Amo­res asi­mé­tri­cos

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Car­men Gra­sa

Hay mu­chas va­ria­bles que nos acer­can o se­pa­ran de nues­tros aman­tes. ¿Po­de­mos rom­per ba­rre­ras pa­ra que el amor, aun­que asi­mé­tri­co, du­re siem­pre?

Mu­chas son las va­ria­bles que acer­can o se­pa­ran a los aman­tes. En­tre ellas, el ori­gen cul­tu­ral y so­cial. ¿Po­de­mos rom­per ba­rre­ras pa­ra que ese amor asi­mé­tri­co du­re siem­pre?

Lo­co, ton­to, apa­sio­na­do, ma­du­ro, res­pon­sa­ble, com­pro­me­ti­do, ado­les­cen­te, se­reno, ro­mán­ti­co…, el amor es una ex­pre­sión de no­so­tros mis­mos, una for­ma, di­cen al­gu­nos, de cre­cer con el otro; o de ali­viar­nos la so­le­dad; o de ator­men­tar­nos. Lo vi­vi­mos con el ob­je­ti­vo de per­pe­tuar la es­pe­cie o de dar­nos pla­cer, tris­te­za a ve­ces. De su si­me­tría se ha dis­cu­ti­do y opi­na­do. Pe­ro si el amor es un jue­go a dos (o más) ban­das y no hay dos per­so­nas igua­les, ¿pue­de ser si­mé­tri­co? Las me­dias na­ran­jas no exis­ten, di­cen quie­nes pre­ten­den des­en­tra­ñar sus se­cre­tos. Y si exis­tie­ran, ¿aca­so no se­ría po­co pro­ba­ble que en­con­trá­ra­mos la nues­tra en­tre los más de 7.000 mi­llo­nes de per­so­nas que ha­bi­tan la Tie­rra? Las di­fe­ren­cias en­tre dos que se aman exis­ten, co­mo las dis­cu­sio­nes que es­tas pro­vo­can. No es ha­bi­tual to­par­se con pa­re­jas que nun­ca dis­cre­pan en na­da. Es ex­tra­ño y has­ta in­quie­tan­te. La edad, la cul­tu­ra, la cla­se so­cial, la pro­fe­sión, la et­nia, la dis­tan­cia pue­den se­pa­rar­nos. Pe­ro el amor tam­bién nos en­gan­cha. Es un po­ten­te pe­ga­men­to emo­cio­nal. ¿Cuán­to du­ra su efec­to? “El amor tie­ne tres fa­ses que se su­ce­den en to­dos los lu­ga­res, en to­das las civilizaciones y tiem­pos, por­que el amor es una ca­rac­te­rís­ti­ca de la pro­pia evo­lu­ción y es­tá di­ri­gi­do a que no­so­tros no só­lo nos pro­cree­mos, sino que ha­ga­mos crías via­bles. La pri­me­ra par­te es el amor ro­mán­ti­co, el enamo­ra­mien­to. La se­gun­da, el ape­go. Y la ter­ce­ra, la res­pon­sa­bi­li­dad y el com­pro­mi­so. En esas tres fa­ses to­dos ba­sa­mos el amor”, des­cri­be Ma­nuel de Juan, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid.¿Es el amor un ad­he­si­vo tan fuer­te que su efec­to su­pera to­das las di­fe­ren­cias? ¿Di­lu­ye las asi­me­trías? Rom­pien­do ba­rre­ras En su sen­ti­do más poé­ti­co, el amor siem­pre ha si­do ca­paz de sal­var las ba­rre­ras de cla­se, de et­nia o de cul­tu­ra. Aun­que qui­zás de­be­ría­mos ha­blar de la pa­sión, por­que las pa­re­jas mix­tas, cu­yo amor se alar­ga y se con­so­li­da en el tiem­po, es un in­ven­to de nues­tra épo­ca. ¿El si­glo XX nos de­jó co­mo le­ga­do una ter­nu­ra sin fron­te­ras? En opi­nión de al­gu­nos ex­per­tos, son dos las ar­mas de afec­tos ma­si­vos que