Re­la­jar­se, me­di­tar y me­di­tar­se. Si tie­ne es­trés, es una bue­na re­ce­ta pa­ra li­brar­se de él. Con­se­jos sa­bios de Ra­mi­ro Ca­lle

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Soy Ro­dol­fo y ten­go 36 años. Tra­ba­jo en una con­sul­to­ría y a ve­ces in­vier­to más de do­ce ho­ras al día en el tra­ba­jo. El pro­ble­ma es que he em­pe­za­do a ex­pe­ri­men­tar an­sie­dad y fa­ti­ga en de­ter­mi­na­dos momentos del día, la des­agra­da­ble sen­sa­ción de que siem­pre que­da al­go por ha­cer, un po­co de in­som­nio y, a ve­ces, ma­reos que al prin­ci­pio me asus­ta­ron. Fui a mi mé­di­co y tras ha­cer­me un aná­li­sis y no en­con­trar na­da irre­gu­lar, me di­jo que te­nía la cer­te­za de que era es­trés. Em­pe­cé a leer al­gu­nos tra­ba­jos por in­ter­net so­bre el te­ma y me di cuen­ta de que mu­chos de mis sín­to­mas coin­ci­dían. A ve­ces, no­to que no me en­tra su­fi­cien­te ai­re en mis pulmones, y eso de­te­rio­ra mi res­pi­ra­ción. ¿Cree que me pue­de ayu­dar la re­la­ja­ción o al­gu­nas de las téc­ni­cas de bie­nes­tar que us­ted pro­mue­ve? Mu­chas gra­cias, ha­ce mu­cho bien con su sec­ción. Le fe­li­ci­to.

DE­JA EL TRA­BA­JO EN LA OFI­CI­NA Y CUI­DA DE TU EQUI­LI­BRIO Y BIE­NES­TAR, RE­LÁ­JA­TE, ME­DI­TA Y EJER­CÍ­TA­TE

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Ro­dol­fo, mu­chas gra­cias a ti por tus ama­bles pa­la­bras. Me gus­ta po­der ser útil y que me es­cri­báis, y siem­pre el agra­de­ci­do soy yo. Pa­de­ces es­trés y an­sie­dad, sin du­da, y tie­nes que to­már­te­lo en se­rio. Cuan­do uno tie­ne de­ma­sia­da pre­sión, nues­tro sis­te­ma de au­to­rre­gu­la­ción se que­bran­ta y co­men­za­mos a ex­pe­ri­men­tar sín­to­mas co­mo los que des­cri­bes. Si la ma­qui­na­ria de un re­loj, por muy bue­na que sea, no se cui­da, se ade­lan­ta o atra­sa o en el peor de los ca­sos se pa­ra. Así que voy a acon­se­jar­te lo que ha­ce unos días re­co­men­dó el car­dió­lo­go Va­len­tí Fus­ter, una vez más, en una en­tre­vis­ta que le hi­cie­ron en TVE. Di­jo que pa­ra fre­nar el es­trés es con­ve­nien­te ha­cer yo­ga y ejer­ci­cio fí­si­co. Ade­más, de­bes apren­der a co­nec­tar y des­co­nec­tar, com­pren­der que la ac­ción no es ne­ce­sa­ria­men­te agi­ta­ción, que tú eres más im­por­tan­te que el tra­ba­jo, y que tie­nes que dar­te un tiem­po pa­ra tu equi­li­brio y bie­nes­tar. En uno de sus li­bros, el doc­tor Fus­ter es­cri­be: “A los pa­cien­tes que me lle­gan des­bor­da­dos por el es­trés, sue­lo re­co­men­dar­les tres me­di­das: téc­ni­cas de re­la­ja­ción, ac­ti­vi­dad fí­si­ca y me­di­ta­ción. A me­nu­do les acon­se­jo que se apunten a ha­cer yo­ga, que en cier­to mo­do es una sín­te­sis de es­tos tres me­dios. En el hos­pi­tal in­clu­so he­mos abier­to una uni­dad que ofre­ce yo­ga co­mo te­ra­pia a pa­cien­tes”. La re­la­ja­ción, siem­pre lo di­go en mis clases, es un me­di­ca­men­to fan­tás­ti­co y sin con­tra­in­di­ca­cio­nes. Quin­ce mi­nu­tos de re­la­ja­ción al día te ven­drían de ma­ra­vi­lla. Tam­bién pue­des in­ver­tir unos mi­nu­tos en prac­ti­car al­gu­na postura de yo­ga y en ha­cer al­gún ejer­ci­cio de me­di­ta­ción, por sim­ple que sea. Úne­le a ello ca­mi­nar enér­gi­ca­men­te, ali­men­tar­te bien y sa­ber de­jar el tra­ba­jo en la ofi­ci­na. Haz­lo lo me­jor que pue­das en ca­da mo­men­to y no te ob­se­sio­nes con los re­sul­ta­dos, que ya ven­drán por aña­di­du­ra. Co­mo re­co­men­da­ba el yo­gui Vi­ve­ka­nan­da. “Ac­túa, ac­túa, pe­ro que ni una so­la on­da de in­quie­tud al­can­ce tu ce­re­bro”. Por otro la­do, re­sul­ta con­ve­nien­te evi­tar las co­mi­das pro­fe­sio­na­les pa­ra co­mer en cal­ma y si­len­cio, de­di­cán­do­se así unos mi­nu­tos a uno mis­mo. Te pue­de fa­vo­re­cer el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y te­ner otros in­tere­ses vi­ta­les que no sea só­lo el tra­ba­jo. No ol­vi­des, co­mo re­za una an­ti­gua ins­truc­ción orien­tal, que no hay na­da que pa­gue un ins­tan­te de paz. Y ca­da ins­tan­te de paz es equi­li­brio, ar­mo­nía y sa­lud.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.