A Ami

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Po­cas ac­ti­vi­da­des cur­tían tan­to a los co­mer­cia­les co­mo es­ta, ne­ce­si­ta­da de una la­bia es­pe­cial y de la com­pli­ci­dad de los pe­que­ños de la ca­sa, des­ti­na­ta­rios de la com­pra. Ga­briel Gar­cía Már­quez aún re­cuer­da sus tiem­pos de ven­de­dor de en­ci­clo­pe­dias por los pue­blos de la Gua­ji­ra co­lom­bia­na, y tam­bién ho­no­ra­bles ven­de­do­res fue­ron el re­ve­ren­cia­do J.M. Ba­llard, au­tor de El im­pe­rio del sol, o in­clu­so el poe­ta Allen Gins­berg, quien sub­sis­tió sus pri­me­ros tiem­pos en Ale­ma­nia gra­cias a es­ta prác­ti­ca. Más ne­ce­si­ta­dos de in­gre­sos, la re­cien­te No­bel de Li­te­ra­tu­ra Ali­ce Mun­ro ha con­ta­do en di­ver­sas oca­sio­nes que su fa­mi­lia ven­día de se­gun­da mano las en­ci­clo­pe­dias una vez las ha­bían leí­do. In­ten­tos de sin­te­ti­zar la cul­tu­ra de una épo­ca, por se­guir con la de­fi­ni­ción pro­pues­ta por la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, han exis­ti­do des­de Aris­tó­te­les a San Isi­do­ro de Sevilla con sus Eti­mo­lo­gías, pe­ro no fue has­ta que el fran­cés Di­de­rot se pu­so ma­nos a la obra con un elen­co de co­la­bo­ra­do­res co­mo Rous­seau, Mon­tes­quieu o Vol­tai­re pa­ra ela­bo­rar la En­ci­clo­pé­die rai­son­né des scien­ces, arts et mé­tiers que la pa­la­bra en­ci­clo­pe­dia en­tró en nues­tro vo­ca­bu­la­rio. El pri­mer vo­lu­men se pu­bli­có en 1751 y, pe­se a las crí­ti­cas que sus­ci­tó, el pro­yec­to si­guió ade­lan­te has­ta que en 1765 se pu­bli­có el to­mo nú­me­ro 17, el úl­ti­mo de la obra. Con los su­ple­men­tos, lá­mi­nas e ín­di­ces aña­di­dos en 1780 se lle­gó a la con­clu­sión con 35 to­mos. Real­men­te, to­do el sa­ber de la épo­ca. Tan­ta o más po­pu­la­ri­dad al­can­zó la Ency­clo­pe­dia bri­tan­ni­ca, pu­bli­ca­da en su pri­me­ra edi­ción en­tre 1768 y 1771 y que, tras su­ce­si­vas re­edi­cio­nes, am­plia­cio­nes y ac­tua­li­za­cio­nes, se di­vi­dió en tres mo­de­los que han es­ta­ble­ci­do el ca­non que han se­gui­do el res­to de en­ci­clo­pe­dias, en­tre ellas las es­pa­ño­las: la pro­pae­dia o cua­dro sis­te­má­ti­co de ma­te­rias en un so­lo vo­lu­men, la ma­cro­pae­dia, con ar­tícu­los ex­ten­sos or­de­na­dos al­fa­bé­ti­ca­men­te, y la mi­cro­pae­dia, con mu­chos ar­tícu­los pe­ro más cor­tos. Cor­tos o lar­gos, la Ency­clo­pe­dia bri­tan­ni­ca, igual que el res­to, no ha es­ta­do exen­tas de crí­ti­cas, mu­chas de ellas re­fe­ri­das a su par­cia­li­dad, por­que si es­tas obras son re­fle­jo de la so­cie­dad que las ha pro­du­ci­do, lo son de las im­pe­ran­tes en ese mo­men­to, y así el orien­ta­lis­ta Ed­ward Said las acu­só de uni­for­mi­zar la vi­sión del mun­do des­de una óp­ti­ca oc­ci­den­tal. No hay que hi­lar tan fino: bas­ta con leer al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes de nues­tras en­ci­clo­pe­dias en tiem­pos del fran­quis­mo pa­ra lle­var­se las ma­nos a la ca­be­za… Pioneros co­mo lo son en tan­tas co­sas, los bri­tá­ni­cos han si­do los pri­me­ros en con­ver­tir su Ency­lo­pe­dia bri­tan­ni­ca en ex­clu­si­va­men­te di­gi­tal: ha­ce dos años, el pre­si­den­te de la pu­bli­ca­ción anun­ció que es­ta de­ja­ría de im­pri­mir­se pa­ra con­ser­var úni­ca­men­te la ver­sión on li­ne, más fá­cil de ac­tua­li­zar y me­nos cos­to­sa en pa­pel e im­pre­sión. Signo de los tiem­pos, ay. Así que si dis­po­ne en su ca­sa de una co­lec­ción de es­ta mag­na obra no se des­ha­ga de ella, no só­lo tie­ne un te­so­ro cul­tu­ral, sino tam­bién eco­nó­mi­co: con los años ca­da vez que­da­rán me­nos. Es­te es el des­tino ma­yo­ri­ta­rio de nues­tras vie­jas en­ci­clo­pe­dias: la venta de se­gun­da mano a co­lec­cio­nis­tas o el re­ci­cla­je, que pue­de con­sis­tir en do­nar­las a una bi­blio­te­ca.

