CO­RO­NAS DE FLO­RES

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Una de las tra­di­cio­nes po­li­ne­sias más be­llas son las guir­nal­das de flo­res o lei. Es­tas son fuen­te de fá­bu­las y qui­zás la le­yen­da tahi­tia­na de la Tia­ré Ape­tahi es una de las más her­mo­sas. Los de­li­ca­dos pé­ta­los de la flor re­pre­sen­tan los cin­co de­dos de la hu­mil­de jo­ven Ape­tahi que se enamoró lo­ca­men­te del hi­jo de un rey tahi­tiano. Al per­der to­da es­pe­ran­za de con­traer ma­tri­mo­nio, Ape­tahi per­dió tam­bién to­do an­he­lo en la vi­da y mu­rió de amor. Los pé­ta­los del tia­ré se cie­rran de no­che pa­ra abrir­se con el pri­mer ha­lo de la luz del al­ba acom­pa­ña­dos por un li­viano so­ni­do. Di­cen que se tra­ta del so­ni­do de su co­ra­zón ro­to. Pa­ra evi­tar más aflic­cio­nes de amor no co­rres­pon­di­do las flo­res en el pe­lo re­pre­sen­tan to­do un len­gua­je sin pa­la­bras. Si la mu­jer co­lo­ca la flor en el la­do iz­quier­do se­ña­la es­tar com­pro­me­ti­da o ca­sa­da. Si la lle­va en el la­do de­re­cho sig­ni­fi­ca que no tie­ne pa­re­ja y es­tá abier­ta al amor. Si por el con­tra­rio ador­na los dos la­dos de su ca­be­za ex­pre­sa in­de­ci­sión: pue­de es­tar com­pro­me­ti­da pe­ro no es­tá se­gu­ra de su pre­ten­dien­te. Si lle­va la flor en la par­te tra­se­ra del ca­be­llo in­si­núa que es­tá in­tere­sa­da en al­guien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.