Ayu­nar, pros y con­tra

Es­tar sin co­mer va­rios días o ali­men­tar­se muy po­co pa­ra de­pu­rar el or­ga­nis­mo. No es una mo­da aun­que Sean Con­nery, Be­yon­cé o Var­gas Llo­sa ten­gan por há­bi­to ayu­nar. Vie­ne de si­glos atrás. Los ex­per­tos acla­ran si es be­ne­fi­cio­so, y en ese ca­so, có­mo y cuan­do

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

La tra­di­ción de ayu­nar es mi­le­na­ria, pe­ro has­ta don­de se tie­ne que lle­gar pa­ra que sea po­si­ti­vo y des­de cuan­do es ma­lo pa­ra el cuer­po

De la mis­ma ma­ne­ra que se ha asu­mi­do e in­terio­ri­za­do que la­var­se los dien­tes ca­da día, o las ma­nos an­tes de co­mer, for­ma par­te de há­bi­tos pa­ra el cui­da­do de la sa­lud y pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, hay ex­per­tos que tam­bién es­ti­man sa­lu­da­ble rea­li­zar un ayuno pe­rió­di­ca­men­te. No lo di­cen pen­san­do en la ne­ce­si­dad de adel­ga­zar ni pa­ra pu­ri­fi­car el es­pí­ri­tu o el al­ma co­mo sí pre­co­ni­zan di­ver­sas tra­di­cio­nes mís­ti­cas. Lo di­cen asu­mien­do el con­cep­to pu­ri­fi­ca­dor pe­ro re­fi­rién­do­se a las to­xi­nas que acu­mu­la el or­ga­nis­mo del cuer­po hu­mano. Re­co­mien­dan es­ta me­di­da hi­gié­ni­ca pa­ra eso, pa­ra lim­piar­lo de im­pu­re­zas, aun­que otros ex­per­tos se­ña­lan que el ayuno pue­de com­por­tar más ries­gos que be­ne­fi­cios. Y en ca­so de lle­var­lo a ca­bo no es­tá in­di­ca­do pa­ra to­do el mun­do.

De­ba­te Sus­ci­ta du­das por­que se fuer­za al cuer­po a una si­tua­ción que no es la ha­bi­tual. Pe­ro en es­ta ex­cep­cio­na­li­dad pue­de re­si­dir su vir­tud. Leo­nard Smith, mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en nu­tri­ción, coau­tor de Adiós to­xi­nas ( Urano), ase­gu­ra que tan­to los ali­men­tos co­mo el en­torno me­dioam­bien­tal es­tá car­ga­do de con­ta­mi­nan­tes. Es par­ti­da­rio de ayu­dar al cuer­po a eli­mi­nar las to­xi­nas acu­mu­la­das. De la mis­ma opi­nión es Ch­ris­top­her Va­sey, na­tu­ró­pa­ta, quien apues­ta por cu­ras de lim­pie­za ayu­da­do por ayu­nos. “Los ór­ga­nos es­tán con­ges­tio­na­dos de to­xi­nas. Só­lo que­da lim­piar­lo. El hí­ga­do, los in­tes­ti­nos, los ri­ño­nes, la piel y las vías res­pi­ra­to­rias son el lu­gar de pa­so ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var las to­xi­nas al ex­te­rior del cuer­po, y son tam­bién los ór­ga­nos que fil­tran los re­si­duos de la san­gre. En las cu­ras de lim­pie­za hay que se­guir un pro­to­co­lo, por lo que los ayu­nos só­lo de­ben se­guir­se du­ran­te pe­rio­dos li­mi­ta­dos y adap­tar­se a las ca­pa­ci­da­des de ca­da per­so­na (de unos días a una se­ma­na)”. Mar­ta Fi­gue­ras, nu­tri­cio­nis­ta, miem­bro del equi­po de Mè­di­ca Sant Fe­liu, tam­bién co­men­ta que el ayuno sir­ve pa­ra de­pu­rar el or­ga­nis­mo. “Aun­que ha­ya gen­te que lo ha­ce pa­ra adel­ga­zar es­te no es el ob­je­ti­vo. El ob­je­ti­vo es rea­li­zar una die­ta de­pu­ra­ti­va”. En cam­bio, el die­tis­ta nu­tri­cio­nis­ta Ma­nuel Mo­ñino, in­ves­ti­ga­dor en Ciberobn y pre­si­den­te del Co­le­gio Ofi­cial de Die­tis­tas Nu­tri­cio­nis­tas de Ba­lea­res no re­co­mien­da ayu­nar. “El cuer­po no al­ma­ce­na vi­ta­mi­nas C ni las del gru­po B. Son sus­tan­cias que ne­ce­si­ta in­ge­rir­las dia­ria­men­te. Si se ayu­na se so­me­te el cuer­po a un es­trés que lo des­com­pen­sa”. Es­te ex­per­to co­men­ta que se aso­cia al ayuno a una se­rie de be­ne­fi­cios de los que no hay una evi­den­cia cien­tí­fi­ca con­sis­ten­te. “Por ejem­plo, los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos de los es­tu­dios so­bre lon­ge­vi­dad re­la­cio­na­dos con ayu­nos prac­ti­ca­dos en ra­to­nes no pue­de ex­tra­po­lar­se a se­res hu­ma­nos”. Fal­tan es­tu­dios. En es­te sen­ti­do Mar­ta Fi­gue­ras ase­gu­ra que los ayu­nos de más sie­te días “no tie­nen nin­gu­na ba­se cien­tí­fi­ca”.