LOS AR­TÍCU­LOS SON EL RE­FLE­JO DE SUS ÉPO­CAS E IDEO­LO­GÍA AL­GU­NOS AR­TIS­TAS LAS USAN CO­MO MA­TE­RIAL PA­RA SUS OBRAS

O man­te­ner­las en las es­tan­te­rías de nues­tros ca­da vez más di­mi­nu­tos pi­sos te­nien­do en cuen­ta que cuan­do bus­que un ma­pa de Eu­ro­pa pro­ba­ble­men­te no se pa­re­ce­rá en ab­so­lu­to al ac­tual. No to­das las en­ci­clo­pe­dias tie­nen el mis­mo va­lor tam­po­co: si quie­re ven­der los cin­co to­mos de la nue­va So­pe­na de 1958 pro­ba­ble­men­te no le da­rán más de 50 eu­ros, muy po­co pa­ra su va­lor sen­ti­men­tal, pues al­gu­nas de es­tas co­lec­cio­nes son mu­cho más que un ca­tá­lo­go de co­no­ci­mien­tos. Cuan­do se pu­so en mar­cha la En­ci­clo­pè­dia ca­ta­la­na en 1965, sig­ni­fi­có un pa­so más en el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción cul­tu­ral. Y co­mo signo más de ade­cua­ción a los tiem­pos, En­ci­clo­pè­dia Ca­ta­la­na tam­bién de­jó de pu­bli­car­se en pa­pel en el 2008, mien­tras que la ver­sión on li­ne es la úni­ca que se ac­tua­li­za. Po­de­mos ras­trear en In­ter­pe­dia, el pro­yec­to ini­cia­do en 1993 por Rick Ga­tes y que nun­ca lle­gó a ma­te­ria­li­zar­se, los pri­me­ros ge­nes de lo que se­rían las en­ci­clo­pe­dias abier­tas di­gi­ta­les, un mun­do en el que hay que an­dar­se con pies de plo­mo pa­ra que no le den a uno ga­to por lie­bre. Lue­go lle­gó Wi­ki­pe­dia, que ac­tual­men­te su­ma más de 30 mi­llo­nes de ar­tícu­los en 287 idio­mas gra­cias a sus mi­llo­nes de vo­lun­ta­rios… y nu­me­ro­sas acu­sa­cio­nes de inexac­ti­tu­des, erro­res y ata­ques de­li­be­ra­dos, que no han pri­va­do a es­ta en­ci­clo­pe­dia de ser el pa­sa­do fe­bre­ro el quin­to si­tio web más vi­si­ta­do del mun­do di­gi­tal, con 500 mi­llo­nes de en­tra­das, só­lo por de­trás de Yahoo, Fa­ce­book, Mi­cro­soft y Goo­gle. Hoy, cuan­do pen­sar en el ideal de hom­bre re­na­cen­tis­ta com­pe­ten­te en to­dos los do­mi­nios cual Leo­nar­do da Vin­ci nos pro­vo­ca una son­ri­sa, re­sul­ta ma­te­rial­men­te im­po­si­ble re­unir to­do el co­no­ci­mien­to en unas obras, sin em­bar­go su sa­ber se re­sis­te a mo­rir y pue­de al­can­zar el es­ta­tus de obra de ar­te de una ma­ne­ra in­sos­pe­cha­da: ha­ce unos cin­co años, un gru­po de ar­tis­tas pre­sen­tó en Es­ta­dos Uni­dos una ex­po­si­ción con un tí­tu­lo que era to­da una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios: “Los pres­ta­ta­rios de li­bros: ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos que trans­for­ma­ron el li­bro”. Los li­bros eran uti­li­za­dos por su con­ti­nen­te, el pa­pel, y no por su con­te­ni­do, la in­for­ma­ción, pa­ra mo­de­lar es­cul­tu­ras ba­sa­das en mo­de­los na­tu­ra­les. Y den­tro de es­te gru­po el ca­na­dien­se Guy La­ra­mée pre­sen­tó un pro­yec­to ela­bo­ra­do úni­ca­men­te a ba­se de nues­tros vie­jos to­chos de en­ci­clo­pe­dias, por­que, se­gún di­jo, “cuan­do des­trui­mos uno de es­tos li­bros, es­ta­mos des­tru­yen­do al­go más que pa­pel”. Al­go que tie­ne mu­cho que ver con la his­to­ria de la cul­tu­ra y la cu­rio­si­dad hu­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.