han des­tro­za­do las mu­ra­llas que nos se­pa­ra­ban, de­jan­do puer­tas abier­tas al amor an­tes ce­rra­das a cal y can­to. La pri­me­ra, una edu­ca­ción al al­can­ce de to­dos. “La de­mo­cra­ti­za­ción de la cul­tu­ra es­tá mi­nan­do mu­chí­si­mo las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les. Nos ha per­mi­ti­do via­jar, co­no­cer otras cul­tu­ras y com­pren­der sus va­lo­res. Y eso nos ha acer­ca­do los unos a los otros”, en opi­nión de Ma­nuel de Juan. Gui­ller­mo Ba­lle­na­to Prie­to, psi­có­lo­go, do­cen­te y es­cri­tor, res­pon­sa­ble de la Orien­ta­ción Psi­co­pe­da­gó- gi­ca de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid, coin­ci­de y ar­gu­men­ta la se­gun­da gran he­rra­mien­ta que nos ha ayu­da­do a li­mar asi­me­trías: “Esa de­mo­cra­ti­za­ción es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da a un pro­fun­do sen­ti­do de igual­dad. Via­jar ayu­da a en­ri­que­cer el es­pí­ri­tu; co­no­cer per­mi­te com­pren­der y que­rer. Y otro fac­tor cla­ve es la glo­ba­li­za­ción en su ver­tien­te más po­si­ti­va. Re­sul­ta de­ter­mi­nan­te el ac­ce­so a nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y de la co­mu­ni­ca­ción que han fa­ci­li­ta­do las po­si­bi­li­da­des de re­la­ción más allá de las lo­ca­li­za­cio­nes geo­grá­fi­cas”. Sin em­bar­go, la de­mo­cra­ti­za­ción de la cul­tu­ra es un con­cep­to con el que no to­dos los ex­per­tos es­tán de acuer­do, ni tam­po­co en su ca­pa­ci­dad pa­ra eli­mi­nar las di­fe­ren­cias en­tre los aman­tes, es­pe­cial­men­te las de cla­se. El so­ció­lo­go Mi­guel A. V. Fe­rrei­ra, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia y au­tor del es­tu­dio Amor, re­fle­xi­vi­dad y há­bi­tos, pre­fie­re ha­blar de ho­mo­ge­nei­za­ción “de las ciu­da­da­nías que, a par­tir de los apa­ra­tos es­co­la­res, ha in­cul­ca­do a to­do el mun­do una par­ti­cu­lar y con­cre­ta cul­tu­ra, la cul­tu­ra bur­gue­sa an­cla­da en va­lo­res uni­ver­sa­lis­tas y fun­da­men­ta­da en el idea­rio de la ilus­tra­ción. La con­cre­ta cul­tu­ra de una cla­se so­cial se ha im­pues­to a to­das las clases so­cia­les, anu­lan­do, por tan­to, to­das las otras cul­tu­ras. Una vez que es­to se ha ge­ne­ra­li­za­do, y da­do que has­ta los 16 años to­do el mun­do tie­ne que asi­mi­lar un ba­ga­je cul­tu­ral idén­ti­co, es po­si­ble ha­cer creer que las di­fe­ren­cias de cla­se no im­por­tan en las re­la­cio­nes afec­ti­vas, lo cual es ma­ni­fies­ta­men­te fal­so”. Pa­sio­nes trans­cul­tu­ra­les Nues­tras cé­lu­las y nues­tras creen­cias de­ter­mi­nan de quién y có­mo nos enamo­ra­mos. Una mu­jer no con­ci­be ni ma­ni­fies­ta igual que un hom­bre la ter­nu­ra. Y en­tre ellas y en­tre ellos, los hay más em­pá­ti­cos y me­nos, más ro­mán­ti­cos y me­nos, más apasionados y me­nos. De igual mo­do, en Es­pa­ña vi­vi­mos el amor de mo­do