LAS AN­DAN­ZAS DE MON­SIEUR DI­DE­ROT

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Qué ten­drán los fran­ce­ses que cual­quier idea aje­na, pa­sa­da por sus ma­nos, se con­vier­te en pro­pia. La en­ci­clo­pe­dia no na­ció en Fran­cia. De he­cho, De­nis Di­de­rot y un gru­po de ami­gos em­pe­za­ron en 1750 a tra­du­cir la en­ci­clo­pe­dia in­gle­sa de Cham­bers pa­ra pa­gar­se el al­qui­ler du­ran­te unos años, só­lo que el pro­yec­to fue cre­cien­do has­ta con­ver­tir­ser­se enen la

Ency­clo­pé­die, el emblema del si­glo de las lu­ces y de una vi­sión del mun­do ba­sa­da en la ra­zón. En su in­tere­san­te en­sa­yo En­ci­clo­pe­die (Ana­gra­ma), Phi­lipp Blom des­ve­la, por ejem­plo, que la mi­tad del pri­mer vo­lu­men Di­de­rot lo es­cri­bió en pri­sión, con la ayu­da de un mon­da­dien­tes a mo­do de plu­ma y vino co­mo tin­ta; tam­bién por pri­me­ra vez los ar­tícu­los se or­de­na­ron por or­den al­fa­bé­ti­co y no de im­por­tan­cia, y que pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción, los re­dac­to­res se des­pla­za­ban en per­so­nas pa­ra ver có­mo tra­ba­ja­ba, por ejem­plo, un eba­nis­ta. Igua­li­to que aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.