Mu­seos y ni­ños... na­da es im­po­si­ble

Lle­var a los ni­ños a una ex­po­si­ción de ar­te no tie­ne por qué sig­ni­fi­car una de­rro­ta de an­te­mano pa­ra los pro­ge­ni­to­res. Ha­cer­les par­tí­ci­pes de la ex­pe­rien­cia y fo­men­tar su crea­ti­vi­dad e ima­gi­na­ción pue­de su­po­ner que to­da la fa­mi­lia dis­fru­te de la vi­si­ta

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Car­men Gi­ró

Ha­ce fal­ta una es­tra­te­gia y ele­gir bien las ex­po­si­cio­nes: una vi­si­ta al mu­seo con los hi­jos pue­de ser to­da una ex­pe­rien­cia (po­si­ti­va)

En el co­le­gio, los ni­ños dis­fru­tan con la cla­se de plás­ti­ca, mien­tras pin­tan fi­gu­ras, di­bu­jan au­to­rre­tra­tos o mo­de­lan ar­ci­lla. Sin em­bar­go, los adul­tos afron­ta­mos con mie­do una vi­si­ta fa­mi­liar a un mu­seo. Cree­mos que los ni­ños se abu­rri­rán, no en­ten­de­rán na­da… ¿Có­mo se apro­xi­ma un ni­ño al ar­te y có­mo po­de­mos ayu­dar­le a que lo dis­fru­te sin ideas pre­con­ce­bi­das? Jor­di Cla­ve­ro, je­fe del de­par­ta­men­to edu­ca­ti­vo de la Fun­da­ció Joan Mi­ró de Bar­ce­lo­na, ase­gu­ra: “Cuan­to más pe­que­ños son los ni­ños, me­nos pre­jui­cios tie­nen. Se acer­can a una obra de ar­te con una ac­ti­tud más abier­ta y des­in­hi­bi­da que los adul­tos. Sin te­ner co­no­ci­mien­tos de his­to­ria del ar­te, se en­fren­tan a una obra di­rec­ta­men­te, sin pre­ven­cio­nes, y hay que pre­gun­tar­les qué ven en esa obra, y no qué pien­san que sig­ni­fi­ca”.