Be­ne­fi­cios Fra­nçoi­se Wil­hel­mi de To­le­do, mé­di­co y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Mé­di­ca pa­ra el Ayuno y la Nu­tri­ción, re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de rea­li­zar más es­tu­dios cien­tí­fi­cos, pe­ro no re­sul­ta ren­ta­ble eco­nó­mi­ca­men­te, al me­nos no tan­to co­mo el desa­rro­llo de fár­ma­cos y apa­ra­tos de diag­nós­ti­co se­gún ex­pli­có ha­ce dos años en el Con­gre­so de Ayuno Te­ra­péu­ti­co ce­le­bra­do en la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za. Así que des­de la Fun­da­ción Ma­ría Bu­chin­ger, de la que for­ma par­te es­ta ex­per­ta, se fo­men­ta la in­ves­ti­ga­ción so­bre los ayu­nos te­ra­péu­ti­cos en co­la­bo­ra­ción con uni­ver­si­da­des y otros cen­tros cien­tí­fi­cos. Es­ta in­ves­ti­ga­do­ra lle­ga a la con­clu­sión de que con el ayuno se pue­de “for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, ac­ti­var las fuer­zas au­to­cu­ra­ti­vas, tra­tar nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des cró­ni­cas y, en ge­ne­ral, in­cre­men­tar la vi­ta­li­dad y el bie­nes­tar”, tal co­mo se re­co­ge en la re­vis­ta mé­di­ca Ame­ri­can Jour­nal of Cli­ni­cal Nutrition en el nú­me­ro de ju­lio del 2007 y en el de enero del 2005. Aquí en Es­pa­ña se pu­bli­có a prin­ci­pios del año 2008 los efec­tos po­si­ti­vos del ayuno en la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar en el por­tal de pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios Dia­rio­me­di­co.com. Reac­cio­nes del cuer­po El de­ba­te es­tá ser­vi­do en­tre la re­co­men­da­ción o no de si hay que ayu­nar. Sí es­tán de acuer­do to­dos los ex­per­tos en las reac­cio­nes que pue­den pro­du­cir­se en el cuer­po du­ran­te su prác­ti­ca. Mar­ta Fi­gue­ras ex­pli­ca que la per­so­na que ha­ce un ayuno “tie­ne que te­ner cla­ro que pa­sa­dos tres días pue­de pro­vo­car hi­po­ten­sión, ma­reos, des­orien­ta­ción, can­san­cio y de­bi­li­dad, mi­gra­ñas, y por tan­to es re­co­men­da­ble ha­cer­lo siem­pre bajo la su­per­vi­sión de un mé­di­co o nu­tri­cio­nis­ta”, con­se­jo que no pa­ran de re­pe­tir los ex­per­tos par­ti­da­rios de ayu­nos pe­rió­di­cos. Tam­po­co fal­tan los do­lo­res de es­pal­da, las con­trac­tu­ras, in­clu­so ha­li­to­sis o lla­gas en la bo­ca, res­fria­dos, náu­seas, erup­cio­nes cu­tá­neas. Quie­nes re­co­mien­dan ayu­nar no nie­gan que se pue­dan pro­du­cir es­tas reac­cio­nes. Pe­ro es vi­tal sa­ber di­fe­ren­ciar las que son mo­ti­vo de alar­ma o no. Du­ran­te un ayuno el cuer­po pa­sa por dis­tin­tas eta­pas en la me­di­da que pa­san los días. El pri­mer y se­gun­do día pre­do­mi­na el con­su­mo de los hi­dra­tos de car­bono de reserva, por lo que dis­mi­nu­ye la con­cen­tra­ción de glu­co­sa. Una vez se re­ajus­ta el or­ga­nis­mo pa­ra se­guir su­mi­nis­tran­do la glu­co­sa que pre­ci­sa, so­bre to­do en el ce­re­bro, au­men­ta el con­su­mo de las gra­sas. Es una eta­pa que du­ra más o me­nos días se­gún la cons­ti­tu­ción de ca­da per­so­na por­que el con­su­mo de gra­sa es más len­to que el de la glu­co­sa. Si el ayuno per­sis­tie­ra, el or­ga­nis­mo pa­sa­ría a con­su­mir pro­teí­nas mus­cu­la­res. Se es­tá ha­blan­do de un ayuno que pue­de pa­sar de los vein­te días. Pue­de ser pe­li­gro­so pa­ra el cuer­po. Si apa­re­cen sín­to­mas co­mo in­som­nio (más de dos

