pa­ra su­do­res, pal­pi­ta­cio­nes y an­sie­dad es la car­ga de la ba­te­ría. Tie­ne su ló­gi­ca: co­mo los mó­vi­les, por­tá­ti­les y ta­ble­tas tie­nen más ca­pa­ci­dad, sus usua­rios son más y más de­pen­dien­tes de ellos. Y co­mo la tec­no­lo­gía de las ba­te­rías no ha me­jo­ra­do al mis­mo rit­mo que las pres­ta­cio­nes de los apa­ra­tos, el con­flic­to en­tre ne­ce­si­dad y ca­pa­ci­dad es inevi­ta­ble. An­te es­to, no­ti­cias bue­nas, no­ti­cias ma­las y no­ti­cias peo­res. En­tre las pri­me­ras, que hay ma­ne­ras de alar­gar la car­ga útil de la ba­te­ría. En­tre las se­gun­das, que son me­di­das efi­ca­ces só­lo par­cial­men­te. Y en­tre las ter­ce­ras, que la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va al pro­ble­ma es­tá muy le­jos. Así que, por aho­ra, ár­men­se de pa­cien­cia; ha­brá que ir­se acos­tum­brán­do­se a la idea de ese fin del mun­do, en pe­que­ño, cla­ro, que es que­dar­se a ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.