Aten­ción, ba­te­ría ba­ja

Un mó­vil de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, una ta­ble­ta lle­na de pres­ta­cio­nes, un por­tá­til de gran ca­pa­ci­dad… ¡y su­frien­do por­que no se que­de sin ba­te­rías! ¿Por qué no du­ran más las de los gad­gets elec­tró­ni­cos?

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Mayte Rius Fo­tos Joan Edo Ilus­tra­cio­nes Neus Ca­rre­ras

6 La vi­da nos lle­va a de­pen­der no só­lo de las má­qui­nas, tam­bién del ca­pri­cho de sus ba­te­rías. Con­se­jos pa­ra que du­ren lo má­xi­mo po­si­ble

“Du­ran po­co por­que se les exi­gen ca­da vez más pres­ta­cio­nes”, res­pon­de Ju­lián Mo­ra­les, di­rec­tor del ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción en Quí­mi­ca Fi­na y Na­no­quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba que tra­ba­ja en el desa­rro­llo de ba­te­rías más efi­cien­tes. El ejem­plo más cla­ro son los mó­vi­les. Si a prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da la car­ga de la ba­te­ría du­ra­ba una o dos se­ma­nas, aho­ra ape­nas aguan­ta un día en la ma­yo­ría ca­sos. Cla­ro que en­ton­ces el mó­vil se usa­ba pa­ra ha­blar por te­lé­fono y en­viar al­gún que otro SMS y hoy el te­lé­fono de bol­si­llo es un pe­que­ño or­de­na­dor des­de el que se in­ter­cam­bian ar­chi­vos, se en­vían co­rreos, se ha­cen fo­tos, se ven ví­deos, se jue­ga o se bus­ca in­for­ma­ción, y ade­más tie­ne una pan­ta­lla mu­cho más gran­de, en co­lor, y un pro­ce­sa­dor mu­cho más com­ple­jo, pres­ta­cio­nes to­das ellas que re­quie­ren mu­cha más ener­gía. “La pri­me­ra ba­te­ría de io­nes de li­tio (Li-ion) –que es la que uti­li­zan los mó­vi­les, ta­ble­tas, por­tá­ti­les y la ma­yo­ría de cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas y de ví­deo– se co­mer­cia­li­zó en 1991 y des­de en­ton­ces só­lo se ha po­di­do du­pli­car la ener­gía su­mi­nis­tra­da; en cam­bio las pres­ta­cio­nes que se le exi­gen se han mul­ti­pli­ca­do de for­ma espectacular”, apun­ta Mo­ra­les. Los téc­ni­cos de Te­le­fó­ni­ca I+D ase­gu­ran que, en los mó­vi­les, el cam­bio de uso ra­di­cal lle­gó con la apa­ri­ción del iPho­ne y de An­droid, aun­que la du­ra­ción de la ba­te­ría se ha vis­to aún más afec­ta­da con la po­pu­la­ri­za­ción de apli­ca­cio­nes co­mo What­sapp o Sky­pe “que obli­gan al te­lé­fono a co­nec­tar­se con más fre­cuen­cia a la red pa­ra po­der re­ci­bir to­dos los men­sa­jes, lo que em­pu­ja al usua­rio a sa­cri­fi­car ho­ras de au­to­no­mía con el fin de man­te­ner­se en con­tac­to per­ma­nen­te”. En reali­dad la du­ra­ción de las ba­te­rías es al­go sub­je­ti­vo. Hay usua­rios que no tie­nen pro­ble­ma y otros pa­ra los que es un ver­da­de­ro que­bra­de­ro de ca­be­za. Los hay que que­rrían ba­te­rías más gran­des que du­ren más por­que ya car­gan to­do el día con ba­te­rías