di­fe­ren­te que en Aus­tra­lia; y en Asia y en Áfri­ca lo dis­fru­tan ca­da uno a su ma­ne­ra. “Su vi­sión de­pen­de, no só­lo de las di­fe­ren­tes fa­ses del amor, sino de có­mo sea­mos ca­da uno de no­so­tros, de có­mo nos en­fren­te­mos al mun­do con nues­tro pro­pio equi­pa­mien­to bio­ló­gi­co –ex­pli­ca Ma­nuel de Juan–. Te­ne­mos dos ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les: in­te­li­gen­cia y per­so­na­li­dad. Y ca­da uno nos ma­ne­ja­mos de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, nos emo­cio­na­mos de ma­ne­ra di­fe­ren­te. El con qué nos emo­cio­na­mos y có­mo nos ma­ni­fes­ta­mos es lo que mu­chas ve­ces es­tá condicionado por la cul­tu­ra”. Las ba­rre­ras cul­tu­ra­les, ex­pre­sión de mo­dos dis­tin­tos de ges­tio­nar las emo­cio­nes, es­tán sal­tan­do por los aires. Las pa­re­jas trans­cul­tu­ra­les son ca­da vez

más ha­bi­tua­les en nues­tro país. En el II Se­mi­na­rio Trans­na­cio­nal de Fa­mi­lias In­ter­cul­tu­ra­les, ce­le­bra­do en el 2012, se evi­den­ció que las unio­nes en­tre es­pa­ño­les y ex­tran­je­ros cre­cen. En­tre enero de 1996 y ju­nio de 2011 se ce­le­bra­ron en Es­pa­ña 289.850 unio­nes ma­tri­mo­nia­les en las que uno de los cón­yu­ges era español y el otro, ex­tran­je­ro. En 1996 re­pre­sen­ta­ban un 4% de las nue­vas fa­mi­lias es­pa­ño­las. En el 2011, un 19%. La ten­den­cia es cla­ra­men­te as­cen­den­te. Pa­ra unos, las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les emer­gen tar­de o tem­prano, con­vir­tién­do­se en cau­sa de rup­tu­ra. Pa­ra otros, co­mo el psi­có­lo­go Gui­ller­mo Ba­lle­na­to, “el mestizaje cul­tu­ral, le­jos de ser un obs­tácu­lo pa­ra las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, pue­de ser un fa­ci­li­ta­dor, a la vez que una opor­tu­ni­dad de en­ri­que­ci­mien­to. Mez­clas exó­ti­cas de­ri­van en fa­mi­lias cul­tu­ral­men­te muy ri­cas. Hoy pre­do­mi­na la di­ver­si­dad. Las pa­re­jas trans­cul­tu­ra­les son ha­bi­tua­les en una so­cie­dad mul­ti­cul­tu­ral”. Y aña­de que, ade­más de la quí­mi­ca que ha­ce al otro irre­sis­ti­ble, nos enamo­ra­mos de per­so­nas cul­tu­ral­men­te dis­tin­tas “por el atrac­ti­vo de la re­la­ción con al­guien di­fe­ren­te; o bien bus­can­do otra for­ma de en­ten­der la vi­da. Otras ve­ces pue­de res­pon­der tam­bién a la ne­ce­si­dad de un cier­to ale­ja­mien­to de as­pec­tos que se re­cha­zan de la pro­pia cul­tu­ra”. El desafío del día a día Cuan­do nos enamo­ra­mos, la pa­sión se abre pa­so y ahí las di­fe­ren­cias se di­lu­yen. Acen­tua­mos lo po­si­ti­vo del otro y mi­ni­mi­za­mos lo que no lo es tan­to. “La fa­se de enamo­ra­mien­to va li­ga­da en mu­chos ca­sos a una ma­yor plas­ti­ci­dad y fle­xi­bi­li­dad psi­co­ló­gi­ca. La ma­yor aten­ción que se brin­da a las cua­li­da­des del otro da a es­tas ma­yor re­le­van­cia, de­jan­do las