Po­de­mos acer­car a los ni­ños al mun­do del ar­te in­ten­tan­do ha­cer­lo a su ma­ne­ra, es de­cir, lo más na­tu­ral po­si­ble. Ju­dith Ara, coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de con­ser­va­ción del Mu­seo del Pra­do, ex­pli­ca que ca­da ni­ño es di­fe­ren­te y su ac­ti­tud per­so­nal an­te la obra de ar­te pue­de ser tam­bién muy dis­tin­ta. “Lo que es im­por­tan­te es que los pri­me­ros con­tac­tos del ni­ño ha­cia el ar­te se pro­duz­can en un cli­ma de nor­ma­li­dad, que sien­tan el ar­te co­mo al­go cer­cano for­man­do par­te de su co­ti­dia­ni­dad”. Ar­tis­tas ca­lle­je­ros y mu­seos Y es­ta co­ti­dia­ni­dad pue­de ser mi­ran­do las es­cul­tu­ras que ve­mos de ca­mino al co­le­gio, las crea­cio­nes de los ar­tis­tas ca­lle­je­ros o las re­pro­duc­cio­nes de obras maes­tras en ob­je­tos co­mo ta­zas, ima­nes o pos­ta­les. Lo im­por­tan­te, se­gún ex­pli­ca Ju­dith Ara, es ser re­cep­ti­vo co­mo adul­to y en­se­ñar a ser re­cep­ti­vo al ni­ño, edu­cán­do­le en va­lo­rar las ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas del en­torno más cer­cano. Ade­más, ac­tual­men­te, hay mu­chos re­cur­sos en las web de los di­fe­ren­tes mu­seos, así co­mo en li­bros, blogs e in­clu­so pro­gra­mas de te­le es­pe­cia­li­za­dos en acer­car el ar­te a los más pe­que­ños. Pa­ra la res­pon­sa­ble de con­ser­va­ción del Mu­seo del Pra­do, “es im­por­tan­te que los pa­dres en­se­ñen a mi­rar, pe­ro de­ben ser los ni­ños quie­nes ob­ser­ven de­te­ni­da­men­te las obras y ex­pli­quen lo que ven y nos cuen­ten qué es lo que más les lla­ma la aten­ción. Una bue­na re­ce­ta es dis­fru­tar jun­tos, ma­yo­res y pe­que­ños, de­lan­te de las obras”, de­ta­lla. Ni­ños in­fra­va­lo­ra­dos Los di­fe­ren­tes mu­seos y cen­tros de ar­te ofre­cen mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des di­dác­ti­cas pa­ra el pú­bli­co in­fan­til o fa­mi­liar. Les per­mi­ten ma­ni­pu­lar las obras, ha­cer ta­lle­res prác­ti­cos…. Son ac­ti­vi­da­des que ayu­dan mu­cho, pe­ro a ve­ces los adul­tos in­fra­va­lo­ra­mos a los ni­ños. No es inusual la si­guien­te anéc­do­ta. Una fa­mi­lia va a visitar un mu­seo. En la en­tra­da, les ofre­cen la po­si­bi­li­dad de que su hi­jo ha­ga la vi­si­ta di­na­mi­za­da pa­ra ni­ños, co­mo un jue­go de pis­tas. La fa­mi­lia ac­ce­de y vi­si­ta el mu­seo a la vez que el ni­ño dis­fru­ta con el jue­go de pis­tas. Cuan­do aca­ba el re­co­rri­do, el ni­ño pre­gun­ta: “Y aho­ra, vol­ve­mos a em­pe­zar por­que yo quie­ro ver el mu­seo de ver­dad, el de los ma­yo­res”. Y eso no sig­ni­fi­ca que ese jue­go de pis­tas, esa vi­si­ta di­na­mi­za­da, sea al­go no­ci­vo. Mu­chos mu­seos los in­clu­yen co­mo una ayu­da a la ho­ra de visitar una ex­po­si­ción, y a mu­chos ni­ños les en­can­tan y les en­se­ñan co­sas aña­di­das a las obras de ar­te. Pe­ro a ve­ces los adul­tos ol­vi­dan que los ni­ños tam­bién pue­den ha­cer lo mis­mo que ha­cen ellos y no úni­ca­men­te ac­ti­vi­da­des pa­ra pú­bli­co in­fan­til. Jor­di Cla­ve­ro ex­pli­ca: “A ve­ces, pa­ra po­der dis­fru­tar de una ex­po­si­ción, bus­ca­mos que el ni­ño es­té en­tre­te­ni­do. No­so­tros de­fen­de­mos más el con­cep­to de ha­cer la vi­si­ta al mu­seo o la ex­po­si­ción lo más in­clu­si­vo po­si­ble: ha­cer una vi­si­ta con­jun­ta, y que to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia va­lo­ren las obras y se en­ri­quez­can mu­tua­men­te con sus pun­tos de vis­ta”. Ar­te sim­pli­fi­ca­do Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con to­das las ar­tes: se les da a leer a los ni­ños ver­sio­nes ul­tra re­du­ci­das y ul­tra sim­pli­fi­ca­das de los clá­si­cos; se les adap­tan con­cier­tos a su me­di­da… to­do con la me­jor de las in­ten­cio­nes, pe­ro a ve­ces esos ni­ños quie­ren ir más allá y no les de­ja­mos, con la creen­cia de que no es­tán pre­pa­ra­dos. Otra anéc­do­ta real: un fes­ti­val de fin de curso en un co­le­gio, con jue­gos y ac­ti­vi­da­des y mú­si­ca clá­si­ca de fon­do. Mien­tras unas ma­dres se que­ja­ban, li­te­ral­men­te, a di­rec­ción, por­que ha­bía mú­si­ca clá­si­ca y no al­go más mo­vi­do, otros ni­ños iban a pre­gun­tar, en­tu­sias­ma­dos, el tí­tu­lo de lo que es­ta­ban es­cu­chan­do pa­ra bus­car­lo lue­go en You­tu­be. Si se in­tro­du­ce la cul­tu­ra y el ar­te en la vi­da co­ti­dia­na, po­co a po­co nos en­ri­que­ce­mos in­ter­na­men­te to­dos. En Aus­tria, hay au­tos de cho­que con mú­si­ca clá­si­ca de fon­do. Y los ado­les­cen­tes que es­tán cho­can­do con sus co­le­gas se lo pa­san igual de bien. Obras reales El res­pon­sa­ble de pú­bli­co jo­ven, es­co­lar y fa­mi­liar del Bri­tish Mu­seum de Londres, Ri­chard Woff, ex­pli­ca que a los ni­ños que vi­si­tan el mu­seo “una de las ac­ti­vi­da­des que más les gus­ta son las mo­chi­las del mu­seo, que son gra­tis y pue­den es­co­ger a su gus­to”. La mochila, de ca­da zo­na que uno quie­ra visitar, tie­ne ac­ti­vi­da­des en su in­te­rior que les tie­nen ocu­pa­dos du­ran­te una ho­ra y me­dia. Por ejem­plo, en la mochila co­rres­pon­dien­te a las mo­mias pue­den es­cri­bir su nom­bre en jeroglífico, o to­car ma­te­ria­les mo­mi­fi­ca­dos. En la de la épo­ca ro­ma­na pue­den ha­cer un mo­sai­co, o en la de los grie­gos adi­vi­nar por el ol­fa­to qué con­tie­nen di­ver­sas án­fo­ras… A la ho­ra de visitar un mu­seo, ade­más, se aña­de un efec­to sor­pre­sa muy es­pe­cial: la reali­dad, fren­te a la vir­tua­li­dad en la que es­ta­mos to­dos in­mer­sos. Lo ex­pli­ca muy bien Ju­dith Ara, la coor­di­na­do­ra del Mu­seo del Pra­do: “Te­nien­do en cuen­ta la im­por­tan­cia de la ima­gen en la so­cie­dad en la que vi­vi­mos, es muy pro­ba­ble que, an­tes de ver las obras ori­gi­na­les