de re­pues­to o car­ga­do­res pa­ra po­der dis­fru­tar de sus gad­gets has­ta el fi­nal de la jor­na­da y otros que no acep­ta­rían dis­po­si­ti­vos más vo­lu­mi­no­sos ni más pe­sa­dos. Por­que en las ba­te­rías, co­mo en la ma­yo­ría de pi­las, la ca­pa­ci­dad es­tá re­la­cio­na­da con el vo­lu­men que ocu­pan. De he­cho, el éxi­to de las pi­las de Li-ion es­tri­ba en que el li­tio pe­sa muy po­co, me­nos que otros me­ta­les, y pue­de pro­por­cio­nar más vol­ta­je. “Las pi­las de li­tio son com­ple­jas en cuan­to a su quí­mi­ca por los ma­te­ria­les que lle­van den­tro; ade­más de li­tio en al­gu­nos ca­sos tie­nen cobalto, y pue­den te­ner fós­fo­ro, man­ga­ne­so, car­bón… y el elec­tro­li­to que con­tie­nen no pue­de te­ner na­da de agua por­que en­ton­ces no fun­cio­nan, así que han de ser pi­las com­ple­ta­men­te se­lla­das; si a pe­sar de ser di­fí­ci­les se han in­cor­po­ra­do tan­to al mer­ca­do, es por­que pue­den dar mu­cha ener­gía en po­co es­pa­cio y con po­co pe­so”, ex­pli­ca Vi­cen­te Mon­tiel, coor­di­na­dor del mas­ter in­ter­uni­ver­si­ta­rio de Elec­tro­quí­mi­ca, Cien­cia y Tec­no­lo­gía. Ál­va­ro Ca­ba­lle­ro y Os­car Var­gas, tam­bién del ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción en Quí­mi­ca Fi­na y Na­no­quí- mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba, de­ta­llan que en las ba­te­rías que usan los dis­po­si­ti­vos do­més­ti­cos –só­lo el año pa­sa­do se ven­die­ron 5.000 mi­llo­nes de uni­da­des– la ener­gía se pro­du­ce por el mo­vi­mien­to de los elec­tro­nes en­tre el po­lo po­si­ti­vo (don­de es­tá el óxi­do de cobalto y li­tio) y el ne­ga­ti­vo (de car­bón gra­fi­ti­za­do), a tra­vés de una sal de flúor, fós­fo­ro y li­tio di­suel­ta en una mez­cla de lí­qui­dos or­gá­ni­cos (el elec­tro­li­to). “Se tra­ta de reac­cio­nes re­ver­si­bles, de ida y vuel­ta; cuan­to más elec­tro­nes se trans­fie­ran, ma­yor es la ener­gía que al­ma­ce­na la ba­te­ría, y cuan­to más re­ver­si­ble sea la reac­ción, ma­yor el tiem­po de vi­da de la ba­te­ría; y por la pro­pia na­tu­ra­le­za de las reac­cio­nes que se pro­du­cen en las ac­tua­les ba­te­rías de Li-ion, es vir­tual­men­te im­po­si­ble un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la ener­gía que su­mi­nis­tran”, co­men­tan. Y vis­to que no pue­den es­pe­rar­se gran­des me­jo­ras en las ba­te­rías ac­tua­les de Li-ion, los in­ves­ti­ga­do­res ha­cen prue­bas con otros ma­te­ria­les y con na­no­par­tí­cu­las que per­mi­tan pro­por­cio­nar más ener­gía, que sean más ba­ra­tos, que ocu­pen me­nos o que se car­guen de for­ma más sen­ci­lla o rá­pi­da (veá­se más in­for­ma­ción en la si­guien­te pá­gi­na). Pe­ro in­clu­so los pro­to­ti­pos que ya han fun­cio­na­do en el la­bo­ra­to­rio aún es­tán le­jos de po­der co­mer­cia­li­zar­se. “Las tec­no­lo­gías de las