no­ches), de­li­rios, hi­po­ten­sión, ata­ques de an­sie­dad, cri­sis de ace­to­na que pro­vo­ca con­trac­cio­nes mus­cu­la­res rá­pi­das e in­vo­lun­ta­rias, arrit­mia o taquicardia e in­ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner­se de pie y ca­mi­nar., de­be in­te­rrum­pir el ayuno de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Con­tra­in­di­ca­do pa­ra… No hay que es­pe­rar a que se pro­duz­can es­tos sín­to­mas de alar­ma. Pe­ro por si aca­so, in­clu­so los ex­per­tos fa­vo­ra­bles al ayuno re­cuer­dan que no to­do el mun­do pue­de ha­cer­lo. Lo de­sa­con­se­jan es­pe­cial­men­te en el ca­so de los ni­ños y ado­les­cen­tes, así co­mo en las mu­je­res em­ba­ra­za­das. Tam­bién de­be­rían abs­te­ner­se aque­llas per­so­nas que sufran trastornos ali­men­ta­rios co­mo la bu­li­mia o la anore­xia, in­su­fi­cien­cia re­nal, hi­po­glu­ce­mia, de­bi­li­dad mus­cu­lar y per­so­nas con pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res o dia­bé­ti­cas, co­mo re­cuer­da Mar­ta Fi­gue­ras, ade­más de las per­so­nas con cán­cer o con anemias. Sin du­da tam­po­co son in­di­ca­dos pa­ra los dia­bé­ti­cos, so­bre to­do los de ti­po 1, pa­ra evi­tar una des­com­pen­sa­ción pe­li­gro­sa del azú­car. Ti­pos de ayu­nos Tam­bién de­pen­de de cuán­to tiem­po se quie­re ayu­nar y qué ti­po. “Los ayu­nos lí­qui­dos se pue­den re­co­men­dar ha­cer­los no más de dos o tres días pa­ra evi­tar los sín­to­mas de la cri­sis cu­ra­ti­va”, se­ña­la Mar­ta Fi­gue­ras. Pe­ro si hay que se­guir­los más días me­jor rea­li­zar un ayuno par­cial en el que se in­gie­ren al­gu­nos ali­men­tos de­ter­mi­na­dos, y siem­pre su­per­vi­sa­do por un mé­di­co o nu­tri­cio­nis­ta. En cual­quier ca­so es re­co­men­da­ble pre­pa­rar pri­me­ro el cuer­po pa­ra evi­tar el efec­to re­bo­te, co­mo el in­cre­men­to de la an­sie­dad por co­mer, ner­vio­sis­mo y di­fi­cul­tad por dor­mir­se. Por eso mis­mo no se acon­se­ja em­pe­zar un ayuno drás­ti­co de un día pa­ra otro. Quien quie­ra ex­pe­ri­men­tar un ayuno só­lo a ba­se de lí­qui­dos, an­tes de­be­ría pro­bar con ayu­nos par­cia­les o in­ter­mi­ten­tes. Ed­gar Ba­rrio­nue­vo, nu­tri­cio­nis­ta, co­fun­da­dor del pro­gra­ma Mi Ayuno, co­men­ta que el

