ASÍ SUE­NA EL RE­FLE­JO DEL AL­MA

La Vanguardia - ES - - EN CASA - TEX­TO ÁL­VA­RO PALOMO

El re­fra­ne­ro in­di­ca que la ca­ra es el re­fle­jo del al­ma y los pro­ver­bios in­sis­ten en la ca­pa­ci­dad que tie­ne la mú­si­ca de con­quis­tar los sen­ti­mien­tos de las per­so­nas. Por en­de, la mú­si­ca mol­dea el al­ma y en un es­pe­jo iden­ti­fi­ca­mos su re­sul­ta­do. Hay me­lo­días con las que se nos es­ca­pa una le­ve son­ri­sa, tan su­til co­mo es­pon­tá­nea, y el es­pe­jo nos la de­vuel­ve cons­ta­tan­do la jo­via­li­dad del es­pí­ri­tu. Al­gu­nas can­cio­nes nos en­cien­den, y el es­pe­jo ab­sor­be los bai­les des­acom­pa­sa­dos o las más gran­des vic­to­rias de la ima­gi­na­ción que flu­ye al rit­mo de la mú­si­ca, una fies­ta del áni­ma. Otros com­pa­ses nos en­tris­te­cen y el es­pe­jo cui­da la ima­gen del al­ma re­fle­xi­va y sen­si­ble. El Open Mi­rror es el es­ce­na­rio en el que se pro­du­cen es­tos momentos. Un es­pe­jo con un sis­te­ma de so­ni­do aco­pla­do en el que pue­de in­ser­tar un re­pro­duc­tor de au­dio. El aco­pla­mien­to se des­ve­la con gestos que cap­tan los sen­so­res si­tua­dos en la par­te in­fe­rior. Del mis­mo mo­do, ini­cie la se­sión y con­tro­le las can­cio­nes y el vo­lu­men. Lo pue­de com­prar en­sam­bla­do o por pie­zas, lo que le da la po­si­bi­li­dad de re­crear la for­ma a su gus­to. En el Open Mi­rror la mú­si­ca sue­na en el al­ma y bai­la en la ca­ra; el es­pe­jo es la pis­ta de bai­le en el que pue­de ad­mi­rar su vi­ve­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.