ba­te­rías no avan­zan tan rá­pi­do co­mo los mi­cro­pro­ce­sa­do­res, y los fa­bri­can­tes es­tán por más fo­ca­li­za­dos en los cos­tes de pro­duc­ción que en la efi­cien­cia”, ase­gu­ran los es­pe­cia­lis­tas de Te­le­fó­ni­ca I+D. Ello no quie­re de­cir que el fu­tu­ro más in­me­dia­to de­pa­re apa­ra­tos con me­nos au­to­no­mía ni que ha­ya que acos­tum­brar­se a vi­vir con el car­ga­dor en el bol­si­llo. Hay mu­chas me­di­das que per­mi­ten op­ti­mi­zar el con­su­mo de las ba­te­rías. Al­gu­nas las es­tán co­men­zan­do apli­car las pro­pias com­pa­ñías de te­le­fo­nía mó­vil con me­jo­ras en la tec­no­lo­gía de sus an­te­nas y el des­plie­gue de la te­le­fo­nía 4G, que in­cor­po­ra

A COR­TO PLA­ZO NO SE ES­PE­RAN BA­TE­RÍAS MU­CHO MÁS PO­TEN­TES... ... ASÍ QUE LO­GRAR QUE DU­REN MÁS DE­PEN­DE­RÁ DE CA­DA USUA­RIO

al­gu­nos be­ne­fi­cios pa­ra la ba­te­ría co­mo la re­cep­ción dis­con­ti­nua. “Bá­si­ca­men­te, en vez de es­pe­rar men­sa­jes es­tan­do con­ti­nua­men­te co­nec­ta­do a la red, el te­lé­fono se apa­ga en cier­tos in­ter­va­los sin im­pac­to no­ta­ble pa­ra los usua­rios”, ex­pli­can fuen­tes de Te­le­fó­ni­ca I+D. Otra de las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción de es­ta com­pa­ñía es­tá cen­tra­da en có­mo mo­di­fi­car las nue­vas ver­sio­nes de los sis­te­mas ope­ra­ti­vos An­droid y Fi­re­fox-OS pa­ra que só­lo se eje­cu­te en el mó­vil de los clien­tes una ver­sión li­ge­ra de las apps y la ver­sión com­ple­ja que­de ais­la­da en su nu­be, en los ser­vi­do­res de Te­le­fó­ni­ca, y así no con­su­ma ba­te­ría. Pe­ro tam­bién hay mu­chas me­di­das que pue­de adop­tar ca­da usua­rio pa­ra alar­gar la au­to­no­mía de los gad­gets. Lo pri­me­ro es te­ner cla­ro cuá­les son los gran­des de­vo­ra­do­res de ba­te­ría y con­tro­lar­los, pues las ho­ras que du­re es­ta de­pen­den mu­cho del uso que se ha­ce: no es lo mis­mo ver una pe­lí­cu­la o ju­gar que es­cri­bir un tex­to; ni te­ner ac­ti­va­do el ser­vi­cio de lo­ca­li­za­ción o de sin­cro­ni­za­ción au­to­má­ti­ca que uti­li­zar el mó­vil, la ta­ble­ta o el por­tá­til sin co­ne­xión cons­tan­te a in­ter­net. La ma­yo­ría de recomendaciones de los ex­per­tos en ba­te­rías y en in­for­má­ti­ca son efi­ca­ces en to­dos los apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos más ha­bi­tua­les: cá­ma­ra, ta­ble­tas, mó­vil y or­de­na­do­res por­tá­ti­les. Me­nos brillo La pan­ta­lla es el prin­ci­pal con­su­mi­dor de ba­te­ría, así que po­de­mos ga­nar mu­chos mi­nu­tos de uso re­du­cien­do el brillo al mí­ni­mo o, al me­nos, ac­ti­van­do el brillo au­to­má­ti­co. Ex­pli­can los fa­bri­can­tes que la di­fe­ren­cia en­tre usar una ta­ble­ta con brillo me­dio o con brillo má­xi­mo es un con­su­mo de 600 mi­li­am­pe­rios (mA) o de 1.000 mA. Tam­bién los fa­bri­can­tes de cá­ma­ras, co­mo Ca­non, acon­se­jan re­du­cir el brillo de la pan­ta­lla y el tiem­po de vi­sua­li­za­ción de las fo­to­gra­fías, por­que un mi­nu­to de vi­sua­li­za­ción, cuan­do se usa mu­cho la cá­ma­ra, su­ma mu­cho gas­to, a me­nu­do in­ne­ce­sa­rio. Tam­bién se aho­rra ba­te­ría si se con­fi­gu­ra el dis­po­si­ti­vo pa­ra que la pan­ta­lla se apa­gue des­pués de cier­to tiem­po sin uti­li­zar­se o si se usan fon­dos de pan­ta­lla es­tá­ti­cos, pues los que tie­nen mo­vi­mien­to gas­tan más ener­gía. Lim­piar las apli­ca­cio­nes Otro de los con­se­jos uná­ni­mes de los ex­per­tos es des­ins­ta­lar to­das las apli­ca­cio­nes que no se uti­li­zan. “Mu­chos dis­po­si­ti­vos traen preins­ta­la­das mu­chas apli­ca­cio­nes que el usua­rio me­dio no lle­ga a uti­li­zar ja­más y que es­tán

