Un re­to edu­ca­ti­vo

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Si ni­ños y ni­ñas son di­fe­ren­tes en el ha­bla, ¿hay que edu­car­los de for­ma di­fe­ren­te? La pro­fe­so­ra Louann Bri­zen­di­ne cuen­ta que cuan­do tu­vo un hi­jo qui­so dar­le una edu­ca­ción no se­xis­ta que in­cluía in­ten­tar que ju­ga­ra con mu­ñe­cas. No fun­cio­nó. “Les arran­ca­ba las pier­nas y las usa­ba co­mo cu­chi­llos... Lo ni­ños ne­ce­si­tan lu­char y ser superhéroes; en cam­bio re­cuer­do el ca­so de una ni­ña cu­yos pa­dres que­rían que ju­ga­se con ca­mio­nes; al fi­nal ju­ga­ba acu­nán­do­los en sus bra­zos”. En otro ex­pe­ri­men­to, “se in­tro­du­je­ron gru­pos de ra­tas ma­chos y hem­bras en un am­bien­te sen­so­rial vi­vo y lleno de es­tí­mu­los y en otro po­bre a ni­vel sen­so­rial”, di­ce el pro­fe­sor Al­ber­to Fe­rrús. Pues bien, se com­pro­bó co­mo las hem­bras eran más sen­si­bles a la es­ti­mu­la­ción del en­torno. “Es­ta úl­ti­ma cir­cuns­tan­cia te­nía repercusiones po­si­ti­vas so­bre su desa­rro­llo ce­re­bral. De la mis­ma ma­ne­ra, un am­bien­te po­bre a ni­vel sen­so­rial le per­ju­di­ca­ba. Los ma­chos, en cam­bio, ape­nas no­ta­ban di­fe­ren­cias en­tre las dos si­tua­cio­nes”, ex­pli­ca Fe­rrús. En con­clu­sión, sí pa­re­ce com­pro­ba­do que las mu­je­res tie­nen una sen­si­bi­li­dad su­pe­rior pa­ra cap­tar lo que ro­dea a su al­re­de­dor. “Creo que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de­be­ría te­ner en cuen­ta es­tas va­ria­bles”, con­clu­ye.

GE­NÉ­TI­CA, HOR­MO­NAS Y CUL­TU­RA IN­FLU­YEN MU­CHO EN EL HA­BLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.