li­mi­ta­cio­nes en un se­gun­do plano. El amor se va con­so­li­dan­do en el día a día”, des­cri­be Ba­lle­na­to. Y es a me­di­da que el amor cam­bia de fa­se, cuan­do la di­ver­si­dad cul­tu­ral pue­de en­trar en erup­ción , cuan­do hay que re­sol­ver­la bien pa­ra que no aca­be en desamor. Tam­po­co hay que per­der de vis­ta que hay cul­tu­ras más y me­nos to­le­ran­tes. “Nues­tra vi­da es­ta he­cha a ba­se de ri­tos y cos­tum­bres que mar­can nues­tro mo­do de fun­cio­nar e in­ter­ac­tuar con el mun­do. En el día a día de las pa­re­jas, cuan­do de­jas la pa­sión de la­do y te sien­tas a ver la te­le­vi­sión con la per­so­na a la que quie­res, en las re­la­cio­nes con las res­pec­ti­vas fa­mi­lias, en la edu­ca­ción de los hi­jos... es don­de apa­re­cen las di­fe­ren­cias, que pue­den mi­nar un ma­tri­mo­nio o ha­cer que crez­ca más”, ob­ser­va Ma­nuel de Juan. “Amar no es so­la­men­te que­rer, es so­bre to­do com­pren­der”, de­cía la es­cri­to­ra fran­ce­sa Fra­nçoi­se Sa­gan. Y esa es la cla­ve del éxi­to cuan­do ha­bla­mos de sal­var las di­fe­ren­cias. Com­pren­der en su sen­ti­do más am­plio: en­ten­der y res­pe­tar pa­ra po­der­nos adap­tar, pa­ra dis­fru­tar la di­ver­si­dad, pa­ra in­te­grar­nos en ella y asi­mi­lar­la. ¿Pe­ro có­mo? “Una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ello con­sis­te en via­jar a sus paí­ses de ori­gen, visitar a sus res­pec­ti­vos fa­mi­lia­res y co­no­cer de pri­me­ra mano su so­cie­dad, sus cos­tum­bres y su cul­tu­ra. Ade­más, edu­ca­ción, con­vi­ven­cia y diá­lo­go son va­cu­nas efi­ca­ces fren­te al po­si­ble in­flu­jo ne­ga­ti­vo de las di­fe­ren­cias. La co­mu­ni­ca­ción ha de ba­sar­se en la es­cu­cha y el res­pe­to al otro. Aun acu­san­do no­ta­bles di­fe­ren­cias, las pa­re­jas pue­den ser fe­li­ces y apren­der a apro­ve­char­se de esa cir­cuns­tan­cia. Lo im­por­tan­te es que eso no su­pon­ga la in­fra­va­lo­ra­ción de uno de los miem­bros”, su­gie­re Gui­ller­mo Ba­lle­na­to. Cues­tión de cla­se Que ca­da per­so­na vi­ve ex­pe­rien­cias que ha­cen úni­ca su vi­sión del mun­do es al­go que no pa­re­ce te­ner dis­cu­sión, co­mo tam­po­co la tie­ne que nues­tra per­te­nen­cia a una cul­tu­ra nos de­ter­mi­na. Pe­ro ade­más, de quién y có­mo nos enamo­re­mos tam­bién de­pen­de del es­ca­la­fón que ocu­pe­mos en la pi­rá­mi­de so­cial. Pa­ra al­gu­nos ex­per­tos la sin­to­nía es una cues­tión de quí­mi­ca en­tre dos. Pa­ra otros, co­mo Mi­guel A. V. Fe­rrei­ra, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia, la co­sa va más allá: “No es lo mis­mo el amor, co­mo idea, pa­ra el hi­jo de un jor­na­le­ro de Car­ta­ge­na que pa­ra la hi­ja de un di­rec­ti­vo de una mul­ti­na­cio­nal. La cla­se so­cial con­di­cio­na de­ci­si­va­men­te el mo­do en el que en­ten­de­mos y ex­pe­ri­men­ta­mos de ma­ne­ra prác­ti­ca el amor, al