con­su­mien­do ener­gía de la ba­te­ría con­ti­nua­men­te”, ad­vier­ten los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba. Con­vie­ne te­ner cla­ro tam­bién que la des­car­ga y eje­cu­ción de jue­gos con mu­cha po­ten­cia grá­fi­ca es una de las ac­ti­vi­da­des que más ener­gía con­su­me. Y es fun­da­men­tal ce­rrar to­das las apli­ca­cio­nes una vez uti­li­za­das pa­ra que no se que­den ac­ti­vas en un se­gun­do plano. Exis­ten apli­ca­cio­nes que avi­san pre­ci­sa­men­te de cuán­tas hay abier­tas. En el ca­so de los por­tá­ti­les, es im­por­tan­te ex­pul­sar los CD y DVD que no se va­yan a uti­li­zar por­que si de­tec­tan un dis­co lo ha­cen gi­rar y con­su­men ener­gía. Sin lo­ca­li­za­ción per­ma­nen­te Des­ac­ti­var los ser­vi­cios de lo­ca­li­za­ción cuan­do no se ne­ce­si­tan es otra for­ma efi­caz de aho­rrar ba­te­ría. Hay mu­chas apli­ca­cio­nes en las que se ac­ti­va la lo­ca­li­za­ción al ins­ta­lar­se y lue­go, aun­que no se usen “es­tán en eje­cu­ción en se­gun­do plano con­su­mien­do ba­te­ría pa­ra na­da, so­bre to­do en los apa­ra­tos ba­sa­dos en An­droid”, ex­pli­can los es­pe­cia­lis­tas de Te­le­fó­ni­ca. Des­ac­ti­var co­ne­xio­nes Des­ac­ti­var el GPS, la co­ne­xión por Blue­tooth, wi-fi, o 3G cuan­do no se van a uti­li­zar es otra me­di­da que alar­ga las ho­ras de ba­te­ría. Des­ac­ti­var el wi-fi es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te si se es­tá en un lu­gar don­de no hay co­ne­xión, por­que de lo con­tra­rio el por­tá­til, el mó­vil o la ta­ble­ta es­ta­rán bus­can­do re­des con­ti­nua­men­te y con­su­mi­rán ener­gía inú­til­men­te. Lo mis­mo ocu­rre si se es­tá en una zo­na con ma­la co­ber­tu­ra de mó­vil. En ese ca­so, el con­se­jo de los ex­per­tos es po­ner el apa­ra­to en