AYUNARTIENE SUS EFEC­TOS: CAN­SAN­CIO, MA­REO, MI­GRA­ÑAS O HI­PO­TEN­SIÓN

ayuno in­ter­mi­ten­te se pue­de ha­cer dos días a la se­ma­na, por ejem­plo un vier­nes y un mar­tes, en los que la in­ges­ta no su­pere las 400 ca­lo­rías. De es­ta ma­ne­ra tan­to el or­ga­nis­mo co­mo la men­te se van pre­pa­ran­do pa­ra cuan­do lle­gue el mo­men­to de rea­li­zar un ayuno más pro­fun­do. Pablo Las­tras, pro­fe­sor de Cien­cias de la Sa­lud y crea­dor de la web Sa­lu­dBio, tam­bién es par­ti­da­rio de em­pe­zar un ayu­nos cor­tos o por eta­pas an­tes de rea­li­zar uno más ra­di­cal. En es­te úl­ti­mo ca­so, tan­to Mar­ta Fi­gue­ras co­mo Ed­gar Ba­rrio­nue­vo acon­se­jan lle­var­lo a ca­bo du­ran­te el fin de se­ma­na, en días des­can­so y com­bi­nar­lo con ac­ti­vi­da­des re­la­jan­tes y lar­gos pa­seos en un en­torno tran­qui­lo. “Es una ma­ne­ra de de­pu­rar el cuer­po pe­ro tam­bién la men­te”, se­ña­la Mar­ta Fi­gue­ras. Ed­gar Ba­rrio­nue­vo aña­de que la com­bi­na­ción de una die­ta con ejer­ci­cio fí­si­co es ideal. “El ayuno se com­ple­men­ta con ejer­ci­cios pa­ra ayu­dar a mo­vi­li­zar las re­ser­vas ener­gé­ti­cas. Se­gre­ga en­dor­fi­nas del bie­nes­tar y po­ten­cia la eli­mi­na­ción de tó­xi­cos a tra­vés del su­dor y la ori­na”. Ade­más, rea­li­zar ac­ti­vi­da­des agra­da­bles pue­de ayu­dar a ha­cer ol­vi­dar la sen­sa­ción de ham­bre, so­bre to­do el pri­mer y se­gun­do día. El día des­pués Tan im­por­tan­te es la preparación, co­mo el día des­pués. Al fi­na­li­zar­lo e in­cor­po­rar­se a las ta­reas ha­bi­tua­les, Mar­ta Fi­gue­ras re­co­mien­da in­tro­du­cir ali­men­tos de for­ma pro­gre­si­va y de fá­cil di­ges­tión. Des­de la in­cor­po­ra­ción de fru­tas, se­gui­do de las verduras, los ce­rea­les y le­gum­bres. So­bre to­do hay que evi­tar rea­li­zar gran­des co­mi­lo­nas jus­to al sa­lir del ayuno. No pa­re­ce de­ma­sia­do cohe­ren­te con los be­ne­fi­cios que se buscan al prac­ti­car­lo. Si des­pués de ha­ber leí­do es­te reportaje tie­ne el gu­sa­ni­llo de lle­var a ca­bo es­ta prác­ti­ca, los ex­per­tos acon­se­jan rea­li­zar­la en el mo­men­to que le re­sul­te más có­mo­do. Mar­ta Fi­gue­ras con­si­de­ra una bue­na idea ha­cer­lo tras los ex­ce­sos de las Na­vi­da­des y tras el verano, cuan­do el or­ga­nis­mo es­tá más so­bre­car­ga­do. “Los