tiem­po que ha­ce que lo bus­que­mos con per­so­nas con las que te­ne­mos afi­ni­da­des, es de­cir, de una cla­se so­cial análo­ga”. Y el so­ció­lo­go am­plía: “Aun­que no im­po­si­ble, es muy im­pro­ba­ble que el hi­jo del jor­na­le­ro y la hi­ja del eje­cu­ti­vo se enamo­ren; no só­lo por la fal­ta de afi­ni­dad en cuan­to a la con­cep­ción del mun­do, sino por­que lo más pro­ba­ble es que nun­ca lle­guen a co­no­cer­se”. He­mos po­di­do sal­var las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les, pe­ro con los pre­jui­cios, los es­te­reo­ti­pos y las eti­que­tas he­mos to­pa­do. Ejem­plos co­mo los de Má­xi­ma Zo­rre­guie­ta, rei­na con­sor­te de los Paí­ses Ba­jos, o do­ña Le­ti­zia, prin­ce­sa de As­tu­rias, nos ha­bían he­cho creer que las ba­rre­ras en­tre clases ha­bían sal­ta­do por los aires gra­cias al amor. Orí­ge­nes di­fe­ren­tes uni­dos por la ter­nu­ra. ¿Pe­ro son sus pro­ta­go­nis­tas tan dis­pa­res? Qui­zás no. “Por mu­cho que nos pa­rez­ca que Fe­li­pe y Le­ti­zia en­car­nan el cuen­to del prín­ci­pe y la cos­tu­re­ra, na­da más le­jos de la reali­dad –ex­po­ne Fe­rrei­ra–. Le­ti­zia pro­vie­ne de una fa­mi­lia muy aco­mo­da­da y Fe­li­pe, de una aris­to­cra­cia mo­der­ni­za­da, per­te­ne­cen a es­tra­tos so­cia­les bas­tan­te ho­mó­lo­gos y com­par­ten una cul­tu­ra bas­tan­te pa­re­ci­da: la del pri­vi­le­gio so­cial. No des­mien­ten, sino que, al con­tra­rio, con­fir­man que las re­la­cio­nes afec­ti­vas tien­den a dar­se en­tre per­so­nas de es­tra­tos so­cia­les afi­nes”. Adiós al cuen­to de ha­das. ¿Sin es­pe­ran­za? ¿Nun­ca un prín­ci­pe o prin­ce­sa se enamo­ra­rán de la co­ci­ne­ra o del al­ba­ñil de pa­la­cio? “Las di­fe­ren­cias siem­pre pue­den ser su­pe­ra­das. Si dos per­so­nas de po­si­cio­nes so­cia­les muy dis­tin­tas se co­no­cen y se enamo­ran, pue­den lle­gar a es­ta­ble­cer una re­la­ción du­ra­de­ra”, ani­ma el so­ció­lo­go Mi­guel A. V. Fe­rrei­ra. Aun­que no du­da al aña­dir que “en ge­ne­ral, eso no su­ce­de­rá, por­que am­bas ten­drán que re­nun­ciar a co­sas que for­man par­te de su iden­ti­dad im­po­si­bles de com­par­tir con la otra per­so­na; y tam­bién por­que los en­tor­nos (fa­mi­lias y amis­ta­des, ám­bi­tos la­bo­ra­les, es­pa­cios de ocio...) se­rán muy di­fí­ci­les de con­ju­gar y mu­chas per­so­nas de esos en­tor­nos ac­tua­rán en con­tra de la re­la­ción”. Una opi­nión que com­par­te el psi­có­lo­go Ma­nuel de Juan lan­zan­do un re­to: “No es fre­cuen­te que con­ti­núen jun­tos du­ran­te mu­cho tiem­po. La cla­ve se lla­ma res­pe­to al otro. Y no só­lo a có­mo es, sino a su en­torno. El res­pe­to tie­ne que ve­nir de las dos par­tes, no só­lo de una. Hay que apren­der del otro, res­pe­tar al otro. Es muy di­fí­cil, pe­ro las co­sas que va­len la pe­na no son fá­ci­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.