CAR­GAR EL APA­RA­TO DU­RAN­TE TO­DA LA NO­CHE DA­ÑA LA BA­TE­RÍA DES­AC­TI­VAR CO­NE­XIO­NES Y ‘APPS’ QUE NO SE USAN AU­MEN­TA LA AU­TO­NO­MÍA

mo­do avión pa­ra que no es­té to­do el tiem­po bus­can­do co­ne­xión de red. Y cuan­do se pue­de ele­gir en­tre co­ne­xión wi-fi y 3G, re­co­mien­dan uti­li­zar la pri­me­ra. Evi­tar la sin­cro­ni­za­ción cons­tan­te Cuan­to más a me­nu­do se des­car­guen da­tos nue­vos en el mó­vil, el or­de­na­dor o la ta­ble­ta, me­nos du­ra la ba­te­ría. Por eso los ex­per­tos acon­se­jan des­ac­ti­var la sin­cro­ni­za­ción au­to­má­ti­ca de co­rreo, ca­len­da­rio, con­tac­tos y otras apli­ca­cio­nes. “Lo me­jor es ac­tua­li­zar­los ma­nual­men­te cuan­do se ne­ce­si­ten, o ele­gir la op­ción de que se sin­cro­ni­cen ca­da ho­ra”, de­ta­llan. Des­ac­ti­var las no­ti­fi­ca­cio­nes push Los avi­sos de que te­ne­mos un men­sa­je nue­vo de What­sApp, Fa­ce­book, Twit­ter o de que se ha pro­du­ci­do cual­quier no­ve­dad en otra apli­ca­ción con­su­men ener­gía, así que des­ac­ti­var­las es otra for­ma de ga­nar mi­nu­tos de ba­te­ría. Sin so­ni­do El so­ni­do de las no­ti­fi­ca­cio­nes, del teclado tam­bién re­quie­re ener­gía, así que al­gún mi­nu­to extra se ob­tie­ne des­ac­ti­ván­do­lo. Ac­tua­li­zar soft­wa­re Los fa­bri­can­tes acon­se­jan ins­ta­lar las ac­tua­li­za­cio­nes de soft­wa­re que se pro­duz­can a lo lar­go de la vi­da del apa­ra­to por­que hay cambios que op­ti­mi­zan el ren­di­mien­to de la ba­te­ría. Cui­dar la tem­pe­ra­tu­ra Aun­que los apa­ra­tos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra tra­ba­jar en una am­plia fran­ja de tem­pe­ra­tu­ra, las ba­te­rías de Li-ion pier­den efec­ti­vi­dad si se car­gan a ce­ro gra­dos o por en­ci­ma de 42-45. Es im­por­tan­te no de­jar los apa­ra­tos a la in­tem­pe­rie ni en el co­che, tam­po­co en la guan­te­ra. Y al­gu­nos ex­per­tos acon­se­jan re­ti­rar las fun­das del mó­vil en el mo­men­to de car­gar­los pa­ra que se ca­lien­te me­nos. Re­car­gar bien Las ba­te­rías de Li-ion pue­den car­gar­se sin es­pe­rar a que se ago­ten, aun­que pa­ra que du­ren más es im­por­tan­te que una vez al mes se reali­ce lo que los ex­per­tos lla­man un ci­clo com­ple­to: car­gar­la al 100% y de­jar que se gas­te del to­do. Lo más per­ju­di­cial es man­te­ner­la en­chu­fa­da cuan­do ya se ha car­ga­do, de mo­do que no es acon­se­ja­ble po­ner­las a car­gar du­ran­te to­da la no­che. En apa­ra­tos que se usan po­co con­vie­ne car­gar y des­car­gar la ba­te­ría al me­nos una vez al mes pa­ra que los elec­tro­nes no pier­dan su ca­pa­ci­dad de pa­sar de un po­lo al otro. Y si no se van a usar du­ran­te más de seis me­ses, hay que car­gar la ba­te­ría has­ta el 50% an­tes de guar­dar­los. Por otra par­te, cuan­do se tie­nen ba­te­rías de re­pues­to es im­por­tan­te al­ter­nar­las y uti­li­zar las dos, por­que si se guar­da una sin usar se des­car­ga­rá del to­do y pue­de per­der la ca­pa­ci­dad de re­car­gar­se. A la ho­ra de con­ser­var­las es im­por­tan­te evi­tar los am­bien­tes hú­me­dos, así que se acon­se­ja po­ner bol­si­tas an­ti­hu­me­dad jun­to a las ba­te­rías que no se usan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.