de­por­tis­tas que to­man su­ple­men­tos tam­bién de­be­rían ha­cer un des­can­so pa­ra ali­viar el tra­ba­jo del hí­ga­do”. Y Ed­gar Ba­rrio­nue­vo es­ti­ma que las per­so­nas que acos­tum­bran a co­mer fue­ra de ca­sa, les iría bien ayu­nar dos o tres ve­ces al año. De al­gu­na ma­ne­ra a los lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad a tra­vés de las re­li­gio­nes se re­co­ge es­ta pe­rio­di­ci­dad en el ayuno (véa­se tex­to ad­jun­to), co­mo la Cua­res­ma de es­tos días. Tam­bién es un pe­rio­do de pu­ri­fi­ca­ción, otra ma­ne­ra de des­in­to­xi­car­se. La ac­ti­tud En cual­quier ca­so el ayuno no es una pa­na­cea universal si no hay cam­bio de ac­ti­tud y de há­bi­tos tras lle­var­lo a ca­bo. “Lo más efi­cien­te pa­ra la sa­lud es mo­di­fi­car los há­bi­tos”, in­sis­te Ma­nuel Mo­ñino. Es­te ex­per­to se­ña­la que si bien es cier­to que al co­mer fue­ra de ca­sa se car­ga de­ma­sia­do el or­ga­nis­mo, ca­da vez hay más me­nús sa­lu­da­bles en los pro­pios res­tau­ran­tes. “Lo más im­por­tan­te es que sea­mos res­pon­sa­bles de nues­tra sa­lud y co­ma­mos bien. El cuer­po es­tá pre­pa­ra­do pa­ra eli­mi­nar de for­ma na­tu­ral las sus­tan­cias tó­xi­cas. Pe­ro si nues­tra die­ta es­tá des­equi­li­bra­da, se in­gie­re de­ma­sia­do al­cohol, de­ma­sia­da sal, de­ma­sia­das pro­teí­nas ani­ma­les, es­ta­mos for­zan­do el or­ga­nis­mo. Se tra­ta de uti­li­zar el sen­ti­do co­mún y apos­tar por una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble”. En cual­quier ca­so, si se ayu­na, al me­nos que sir­va co­mo ali­cien­te pa­ra des­pués to­mar con­cien­cia de lo que se es­tá co­mien­do y có­mo se ha­ce. Se­gún Li­lian Cheung, ex­per­ta nu­tri­cio­nis­ta de Har­vard, pa­ra ex­pe­ri­men­tar unos re­sul­ta­dos du­ra­de­ros pro­po­ne, jun­to con Tchich Nhat Hanh en su li­bro Sa­bo­rear (Oni­ro), cen­trar­se a par­tir de en­ton­ces en có­mo se co­me. Se­gún ellos se tra­ta de una ac­ti­tud de por sí de­pu­ra­ti­va. In­clu­so se pue­de dis­fru­tar más co­mien­do. Pa­re­ce ser que sin una ac­ti­tud más cons­cien­te de lo que se co­me, no tie­ne de­ma­sia­do sen­ti­do lle­var a la prác­ti­ca un ayuno. Pe­ro tal vez el ayuno pue­da ayu­dar a ali­men­tar la cons­cien­cia. Oja­lá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.