Crear

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

La fe­li­ci­dad no só­lo es un be­so en la ca­lle y otro en el ci­ne, co­mo de­cía la can­ción. Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na se su­mer­ge en un con­cep­to que ri­ge nues­tras vi­das tan­to des­de una pers­pec­ti­va co­lec­ti­va co­mo in­di­vi­dual

Se ha­bla tan­to de la fe­li­ci­dad y es­tá tan a la mo­da que den­tro de po­co va a re­sul­tar hor­te­ra que­rer ser fe­liz. Ya su­ce­dió en el ro­man­ti­cis­mo. El mo­ti­vo es una ji­ba­ri­za­ción del con­cep­to. La fe­li­ci­dad se equi­pa­ra a la au­sen­cia de emo­cio­nes des­agra­da­bles. Re­du­ci­da a eso, se con­vier­te en un re­cla­mo de agen­cia de via­jes: vacaciones, pla­ya, pal­me­ra y mo­ji­to. Can­sino error. La fe­li­ci­dad es la di­fí­cil ar­mo­ni­za­ción de tres ne­ce­si­da­des fun­da­men­ta­les. La pri­me­ra es esa: la co­mo­di­dad, el pa­sar­lo bien. Las otras, pue­den ha­cer­nos per­der la co­mo­di­dad, pe­ro nos per­mi­ten as­cen­der a un ni­vel de sa­tis­fac­ción más al­to. Una es la ne­ce­si­dad de vin­cu­lar­nos afec­ti­va­men­te con otras per­so­nas, con­se­guir su re­co­no­ci­mien­to, que­rer y ser que­ri­dos. La otra es la ne­ce­si­dad de no ser in­sig­ni­fi­can­tes, de sen­tir­nos ca­pa­ces, la ex­pe­rien­cia de pro­gre­sar en al­go. Tam­bién nos obli­ga a sa­lir de la zo­na de con­fort.

LA FE­LI­CI­DAD OB­JE­TI­VA PER­SI­GUE LA FE­LI­CI­DAD DE LA SO­CIE­DAD, POR EN­CI­MA­DE LA IN­DI­VI­DUAL

Pe­ro es­ta de­fi­ni­ción de fe­li­ci­dad no ago­ta su sig­ni­fi­ca­do, por­que se re­fie­re só­lo a la fe­li­ci­dad sub­je­ti­va, que pue­de ser ci­fra­da. A mi me in­tere­sa la fe­li­ci­dad ob­je­ti­va, tam­bién lla­ma­da fe­li­ci­dad po­lí­ti­ca. Ha­ce años, la pro­fe­so­ra De la Vál­go­ma y yo ex­pli­ca­mos es­te con­cep­to en nues­tro li­bro La lu­cha por la dig­ni­dad, que re­ci­bió el pre­mio Juan de Bor­bón al me­jor li­bro del año, con­ce­di­do por La Van­guar­dia, he­cho del que es­toy tan or­gu­llo­so que, co­mo ven, me in­ci­ta a pre­su­mir va­ni­do­sa­men­te. To­ma­mos la no­ción de fe­li­ci­dad po­lí­ti­ca de Hans Kel­sen, un gran ju­ris­ta, que es­cri­bió: “La búsqueda de la jus­ti­cia es la eter­na búsqueda de la fe­li­ci­dad hu­ma­na. Es una fe­li­ci­dad que el hom­bre no pue­de en­con­trar por sí mis­mo, y por ello la bus­ca en la so­cie­dad. La jus­ti­cia es la fe­li­ci­dad so­cial, ga­ran­ti­za­da por un or­den so­cial”. No ase­gu­ra la fe­li­ci­dad sub­je­ti­va, pe­ro es un re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble pa­ra que sea de­cen­te. He­mos de rea­li­zar nues­tros pro­yec­tos más ín­ti­mos, co­mo el de ser fe­liz, in­te­grán­do­los en pro­yec­tos com­par­ti­dos, co­mo el de la jus­ti­cia. Só­lo es­ta idea de fe­li­ci­dad tie­ne re­le­van­cia éti­ca. La búsqueda ex­clu­si­va de la fe­li­ci­dad per­so­nal es com­pa­ti­ble con un egoís­mo ra­di­cal. Ya lo di­jo el sa­bio Hu­me: “Es per­fec­ta­men­te ra­zo­na­ble pen­sar que mi do­lor de mue­las es más im­por­tan­te que el des­tino del uni­ver­so”. El sa­bio Aris­tó­te­les hi­zo una afir­ma­ción que aho­ra nos sue­na ex­tra­ña. Dis­tin­guió en­tre éti­ca y po­lí­ti­ca, y se­ña­ló que la po­lí­ti­ca es je­rár­qui­ca­men­te más no­ble y al­ta que la éti­ca, por­que és­ta se preo­cu­pa de la fe­li­ci­dad in­di­vi­dual, mien­tras que el ob­je­ti­vo de la po­lí­ti­ca es la fe­li­ci­dad so­cial. Aho­ra que la po­lí­ti­ca es­tá des­pres­ti­gia­da por ha­ber­se con­ver­ti­do en una sim­ple ma­qui­na­ria pa­ra ejer­cer el po­der, con­vie­ne re­cor­dar esa vie­ja y pro­fun­da idea. El gran lo­gro de las re­vo­lu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas fue con­si­de­rar que la fe­li­ci­dad era una me­ta po­lí­ti­ca­men­te re­le­van­te. La De­cla­ra­ción de de­re­chos del buen pue­blo de Vir­gi­nia (1776) afir­ma­ba que los hom­bres tie­nen por na­tu­ra­le­za el de­re­cho de bus­car­la y ob­te­ner­la, y la De­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia (1776) pro­cla­ma­ba que el fin del go­bierno es “al­can­zar la se­gu­ri­dad y la fe­li­ci­dad”. Lo mis­mo ha­cía la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la de 1812 en su ar­tícu­lo 13: “El ob­je­to del go­bierno es la fe­li­ci­dad de la nación”. No se po­día re­fe­rir a la fe­li­ci­dad sub­je­ti­va, sino a esa fe­li­ci­dad ob­je­ti­va que llamamos jus­ti­cia, de la que no po­de­mos har­tar­nos nun­ca.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.