en los mu­seos, los ni­ños ya co­noz­can esas pie­zas a tra­vés de fo­to­gra­fías, li­bros o in­ter­net. Por es­ta ra­zón, la pri­me­ra vi­si­ta a un mu­seo sue­le ser muy es­pe­cial, ya que se dan cuen­ta de qué po­co tie­ne que ver el ori­gi­nal con la re­fe­ren­cia vi­sual que ellos te­nían. Cues­tio­nes co­mo el ta­ma­ño de la obra ori­gi­nal, el brillo de los co­lo­res, la tri­di­men­sio­na­li­dad en el ca­so de la es­cul­tu­ra, o su em­pla­za­mien­to den­tro del mu­seo jun­to a mu­chas más obras, sue­le des­per­tar su ad­mi­ra­ción. Tie­nen una gran ca­pa­ci­dad pa­ra sor­pren­der­se, in­clu­so por los de­ta­lles más pe­que­ños”, ilus­tra. Las ac­ti­vi­da­des pre­fe­ri­das por los ni­ños son aque­llas en las que se sien­ten par­tí­ci­pes. Se­gún ex­pli­ca Ara, “si se otor­ga al ni­ño un pa­pel ac­ti­vo den­tro del mu­seo se lo­gra cap­tar su aten­ción. Ellos se apro­xi­man al ar­te sin nin­gún ti­po de mie­do. Su per­cep­ción so­bre la obra de ar­te es cla­ra y pu­ra ya que, al con­tra­rio de la del adul­to, no es­tá con­di­cio­na­da por su for­ma­ción, ideo­lo­gía o re­li­gión. An­te las pre­gun­tas que se les plan­tea sue­len con­tes­tar de for­ma muy di­rec­ta y, en mu­chas oca­sio­nes, sus res­pues­tas re­sul­tan muy in­tere­san­tes pa­ra ser ana­li­za­das. De igual ma­ne­ra, las pre­gun­tas que ellos for­mu­lan son una mues­tra de in­te­rés y de­ben ser con­tes­ta­das siem­pre”. Pie­zas es­tre­lla Las pie­zas es­tre­lla del Bri­tish Mu­seum pa­ra los ni­ños son, se­gún ex­pli­ca Woff, la pie­dra de Ro­set­ta, las mo­mias y la es­ta­tua de la is­la de Pas­cua. La es­tre­lla del Mu­seo del Pra­do pa­ra el pú­bli­co in­fan­til son Las Me­ni­nas de Ve­láz­quez y, en es­pe­cial, su per­so­na­je pro­ta­go­nis­ta, la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta. La de la Fun­da­ció Mi­ró es el gran ta­piz de 7 me­tros de al­tu­ra por 3 de an­cho, con la­nas de co­lo­res y ma­te­ria­les tex­ti­les, con co­lo­res pu­ros, sim­pli­ci­dad y al­gu­nos de los ele­men­tos más ca­rac­te­rís­ti­cos del ge­nio ca­ta­lán. Cuan­do los adul­tos pla­ni­fi­can una sa­li­da a un mu­seo te­me­mos que los más pe­que­ños se abu­rran, que se­gún qué mu­seo no se­rá apro­pia­do… Cla­ve­ro abo­ga por eli­mi­nar to­dos los pre­jui­cios: “No hay un ti­po de obra de ar­te más ade­cua­da a los ni­ños o a los adul­tos. El ar­te plan­tea pre­gun­tas y pro­po­ne so­lu­cio­nes en si­tua­cio­nes reales, y eso nos afec­ta a to­dos por­que es al­go vi­ven­cial. Evi­den­te­men­te, la ma­ne­ra en que se mira una obra de ar­te se apo­ya en el ba­ga­je de ex­pe­rien­cias vi­ta­les, que ayu­dan a apro­xi­mar­se de una ma­ne­ra u otra, pe­ro los ni­ños, aun­que ten­gan me­nos años de ex­pe­rien­cias, lo vi­ven más in­ten­sa­men­te. Los adul­tos lo ra­cio­na­li­zan, mien­tras que los ni­ños lo ob­ser­van, se pre­gun­tan de qué es­tá he­cho, có­mo lo han he­cho… lo dis­fru­tan”.

Bajo es­tas lí­neas, una obra de Tos­hi­ko Ho­riu­chi ex­pues­ta en el Mu­seo al ai­re li­bre Ha­ko­ne, en Ja­pón

A la de­re­cha, la pi­rá­mi­de del Lou­vre vis­ta des­de den­tro del mu­seo, una obra de ar­te por sí mis­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.